ELOY ALFARO Y CUBA EN EL SIGLO XIX 



UN ABRAZO HISPANOAMERICANO 



Germán Rodas Chávez, uno de los intelectuales de mayor prestigio de nuestro tiempo, acaba de entregar una obra de trascendental importancia para América Latina y, en especial para Ecuador y Cuba, que debe ser leída y estudiada por todas las personas que aman la historia y sus lecciones de libertad.
“De manera amena, sencilla y pedagógica, con el apoyo de documentos inéditos, el historiador Germán Rodas Chaves llenó las páginas de su libro ‘Eloy Alfaro y Cuba en el Siglo XIX’, el cual presentó oficialmente en la sala Benjamín Carrión de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.
En esta investigación, auspiciada por la Academia Nacional de Historia, el ecuatoriano hace un análisis de los vínculos históricos de Ecuador y Cuba, en los años decisivos de la revolución liberal de Eloy Alfaro y del inicio de la guerra por la independencia de Cuba, bajo la conducción de José Martí.
Según Sergio Guerra Vilaboy, presidente de la Asociación de Historiadores y del Caribe (Adhilac), en la que Rodas es miembro, los temas que se abordan en el escrito se plasmaron luego de una rigurosa investigación histórica respaldada por fuentes documentales originales, algunas reveladas por primera vez al público, que hacen de esta obra un aporte significativo a la historiografía de Latinoamérica.
El libro contiene diversas temáticas, como: ‘Eloy Alfaro y su primera vinculación con la lucha libertaria cubana’, ‘La fundación del Partido Revolucionario Cubano’, ‘Martí y Alfaro: el valor de una discrepancia estratégica que involucró a Maceo’, ‘Eloy Alfaro y el pedido de reconocimiento del estado de beligerancia en Cuba’, entre otros temas en los que Rodas contó con la colaboración de Fanny Santos Zambrano, en la investigación de los datos.
“He trabajado este libro a propósito de conmemorarse el 160 aniversario del natalicio de José Martí y lo presento a vísperas de los 171 años del natalicio de Eloy Alfaro”, indica Germán Rodas.
El historiador es docente de la Universidad Andina Simón Bolívar y ha trabajado sobre temas de historia latinoamericanas y ecuatoriana. Ha publicado alrededor de una docena de libros. En 2012, el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito le otorgó el premio Isabel Tobar Guarderas, a la mejor publicación en Ciencias Sociales, por ser el editor y coautor del libro Revolución Juliana y Salud Colectiva, que aborda el periodo de 1925 a 1930 bajo la preocupación de la sociedad por la entonces denominada Salud Pública.
La Redacción de El Telégrafo / Quito
UN ABRAZO HISPANOAMERICANO
“Si yo no lo conociera a usted, mi buen Alfaro,
descubriría toda su alma en estas magníficas líneas…”.
Rafael María Merchán
Raúl Pérez Torres
PRESIDENTE DE LA CASA DE LA CULTURA ECUTAORIANA BENJAMÍN CARRIÓN

Con mucho gusto, la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el alba de cumplirse ciento setenta y un años del nacimiento del eterno insurrecto, Eloy Alfaro, cuya vida significó el adiós a un pasado de matriz colonial, y cuya lucha libertaria nos permitió ingresar en el Ecuador contemporáneo, emprende esta tarea de perennizar su memoria.

Y mucho mejor aún si esta memoria viene entrelazada a la vida del padre de la patria cubana y de nuestra América, José Martí –cuyo 160 aniversario de su natalicio se conmemora este año–, en una entrañable, limpia, afectiva descripción histórica de Germán Rodas Chaves, el historiador quiteño especialista en contarnos la historia de una manera amena, sencilla, pedagógica, pero llena de rigurosidad y alimentada con documentos inéditos, que nos permiten verificar muchos de los acontecimientos y hechos escamoteados y a veces ocultados por la historiografía oficial.

En este libro, Germán Rodas nos entrega no solamente las vidas paralelas de estos formidables héroes libertarios, unidos en la vida y en la muerte por una causa común: la libertad de sus pueblos, sino que nos introduce en el entorno histórico de ese extraordinario
siglo XIX, en cuya segunda mitad irrumpieron con su pluma y con su espada, junto a otros grandes internacionalistas como Máximo Gómez y Antonio Maceo.

Como lo dije en algún momento, con la acción y el pensamiento de estos dos colosos americanos estaba prendida, pues, la visión latinoamericanista, liberal y revolucionaria que se expresó en el Pacto de Amapala, suscrito por el ecuatoriano Eloy Alfaro, por el venezolano Joaquín Crespo, el nicaragüense José Santos Zelaya y el colombiano Juan de Dios Uribe.

Ya en el destierro, Alfaro se entrevistó con José Martí y Antonio Maceo, a quienes participó la necesidad de integrar destacamentos de voluntarios liberales de los países latinoamericanos.

La fiebre revolucionaria de Martí no aceptó esa propuesta porque la consideró “lenta y vasta”, a él le urgía la libertad inmediata de su patria, con sus propios actores, sin embargo
dijo para siempre que Alfaro era un gran luchador, “uno de los pocos americanos de creación”, Maceo también alentó la bravura del Viejo Luchador, y por el mismo tiempo, el cubano Rafael María Merchán le expresaría en una carta: “Si yo le conociera a usted, mi buen Alfaro, descubriría toda su alma en estas magníficas líneas, que será uno de sus mejores derechos, y tiene usted muchos, con que pasar a la inmortalidad como uno de los
americanos más ilustres y más dignos de veneración”. El eterno insurrecto, nunca renunció a luchar por la autodeterminación e independencia de Cuba.

Aquí, con toda la meticulosidad y sapiencia, Rodas pasa revista al momento independentista cubano, a la propuesta libertaria martiana, a la fundación del partido revolucionario cubano,
al punto de desencuentro entre Martí y Alfaro en relación a las estrategias de lucha, a la participación del Apóstol como soldado de la revolución y su muerte en los campos de batalla, al posterior ciclo polémico de Tomás Estrada Palma, además de la situación interna que vivía Ecuador en aquella época, ya con la responsabilidad de Eloy Alfaro en la Presidencia de la República.

Libro de enorme interés no solamente por sus cualidades históricas intrínsecas, sino porque nos devela muchas verdades no dichas alrededor del último cuarto del siglo XIX en nuestra
América, años de permanente combate donde se fraguó la libertad a la que ahora apuntamos.

LOS VÍNCULOS HISTÓRICOS DE ECUADOR Y CUBA
Sergio Guerra Vilaboy
Presidente de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC)
Presidente de la Cátedra Eloy Alfaro ( Universidad de La Habana)


Este nuevo libro del prestigioso historiador ecuatoriano Germán Rodas Chaves, está dedicado al análisis de los vínculos históricos de Ecuador y Cuba, en los años decisivos de la Revolución liberal de Eloy Alfaro y del reinicio de la guerra por la independencia de Cuba bajo la conducción de José Martí. Aunque el apoyo alfarista a la emancipación de la Mayor de las Antillas, así como los nexos solidarios desarrollados entre los revolucionarios ecuatorianos y cubanos en la segunda mitad del siglo XIX, han sido tratados profusamente por la historiografía de los dos países –desde los estudios clásicos de Emeterio Santovenia y Alfredo Pareja Diazcanseco-, Germán Rodas nos ofrece en esta obra una visión renovadora del tema, que pone el acento en circunstancias, situaciones y contextos que los historiadores que le precedieron pasaron por alto. Me refiero, por ejemplo, a la nociva influencia que pudo ejercer en las percepciones ecuatorianas sobre los mambises el rumbo tortuoso impuesto por Tomás Estrada Palma, tras la muerte del Apóstol Martí en mayo de 1895, al Partido Revolucionario Cubano (PRC); o los extremos a los que llegaron en el Ecuador los adversarios políticos del Viejo Luchador, para tratar de impedir el cumplimiento de sus compromisos libertarios con los patriotas cubanos. La revisión de estos y otros temas que Germán Rodas Chaves desarrolla con audacia en este apasionante libro, basados en una rigurosa investigación histórica respaldada por fuentes documentales originales, algunas de ellas reveladas por primera vez al público lector, hacen de esta obra un aporte significativo a la historiografía de Nuestra América.