EL IMPERIO Y EL FASCISMO NACIONAL E INTERNACIONAL EJECUTAN PLANES PARA PROVOCAR UN GOLPE DE ESTADO EN VENEZUELA 



EL LIBRETO FASCISTA SE REPITE 



Cierto que el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro ha cometido errores, pero no yerra cuando afirma que el fascismo nacional e internacional orquestado por Washington y por el líder de las derechas radicales de Colombia, Álvaro Uribe, conspiran para propiciar un violento golpe de Estado que empezó a fraguarse con la guerra económica, la fuga de divisas, el acaparamiento y desabastecimiento de productos de primera necesidad, la especulación con las divisas, la manipulación mediática originada en las agencias transnacionales de prensa y reproducida por medios de comunicación social nacionales, la violencia social que causó extrema inseguridad. Son hechos irrefutables que corresponden a las tácticas desestabilizadoras del fascismo, a fin de provocar el caos y derrocar al gobierno.

El libreto se repite. Ya se puso en práctica en Chile para liquidar al gobierno de Salvador Allende. Tácticas similares se usaron en la ex Yugoeslavia, en Libia, Egipto, Siria, Georgia, Uzbekistán, Ucrania, entre otros países ricos en recursos naturales o estratégicos para los fines imperiales de dominación mundial. La riqueza en recursos naturales de los países se torna en peligro de agresión y atraco por parte del imperio y sus aliados de Comunidad Europea tan necesitados de esos recursos.

Venezuela va en camino de convertirse en la más importante reserva mundial de hidrocarburos; en consecuencia, peligra su independencia y soberanía que podrían aplastarse con pretextos humanitarios solicitados por las mismas derechas radicales que no tienen más bandera que el dólar. Son esas oligarquías terratenientes y financieras al servicio del imperio las que reciben órdenes, asesorías en provocaciones por parte de la NED-CIA y sustento económico para romper la paz social y desestabilizar a los gobiernos considerados peligrosos o desafectos por Washington. De esos mismos sectores, de innegable poder económico, provienen los “líderes” de las derechas fascistas que organizaron y protagonizaron la revuelta en contra del presidente Nicolás Maduro.

Las extremas derechas, los grupos fascistas son expertos en aprovechar el descontento que se acumula en algunos sectores sociales, para convocar a la juventud a manifestarse en protestas aparentemente legítimas porque nacen del derecho a disentir y expresar inconformidad, pero nadie debería tener derecho a generar violencia criminal, incendiar edificios y centros de salud, organizar saqueos, causar destrucción, provocar heridos y muertes, para luego culpar al gobierno que pretenden derrocar.

¿Es natural que la derecha, apoyada desde los centros hegemónicos del poder imperial, agudice los enfrentamientos en Venezuela? Nada raro sería que el fascismo solicite facilite la agresión militar por parte Estados Unidos, para que esa potencia “restaure la democracia, los derechos humanos y las libertades”, que en palabrería de ellos justifican todos los atropellos, injerencias y barbaridades guerreristas a lo largo y ancho del mundo. Sobran históricos ejemplos.
Como es conocido, el libreto golpista recurre a los medios de comunicación social y a las agencias internacionales de prensa que son dueños del poder mediático mundial para que tergiversen los hechos, manipulen y tergiversen realidades para desinformar, sembrar el caos, fraguar temores, construir espantos con el uso de mentiras y exageraciones.

En Venezuela se demostró que a los golpistas nacionales asesorados y entrenados por el fascismo internacional basado en Estados Unidos, no les importó mentir y engañar con tal de alcanzar resultados desestabilizadores. La gran prensa empresarial mintió y engaño con vileza y demostró al mundo que carece de mínimo respeto a normas éticas elementales que el periodismo reconoce a nivel mundial. El fascismo sobrepasó con creces su audacia y utilizó- a más de la prensa escrita y televisiva- las redes sociales para esparcir falsedades de todo calibre.

Así, “no es extraño que los medios de comunicación al servicio de la derecha y el imperialismo norteamericano han hecho montajes fotográficos para tratar de exacerbar el ánimo de la población en contra del gobierno de Venezuela. Ya lo han hecho en otras oportunidades y en diferentes países”, decía AHuA. Por su parte, el periodista argentino Ernesto Carmona reseñaba:

Una imagen de Carabineros de Chile maltratando a un estudiante, otra de una mujer egipcia con velo vejada por tropas del ejército, un perrito griego cruelmente pateado por la bota policial que resguarda “el orden” son algunas entre decenas de imágenes falsificadas que aparecen en las “noticias” sobre Venezuela en la prensa local e internacional, incluidos los medios privados venezolanos, que constituyen aplastadora mayoría mediática.

Los medios locales de la derecha venezolana incitan a la violencia y repiten recetas de montajes periodísticos con imágenes de otros países, en una auténtica “campaña de terrorismo mediático” que busca desestabilizar Venezuela y nada menos que derribar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro. El colmo fue presentar imágenes de una procesión católica en honor de la Divina Pastora, efectuada el 12 de enero, como captada en una “pacífica marcha de la oposición”.

Resulta arrolladora la campaña de mentiras mediáticas que fabrican los laboratorios de “inteligencia” estadounidenses y sus aliados locales para provocar rabia y promover acciones violentas del lumpen con llamados subliminales a destruir la propiedad pública, estaciones de metro, transporte popular y otras instalaciones. Los daños en la propiedad pública sólo afectan a los pobres, ya que los ricos siempre han tenido buenos automóviles y gasolina barata, subsidiada por el Estado, incluidos los jefes fascistas.

También hay periodistas que se prestan para intervenir en este juego sucio de mentiras, como Ludmila Vinogradoff, la corresponsal en Venezuela del ABC español. Denunciaron también que el presentador y corresponsal de CNN en Español Carlos Montero publicó en sus twits sobre Venezuela una foto tomada en Singapur, pero después la borró.

En cambio, la periodista Érica Ortega Sanoja, de la estatal Venezolana de Televisión, descubrió que pusieron a circular, y reprodujeron como captada en Caracas, una foto copiada de la Wikipedia para presentar a la Guardia Nacional de Venezuela maltratando despiadadamente a un perro callejero que participaba en una manifestación, como suele ocurrir en Chile con estos animales que abundan en las calles, pero la foto fue tomada… en Grecia. Loukánikos, que así se llama el can, se hizo famoso por su participación en las manifestaciones contra el recorte fiscal en mayo 2010. Debajo de la foto escribieron "la Guardia Nacional no perdona ni a los perros. Será que el perro es un fascista nazi", aludiendo una frase del día contra el fascismo de Nicolás Maduro.

La televisión rusa RT (1) ofreció un reportaje sobre estos “aciertos periodísticos” de la prensa venezolana e internacional de derecha. Imágenes viejas de cualquier lugar del mundo y publicadas por medios de otros países son falsificadas para demostrar “la represión policial” en Caracas. Siguiendo modelos estadounidenses de “inteligencia mediática”, como el que llevan a cabo en Ucrania, las llamadas redes sociales contribuyen aportan “fotos inéditas” que son reproducidas por la prensa local pero en rigor corresponden a situaciones ocurridas antes en otros países.

La cadena de TV katarí Al Jazeera presentó el 6 de octubre 2011 una nota ilustrada con imágenes de una estudiante violentamente apresado por Carabineros de Chile, bajo el título “Chilean students protest after 'failed talks'” (Estudiantes chilenos protestan después de ‘caerse diálogos’) pero la “inteligencia mediática” que opera en Venezuela falsificó la imagen como si fuera local. El montaje periodístico de este falso “periodismo ciudadano” fue reproducido de inmediato por los grandes medios privados, no sólo de Venezuela. La foto original todavía puede verse en Aljazeera.

El diario Granma de La Habana del 14 de febrero mostró cómo rotativos que alguna vez fueron medios serios, como El Nacional, reciclan incluso sus titulares de hace 12 años, cuando intentaron poner fin a la Revolución Bolivariana de Hugo Chávez”.

Tampoco yerra Nicolás Maduro cuando denuncia la intervención de Estados Unidos y la injerencia de los gobiernos de Juan Manuel Santos y de Piñera de de las derechas de Colombia y Chile y menso yerra cuando afirma que Uribe es el “patrón” (en términos del narcotráfico colombiano) de los golpistas fascistas de Venezuela.
.
Emiliano Terán Mantovani, en ALAI AMLATINA sostenía que Venezuela está en el marco de la globalización del fascismo y se refería a David Harvey que dijo: “Las intervenciones militares no son más que la punta del iceberg imperialista”. Añadía: “En Venezuela estamos en presencia de un salto cualitativo de los dispositivos de ataque a la Revolución Bolivariana, en el marco de un nuevo período marcado por la ausencia física del presidente Chávez y donde se hacen muy visibles los límites del capitalismo rentístico nacional. Este salto de carácter restaurador y reaccionario no sólo es expresión de una coyuntura doméstica, sino que está profundamente conectado y determinado por las ondas de la crisis sistémica capitalista, y es expresión de la reconfiguración de la guerra como mecanismo totalizante de ordenamiento mundial, en el contexto de la globalización neoliberal.

En el mismo sentido en el que el capitalismo mundial se transnacionaliza a partir de la crisis de los años 70, como nunca antes en su historia, e integra e interconecta todo el planeta en torno a la (sobre)explotación capitalista, también transnacionaliza la guerra, la convierte en el factor clave de ordenamiento de las sociedades globales, la despliega a todos los espacios, planos y subjetividades, tornándose un continuum temporal, un régimen biopolítico de control social, el cual se recrudece a partir de los atentados al WTC el 11 de septiembre de 2001. Hablar de la guerra en la globalización neoliberal es hablar de «guerra mundial», una con un carácter más mundial que todas sus antecesoras.

La concepción de la guerra como régimen biopolítico global, y como una “guerra permanente”, tal y como la concibiera la «Doctrina Bush», supone atender a la manera como esta se cuela en todos los espacios de la vida. Aquí vale la pena mencionar dos ideas de Michel Foucault y Luis Britto García: Foucault invierte el sentido de la famosa frase de Carl von Clausewitz de principios del siglo XIX al afirmar que “la política es la continuación de la guerra por otros medios”; Britto, reflexionando sobre la guerra económica en Venezuela expresaba: “La Guerra es la continuación de la Economía, por otros medios”. Las formas contemporáneas de la beligerancia sistémica hacen que los diferentes ámbitos de la vida se tornen continuaciones de la guerra, y transforman a la guerra en prolongaciones de éstos.

Desde el año 2001, Venezuela parece haberse convertido en uno de los principales laboratorios de la guerra multifactorial en el mundo. La llegada de la Revolución Bolivariana, obstaculizó la avanzada de acumulación por desposesión que se venía dando desde los años 80 en Venezuela ―esta es básicamente acumulación capitalista de guerra―, constituyéndose el proceso de transformaciones en el país en una barrera no sólo al acceso a sus “recursos naturales”, sino un peligroso ejemplo ante un sistema-mundo que presiona cada vez más hacia las desregulaciones, la apertura y la integración de mercados (capitalistas).

La guerra económica, la guerra mediática nacional e internacional, la estrategia de conflictos localizados en Venezuela, por mencionar sus facetas principales, conforman un abanico estratégico y contrainsurgente de guerra permanente para facilitar, articular y expandir procesos de acumulación por desposesión en el país. La progresiva intensificación y agudización de estos dispositivos apuntan a peligrosos escenarios de shock social, que permitirían, a partir de situaciones de conmoción, abrir el paso a reestructuraciones de corte neoliberal, una de las formas de lo que Naomi Klein ha denominado «capitalismo del desastre».

El fascismo consigue campo fértil en las crisis. Al igual que en la época de la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado, que facilitó el ascenso del nazismo alemán y del fascismo italiano, junto con muchas otras expresiones mundiales de este tipo, la crisis actual (2007 hasta nuestros días) ha servido de caldo de cultivo para la (re)aparición, surgimiento o auge de grupos de extrema derecha de corte fascista en numerosas partes del planeta.

Unos amenazan con tomar el poder del Estado, otros se posicionan en las redes del poder político constituido, y otros toman espacios de calle y fungen como fuerzas de choque e intimidación contrainsurgentes. Su despliegue mundial supone que el fascismo se adapta a las nuevas condiciones históricas del capitalismo globalizado, y a toda la diversidad cultural mundial, por lo que no hablamos de un concepto anacrónico, ni mucho menos rígido.

Algunas de las expresiones más claras y recientes de este auge fascista global las encontramos en el accionar político de grupos como Amanecer Dorado partido neonazi en Grecia; Svoboda (retorno-del-fascismo/) en Ucrania (uno de los 5 principales partidos del país) que comanda el bloque opositor en el intenso y violento conflicto en este país; el posicionamiento del Tea Party en los Estados Unidos y el mapa político de Sara Palin con la iconografía de blancos de rifle sobre objetivos demócratas que arrojó 6 muertos y donde la representante demócrata Gabrielle Giffords, partidaria de la reforma migratoria recibiera un tiro en la cabeza”.

De esos sectores se nutre el fascismo venezolano, al igual que los fascistas de Brasil, la extrema derecha de Marine Le Pen en Francia, o el terrorismo neofascista en Siria. Sin duda alguna, el imperialismo estadounidense conjuntamente con sus aliados de Europa son los jefes del golpismo fascista en la Venezuela de estos días.

Terán Mantovani expresaba que la intensificación de la disputa transnacional que se da en la actualidad en Venezuela, sea por el control de la captación de la renta petrolera, o bien por los intereses imperialistas de acceso a los “recursos naturales”, se está desarrollando sobre las estructuras carcomidas del capitalismo rentístico nacional, el cual se encuentra en una larga crisis originada desde hace unos 30-40 años. Estamos en presencia de un proceso de agotamiento de nuestro modelo histórico más contemporáneo.

Los notables desequilibrios económicos y sociales que vive el país están en profunda relación con la escalada fascista en Venezuela: los severos desajustes del capitalismo rentístico son también un reflejo de la guerra económica, en el sentido en el que la guerra permanente, la guerra multifactorial se centra en atacar nuestras vulnerabilidades para debilitar nuestras fortalezas. El agravamiento de los males del modelo rentista nacional ha hecho algunos flancos más vulnerables como el alimentario, el financiero, el de la economía real, el de ocupación territorial, los cuales difícilmente pueden atenderse con las armas melladas del capitalismo rentístico.

Leopoldo López Mendoza, líder de la oposición violenta y criminal, en la actualidad está detenido en una cárcel militar. Tan criminal es su grupo de extrema derecha fascista que, una vez apresado, tuvo que ser protegido a fin de evitar que sea asesinado por sus mismos compañeros ansiosos de un mártir del Chavismo.

Lilian Tintori, esposa del dirigente de Voluntad Popular de López Mendoza, explicó que tras la detención de su marido, tuvo que ser acompañada por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, “porque había grandes amenazas de que querían asesinar a Leopoldo y el Gobierno se mostró preocupado por resguardar su seguridad”.

"El gobierno se comunico con la familia y así fue, resguardaron la seguridad de Leopoldo desde la Plaza Brión hasta el palacio de justicia" fueron las palabras textuales de la esposa del dirigente opositor Leopoldo López.
Con las declaraciones de la esposa del líder del fascismo, se confirma lo dicho por el presidente Nicolas Maduro horas antes, cuando afirmo que el gobierno le salvó la vida a Leopoldo Lopez, ya que existía un plan de la misma oposición para asesinarlo, antes de que se entregara a las autoridades nacionales, y que fue el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, quien personalmente, llevó estas conversaciones con la finalidad de proteger al dirigente de la oposición.
Respecto del líder violento de la oposición venezolana, Jean Guy Allard preguntaba: ¿Qué tienen en común el General norteamericano David Petraeus, el ex director de la CIA que recientemente renunció, y Leopoldo López Mendoza, jefe de las hordas fascistas que pretenden acabar con la obra de Chávez? Ambos están vinculados a la Kennedy School of Government, de la Universidad de Harvard, un conocido criadero de oficiales de la Agencia Central de Inteligencia.
Muchos elementos en la vida de López, además de su actual actividad de provocador golpista, lo vinculan a los órganos de inteligencia estadounidense. Hijo de una familia que siempre prosperó en las más altas esferas de la fauna política derechista, se identificó desde joven a Estados Unidos y a las élites del universo imperial.
Típico hijo de papá – de los que crecen sobreprotegidos detrás de los muros de mansiones opulentas en los barrios más exclusivos de Caracas – López fue enviado por su familia, ya con 18 años, donde los privilegiados del sur envían a sus herederos a comprarse un futuro.
FICHADO CIA, DEL KENYON COLLEGE DE OHIO A HARVARD
Es así que, en 1989, el joven López desembarca en el muy exclusivo Kenyon College, en el estado de Ohio desde el cual descubrirá a su nueva patria. Casi cinco años se pasó en esta prestigiosa institución reservada a los ricos: el costo anual del prestigio académico para chiquitos con plata se eleva hoy día a… 60 000 (sesenta mil) dólares del Tio Sam, una verdadera fortuna.
La CIA no recluta a su gente entre los pobres. Del Kenyon College, se sabe desde siempre que la CIA controla elementos entre sus profesores cuya tarea es identificar a los alumnos que pudieran ser útiles, tarde o temprano, a la “compañía”.
De los años de la época de la Guerra Fría, se conoce el caso famoso del poeta John Crowe Ransom que fue considerado por la CIA como un “activo” importante cuando enseñaba en el Kenyon College, según afirman expertos en la materia.
Su revista literaria, Kenyon’s Review, de gran influencia entre los intelectuales fue hasta financiada por la agencia, con fines de penetración de este mundo de difícil acceso. Hay testimonios que Ransom estaba ayudando a reclutar potenciales empleados para la CIA entre los estudiantes. Uno de los alumnos de Ransom, Robie Macauley, pertencía a la nómina de la agencia cuando sucedió a Ransom como editor.
Tanto prestigio tiene Kenyon en la agencia que Michael Morrell, número dos de la “compañía”, además de ocupar dos veces la dirección interina, que recientemente se jubiló después de 33 años en Langley, escogió de pronunciar ahí su primera conferencia de oficial retirado. Entre otras cosas, Morell habló con los alumnos de tortura, específicamente de simulacros de ahogamiento (waterboarding).
Es difícil creer que López, latinoamericano de familia rica, no fue monitoreado y fichado por los “activos” de Kenyon.
No puede ser por casualidad que López luego reaparece en la Universidad de Harvard – otro antro de los que sí tienen plata – y específicamente en el Kennedy School of Government, donde obtuvo una Maestría en Políticas Públicas en 1996.
La Kennedy School de Harvard es otro terreno donde andan los cazadores de cabezas de Langley. Varios hechos lo enseñan.
DE DAVID PETRAEUS A ANGEL CARROMERO
Hay la historia algo picante del General David Petraeus, jefe de la CIA y hombre de confianza de Barack Obama en materia de inteligencia, que renunció hace poco después de confesar sus relaciones adúlteras con Paula Broadwell.
Broadwell se graduó en la Academia Militar de West Point y trabajó en inteligencia militar durante mucho tiempo. Se especializó en contrainsurgencia y análisis geopolítico. Broadwell conoció a Petraeus mientras hacía un doctorado… en el Kennedy School of Government de Harvard.
Petraeus desde años frecuentaba la institución donde se sentía bien cómodo: pronunciaba conferencias y participaba con frecuencia en debates donde se enfrentaba con otros altos oficiales de la cúpula militar.
General retirado, Petraeus se consiguió rápidamente otro puesto de trabajo. Es ahora profesor en la Kennedy School.
Otros casos confirman la palpable presencia de la agencia de Langley en los pasillos de la Kennedy School.
El presidente de Nuevas Generaciones del derechista Partido Popular español, el diputado Pablo Casado Blanco, sirvió de enlace de la CIA para instruir a su subalterno Ángel Carromero de su misión contrarrevolucionaria en Cuba. Misión que terminó con la muerte del “disidente” cubano al cual había entregado una fuerte suma de dinero.
Casado que puso en contacto a Carromero con una misteriosa corresponsal en Suecia que a su vez lo conectó con un dirigente de derecha sueco con quien viajaría, es un puro producto de estas grandes escuelas norteamericanas donde la CIA recluta a sus agentes que luego sitúa en la jerarquía política de su país de origen.
Abogado formado en Madrid, Casada Blanco se graduó de la Kennedy School.
De regreso en Venezuela, López ocupa el cargo de Analista, Asistente al Economista Jefe y Asesor Económico en la Coordinación de Planificación de PDVSA, la petrolera nacional, gracias a su mamá, Antonieta Mendoza de López, quien fue Directora de Asuntos Públicos de la empresa.
CON PLENO DEL IRI Y DE LA USAID, FACHADAS DE LA CIA
Es también a una donación de su mamá que desvió fondos de PDVSA a beneficio de las aventuras políticas de su hijo, que López deberá más tarde su presencia ante los tribunales donde tendrá que explicar este fraude.
Pronto el político se conecta a la CIA, más bien a una conocida fachada de la “compañía”, el International Republican Institute (IRI) del Partido Republicano, que le extenderá luego todo su apoyo estratégico y financiero. Con este propósito, realizó a partir de 2002 frecuentes viajes a Washington tanto a la sede del IRI como realizando encuentros con funcionarios del gobierno de George W. Bush.
Mientras tanto se integra a la asociación civil Primero Justicia, que luego se convertirá en partido político que hoy encabeza su rival, Henrique Capriles Radonski. Este otro hijo de papá también constituye un elemento del mecanismo desestabilizador programado por la CIA, el Departamento de Estado y su Embajada en Caracas.
El 11 de abril de 2002 encabeza la marcha de la oposición golpista al Palacio de Miraflores, que provocó la muerte de decenas de personas y luego el secuestro del Presidente Hugo Chávez.
Fue entonces implicado en el criminal arresto del ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín. La causa judicial contra López por estos hechos fue cesada el 31 de diciembre del 2007 debido a la amnistía otorgada por el propio presidente Chávez.
A pesar del fracaso del plan CIA de desestabilización, López siguió desde entonces con sus provocaciones fascistas, inspiradas de los manuales de la inteligencia yankee.
A finales de febrero de 2004, fue uno de los jefes de la guarimba de Chacao donde era alcalde, para “forzar” la renuncia del Presidente Chávez, provocando más muertos.
Frustrado por no ocupar el puesto de líder en otros partidos, López crea luego el suyo propio, denominado Voluntad Popular, donde da libre curso a sus ideas extremistas de inspiración claramente nazi. También promueve las llamadas “Redes Populares”, una iniciativa financiada por la USAID, con el objetivo de penetrar a las comunidades y romper las filas revolucionarias, al reclutar personal remunerado para las acciones desestabilizadoras supuestamente “espontáneas”.
López es primo de otro agente CIA, Thor Halvorssen, autoproclamado jefe de la Human Rights Foundation, una criatura CIA que mafió en el fracasado golpe contra el presidente Boliviano Evo Morales, en 2009. La sucursal boliviana de la falsa ONG de Halvorssen , era dirigida por el terrorista cubanoamericano Armando Valladares, viejo cómplice de la agencia de inteligencia norteamericana.
Personajes como López, en América Latina y en el mundo entero, donde el imperio lucha por sus intereses, son raramente de generación espontánea. Nada se debe a la casualidad. Washington tiene sus fábricas de “líderes” que provee a sus mecanismos de inteligencia el material necesario para sus planes maquiavélicos. “Líderes” formados en sus academias de futuros desestabilizadores de todas procedencias, a la imagen de su amo imperial.
Gregorio Salas Ribas encadena al líder fascista Leopoldo López con la bloguera gusana contrarrevolucionaria Yoani Sánchez en Forum 2000. Dice: “Esta vez los rufianes no se reunieron para hacer una Penchicarda, aquel viejo truco donde, después de comer o cenar, revuelven una pendencia para irse sin pagar la cuenta de la frugal comelata. Tampoco han hecho una nueva Taifa o reunión de honorables maleantes, como aquella que los reunió durante la realización de la XVII versión del Forum 2000, en la vieja Praga, allá por septiembre del 2013, donde se encontraron tan ávidos de protagonismo como sórdidas malas intenciones, nada menos que el señorito Leopoldo López, coordinador nacional del derechista Voluntad Popular, con sus pares cubanos en eso de fabricar provocaciones y crear desórdenes bajo la dudosa bandera de la falsa democracia. De esta forma Yoani Sánchez, Manuel Cuesta Morúa, Antonio G. Rodiles, coordinador del proyecto Estado de SATS, Julio Aleaga, y Dagoberto Valdés, disfrazados de una trastrocada sociedad civil cubana, pactaron con los escuálidos adoloridos un remedo de pacto para derrumbar la obra de sus pueblos y retrotraer los logros históricos cosechados por sus pueblos en una indetenible andanada revolucionaria.
El acuerdo de marras, creado en un restaurante de Praga y dado a conocer el 17 de septiembre de 2013, decía en uno de sus párrafos, bajo la ulterior complacencia de sus tutores de People in Need, CADAL y la Fundación Václav Havel: “Nosotros, demócratas de Cuba y Venezuela, nos comprometemos en la construcción democrática en nuestros países. (…) Decidimos, desde el respeto a la soberanía, establecer cooperación y solidaridad mutua para apoyar la construcción democrática. (…) Para construir la democracia optamos por participar en todos los espacios, construir redes de movimientos y organizaciones de base, promover el comportamiento cívico y la lucha no violenta.”
Mucho bombo y platillo le dieron mediáticamente a tal unión, sostenida en el discurso político anticubano y anti bolivariano, así como en el más espurio sentimiento de dependencia a quien, desde el norte frío y ambicioso, les proveía con pingües ganancias los bolsillos.
Todo se amasó aquella vez entre estos delincuentes disfrazados de patriotismo dudoso y la coordinación de acciones desestabilizadoras se puso en marcha, esperando el momento oportuno para hacerse evidente en los últimos acontecimientos que tienen lugar en Venezuela. El asunto de “construir democracias” por cualquier medio estaba sobre el tapete del discurso subversivo y la cosa era ahora coser y cantar. La forma de lograrlo era una suerte de internacional prodemocrática en esta tierra americana, para ellos, abundante de caudillos, populismos y líderes mesiánicos.
Leopoldo López salió satisfecho del evento, reforzada su imagen ante su propia Voluntad Popular y sus socios de la MUD, así como el reconocimiento de la derecha internacional. Ahora le tocaba solamente esperar la ocasión oportuna para poner en práctica sus planes fascistas para llegar a lograr La Mejor Venezuela, suerte de progrom criminal para acabar con sangre y frío revanchismo con aquellos que ultrajaron los sueños del oligarca poderoso y llevaron al pobre al poder. De hecho, este pacto unión no solo a personas, sino logró hacer confluir ideologías con puntos de convergencia como la tendencia fascistoide de la derecha venezolana con los afanes anexionistas de Antonio Rodiles y Yoani Sánchez.
La esperada ocasión, luego de ver frustrada conspiración tras conspiración, se dio cuando capitaneó junto a varios liderzuelos de la derecha venezolana como Antonio Ledezma, María Corina Machado y Henrique Capriles, con el apoyo solapado de fuerzas externas del paramilitarismo colombiano cercanas a Uribe, las procónsules de la embajada norteamericana y las organizaciones anti bolivarianas en el exterior, varios disturbios violentos en las calles venezolanas, expresión de un ideario fascista y de corte violento, cuya finalidad era no solo promover la desobediencia ciudadana, generar caos y victimizarse ante la opinión pública mundial. Otro de los objetivos de la proclamada “Salida” era aducir que la inexistente represión de las autoridades era generada desde Cuba.
Otro de los sujetos involucrados en la conjura anti bolivariana fue el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez, vinculado al paramilitarismo y al narcotráfico, quien salió en defensa de la asonada fascista proponiendo recolectar un millón de firmas de apoyo, validando de esta forma su apego a la violencia desestabilizadora y al golpismo en Venezuela.
El nazi fascismo, convertido por Leopoldo López en acción abierta de clara expresión violenta, dirigida a sostener grupos de choque, saboteo de servicios públicos indispensables, generación de caos social e inestabilidad institucional, inseguridad y otras maneras de desobediencia civil, tienen un claro objetivo de crear condiciones para una apertura golpista contra el gobierno de Nicolás Maduro. Viejos experimentos golpistas empleados en otros escenarios con anterioridad, vuelven a cobrar vida en la Venezuela Bolivariana. Con estos mismos modelos desestabilizadores se procuró la creación del golpe de estado en Chile contra Salvador Allende, en septiembre de 1973.
Gloria Gaitán Jaramillo, desde Colombia afirma que se ha desatado la Guerra de Cuarta Generación Con6ra Venezuela y agrega que: Gene Sharp es el teórico central de la actual estrategia norteamericana diseñada para desestabilizar gobiernos no controlados política y económicamente por los Estados Unidos. Son aquellos países donde, existiendo inmensas riquezas naturales como el petróleo, por ejemplo, sus gobiernos no permiten el saqueo y enriquecimiento doloso que pretenden obtener las transnacionales norteamericanas y europeas.
Los principios conspirativos de esta táctica desestabilizadora, aparentemente “no violenta”, se centran en provocar el caos interno para conseguir que el gobierno de esos países se desestabilice y caiga. Luego, en una segunda etapa, se apela a los estudiantes y a la juventud en general para que emprendan actos de protesta, donde se genere violencia y los medios de comunicación y agencias de prensa puedan difundir escenas de terror, de incendios y saqueos, muertos y heridos que se le achacaran a las fuerzas del orden del gobierno que se pretende derrocar.
Esto último es lo que ha sucedido en Venezuela al utilizar las marchas del día de la juventud para crear el caos en las calles de las grandes ciudades. Si estas revueltas juveniles “prenden mecha” en otros sectores de la población – como ha sido el proceso en Georgia, Kirguistán, Ucrania, Líbano, Irán y más recientemente en Túnez, Egipto, Libia y Siria, la siguiente etapa será crear un “gobierno paralelo” en el exilio, a lo que le sigue una intervención armada internacional con aparente carácter de “acción humanitaria”, que busca derrocar al gobierno, dándole paso a uno con vocación de títere.
En el documental Cómo empezar una revolución, del director escocés Ruaridh Arrow, se puede conocer el trabajo conspirativo de Sharp y del Instituto Albert Einstein para desestabilizar gobiernos no avalados por los Estados Unidos y la Unión Europea.
Este proyecto conspirativo incluye, como brazo fundamental del complot, a los medios de comunicación y las agencias de noticias. Por ello es indispensable filtrar la información recibida, además de buscar en la red medios alternativos de denuncia de estos planes macabros.
Y que los colombianos no nos quedemos inermes pensando que esto le está ocurriendo solo a Venezuela y no a nosotros. Los servicios de inteligencia alternativos han podido comprobar que varios de los reconocidos seguidores de Álvaro Uribe Vélez se han ido estratégicamente a vivir a diferentes países latinoamericanos, siendo entrenados simultáneamente por las escuelas que preparan los agentes necesarios para estos nuevos caminos de imposición imperialista.
Ilka Oliva Corado, en Resumen Latinoamericano, desde EEUU, decía: Vivir en el corazón del capitalismo no es de soplar y hacer botellas, si la mano peluda es capaz de llegar a todos los rincones del mundo con su discurso de “progreso” y a pesar de la lejanía logra comprar palabras, conciencias y tierras, aquí la lavada de cerebro es de ley. Los noticieros dispuestos a tergiversar la información, a falsificar, a endosar fotografías que hacen ver a los países que resisten como los opresores y como los dignos.
Venezuela es de Latinoamérica el río de oro negro, hambre le llevan y la atacan por todos los frentes posibles sin embargo; la Revolución Bolivariana sigue de pie, contrario a los que creyeron que con la Inmortalidad de Hugo Chávez la honra se desmoronaría. A pesar del continuo ataque internacional de los medios vendidos al fascismo la Bolivariana Venezuela respira.
La abogada y periodista Eva Golinger, estadounidense-venezolana, en declaraciones ofrecidas a RT sostenía que los acontecimientos que se viven en Venezuela son el “manual exacto” de lo ocurrido en abril de 2002, cuando se intentó un golpe de Estado contra Hugo Chávez. “Hay un parecido muy extraño entre lo que está ocurriendo en este momento en Venezuela y lo que ocurrió en abril de 2002, justamente en ese momento había una gran manipulación y distorsión a través de los medios de comunicación sobre las manifestaciones que estaban sucediendo en Venezuela y luego los sucesos que resultaron en el golpe de Estado”, señaló Golinger.
Según la analista, el uso de los medios de comunicación “forma parte del plan para distorsionar la realidad en el país, para luego justificar ese golpe no solamente en Venezuela sino a nivel internacional, ese fue el manual exacto del 11 de abril de 2002 contra el preside1nte Hugo Chávez, y en ese momento no existían las redes sociales como Twitter y Facebook, entre otras, que están siendo utilizadas hoy en día”.
“Allí se puede salir con cualquier foto, con cualquier video manipulado sin sustentarlo con ninguna evidencia”, agregó, en relación al uso de las redes sociales.
Sin ningún pudor, la derecha fascista venezolana, yanqui e internacional trata de dividir al chavismo revolucionario en varios grupos; pero Diosdado Cabello en su calidad de Presidente de la Asamblea Nacional se unió con firmeza al presidente Maduro para solicitar la paz, para dialogar y trabajar por Venezuela y su futuro. Diosdado Cabello condenó al fascismo golpista cuando dijo: "Son asesinos, son fascistas y después de van a esconder, no dan la cara nunca". Agregó que “El fascismo no perdona (...) Es la viva batalla, pedimos esto compañeros del 23 de Enero, que tengan fe en nosotros”. "No van a llevar este país, y si quieren quemar este país lo van a tener que quemar con nosotros adentro, irresponsables".
“Leopoldo López y María Machado son responsables de los que está ocurriendo, el pueblo de Venezuela les queda grande y nunca van a gobernar este país (...) Todo el peso de la ley debe caerle a los responsables, ellos solo tiene un objetivo: apoderarse de la patria (...) Unidad cívico militar es garantía de la revolución bolivariana, el pueblo en la calle organizado, sin anarquía”, exclamó.
Gobiernos y pueblos democráticos, organizaciones como la CELAC, el ALBA, Unasur, Mercosur ha expresado su solidaridad el presidente Nicolás Maduro al tiempo que han condenado los intentos de golpe de Estado y la violencia desatada por las derechas fascistas de Venezuela, tutelada por el imperio. Los pueblos exigen paz para el desarrollo y en defensa de la vida.

TRIBUNAL DIGNIDAD, SOBERANÍA Y PAZ CONTRA LA GUERRA
Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com