EL MIEDO Y LA MANIPULACIÓN DE LA PARTICIPACIÓN POPULAR EN BRASIL 



HUBO HUELGAS ANTES DE LA COPA 



Bruno Lima Rocha y Julia Klein (BARÓMETRO INTERNACIONAL- ARGENPRESS.)

Las semanas anteriores a la Copa del Mundo se han caracterizado por el protagonismo popular brasileño. Tuvimos huelgas de metro, autobús, maestros, movilización de los movimientos en defensa de la propiedad y visibilidad de los Comités Populares Contra la Copa. Si la exposición a los medios de comunicación global es un parámetro, la lucha contra los excesos de la FIFA ya ha sido victoriosa, y su programa se ha difundido en todo el mundo.

Iniciándose el evento, el país del fútbol debate el cronograma pre-electoral en un intento de sacar provecho de las acciones de calle. La oposición insiste en tratar de deslegitimar los logros de la coalición de gobierno, basándose en la agenda económica a través de la "presión inflacionaria" y el régimen ficticio del desarrollo como mayor valor que el empleo directo. Por parte del gobierno de centro-derecha, es la inversa. La inclusión al mundo del consumo y el empleo es una moneda de cambio más que suficiente para asegurar las ganancias de los campeones nacionales. Para la inserción de Brasil en el centro del capitalismo internacional, se hizo bien la tarea. Somos una potencia media, uno de los líderes del G-20 y estamos convirtiendo el eje del mundo a las relaciones Sur-Sur. El problema está en casa, sobre todo en las calles.

En los últimos días fue instituida por la presidenta Dilma Rousseff, la Política Nacional de Participación Social (PNPS). La propuesta del gobierno es al menos tímida y vista como propaganda electoral por la oposición y las bases populares. No hay ningún problema para la formalización de los Consejos de Participación Popular, sin embargo, cuantos más instancias de participación directa, mejor. Si esto enfrenta al caduco estatuto de la representación indirecta, se debe a que las democracias "maduras", en general, aumentan la distancia entre representantes y representados. Si hay algún dilema con esta propuesta es el hecho de que ella se da en un año electoral, para cobrar en las urnas que no se hizo en cuatro años de mandato.

El oportunismo electoral se utiliza de inmediato por la oposición. El ciclo de los dos gobiernos de Fernando Henrique Cardoso (FHC, 1995-2002) tenía una alianza con el eje PSDB y Demócratas (entonces llamada PFL) y tenía un amplio apoyo en el Congreso. Estos mismos oligarcas componen la base de apoyo del gobierno de Dilma Rousseff, que acaba de golpear a su alianza con el partido político más grande del país, el PMDB (también oligarca) con una oposición a la reelección del actual vicepresidente, Michel Temer. Porque, frente a la Política Nacional de Participación Social, tanto las bases como aliadas oposiciones políticas llegan a un acuerdo para estar en oposición al gobierno de Dilma. Ahora, la forma de hacer alianzas con las peores oligarquías movilizó un apoyo popular al gobierno de coalición?

La Constitución Federal de 1988 allanó el camino para nuestro ejemplo síntesis de los conflictos entre el interés público y la apropiación privada de los recursos. El Sistema Único de Salud (SUS) sería el modelo a seguir en otras áreas si las resoluciones de sus consejos fueron acompañadas de la asignación presupuestaria adecuada, sin tener en cuenta las contingencias. Lo mismo se aplica a la educación, al derecho al disfrute de las ciudades, a los desechos sólidos, A la igualdad étnica, racial, de género, a los niños y adolescentes, al medio ambiente, a la seguridad social y a la agricultura familiar.

En estos frentes de la sociedad, tenemos excelencia en legislación y reprobamos en ejecución. Así, más que el presupuesto como precepto constitucional, los brasileños conviven con crueldades infames como el factor de seguridad, la desvinculación de recursos (DRU) y la perversa deuda pública, que consume el 42% del presupuesto aprobado para el 2014.

LÍMITES DE LA POLÍTICA DE PARTICIPACIÓN SOCIAL

Teniendo en cuenta estos números, cualquier política de participación colectiva es un placebo para la furia acumulada del capital financiero y sus "amigos del alma", que operan dentro del aparato estatal. Una Política Nacional de Participación Social (PNPS) llevada a sus últimas consecuencias debería tener representantes de la sociedad civil (y no de la asociación de agentes económicos) presentes en órganos tales como el Comité de Política Monetaria (Comité de Política Monetaria), cuyos ocho componentes decidirán los parámetros de nuestras vidas.

La mayor discusión es la calidad de esa representación. Si la representación sindical en los consejos fuera buena y comprometida con los derechos de las mayorías , como el Fondo para el Trabajador y el Bienestar, no admitiría que estos fondos se desvíen de su actividad principal. Toda iniciativa que traiga a la voluntad de la mayoría, con la capacidad para ejecutar es positivo para la democracia directa. Pero, la historia de la lucha por los derechos, demuestra que la presión popular es mucho más eficaz que los intereses subordinados.

El tiempo para resolver el problema fue el segundo semestre de 2013, cuando hubo una fuerza popular en la calle, listo para avanzar en la democracia directa. Es una lástima para el movimiento popular brasileño ver como una demanda histórica se utiliza para la campaña electoral. Después de la elección, la agenda popular tiene que ajustar cuentas con el gobierno, requiriendo mecanismos de democracia directa y la profundización de la PNPS.