¿HACER LA REVOLUCIÓN EN LA REVOLUCIÓN? 



NO HABÍA REVOLUCIÓN SI NO SE ESTATIZABA 



Alberto Maldonado S.
Periodista – Ecuador

En los años 60 del siglo pasado (del 20, por más señas) para ser revolucionario completo se necesitaba tener el visto bueno del Partido y pensar que una revolución es una revolución: que no debía quedar en pie ninguno de los que esquilmaron a nuestras gentes y se enriquecieron con ellas. Es más, no había revolución sino se estatizaba el gran motor de lo que es el neo liberalismo (para su provecho) que tejió en el mundo entero y del que se nutrieron unos pocos “sabios”.

Por algo Lenín (el gran hacedor de las revoluciones bolcheviques del siglo 20) creó la nueva economía y dijo que del neoliberalismo (lo poco) que era útil había que pasarlo. Luego vino el señor Stalin e hizo lo que hizo. A fines de los años 90 del siglo 20, (casi en los años 90) desaparecieron la URSSS y los países europeos, que se decían socialistas

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (edición No. 22) hay varias definiciones de revolución. Para efectos de lo que estamos diciendo, hay dos definiciones que se ciñen a lo que quiero decir: “cambio violento en las instituciones políticas, económicas y sociales de una nación” y “cambio rápido y profundo de cualquier cosa” En América Latina (AL) hay de todos los casos: Fueron Cuba y los cambios que se produjeron hace más de 50 años; y otros, son los cambios que vienen operándose en Venezuela, Bolivia, Ecuador. Más tenue es la cosa en Brasil de Lula y la Digna, Argentina de la Cristina Fernández y en Nicaragua del Daniel Ortega.

La pregunta que hay que formular: ¿Si son revolucionarios lo que están haciendo en algunos países? ¿Fue revolucionario lo que hizo el señor Velasco Alvarado en el Perú?

Estoy leyendo al peruano Alberto Adrianzén, que ha escrito el libro “Apogeo y Crisis de la Izquierda Peruana” en la cual entrevista a números políticos de la vieja data peruana. Y la pregunta que sigue sin responder Adrianzén y sus entrevistados es, si el General Velasco Alvarado y quienes le siguieron en el gobierno peruano, fueron revolucionarios; o si el Hugo Blanco y/o Sendero Luminoso (nombre de la supuesta guerrilla, que le sirvió a Fujimore para hacer lo que hizo y que le mandó a la cárcel de por vida al señor Guzmán Abigail) fueron revolucionarios al estilo socialista. La primera pregunta es si Velasco Alvarado es tomado como un revolucionario a nombre de las Fuerzas Armadas peruanas. La respuesta es si/no o como quieran. Lo cierto es que los dos episodios dan mucho que hablar (y qué hacer) en el Vecino del Sur, con quién hicimos las paces allá por el 1998, cuando era Presidente del Ecuador el señor Jamil Mahuad. Que ahora dicta clases en Harvard (EE:UU.)

A nivel mundial están en discusión los hechos. Para los de más acá (incluidos algunos que fueron los jerarcas del Partido Comunista) son los hechos los que dicen que hay revolución. En Venezuela (la tierra de Simón Bolívar, de Sucre, de Hugo Chávez, y de unos cuantos revolucionarios) están las cosas que arden. Al señor Hugo Blanco (en el Perú) le tildan de “muy troskista” y destacan que no quiso hacer la revolución en su país porque prefirió la comodidad de un escaño en el parlamento peruano. De Sendero Luminoso dicen que quieren la paz y esto no se consigue sino con la guerra. Hay quienes tildan al señor Guzmán (o quien lo reemplace, que hace poco fue detenido en el Perú) como muy guerrerista y como un foco de la CIA (norteamericana) para hacerles caer a los legítimos revolucionarios peruanos. Solo nos queda el General Velasco Alvarado, que hizo la reforma agraria y entregó a los gremios peruanos los principales diarios de Lima. Los gremios no supieron aprovechar semejante coyuntura y terminaron entregando los diarios a sus antiguos dueños, los periódicos que Velasco les dio.

La pregunta del millón de dólares, sigue siendo: ¿es revolucionario lo que están haciendo el señor Nicolás Maduro y el señor Rafael Correa y el señor Evo Morales o no? No exagero si digo que las revoluciones en AL están a la orden del día. La pregunta: ¿pueden ser revolucionarios quienes no tienen antecedentes de izquierdistas en AL; o al contrario? Es una discusión a nivel mundial la que se está dando. Y dicen los estudiosos que la ex URSS, en los años 90 del siglo pasado, tuvo que renunciar a seguir ofreciendo, porque no le quedaba más remedio. Y dicen que a Cuba le iba a pasar lo mismo, solo que la Asamblea Nacional hizo las reformas que hizo. Esto sin contar con que Lenin tenía toda la razón; y las revoluciones al estilo de los viejos tiempos, tendrán que esperar.

A propósito de Cuba, recuerdo que un viejo militante del partido comunista ecuatoriano decía, cuando los barbudos bajaron de la Sierra Maestra, victoriosos, que era cosa de la pequeña burguesía cubana. Porque Fidel y sus muchachos no habían sido izquierdistas. Y vaya usted a ver y admirar la revolución que hicieron los cubanos. Hasta que Fidel dijo más o menos lo siguiente: “para ser revolucionario hay que ser honrado a carta cabal” Y aclaró que pueden ser conservadores, liberales o de la izquierda democrática, pero honrados al fin. Que eso es lo que importa. De manera que en esa estamos. Si nosotros preguntamos al ecuatoriano MPD (Movimiento Popular Democrático) o a lo que ha quedado de la otrora combativa célula de los indios ecuatorianos, yo diría que mucho o muy poco. Las dos cosas a la vez.

Según el ecuatoriano MDP, no pueden ser revolucionarios sino aquellos que siguen sus reglas, o se afilian al Partido o están muy cerca de ellos. Don Rafael Correa les llama públicamente los “tira piedras” Así y todo, la revolución ciudadana avanza; como avanza el país. Yo diría que no hay una revolución como lo proponían los viejos partidos comunistas de antaño, sino los de hoy. Ni Correa, ni Chávez, ni Morales tienen antecedentes de comunistas. Y no me dan “chirinchos” el ver a los militares venezolanos hablando de la sociedad socialista. Antes era pecado. A los noveles “coshcos” (conscriptos de antaño) se les hacía trabajar en los cuarteles bajo la consigna de “matar a un comunista era lo de menos” Y tenían en este Ecuador “como meta” el matar comunistas en las prácticas militares. Pues según Hugo Chávez eso era del pasado. Hoy en día, en AL, matar es matar a un ciudadano, sea cual fuere su filiación política. Por lo menos eso se está dando en Venezuela. No sé, no conozco, en el Perú de Olllanta Humala (un exmilitar)

Según los motores del comunismo “in sito”, no deben ser comunistas los que hacen la revolución. Por eso no le reconocen al Velasco Alvarado, a pesar de que se adelantó en años a los que quieren hacer las revolución en estos días y en AL. ¿Ya habrá quiénes sigan diciendo que el Correa y el Evo y el señor Chávez (que en paz descanse) son o no revolucionarios, porque no han expropiado a nadie? Eso lo dejamos a la discusión mundial.