MURIÓ UN HOMBRE BUENO, CULTO Y EXCEPCIONAL PERIODISTA: LUIS ELADIO PROAÑO 



SU FORMACIÓN PROFESIONAL FUE IMPRESIONANTE 



Artículo publicado por Jorge Aguirre Chárvet en facebbok

Con gran pesar hago trascendente a través de mi muro el fallecimiento, este día Miércoles 21 de mayo, del maestro, colega y entrañable amigo, el doctor Luis Eladio Proaño Rosero, a los 85 años de edad, tras una larga y dolorosa enfermedad. Poseedor de títulos de cuarto nivel en Comunicación y Filosofía, ejerció el magisterio universitario y en la última etapa de su vida se desempeñó como analista y consultor político.

Le sobrevive su heroica y sacrificada esposa, Celia Debali, nacida en Uruguay pero nacionalizada ecuatoriana, quien veló por su bienestar hasta el último momento de su vida. A mediados del año pasado murió José Francisco, hermano del doctor Proaño y viven aun sus dos hermanas: Bertha y Enma, esta última Sor Teresa de Sales de la Orden Católica de la Visitación.
Nació en Tulcán el 26 de septiembre de 1929 y fue hijo de Don Enrique Proaño Martínez de la Vega y de Doña Celia Rosero Navarrete. Los estudios básicos los realizó en su ciudad natal y los de especialización en Quito, en el Colegia San Ignacio de Loyola de la Compañía de Jesús, organización religiosa de la que formó parte hasta medidos del siglo XX.
Lo conocí hace exactamente 55 años, en 1959, cuando ingrese al Colegio San Luis Gonzaga de Quito que se fundó en octubre de ese año y en el que el doctor Proaño integró el cuerpo directivo y de maestros del establecimiento. Inquieto y entusiasta dejó gratos recuerdos a los 96 integrantes de la primera promoción del Gonzaga. Previamente ejerció a docencia en el Colegio San Gabriel de Quito.
Su formación profesional fue impresionante: Licenciado en Humanidades Clásicas y Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), Licenciado en Teología por el Weston College de Estados Unidos, Master en Ciencias de la Comunicación, Sicología Social e Investigación de la Comunicación por la Universidad de Boston, Estados Unidos y estudios de especialización en México.
A más de Director de la Revista Mensajero y de la Prensa Católica, ambas de la Compañía de Jesús, fue durante una década Director del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL) y Secretario Nacional de Información Pública durante el gobierno socialdemócrata del doctor Rodrigo Borja Cevallos.
Como comunicador se desempeñó en las televisoras privadas Ecuavisa-Canal 8 y Teleamazonas-Canal 4 y en las emisoras Radio Bolívar y Radio Democracia, habiendo sido articulista en los diarios Hoy de Quito, El Universo, El Telégrafo (cuando fue prensa libre e independiente) y Expreso de Guayaquil y El Mercurio de Cuenca. Entre el año 2000 y el 2007 fue el Editor de la Revista Chasqui, especializada en comunicación, del CIESPAL, con cobertura regional y mundial a través del Internet.
Entre sus obras publicadas se cuentan “Iglesia, Política y Libertad Religiosa”, 1968; “Planificación de la Comunicación”, 1980; “El cuidado diario de los niños de 3 a 6 años”, 1987 y “La diplomacia pueblo a pueblo”, 1996. Hasta poco antes de morir supervisó la edición de la que será su obra póstuma: “Las técnicas modernas de la campaña electoral”, en la que pasa revista a las formas de “construir políticos”, en la actualidad y en el pasado reciente, tanto en el Ecuador como en varios países del extranjero.
A más de ejercer funciones en el ramo de la comunicación social, el doctor Proaño integró el área académica y directriz de la PUCE, de las investigadoras Gallup International, Sowyer Miller de Washington y Markop de Ecuador; en proyectos e investigaciones de comunicación con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la organización de Estados Americanos (OEA), Radio Nederland Training Centre de Holanda y la Fundación Ebert de Alemania.
Como consultor y asesor se desempeñó en diversas épocas en la Presidencia de la República, Presidencia del Congreso, Ministerios de Educación, Obras Públicas y Defensa Nacional, Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Comandancia General del Ejército, Petroecuador, Dirección de Aviación Civil y empresas del sector privado, partidos y movimientos políticos, campañas presidenciales y seccionales. Como docente integró el claustro de la Universidad Central del Ecuador y la PUCE, del Instituto de Altos Estudios Nacionales y de la Academia de Guerra del Ejército.
Me atrevo a pensar que sus lemas fueron “haz el bien sin mirar a quien” y “enseña sin pedir nada a cambio”. Conocedor profundo del griego y latín, su inteligencia e ilustración sorprendían siempre. El comportamiento humano y de la sociedad tenía en él su más cabal intérprete; intercambiar con él puntos de visa sobre el bien, el mal, la divinidad y la muerte descubría escenarios sorprendentes. “Estoy sobre el bien y el mal y a mi nada me sorprende” solía decir con pasmosa tranquilidad.
Con la muerte del doctor Luis Eladio Proaño Rosero ha concluido una vida dedicada al bien y a la cultura, al engrandecimiento del hombre y de su circunstancia, al aprovechamiento pleno de los recursos de la inteligencia, la ciencia y la tecnología. Concluye el ciclo de un hombre bueno, de un científico social, de un educador, en una sola palabra y fundamentalmente, de un comunicador. Su memoria entre quienes lo conocieron será imperecedera y su legado lo reconocerán las futuras generaciones a las que educó y con las que alternó. ¡Gracias!, le digo, allá donde esté.