ESTADOS UNIDOS ES EL ADALID DEFENSOR DE LOS DERECHOS HUMANOS: EN SU DOBLE MORAL LOS PÍSOTEA, SEGÚN REVELA SNOWDEN 



VIOLA SU PROPIA CONSTITUCION 



Rodrigo Santillán Peralbo
Estados Unidos, el adalid mundial defensor de los derechos humanos y libertades públicas, demostró al mundo que viola flagrantemente su Constitución Política enmendada pero no rota, al espiar a sus propios ciudadanos, al penetrar con aparatos de la más sofisticada tecnología y de manera inmoral en el derecho a la intimidad, personal y familiar, en la inviolabilidad de correspondencia y conversaciones telefónicas, para prostituir el derecho al decoro, buen nombre y reputación.
Pero fue más allá de todo límite ético que impone el derecho internacional, la confianza propia de la amistad, de las alianzas militares, económicas y políticas, al espiar e irrespetar la independencia y soberanía de los países europeos, asiáticos y latinoamericanos. Prácticamente no ha habido país, ni gobierno que no haya sido agredido por el ciberespionaje ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia -CIA- y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por su siglas en inglés) que hoy se conoce, gracias al acto valiente y audaz del ex agente de la CIA, Edward Snowden.
La monstruosidad del espionaje global retrata de cuerpo entero al inmoral imperio estadounidense que riega terror por toda la tierra y que se preciaba de no tener amigos sino intereses, según afirmaba John Foster Dulles (25 de febrero de 1888 – 24 de mayo de 1959) que fue un político estadounidense y Secretario de Estado bajo el mandato del presidente Dwight D. Eisenhower entre 1953 y 1959. Fue una figura significativa en los primeros años de la llamada guerra fría, en especial en una lucha específica contra el comunismo internacional y él y su hermano, entonces Director de la CIA, son los responsables, junto a Eisenhower, de derrocar al gobierno progresista y democrático de Guatemala, presidido por Jacobo Arbenz Guzmán .
Suele afirmarse que ese pensamiento yanqui también lo habría expresado Harry S. Truman trigésimo tercer Presidente de los Estados Unidos que, con saña criminal, ordenó se lanzaran las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki que ocasionó más de 300 mil muertos en pocos minutos. No importa que esa frase haya dicho cualquiera de ellos, pero ya es parte integral y carne propia del imperio del terror.
El heredero de esos tétricos personajes, el presidente afro descendiente Brack Obama, resultó un feroz emperador de turno del imperio que, a pesar de ser galardonado con el Premio Nobel de la Paz, vive de las guerras de agresión y del inconstitucional espionaje a sus propios ciudadanos y al resto del mundo.
Destapada la pestilente cloaca imperial de todos los espionajes e intrigas, inclusive más repugnantes que las de los Wikileaks, el “gobierno de Obama ha montado una histérica y patética persecución internacional a Snowden, quien horrorizado por la gran escala y extensión del programa de espionaje masivo PRISM contra sus compatriotas y la grosera violación que constituye de la Constitución estadunidense, decidió, con riesgo grave para su vida, darlas a conocer al mundo”.
Snowden también ha denunciado y documentado extensas y sistemáticas acciones de espionaje y ciberespíonaje estadounidense contra China, Rusia, los países del G20, y la misma Unión Europea, de la que forman parte muchos países lacayos y supuestamente aliados del imperio y socios en la OTAN, la maquinaria de guerra causante de tantos crímenes, muertes y destrucciones.
También ha espiado a México, Nicaragua, Cuba, Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Bolivia, Argentina, Brasil, Ecuador, pues a Estados Unidos no debe causarle ninguna gracia que su patio trasero se rebele y cuente, en la actualidad, con algunos gobiernos llamados progresistas, democráticos, populares de tinte izquierdoso y con algunos discursos antinorteamericanos.
Tampoco debe gustarle que los países de América Latina intenten nuevos modelos de integración y creen otras organizaciones sin Estados Unidos ni Canadá, como ocurre con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños – Celac-, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos o ALBA-TCP que es una organización internacional de ámbito regional, enfocada para los países de América Latina y el Caribe que pone énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social con ideología de izquierda denominada Socialismo Siglo XXI.
Estados Unidos, históricamente ha dividido a nuestras patrias, ha impedido la integración y la conformación de la Patria Grande soñada por el Libertador Simón Bolívar que ya en su célebre Carta de Guayaquil advirtiera: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para sembrar de miseria a América Latina en nombre de la libertad”. Debió darle urticaria al imperio estadounidense y debe dolerle que estos sudamericanos se hayan atrevido a crear La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), “organismo de ámbito internacional que tiene como objetivos construir una identidad y ciudadanía suramericanas, al igual que desarrollar un espacio regional integrado. Está formada por doce Estados de Suramérica, cuya población conjunta de 400 millones de habitantes representa el 68 % de la población de América Latina”.
La Unasur “entró en plena vigencia y cobró vida jurídica el 11 de marzo de 2011 después de cumplirse el requisito de que, al menos, los legislativos de nueve países hubieran suscrito ese convenio. Colombia fue el décimo país en aprobar este tratado, haciéndolo después de obtenerse la aprobación requerida para la entrada en vigencia de Unasur. Brasil se convirtió en el undécimo país en aprobar el tratado constitutivo y Paraguay fue el último país en aprobar el tratado”. Son doce Estados suramericanos libres e independientes que decidieron no acatar el dictado imperial, pero ahora, con el espionaje difundido por Snowden, se ha notado que aún persisten gobiernos cipayos, aliados y sirvientes de Estados Unidos.
Las revelaciones de Snowden han demostrado que es de imperiosa e inaplazable necesidad consolidar la integración regional y subregional, sin la intervención e injerencia de Estados Unidos. Es más, se precisa fortalecer el Consejo Suramericano de Defensa, al mismo tiempo que se debe denunciar al Tratado Interamericano de Defensa –TIAR- y a la tristemente célebre Junta Interamericana de Defensa –JID- organismos que sólo sirvieron para el logro de los objetivos geopolíticos de dominación de Estados Unidos y de su aliada Gran Bretaña como se demostró en la Guerra de las Malvinas que fue ganada por Estados Unidos e Inglaterra.
Tampoco a Estados Unidos le agrada el Mercado Común del Sur (Mercosur), que es un bloque subregional integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Bolivia firmó su adhesión el 7 de diciembre de 2012, y en la actualidad es miembro pleno ya que superó las ratificaciones de los países miembros. Tiene como países asociados a Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Guyana y Surinam.
El Mercosur fue creado el 26 de marzo de 1991 con la firma del Tratado de Asunción, que estableció: “La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre países, el establecimiento de un arancel externo común y la adopción de una política comercial común, la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales entre los Estados partes y la armonización de las legislaciones para lograr el fortalecimiento del proceso de integración”.
Actualmente, el Mercosur también permite la libre circulación de los ciudadanos del bloque. Los idiomas oficiales de Mercosur, según el artículo 46 del protocolo de Ouro Preto son el español y el portugués.
El Mercosur tiene un PBI de 3,3 billones de dólares, lo que representa el 82,3% del PBI total de toda Sudamérica. Cubre un territorio de casi 13 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con más de 270 millones de habitantes (cerca del 70% de América del Sur). Siete de cada diez sudamericanos son ciudadanos del Mercosur.
Por otro lado, el Mercosur se constituye como el área económica y plataforma industrial, más dinámica, competitiva y desarrollada, no sólo de Latinoamérica, sino de todo el Hemisferio Sur. Está considerado como el cuarto bloque económico del mundo, en importancia y volumen de negocios, y la quinta economía mundial, si se considera el PBI nominal producido por todo el bloque.”
Estas son las organizaciones espiadas por Estados Unidos, porque estos bloques representan dignidad, soberanía e independencia plenas.
Es natural que Estados Unidos odie a estos modelos de integración porque de hecho son modelos que se apartan de los procesos de neocolonización y neodominación. Sin embargo, existen países dentro de estas formas de unión e integración, que por su propia ideología y clase socio-económica se identifican con el capitalismo y su metrópoli y se convierten en más que aliados: en lacayos. Esta es su naturaleza que ha sido demostrada, una vez más, con los problemas derivados del indecente espionaje revelado por Snowden y, concretamente en el caso de Francia, Italia, España y Portugal que prohibieron que el avión del Presidente de Bolivia, Evo Morales sobrevuele en los espacios aéreos de esos países o aterrice en sus aeropuertos para reabastecimiento.
A pesar de todos los problemas socio-políticos y económicos, y muy a pesar de la injerencia yanqui, los procesos de integración tienden a consolidarse y si esa unión supera el pensamiento y acción reaccionarios de los gobiernos de las derechas de América Latina, bien se podría pensar en el cambio de los proveedores estadounidenses de internet, a fin de reducir los riesgos de espionaje y vigilancia por parte de Washington.
Pese a todos los progresos, es obvio que entre algunos gobiernos de América Latina persiste una mentalidad servil proimperialista convertida en calco semántico de vieja data. Existen casos deplorables como el del gobierno de la derecha colombiana que sin ambages se manifiesta “cooperador” con la OTAN y dispuesto a ser “socio” de esa criminal maquinaria de guerra del imperio y sus aliados de UE.
Otro caso pavoroso es la conformación de la Alianza del Pacífico promovida y apoyada por Estados Unidos para liquidar el ALBA y, al mismo tiempo, convertirse en bloque opositor a la Unasur y la Celac y, otra vez, destruir el sueño de los libertadores. En esa Alianza intervienen los gobiernos de las derechas oligárquicas: Piñera de Chile, Ollanta Humala que de “revolucionario” pasó a reaccionario neoliberal, Juan Manuel Santos de Colombia y Enrique Peña Nieto de México.
La Alianza del Pacífico es una alianza político-militar y económica. Está diseñada para entorpecer y boicotear la integración y unión de América Latina y el Caribe y esto se demostró en la reunión de Cochabamba que fue convocada para rechazar la actitud lacaya de España, Italia, Francia y Portugal en el caso del secuestro del Presidente de Bolivia, Evo Morales. A la cita de solidaridad no asistieron ninguno de los presidentes de los tres países de la Alianza (Colombia, Perú y Chile, que son miembros, junto a Costa Rica y México). “La ausencia de Perú tiene un agravante y es que ese país desempeña la presidencia pro témpore de la Unasur y, por tanto, debió ser quien convocara la reunión para discutir el caso de la violación a los derechos del presidente Evo Morales. Ollanta Humala no ejerció su rol de presidente temporal de la Unasur y cometió con ello una gravísima transgresión. Quedó demostrado que su visión de los asuntos internacionales está subordinada a Washington. Lo que debió ser una cumbre de presidentes de la Unasur se convirtió en apenas un encuentro de algunos presidentes. Esto habla de la influencia perniciosa que la Alianza del Pacífico ejerce sobre los procesos de integración de América Latina. Estados Unidos no tolera esa integración, la considera lesiva para sus intereses nacionales. La reunión de Cochabamba fue saboteada por Washington a través de sus aliados en la región, tal como lo denunció, con otras palabras, el presidente ecuatoriano Rafael Correa. Él se refería principalmente a Humala, que estaba apenas a una hora de vuelo de Cochabamba, porque el presidente de Colombia, (Juan Manuel) Santos, tenía la excusa de que se encontraba en Suiza. La lógica de la Alianza del Pacífico es debilitar la integración de los pueblos latinoamericanos y Humala cumplió con la orden directa de Washington. En cuanto a (Sebastián) Piñera (presidente de Chile) no hay mucho que decir: él siempre obedece las órdenes de Washington y nada más”.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó la "doble moral" en las relaciones internacionales y denunció que hubo presidentes de la Unasur que quisieron "bloquear" la reunión convocada para respaldar a Evo Morales tras el incidente con su avión en Europa.
Entre otras expresiones, Correa sostuvo: "Esto es una reunión, pero no una cumbre. Ese estatuto (de Unasur) hecho por burócratas va a servir para que no se haga nada (...). Hubo presidentes que bloquearon esta cumbre, se opusieron, y si Unasur no responde a esto, a qué respondemos. Pero no pudieron impedir la reunión de presidentes".
Correa fue uno de los seis presidentes que asistieron la reunión para respaldar a Morales y analizar la crisis abierta con Europa después de que Francia, España, Italia y Portugal cerraran su espacio aéreo y territorio al avión del presidente boliviano por la sospecha de que el exanalista de la CIA Edward Snowden viajara a bordo.
Correa agregaba: "Se creen que no pasa nada, pero sí pasa, no vamos a soportar más abusos, más arbitrariedad, más desprecios al derecho internacional". Añadió que "lo que ha pasado con Bolivia ha pasado con todo latinoamericano digno, es destrozar la Carta Fundacional de Naciones Unidas. Lo que ha pasado destroza el derecho internacional consuetudinario. Quién va a responder, cómo?
"Los pueblos no son nuestros enemigos, vivan los pueblos del mundo, ese debe ser nuestro mensaje, pero en igualdad, sin doble moral, sin sometimiento". Con énfasis “preguntó qué habría pasado si Venezuela, Bolivia o Ecuador fueran los que han espiado a sus ciudadanos y a otros países soberanos?. "Ya estaríamos enjuiciados en la Corte Penal Internacional, pero como lo hizo la potencia más grande de la historia de la humanidad, no pasa nada".
Sobre Snowden dijo: "ahora resulta que el malvado es ese joven de 29 años, y los países que cometieron la osadía de recibirlo o de receptar su solicitud de asilo". "Ya basta, el asilo es un derecho humano estipulado en la Carta de las Naciones Unidas y una atribución soberana de un Estado contemplada en el derecho interamericano".
Frente a las exigencias de Estados Unidos de que ningún país acoja a Snowden, recordó la solicitud ecuatoriana de extradición a los banqueros Isaías. Nos acaban de negar por tercera vez la extradición de prófugos condenados que ni siquiera tienen pasaporte. Ya basta de la doble moral", reclamó Correa.
A la reunión de líderes de la Unasur asistieron los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Surinam, Desiré Bouterse; Uruguay, José Mujica; Venezuela, Nicolás Maduro, y Rafael Correa de Ecuador. Además, Evo Morales asistió a la cita como agraviado y como anfitrión.
Lo ocurrido es una demostración del desprecio que sienten Estados Unidos y algunos países europeos por América Latina y el Caribe, y es una demostración inobjetable de que Estados Unidos sólo tiene intereses geopolíticos y económicos, y que si algún país intenta algún tipo de acercamiento tanto político como económico corre el peligro de ser tratado como sirviente o lacayo de la peor especie, porque sabido es que “mal paga el diablo a sus devotos”.
En otras palabras, nadie debe disputarle ni una migaja del poder imperial u osar rasguñar siquiera sus intereses y si ello pasara, ahí está la CIA para organizar desestabilizaciones o propinar golpes de Estado, están la Usaid, la NEP, NSA, la DEA, el Pentágono, el South Command, el Departamento de Estado, las embajadas yanquis para usar la amenaza directa o velada, o para usar la fuerza mediante intervenciones armadas propias, o por medio de las fuerzas armadas locales que, en muchas ocasiones, se han mostrado sirvientes y defensoras de los intereses de la Casa Blanca y para ello hasta se han convertido en ejércitos de ocupación de sus propias patrias,. Las llamadas “revoluciones de color” habidas en diversas partes del mundo, obra son de Estados Unidos en defensa de sus intereses hegemónicos.
Lo actuado en contra de Evo Morales merece el repudio universal. Son más de cien países los que se han solidarizado con el Presidente ofendido por lo que son risibles y repudiables los intentos de “Obama, Kerry y otros funcionarios yanquis de restar importancia a esta monstruosidad como si fuera lo más normal del mundo al igual que su banalización por los pulpos mediáticos. Ergo, CNN, Fox, Televisa, sus pares y los diarios de la Sociedad Interamericana de Prensa”.
Obama y su gobierno han sido puestos contra las cuerdas por el joven Snowden que sólo divulgó informaciones secretas relacionadas con la indecente e inconstitucional violación de los derechos fundamentales de sus compatriotas estadounidenses. Que se sepa, Snowden no ha revelado secretos que comprometan la seguridad nacional de Estados Unidos, pero si ha puesto en evidencia al imperio y su ciberespionaje que no respetó siquiera a sus amigos y aliados. Al poner de manifiesto la podredumbre moral del impero, Snowden prestó un gran servicio a su pueblo y a los pueblos del mundo que sin son decentes y honestos a pesar de muchos de sus gobiernos Por eso Snowden ha recibido el apoyo de la intelectualidad y de los defensores de los derechos humanos estadounidenses y a nivel mundial, a la vez que más de una veintena de gobiernos han expresado su intención de concederle asilo, sin que les importe las bravuconadas y amenazas de Estados Unidos.
“Edward Joseph Snowden (Elizabeth City, Carolina del Norte 21 de junio de 1983) es un consultor tecnológico estadounidense, informante, antiguo empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). En junio de 2013, Snowden hizo públicos, a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post, documentos clasificados como alto secreto sobre varios programas de la NSA, incluyendo el programa de vigilancia PRISM” informaba la enciclopedia virtual wikipedia.
Actualmente, Snowden ha solicitado asilo temporal a Rusia, pero su futuro es incierto porque el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha clasificado la participación de Snowden en el programa de vigilancia PRISM como un "asunto criminal", por lo que no está clara la suerte que correrá.
Snowden es un joven perseguido por el imperio más poderoso de la historia de la humanidad, por el imperio del terror que carece de escrúpulos y mínimas consideraciones éticas. Todos los agentes de los servicios secretos estadounidenses han sido soltados como perros de presa para cazar a Snowden, y si huyó de Hong Kong a Moscú, fue gracias a la valentía de Fidel Narváez, Cónsul del Ecuador en Londres.
Nada raro sería que Estados Unidos utilice las peores artimañas incluidas las violaciones al derecho internacional para capturar o asesinar a Snowden. Lo peor sería que el imperio yanqui, en su desesperación, recurra a la guerra si el ex agente llegara a suelo latinoamericano en busca de asilo. Recuérdese que Estados Unidos invadió a Panamá, bombardeó y mató a miles de panameños, destruyó barrios enteros de la ciudad para capturar al dictador Manuel Noriega que había sido agente de la CIA y fiel servidor de Washington.
Débase reconocer que Snowden no es un delincuente. Cuando abandonó Estados Unidos en mayo de 2013, prestaba sus servicios profesionales al contratista de defensa, Booz Allen Hamilton durante menos de tres meses como administrador de sistemas, dentro de la NSA, en Hawái.
“El periódico británico The Guardian describe a Snowden como alguien apasionado por la privacidad; su ordenador portátil está adornado con pegatinas de organizaciones que apoyan la libertad en internet, como la Electronic Frontier Foundation (EFF) y el proyecto Tor. Según el periódico, Snowden dejó pocos rastros de sí mismo en el entorno virtual; «mínimos detalles sobre su familia» y no dejó nuevas fotografías, o actualizaciones de Facebook o Twitter «si es que tenía una cuenta», y ninguna relación con compañeros de la escuela secundaria.
Según informes, Snowden presuntamente tiene un profundo interés en la cultura popular japonesa, y estudió el idioma japonés. Se asegura en otras fuentes que posee conocimientos básicos de chino mandarín y que le interesan las artes marciales. Otros informes señalan que en una ocasión afirmó que su religión es el budismo. Snowden visitó anteriormente la ciudad de Hong Kong en compañía de su novia, durante unas vacaciones.
Acerca de las elecciones presidenciales de 2008, Snowden dijo que «creía en las promesas de Obama», pero que «[Obama] continuó con las políticas de su predecesor». Los registros de donaciones políticas indican que contribuyó a la campaña de las primarias de Ron Paul.
El Washington Post subrayaba que el motivo de las filtraciones del ciberespionaje era destapar el "estado de vigilancia" existente en Estados Unidos. Para justificar la filtración, Snowden comentó que no puede "en conciencia, permitir al gobierno de Estados Unidos destruya la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente de todo el mundo con esta gigantesca máquina de vigilancia que están construyendo en secreto".
“No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas… No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir, agregaba.
“Los diarios The Guardian y The Washington Post hicieron pública la identidad de Snowden a petición suya, días después de la filtración. Explicó así su razonamiento para renunciar al anonimato: "No tengo intención de esconder quién soy porque sé que no he hecho nada malo". No hice nada malo. Soy un convencido de que deben ser los ciudadanos los que decidan sobre el poder que le otorgan al Estado y no un burócrata de turno”.
Snowden no es un delincuente, es un joven idealista que lo arriesgó todo por un fin superior: la defensa de los derechos humanos vulnerados por Estados Unidos en su tétrico papel de imperio del terror.
Sin embargo, para Estados Unidos, Snowden es un criminal de la peor especia. “La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha solicitado al Departamento de Justicia de los Estados Unidos una investigación criminal sobre las acciones de Snowden. James R. Clapper, Director de Inteligencia Nacional, ha afirmado que sus "temerarias revelaciones" han producido "considerables impresiones erróneas" en los medios. Antes de conocerse el nombre de Snowden, el presidente del Comité Selecto de Inteligencia de EE. UU., Mike Rogers, dijo de los informantes que "por supuesto creo que deben ser enjuiciados".
El empleador de Snowden, Booz Allen Hamilton, emitió un comunicado tildando sus actos de "grave violación del código de conducta y de los valores fundamentales de nuestra empresa". El comunicado pone énfasis en la poca duración de sus relaciones con Snowden, afirmando que había estado trabajando en Hawái menos de tres meses. Fue durante su empleo en Booz que viajó hacia Hong Kong para revelar al mundo sus descubrimientos.
Peter King, antiguo presidente del Subcomité de Seguridad Nacional de EE. UU., pidió que se extraditara a Snowden desde Hong Kong, que tiene un tratado de extradición con Estados Unidos, si bien con excepción de las ofensas políticas.
Amy Davidson escribió en The New Yorker que Snowden "es la razón por la que, durante la última semana, ha existido en nuestro país una conversación sobre la privacidad y los límites de la vigilancia doméstica. Ya era hora de ello; una esperaría que hubiera surgido a partir de un autoexamen por parte de la administración de Obama o por una verdadera supervisión del Congreso". Prosiguió diciendo que "también hemos sabido que James Clapper, Director de Inteligencia Nacional, mintió descaradamente al Senado cuando dijo que la NSA no registraba «a sabiendas» ningún tipo de dato sobre millones de estadounidenses. Y nos han recordado lo decepcionante que puede ser el presidente Obama. Eran cosas que el público se merecía saber.
Poco después de que Snowden revelara su identidad, se publicó una petición en la página web de la Casa Blanca pidiendo un "indulto completo, libre y absoluto por cualquier crimen que haya cometido Snowden o pueda haber cometido en relación con la filtración de los programas secretos de vigilancia de la NSA".
Daniel Ellsberg, el informante de los Papeles del Pentágono secretos de 1971, declaró en una entrevista con la CNN que pensaba que Snowden había desempeñado un servicio "incalculable" a su país y que sus filtraciones podrían servir para que Estados Unidos no se convierta en un Estado de vigilancia. Dijo que Snowden había actuado con el mismo tipo de coraje y patriotismo que un soldado en batalla. En una página de opinión, Ellsberg añadió que "no ha habido en toda la historia de Estados Unidos una filtración más importante que la publicación del material de la NSA por parte de Snowden; y eso incluye los Papeles del Pentágono, de los que fui responsable hace 40 años".
La revista alemana Der Spiegel examinó los actos de Snowden en un artículo titulado "Die Neuen Weltverbesserer", que se traduce por "Los nuevos mejoradores del mundo".
Julian Assange alabó a Snowden, llamándole un "héroe" que ha destapado "uno de los sucesos más graves de la década: la progresiva formulación de un estado de vigilancia masiva".
El caso Snowden afectó también al Ecuador ya que el presidente Correa anunció que su país “se retira del acuerdo comercial Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga ATPDA, declarando que no acepta presiones ni amenazas de Estados Unidos, luego de que senadores, personajes políticos y medios de comunicación estadounidenses amenazaran con la no renovación de este si se otorgaba el asilo.
El 3 de julio de 2013, Francia, Portugal, Italia y España negaron el aterrizaje del avión del presidente boliviano Evo Morales por sospechar que Snowden viajaba a bordo. Morales fue demorado en el aeropuerto de Viena, Austria, desencadenando un conflicto diplomático. El acto de retención ilegal e inmoral del avión presidencial fue calificado como un secuestro del Presidente en funciones.
En la actualidad, Snowden ha solicitado formalmente asilo temporal a Rusia, asilo que según declaraba el presidente Putin podría concederlo siempre que dejara de filtrar informaciones que dañen a Estados Unidos.
Edward Snowden ha escrito una conmovedora carta al Presidente Rafael Correa de la República del Ecuador. El texto señala:
“Existen pocos líderes mundiales que arriesgarían estar del lado de los derechos humanos de un individuo frente al gobierno más poderoso del planeta, y la valentía de Ecuador y su pueblo es un ejemplo para el mundo.
Debo expresar mi profundo respeto por sus principios y mi sincero agradecimiento por la acción de su gobierno al considerar mi solicitud de asilo político.
El Gobierno de los Estados Unidos de América ha montado el mayor sistema de vigilancia del mundo. Este sistema global afecta a toda vida humana vinculada a la tecnología; grabando, analizando y sometiendo a un juicio secreto a cada miembro del público internacional. Supone una grave violación de nuestros derechos humanos universales cuando un sistema político perpetúa el espionaje automático, generalizado y sin garantías contra personas inocentes.
De acuerdo a esta creencia, revelé este programa a mi país y al mundo. Mientras el público ha expresado apoyo a la luz que he arrojado sobre este sistema secreto de injusticia, el Gobierno de los Estados Unidos de América ha respondido con una cacería extrajudicial que me ha costado mi familia, mi libertad de movimiento, y mi derecho a una vida pacífica, sin miedo a una agresión ilegal.
Mientras yo enfrento esta persecución, ha habido un silencio por parte de aquellos gobiernos temerosos del Gobierno norteamericano y sus amenazas.
Ecuador, sin embargo, se erigió para defender el derecho humano de buscar asilo. La acción decisiva de su Cónsul en Londres, Fidel Narváez, garantizó que mis derechos fueran protegidos durante mi salida de Hong Kong – Nunca me podría haber arriesgado a viajar sin esto.
Ahora, como resultado, me mantengo libre y capaz de publicar información que sirve al interés del público.
Sin importar los días que me resten de vida, me mantendré dedicado a luchar por la justicia en un mundo desigual. Si alguno de esos días contribuye al bien común, el mundo deberá agradecer a los principios del Ecuador.
Por favor, acepte mi gratitud a usted, como representante de su Gobierno y del pueblo de la República del Ecuador, así como mi gran admiración personal por su compromiso para hacer lo que es correcto, antes que lo que genera recompensa”.
Edward Joseph Snowden.
Las filtraciones del exciberespía han demostrado que Estados Unidos controla las comunicaciones de ciudadanos estadounidenses sin necesidad de órdenes judiciales previas. Cínicamente Barack Obama, en una especie de tardía explicación llegó a decir que si se espía, pero solo a ciudadanos extranjeros dentro y fuera de sus fronteras.
Snowden no está solo, En todo el mundo cuenta con solidaridades de hombres y mujeres dignos, honestos y claros defensores de los derechos humanos. Uno de los casos es el de Sarah Harrison, “una joven periodista británica que forma parte del equipo de defensa legal de Wikileaks, dirigido por el exjuez Baltasar Garzón.
Harrison acompaña al fugitivo estadounidense desde Hong Kong, adonde huyó Snowden por cuenta propia desde su hogar en Hawai. El 23 de junio llegaron a Moscú y -aunque en un principio se informó de que a medio día del día siguiente saldría rumbo a La Habana (con destino final incierto)- no fue así. Ahora permanece en la zona de tránsito de un aeropuerto de Moscú.
La periodista es también una activista que ha denunciado supuestas violaciones de los derechos humanos como investigadora no solo de la web de filtraciones, sino de sus organizaciones amigas The Bureau of Investigative Journalism y el Centre for Investigative Journalism, ambas con sede en Londres.
“La señorita Harrison ha asistido con una valentía incomparable la salida de Hong Kong, de forma legal del Señor Snowden y lo acompaña en su ruta a un destino seguro”, ha comunicado Wikileaks.
Como Sara, en este instante hay millones de seres humanos que apoyan a Snowden, al tiempo que repudian la doble moral de Estados Unidos que se ha lanzado como “perro con hambre” tras ese joven idealista.