LAS PERLAS DE LA REVOLUCION CIUDADANA EN EL TRABAJO 



UN ANÁLISIS DE LA ESCUELA POPULAR DE CAPACITACIÓN POLÍTICA Y FORTALECIMIENTO ORGANIZACIONAL 



Movimiento al Socialismo / Polo Democrático / Movimiento Ecológico /
Punkuradio

Siete años de la Revolución Ciudadana, han significado para los miles de trabajadores públicos y privados lo siguiente:

1.- CONGELAMIENTO DE REMUNERACIONES.- *En el sector público se han establecido techos máximos de salarios para todos los obreros los que son inferiores a los ingresos que actualmente reciben; mientras para los empleados públicos se emiten cada dos años acuerdos con alzas salariales mínimas.

En el sector privado, el salario básico general de 318 dólares no cubre ni el 55% de la canasta básica familiar, planteándose el gobierno mensualizar astutamente el décimo tercero, decimocuarto y las utilidades, como ya lo hizo con el fondo de reserva, para con los mismos ingresos que reciben los trabajadores durante el año “elevar el ingreso mensual”.

La bonanza económica que vive el País por los ingentes recursos del alto costo del petróleo, no se refleja en los salarios de los obreros públicos y privados, pero sí se refleja en las ganancias que mantienen “los banqueros” y que superan los 350 millones de dólares solo en el año 2011.


2.- CONTINUIDAD DE LA PRECARIZACIÓN DEL TRABAJO.- A través de los Contratos de Servicios Complementarios y Servicios Técnicos Especializados -que son los nuevos nombres de la tercerización y intermediación laboral- cientos de cargos en el sector público han sido externalizados, despidiéndose por ejemplo a trabajadores de hospitales y centros de salud, en un negocio redondo para los dueños de las empresas de externalización que cobran dos veces lo que gana un trabajador.


3.- DESPIDOS INTEMPESTIVOS MASIVOS-.- Por medio del Decreto 813 -renuncia obligatoria-, de vistos buenos y sumarios administrativos forjados, de evaluaciones punitivas e injustas; más de 20 mil trabajadores y empleados han sido despedidos del sector público. Los trabajadores despedidos en el sector público son reemplazados por miles de trabajadores con contratos eventuales u ocasionales. Estos trabajadores precarizados forman en la práctica la fuerza humana que el gobierno utiliza en sus marchas y contramarchas, ferias y más eventos políticos, bajo el chantaje de no volverles a contratar.

En el sector privado, el gobierno mantiene un silencio cómplice frente a las generalizadas prácticas patronales oprobiosas que obligan a los trabajadores a firmar renuncias adelantadas y letras de cambio en blanco, para en cualquier momento despedir o, en caso de un posterior reclamo, demandar a los trabajadores por miles de dólares.

4.- ANULACIÓN DE LA CONTRATACIÓN COLECTIVA Y REDUCCIÓN DE LA
ORGANIZACIÓN.- Con los Decretos 1701, 225 y más Acuerdos Ministeriales se ha anulado toda posibilidad de que los trabajadores puedan mejorar sus condiciones laborales, representando un retroceso de 100 años en la legislación laboral.

Para esto se utilizan las reclasificaciones que cambian a los trabajadores del régimen laboral al administrativo, en especial en las empresas públicas, coartándose de esta manera la organización sindical, con la disminución en los índices de sindicalización, que en nuestro país es inferior al 1% de la Población Económica Activa.

5.- PERSECUCIÓN Y CRIMINALIZACIÓN.- A nivel nacional existen 48 casos de compañeros dirigentes que a más de ser despedidos y vejados (insultados, calumniados) por el gobierno, han sido también enjuiciados penalmente por haberse resistido a dejar sus trabajos o haber reclamado mejoras salariales o laborales.

6.- LO QUE SE VIENE CON EL NUEVO CÓDIGO DEL TRABAJO.- A más de lo manifestado el Ministerio de Relaciones Laborales viene socializando con Asambleístas y Empresarios un nuevo Código del Trabajo que entre otras cosas plantea: eliminar la Jubilación Patronal, mensualizar los décimos III y IV, precarizar las jornadas de trabajo; disminuir a 9 meses la licenciade lactancia (hoy en 12 meses); incorporar todas las limitaciones a la Contratación Colectiva del Decreto 1701, rebajar las indemnizaciones por
despido y renuncia a las determinadas en la LOSEP (para el caso del sector público), disminuir el valor de la hora suplementaria y extraordinaria a la base de la LOSEP y la pérdida de las vacaciones acumuladas.


UNIDAD E INDEPENDENCIA DE CLASE

En este contexto la clase obrera ecuatoriana debe tener pleno conocimiento que el gobierno tiene como objetivo en relación al trabajo, precarizar las relaciones laborales y favorecer al capital nacional y transnacional; y, destruir todo lo que constituya organización laboral buscando mantener trabajadores aislados y reducidos a individuos “ciudadanos”, sin ninguna posibilidad de enfrentarse a sus patronos y al poder del Estado; utilizando las leyes y justicia manejadas por el ejecutivo, la cooptación de dirigentes sociales, la creación de organizaciones paralelas; el miedo, la persecución y la criminalización; y la difusión del imaginario de la supresión de la lucha de clases.


Es tarea principal de la clase obrera fortalecer las organizaciones, recuperando la independencia del gobierno, y ampliar la unidad con otras organizaciones obreras, de empleados y más sectores sociales que resisten los planes extractivistas y neoliberales. Y desde esa perspectiva sumarnos al despertar de los trabajadores en el mundo entero, que en países como España, Portugal, Grecia, Francia, EEUU viene dando muestra de la vitalidad y fuerza de su acción colectiva movilizando a millares de obreros en contra de los planes de ajuste que busca descargar las crisis del capitalismo en los hombros de los trabajadores limitando y desapareciendo sus derechos.