SEIS DE AGOSTO, MUERTE DE GARCIA MORENO.  



NOTAS SOBRE EL LIBRO “SEIS DE AGOSTO” DE ROBERTO ANDRADE 



por Carlos Lasso Cueva.
En su libro SEIS DE AGOSTO: MUERTE DE GARCIA MORENO, Roberto Andrade narra el tiranicidio de Gabriel García Moreno. Los conspiradores eran guambras sin experiencia, idealistas, inofensivos, que jamás hubieran podido matarlo. A última hora fue Polanco el que tuvo la idea de invitar y avisar a Rayo, que era un buen vecino de Quito, que no había dado qué decir, y era un tipo entrenado, curtido.

Vivía al Este de la iglesia de Santo Domingo. Se había opuesto a los negocios de los jesuitas en el oriente y estos hicieron que se lo destituya.

No es cierto que García Moreno fue un buen tiempo amante de Mercedes Carpio. Solo se la comió una o dos veces, eso fue todo, y lo supo. Era reciente eso. Ella estaba embarazada de un hijo que salió igualito al déspota, todo el mundo en el Quito de esa época lo vio. A Camilo Ponce se lo mostraron y exclamó: “Qué horror!”. Pedro José Arteta lo vio, hacia 1957, anciano, indigente, en un asilo del sur de Quito, y constató que era idéntico. Sobre esto no hay discusión.

Rayo se asomó con un pequeño machete y atacó: “llegó tu día, tirano”. Andrade y Moncayo sujetaron al edecán Pallares que lanzaba gritos. Pallares le dice a Andrade: “qué hace usted, Andrade, por Dios!”. El le contesta: “liberar a la patria, don Manuel” (eran amigos).

García Moreno esquivaba los machetazos y corría de un lado a otro. Llegó a la puerta del Palacio y Andrade se le interpuso y le golpeó en el pecho. Luego le disparó un tiro de su diminuto revólver en el rostro. Lo había sacado al fío a última hora en el almacén de unos franceses amigos de su padre. Era marca Dugard.

El tirano sanguinario corría y gritaba pidiendo ayuda, lanzando insultos. La gente se amontonó a ver. Un negro agarró a Rayo, que tuvo que herirlo para zafarse y huyó. García Moreno sangraba del rostro. Los conjurados gritaban: “por Ayarza, por las víctimas de Jambelí, las de Tulcán, las de Guaspud, por Borja, por Maldonado, por Mendoza, por Viola, por Rosa Ascásubi”….y cae del pretil, de espaldas, pero da una cabriola ágil en el aire y cae de frente, boca abajo, con la cabeza hacia el Palacio de Carondelet.

Juan Montalvo había escrito: “ha de dar dos piruetas en el aire y se ha de desvanecer dejando un fuerte olor a azufre”. Bajan todos tras de él. García Moreno intentaba levantarse con los codos. Rayo se le monta encima y termina de matarlo. Se oye el ruido de la cabeza de García Moreno contra el suelo, y ahí se quedó muerto, bien muerto. Es mentira que sobrevivió media hora y que en la catedral alcanzó a decir “Dios no muere y perdono a mis enemigos”. Eso lo inventaron los curas para santificarlo. Ahí estiró la pata. No hubo más.
Lanzaron vivas cuando todo concluyó, delante del público. Rayo se quedó sentado en el suelo, tranquilo, a su lado, pues el trató con el Comandante Sánchez (hombre del general Salazar, dicen que hijo suyo). Era que muerto el tirano, se levantaba el batallón vecino a proclamar la revolución. Pero un cabo negro asoma y le dispara un balazo de fusil y mata a Rayo.

Los conjurados ven que sale el ejército desde la calle Espejo con evidentes malas intenciones. Se sorprenden. Un señor Gangotena le hacía señas a Andrade para que se fuera.

Los conjurados no fueron cinco, sino muchos. En su libro SEIS DE AGOSTO menciona a algunos.

Mientras esperaban que saliera de su casa, en la plaza de santo Domingo, esta estaba llena de enemigos de García Moreno que querían tomar parte en el tiranicidio. Hubo reuniones en casa de Moncayo a la que acudieron entusiasmados grupos de varones que por seguridad no fueron admitidos. En las calles todo el mundo comentaba que había que matarlo. Hasta un sobrino guayaquileño del feroz asesino de hombres estaba en su contra. García Moreno ese día se demoró mucho, horas, en salir de su casa y por eso
la plaza se fue quedando vacía.

Es mentira que de la casa de sus suegros, frente a la iglesia de La Compañía, fue a oír misa y a comulgar en la catedral. Eso es falso. Fue directo al Palacio con tres acompañantes. Rayo no se inmutó por eso y lo atacó. Minutos antes Moncayo había entrado a una pequeña cafetería que quedaba en la casa de los Gangotena.

Como García Moreno se demoraba mucho en salir ese día de su casa, Moncayo y Cornejo se metieron al colegio de monjas a ver tomar exámenes a las alumnas. Andrade entró a la casa de Francisco Andrade Marín, y desde la ventana ve pasar a García Moreno y lo sigue, solo. Se encontró con Juan Elías Borja, y regresó aprisa a buscar a Moncayo y a Cornejo. El tirano entró a casa de sus suegros y le esperaron. Caminaban siguiéndolo directo al Palacio y Andrade ve a Rayo encendiendo un cigarrillo. Observa la mirada que le dirige a García Moreno. y siguen…

Luego Andrade y Moncayo caminaron hacia el norte, en el camino saludaron con José Félix de Valdivieso. Andrade era el más guambra de todos. Siempre había dicho: “tenemos que matarlo a la luz del día”.

Entre la gente que sabía de esta conspiración y estaba de acuerdo, Andrade cita a los coroneles Rafael Barriga, Antonio Mata, Luis Fernando Ortega, y Joaquín Gómez de la Torre, Pedro José Arteta, Agustín Yerovi, los Cevallos Salvador, los Muñoz Ruilova, los Bueno… Moncayo vivía por la Plaza del Teatro y Andrade arrendaba en la casa del cura Enríquez, al norte. Era de Imbabura él, el principal enlace del grupo con el comandante Sánchez, que les jugó sucio y les engañó y traicionó, de acuerdo al juego planificado por el general Salazar. Fue Juanita Terrazas, que estaba convencida de la causa. Era hermana de un cura.

Andrade dice: “cada uno ocupará su lugar en la historia, porque la historia no se equivoca. Yo escribo para las futuras generaciones…”.

Leyendo el libro SEIS DE AGOSTO, de Roberto Andrade, aparece un general Yépez, que también era hijo del Santo del Patíbulo: había sido esbirro antiguo del tío Gabrielito, y estuvo al servicio de Veintimilla.

Luego aparece que en la campaña de Guayaquil contra Veintimilla. Caamaño, Sarasti y Salazar querían asesinar a Alfaro. Al comienzo de una batalla Alfaro sintió que una bala disparada de la retaguardia le pasó rozando. Mandó a ver, fueron enseguida, y había sido Pacífico Arboleda, sobrino del general Salazar y miembro del "batallón Sagrado" el que le disparó.

Cuenta Andrade que en esas fechas, mi tía María Ascásubi Salinas le escribió una carta a Alfaro advirtiéndole que querían matarle. Está en la página 288.

Alfaro, ingenuo, por su inexperiencia política, permitió que Caamaño trepara al poder en la Convención post Veintimilla, de 1883.


DE "EL SANTO DEL PATIBULO" DE BENJAMÍN CARRIÓN.

García Moreno..."ex-seminarista guayaquileño, de quien tantas cosas se dijeron siempre, como de un pobretón advenedizo y pretencioso, ávido de figurar y sobresalir a toda costa ....Era la de los Ascásubi una fortuna terrígena. Muchas y buenas tierras en diferentes lugares. Las mejores haciendas. Probablemente, pocas familias tenían tantos y tan buenos latifundios como los Ascásubi. Eso lo sabía Gabriel, porque era de pública voz. Y él, como en efecto resultó, pretendía hacerse cargo de los bienes, manejarlos a su antojo, y hacer de ellos, como del prestigio de la familia de su futura mujer, la base fundamental para llegar al éxito, superar al propio Flores en alcurnia y fortuna de su mujer...Esta lamentable y provecta mujer, Rosita Ascásubi, que sirve de trampolín al más audaz y ambicioso de los políticos ecuatorianos, que la utiliza para vengarse de la muchacha que, por disposición de su familia, le aplica las más tremendas calabazas, Juanita Jijón; que la utiliza por su dinero y por su alcurnia, que la utiliza por influencia la política de sus hermanos . El futuro abogado, pero ya doctor en derecho, (apenas tenía
veinticinco años y medio, pues nació el 21 de Diciembre de 1821) y sus esposa, nacida el 10 de Octubre de 1807, tenía treinta y ocho años. Dice Robalino Dávila: "la señorita Rosa de Ascásubi era una solterona de 38 años, bastante morena y aseguran que la más fea de sus hermanas".

"Rosa era la cuarta de una familia de seis hermanos: nacidos del matrimonio de don José Javiér Ascásubi y Matheu y de doña Ana María Matheu y Herrera, primos hermanos entre si. Al apellido Matheu, que por dos lados le corresponde a la familia, estaba afectado el título de marqueses de Maenza" "García Moreno, que se casó por la plata y por la influencia, por la posición social de los Ascásubis en Quito, rompe muy pronto lanzas contra don Manuel (de Ascásubi y Matheu: CLC)". "La pobreza, la implacable pobreza, a que él no ha sabido vencer, porque no sabe trabajar...todo eso lo llevaron a esta humillación de hombre, a esta claudicación de joven, a esta vergonzosa venta de sus atributos varoniles, contra una posición social y económica representada por un vejestorio, una pobre mujer fea, enferma...".

"Uno de los aspectos o facetas de la conveniencia de su matrimonio con la pobre señorita Rosa Ascásubi es el de la fortuna, de la riqueza de esta importante familia" "El claro lustre de la familia Ascásubi, que pertenece a la patria...lo más ilustre con que cuenta el país"

Carta de Gabriel García Moreno a su esposa


“Te he preguntado ya y vuelvo a preguntarte ahora qué personas te han visitado por tu parto. La primera que se ha de haber metido es la Monsiura tísica y el monsier empalago; y tras ellos habrá entrado la gran puta de Carmen Endara; y la odiosa vermeja (con falta ortográfica y todo -B.C.) de tu cuñada; por no ver tal gente en casa, fuera capaz de huir hasta el polo".

ANEXO: COMENTARIOS DE CARLOS LASSO CUEVA:

Y, Hitler tuvo el acolitamiento del santísimo Vaticano, siempre. No se puede negar esto! Y parece ser que entonces no fueron los católicos los que armaron la empresa criminal que fue la Inquisición, la empresa de asesinato y rapiña que fueron las Cruzadas, y sus manos por lo que veo están limpias de la matanza de cincuenta mil hugonotes en Francia, en la "Noche de San Bartolomé"...(¿Quienes habrán sido los que mataron a los Hugonotes? no?) .Y no hablemos de la actitud mojigata del Papa Clemente V acolitando a Felipe IV "el hermoso" en el linchamiento y masacre de los
Templarios.. Tampoco vamos a hablar de las masacres que los Oustachis católicos croatas pro nazis cometieron contra los serbios en la segunda guerra mundial. De seguro también son "inocentes", como era "inocente" mi tío Gabrielito de los asesinatos que mis parientes ilustres (de sangre)

ROBERTO ANDRADE RODRIGUEZ Y ABELARDO MONCAYO JJON, acompañados de Astorga.

Polanco, y con la inesperada aparición del cornudo Faustino Rayo le cobraron...por cada machetazo que Rayo le propinaba ellos gritaban, a coro:
"POR BORJA, POR VIOLA, POR MENDOZA, POR MALDONADO, POR AYARZA...". Mis deudos ilustres Roberto Andrade y Abelardo Moncayo brillaron en la historia de sus vidas, el uno con su monumental Historia del Ecuador, con sus innumerables tomos (entre ellos la célebre novela PACHO VILLAMAR) que lo hacen un verdadero gigante de un nivel alcanzado por pocos curuchupas, y Moncayo fue un ideólogo que aportó en la consolidación definitiva del laicismo en el país: presidente del Senado en 1908, ministro de gobierno de Alfaro, Rector del colegio Mejía, Encargado del Poder reemplazando a Alfaro en 1908. De él dice el historiador moderno Pérez Pimentel que "renovó el ambiente nacional y liberó las conciencias". Salvaron al país del oscurantismo y del terror sanguinario que regía defendiendo al latifundismo y fusilando a líderes indígenas como Daquilema: crimen imperdonable!

Expusieron sus vidas en ese tiranicidio con el que nada tenían que ganar a nivel personal. Sobre la muerte de García Moreno se puede comentar que se cumplió el dicho de que "el que a hierro mata, a hierro muere".

En Vistazo apareció hacia 1960 el reportaje de Pedro José Arteta, sobre el hijo de Faustino Rayo, que vivía en la indigencia, en un hospicio de ancianos, en Quito, y que asustaba a la gente por su parecido físico con García Moreno. Esto fue corroborado por la tradicionista Laura Pérez de Oleas Zambrano en su conocida obra. Fernando Jurado Noboa documentó en la revista Diners 147 que San García Moreno tuvo una hija con su amante Virginia Klinger. Estos son hechos establecidos que no se pueden eliminar de la memoria histórica, por más que hayan exasperados militantes de una corriente política que perdió hace tiempo el tren de la historia y que ahora juegan a tapar al sol con un dedo.

HISTORIA DE LA ACCION CLERICAL EN EL ECUADOR, de Oswaldo Albornoz Peralta.

Y así que Franco, representante del capitalismo, aliado a Hitler, era representante del espiritualismo. Y creo que hay gente que dice esto en serio! Se entiende que su aliado y camarada Hitler era lo mismo, no?

Imponiendo el "espiritualismo" los nazis bombardearon Guernica, inspirando a Pablo Picasso su célebre cuadro. De ahí se sigue la línea de que el Opus Dei tan vinculado a la crema y nata de las altas finanzas es "puro espíritu de Dios"!!! No?

Sé que no me van a salir defendiendo a tanto cura pedófilo!

ANEXO: POR CARLOS LASSO CUEVA.

García Moreno,pese a ser guayaquileño (en cuya ciudad no podía haber prosperado) pasó a representar los intereses de los terratenientes serranos, pero con una visión compleja, modenizadora y teocrática. En su visión política fue un adelantado, inició la construcción del ferrocarril y fundó la Politécnica. Es un tipo lleno de luces y sombras. Caer en el panegírico de esta clase de personajes de otros tiempos es un error imbuido de criterio retrógrado.

Asesinó y mató como le dio la gana (aunque a menos personas que Rocafuerte). Tuvo una idea avanzada acerca del Estado Nacional que le reconocen autores de izquierda socialdemócratas como Ayala Mora y el viejo Pedro Saad. Pero protegió a la propiedad terrateniente, que se mantuvo incólume. Así fue un sostenedor de la injusticia social. El fue quien ordenó matar a Daquilema (ver su biografía, escrita por Marcela Costales).

Represor de indios y fusilador de primera clase: no vamos a meternos en su vida privada poco santa y adúltera para un tipo que era rezador, papista y comehostias. Fue una traición a su país que llegara en el barco de Castilla, al que después se le opuso. Por un lió de faldas (celoso de su amante Virginia Klinger Serrano) se metió en la guerra con Colombia y fue derrotado en Guaspud.

Impuso la intolerancia ideológica y religiosa con su catolicismo fanático. Creó un estado teocrático contra el que lucharon generaciones de liberales comenzando por Montalvo. No se respetaron en absoluto los derechos humanos. Sin duda fue un déspota
ilustrado. Pero no es un asunto en el que debamos concentrarnos, mirando al pasado, como la mujer de Lot. El problema es el proceso histórico, la perspectiva de las clases dominadas y sufridas en ese trayecto. Y la salida histórica estratégica para la crisis del Estado capitalista a nivel mundial. Pero esto es difícil que comprendan las gentes que tienen los ojos en la nuca y viven añorando y adorando al pasado. Simpatizantes de Hitler y Francisco Franco, falangistas del siglo XXI...son los que lo ensalzan: qué cosa buena se puede esperar de esta gente frente al porvenir? García Moreno es cosa de un pasado triste y bochornoso (pese a varios aspectos "progresistas" administrativos: el hombre tenía talento) pero no es en absoluto un referente positivo ahora que encaramos la crisis de la globalización, la preparación de guerras internacionales siniestras por el interés petrolero (Irán en la mira de Israel y USA) la descomposición del estado de bienestar en Europa, el ataque brutal a las condiciones de vida de las masas en el primer mundo por parte de su plutocracia. Aprenderse de memoria anécdotas y episodios del pasado de oprobio es ser un simple repetidor anclado en el pasado. Las masas populares en todo el planeta luchan buscando una salida alternativa frente a esta civilización decadente basada en la codicia, el lucro, la acumulación de capital en pocas manos, en la socialización de la pobreza. Frente a esto hay historiadores petulantes que haciendo gala de erudición rehuyen el análisis de esta perspectiva y se refugian en un ayer al que pretenden ver, evidentemente, como un reemplazo del futuro por el que la gente ahora está luchando.

Vaticanistas, papistas, falangistas, garcianistas, opusdeistas, fascistas...son una minoría que quiere hacer bulla pero que perdieron hace rato el tren de la historia.