CINCO HÉROES 



POEMA EN SOLIDARIDAD CON LOS CINCO HEROES CUBANOS 



Poema en solidaridad con René, Irma y demás familiares de Cándido González, ejemplo de patriota cubano cuya desaparición física hace, más que llorar, levantar la frente ante el imperio, y mirarlo con actitud acusadora, por ser causante de un sufrimiento prolongado, al mantener separado del resto de la familia a René, patriota insigne del pueblo cubano, que en momentos tan difíciles como este ante la pérdida de un ser querido, no puede abrazar y consolar a su madre, a sus hijas y otros familiares, y en consecuencia recibir el consuelo merecido, ante la pérdida de su padre, como hijo ejemplar que es.
Me atreví hacerlo en primera persona, porque siento en mi ser los sufrimientos de mi hermano René.

Duele, madre, duele mucho.
Cuando veo tus sufrimientos,
madre querida, sin calma,
siento que cala, en mi alma,
el más frío de los vientos.

Ayer lloraste a mi hermano
y no pude consolarte,
tampoco pude abrazarte,
y lloré entre mis manos.

Hoy que lloras a mi padre
tampoco puedo abrazarte,
y mis mimos poder darte
para consolarte, madre.

Se imponen con mucha fuerza
tus lamentos y tu llanto,
como si fueran un canto
contra la maldad perversa.

Tus lágrimas han de correr,
ante la vista de de un pueblo,
pero yo, ante el imperio,
me tengo que contener.

Y eso duele, madre mía.
No desahogar es injusto.
Duele, madre, duele mucho
no descargar mi agonía.

Sólo me ha de confortar
saber que a mi amado padre
junto a ti, querida madre,
se puso un pueblo a llorar.

Luis Matos