Alerta Quinto Poder 



Alerta Quinto Poder 



VOCES CON SABOR A VIDA

Que nuestro entrañable Tabacundo de la sierra norte carecía de los servicios básicos no es noticia vieja, es una lacerante realidad que envolvía nuestros sueños. Los bandos públicos, de vez en cuando unas pintas en las paredes, los remedadores en tiempo de inocentes, las comedias, las kermeses con la banda y las guitarras, dar serenos con la marimba y el piano de cola; los mechones, mecheros, lámparas de querosene, velas, petromax alumbrando los andares; las romerías a los santuarios, los paseos a balnearios, la cogida de capulíes en Cubinche, el cave de papas, las trillas, las tomas de la plaza con los aruchicos de Tupigachi y Guaraquí confrontados a garrotazos. Los campeonatos de fútbol, las competencias de ensacados y atracones; los huevos de gato, los marros, tillos, billusos, tortas, bolas; chullitas y bandidos, torneos de cintas, los gallos, la pelota de guante y la tabla; los guioneros, cucuruchos, priostes, beatas, santos varones, sacristanes, monaguillos; los toros de pueblo, la carrera de bicicletas, las postas; las elecciones de reinas y cortes de honor, los homenajes a personajes algunos inmerecidos, las reverencias a cualquier funcionario de Carondelet; los viajes embadurnados de polvo, lodo y peligro inminente a la capital; las funciones de cine de mi padre Víctor Manuel, los festivales y dramas en el teatro parroquial; los desencuentros con los paisanos con sabor a chagras alzados con chuchaqui aristocrático; los cabes en la Chicharrón; las disputas entre conservadores y liberales atravesados por el velasquismo; los jóvenes revolucionarios que escandalizaron a sus padres terratenientes…

Los VIVAS a media noche celebrando la Revolución Cubana y sus comandantes. Todos los espacios de comunicación que fraguan nuestra conducta humana, modificada por las condiciones materiales de la cultura.

Los escenarios históricos se transforman por las condiciones objetivas que marcan las estructuras económicas en consonancia con las modificaciones de los modelos mentales de sus habitantes. El acumulado de luchas y experiencias de vida va definiendo los procesos renovadores de una sociedad que ineluctable va a la transformación y por ende, afecta los procesos de comunicación entre los actores y espectadores de realidades nuevas.

Así brotaron los espacios de comunicación masiva con el perifoneo y filminas en el parque Homero
Valencia; las emisoras Ecos y Mensaje; el semanario Radio Ayora y OJR; luego vinieron las cartas al pueblo, mundo 3, manifiestos UP, Radio difusoras Upano, Sucúa, Alfa Musical, Splendit, Mercurio, Ingapirca, Tarqui, Quito, Sensación, As. Los impresos Enfoque, La Esquina, Equinoccial, Nuestra Tierra; ahora en el periodismo digital y Canal universitario.

Un recorrido enjundioso que deja harto saber que es compartido en las aulas universitarias desde 1 980. También he cumplido misiones periodísticas en campos de conflicto armado como
Paquisha y Florencia.
Puedo confiarles que la experiencia de vida es incomparable, irrepetible y que la volvería a transitar con la misma pasión y compromiso. He tenido gratificantes obligaciones de leer los clásicos de la filosofía, literatura, política; he tratado cercanamente a los animales puros y universales; probé el sabor amargo de la desconfianza y la decepción; he gastado tanta suela y llevo callos en las posaderas masticando paisajes; involuntariamente he causado dolor de ausencias prolongadas a mis padres, hermanos, esposa e hijos amados.

He fraguado mi espíritu en la militancia por la vida.

He logrado hacer síntesis en la praxis de corrientes filosóficas convencionalmente confrontadas. Estoy convencido de ser el más insignificante ser en el cosmos, con aspiraciones de hacerme grano de trigo. La bitácora registra páginas inolvidables de encuentros trascendentes que otras voces con sabor a vida evocaran algún día. Con humildad pido prestado a Neruda, Saramago, Withman, Celaya, García Márquez, Marx, El Hijo del Carpintero, Pedro Jorge, Fidel, El Che, Manuela y Eugenio Espejo, Eloy, Bolívar, Mandela, Mujica, Correa, Martí y los com-prometidos, locos, incomprendidos, vilipendiados, infamados sus alforjas para ayudarlos a recorrer un pasito en la historia de los tiempos nuevos.

Ramito.



ÉSTA ES LA CUESTIÓN…

De los asertos noveleros que esgrimen algunos mercaderes de la comunicación, han hecho caldo de cultivo extraordinariamente rentable para seguir con las prácticas nocivas y vulgares. En la sociedad capitalista se vuelven divinas consignas: “quien no está en medios, no es nadie”, “la disputa de los espacios se hace con dinero e influencias”, “hay que tenerles de parte con dádivas limosneras a algunos vinculados a los medios para que no te jodan”; el marketing lo resuelve todo.
Asistimos al teatro vivo del flujo histórico inédito; vamos cayendo de la “defensa de las libertades individuales” ausentes de justicia, a las desvergüenzas sin descaro; de la “condición de corifeos de los poderes fácticos”, al protagonismo personalista; de “hacernos creer que son imparciales”, al burdo manejo tendencioso, arbitrario del discurso; de “tener rabos de paja bien camuflados”, a ser agresivos tergiversadores de los hechos, circunstancias, contextos de la historia de nuestro abatido país.

Comentaristas, entrevistadores, periodistas asalariados, que han tomado el camino de la burda farandulización de la política, que a las claras evidencian sus precariedades con el ejercicio comunicacional contemporáneo y el desprecio a la opción ineludible de ser contrapoder de los poderes reales. Los noticieros y programas de opinión en la TV; las primeras planas, editoriales, noticias nacionales e internacionales en la prensa; la molienda musical ajena y publicidad de mal gusto, las lecturas acomodadas de textos en la radio sin decir fuentes; son muestras inequívocas de la ausencia de ingenio, creatividad, objetividad y trascendencia en los nuevos lenguajes que modifiquen sustancialmente las realidades circundantes que agobian a la población que aún con todas las adversidades materiales y espirituales se aferran a construir los nuevos paradigmas con sello de esperanza cierta.

Algunos los conocemos muy de cerca: “de jóvenes incendiarios, de adultos bomberos… y de viejos, reaccionarios”. Sus manifestaciones revanchistas, cargadas de amargura por sentir el desprecio ciudadano de los intelectuales comprometidos; hicieron lo imposible por buscar el endiosamiento narcisista, chocándose con la opaca refracción cayendo en el ridículo de ser chupamedias; en fin de fines, tienen que pagar los favores publicitarios y la garantía monetaria de los activos de sus empresas. ¿Dónde quedaron su conciencia social, la adhesión a las causas justas de la humanidad, el señalamiento implacable a los enemigos del pueblo…? No hay inventos espontáneos voluntaristas en las luchas sociales. Se ES o no se ES, hasta la muerte.

A lo dicho, saltarán a la palestra algunas respuestas de justificación vana, otras no tendrán más que la desacreditación, el insulto, la diatriba, el embadurnamiento de sus reales figuras puestas al desnudo.

No pueden jamás merecer ser, ni las pisadas de los precursores del periodismo ecuatoriano; Eugenio
Espejo -“El Duende”-, José Mejía Lequerica, Pedro Moncayo y Esparza, José Peralta, Juan Montalvo. Y lo peor, que se llenaron la boca con sus nombres, jurando ser consecuentes.

Les invito a hacer un simple ejercicio mediático:

1.º Averiguar quiénes son los propietarios, compañías anónimas, sociedades corporativas de los medios de incomunicación social;
2.º Revisar en el registro mercantil y de la propiedad a dichos personajes;
3.º Cuántos y cuáles de ellos fueron diputados, hoy asambleístas, ministros, prefectos, alcaldes, consejeros, concesionarios;
4.º Inferir las fuentes de los discursos y lenguajes que nos repiten cual catecismo del dios becerro de
oro;
5.º Quiénes se opusieron a la convocatoria y boicotearon con sensacionalismo y amarillismo a la
Asamblea Nacional Constituyente;
6.º En los últimos 40 años de “régimen democrático” nos endeudamos agresivamente y es dable revisar la lista de los deudores privados y los que fungiendo como funcionarios de Estado facilitaron las imposiciones del FMI y el BID;
7.º Ahora, los acreedores nacionales y extranjeros tienen nexos indisolubles que pueden descubrirse con la apertura de sus cuentas bancarias y la historia patrimonial;
8.º No olvidemos a los beneficiarios del salvataje bancario ligados a MCS, agnados y cognados.
9.º Elaborar la lista de quienes ejercieron la Presidencia y Vicepresidencia de la República, Ministerio de Economía, la Gerencia del Banco Central, la Presidencia de la Junta monetaria, los delegados al BID y FMI; relacionar los vínculos familiares, partidistas, societarios en los negocios no confesados;
10.º Señalar las veces que sufragaron los habitantes no ciudadanos en las elecciones por los verdugos del pueblo;
11.º Pueden registrar a los contumaces violadores de los derechos humanos, la Costitución y las Leyes, que han actuado con revanchismo, utilizando los aparatos represivos del estado para someterlos.
12.º Ubicar a los analistas e invitados permanentes de los programas de opinión, noticieros, editorialistas y sus actividades laborales cotidianas que revelarían las reales intenciones de fortalecer el discurso del poder.

No podemos quedarnos en las simples constataciones sin decir nombres, pelos y señales. Urgen acciones de enmienda, asumiendo con autocrítica y valentía una actitud frente a la vida, la sociedad de nuestros hijos que no admiten cobardías, ni hacerles caer la cara. El ejercicio ciudadano reclama una actitud permanente de conocer, entender, interpretar y actuar sin miedos de ninguna naturaleza.

El año 2011 se presenta como el del tiempo nuevo que nos convoca a seguir firmes en los ideales haciendo de nuestras vidas, herramientas efectivas de procesos trascendentes que contribuyan con eficacia a la construcción de la Nueva Sociedad.

¿Somos o no somos?


EL PERIODISTA Y LA COMUNIDAD

Art. 1.- El periodista tiene la obligación de promocionar a la comunidad una información objetiva, veraz y oportuna.
Art. 2.- El periodista debe lealtad a las aspiraciones y a los valores fundamentales de su comunidad.
Art. 3.- El periodista está obligado a promover el desarrollo integral del país, la educación, la ciencia y a luchar por la liberación del hombre y los pueblos.
Art. 4.- La comunidad tiene un derecho a ser correctamente informada y el periodista está obligado a evitar la desinformación y tergiversación de las informaciones.
Art. 5.- El periodista no debe utilizar su profesión para denigrar o humillar la dignidad humana.
Art. 6.- El periodista está obligado a respetar la convivencia humana. Le está prohibido preconizar la lucha racial o religiosa. Defenderá la supervivencia de los grupos étnicos y sus derechos a la integración y al desarrollo.
Art. 7.- El periodista está obligado a defender el derecho y el ejercicio de la libertad de expresión de todos los sectores de la comunidad, especialmente de los marginados de la comunicación social.
Art. 8.- El periodista está obligado a luchar por la comunidad en la que se desenvuelve y defender el equilibrio ecológico y el medio ambiente.
Art. 9.- El periodista debe oponerse y denunciar las campañas promocionales y publicitarias que atenten contra los valores humanos y sociales de la comunidad.
Art. 10.- El periodista tiene la obligación de utilizar correctamente los idiomas oficiales.

CAPÍTULO II

EL PERIODISTA Y EL ESTADO

Art. 11.- El periodista está obligado a defender la soberanía y la integridad territorial, sus símbolos patrios, su historia, su cultura y sus tradiciones.
Art. 12.- El periodista exigirá al Estado una política nacional de comunicación que impida el monopolio de la información.
Art. 13.- El periodista demandará del estado la defensa de los derechos de los trabajadores, su capacitación, salarios justos, seguridad social y estabilidad.
Art. 14.- El periodista exigirá del Estado la plena vigencia de la libertad de la expresión, el libre acceso a las fuentes de información y el derecho del pueblo a una información objetiva, veraz y oportuna.
Art. 15.- El periodista debe luchar para que el Estado garantice la plena vigencia de la Ley de
Ejercicio Profesional del Periodista.
Art. 16.- El periodista debe rechazar cualquier presión del Estado que pretenda obligar a adoptar determinada posición o identidad política, religiosa o ideológica.
Art. 17.- El periodista debe impulsar y promover los programas del Estado destinados a fomentar el desarrollo integral del país.
Art. 18.- El periodista luchará por la plena vigencia de los derechos humanos y se manifestará contrario a los regímenes fascistas o que no respeten la dignidad humana.

CAPÍTULO III

EL PERIODISTA Y LA FENAPE

Art. 19.- El periodista debe cumplir y hacer cumplir este Código, la Ley de Ejercicio Profesional del Periodista, los Estatutos, Reglamentos, así como las resoluciones de la Federación Nacional de
Periodistas del Ecuador, FENAPE.
Art. 20.- El periodista será leal militante de la
FENAPE y defensor de los principios profesionales.
Art. 21.- El periodista está obligado a fomentar la fraternidad y el respeto mutuo entre colegas.
Art.- 22.- El periodista está obligado a defender a sus colegas que, en razón de su ejercicio profesional o creencias políticas, ideológicas o religiosas, sufrieran persecución, cárcel, tortura, exilio o cualquier otro acto represivo del sector público o privado que atente contra su libertad y dignidad.
Art. 23.- Al periodista le está prohibido promover o participar en actos contrarios a la Federación
Nacional de Periodistas.

CAPÍTULO IV
EL PERIODISTA Y EL EJERCICIO
PROFESIONAL

Art. 24.- El periodista guardará estricto secreto en el ejercicio de su profesión respecto de las fuentes de información.
Art. 25.- El periodista debe verificar sus informaciones y recurrir a fuentes que garanticen una información veraz.
Art. 26.- Le está prohibido al periodista recibir bienes o valores destinados a interferir o tergiversar su labor informativa y de opinión.
Art.- 27.- Le está prohibido al periodista utilizar prácticas desleales para desplazar a un colega y ocupar su puesto.
26
Art. 28.- Al periodista le está prohibido aceptar remuneraciones inferiores al mínimo establecido por la Ley.
Art. 29.- El periodista denunciará ante la FENAPE las presiones que las fuentes ejerzan sobre el patrono para removerlo injustificadamente o impedir el ejercicio de su profesión.
Art. 30.- Le está prohibido al periodista comunicar de mala fe informaciones probadas como falsas. Los rumores y las noticias no confirmadas deben identificarse y tratarse como tales.
Art. 31.- El periodista está obligado a rectificar las informaciones probadas como falsas. Los rumores y las noticias no confirmadas deben identificarse y tratarse como tales.
Art. 32.- Al periodista le está prohibido utilizar como suyo material informativo en cuya elaboración no haya participado, no prestar su nombre para amparar publicaciones o programas donde no tenga participación efectiva.
Art. 33.- El periodista debe informar a su Colegio
Provincial casos de ejercicio ilegal de la profesión, a fin de que el Colegio denuncie el incumplimiento de la Ley a las autoridades correspondientes.
Art. 34.- Los periodistas que tienen funciones directivas no pueden ejercer acciones que perjudiquen a sus colegas subordinados, por discrepancias políticas, ideológicas, religiosas, enemistad personal o consignas empresariales injustificadas.
Art. 35.- Al periodista le está prohibido usar el anonimato, las publicaciones apócrifas y la divulgación de rumores falsos o tendenciosos.

CAPÍTULO V

EL PERIODISTA Y LA EMPRESA

Art. 36.- El periodista está obligado a velar porque se cumplan las disposiciones de la legislación laboral.
Art. 37.- El periodista exigirá a la empresa respeto para sus creencias políticas, ideológicas y religiosas.
Art. 38.- El periodista exigirá a la empresa respeto a su producción, cuyo sentido no podrá ser cambiado sin su consentimiento.
Art. 39.- El periodista debe asumir conjuntamente con la empresa la responsabilidad de toda información elaborada por él y difundida sin que ésta haya sufrido alteración ajena a su voluntad.
Art. 40.- El periodista debe propender a que se le reconozca el derecho a intervenir en la elaboración y ejecución de la política editorial e informativa del medio en que trabaja.
Art. 41.- El periodista debe exigir en sus relaciones con la empresa un tratamiento ajustado a su dignidad y al valor e importancia que tiene su profesión en la sociedad.

CAPÍTULO VI

EL PERIODISTA Y LAS RELACIONES INTERNACIONALES

Art. 42.- El periodista está obligado a cumplir las decisiones y acuerdos que la institución tome estatutariamente en sus relaciones internacionales.
Art. 43.- El periodista debe luchar por la libertad de los pueblos, contra el colonialismo, el neocolonialismo y toda forma de discriminación ideológica, religiosa y racista.

CAPÍTULO VII

DISPOSICIÓN FINAL

Art. 44.- El presente CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL, fue aprobado por el Comité Ejecutivo
Nacional de la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador, en la ciudad de Cuenca, el 17 de noviembre de 1 978.
Promulgado en el Registro Oficial N.º 120, del 4 de febrero de 1 980.

De las experiencias vividas, experimentadas, asumidas, solicito comedidamente leer, entender, aplicar los contenidos en la perspectiva de observar conductas dignas que merezcan el respeto ciudadano. Cumplir el código sin excusas elimina el periodismo cobarde y contemplativo.

Favor si hay réplicas, hacerlas con la consideración que el momento exige, desterrando las subjetividades y los intereses personalistas.

CÓDIGO DEONTOLÓGICO

TÍTULO I: PRINCIPIOS GENERALES

Artículo 1.- Misión y fundamento.
El/la periodista tiene como principal misión suministrar libremente a la ciudadanía toda información veraz y defenderá las libertades de expresión, información y opinión al servicio de una sociedad libre, solidaria, justa y pacífica.

Artículo 2.- Salvaguarda de los valores universales.

El/la periodista defenderá los principios de la
Declaración Universal de Derechos Humanos y salvaguardará, por encima del interés periodístico, los valores superiores del ordenamiento jurídico que conforman el Estado social y democrático de
Derecho.

Artículo 3.- Información objetiva y rigurosa.
El/la periodista informará con objetividad, rigor, imparcialidad, responsabilidad y honradez, para que la ciudadanía obtenga los datos relevantes y pueda formarse su propia opinión, y se abstendrá de participar en actividades que supongan conflicto de intereses con su trabajo profesional.

Artículo 4.- La verdad periodística.
1. La difusión de la verdad es un deber ineludible de la profesión periodística, y su conocimiento, un derecho irreductible de la ciudadanía.
2. El/la periodista deberá relatar la verdad, o lo que más objetivamente se aproxime a ella, esto es, hasta lo que pueda averiguarse con los medios al uso de la profesión y según los hechos disponibles, que nunca podrá equipararse a una investigación judicial o policial.
3. En la difusión de opiniones, buscará el contraste de las más relevantes.

Artículo 5.- Relativismo periodístico.
1. El/la periodista comprometido/a con la tarea de informar presentará sus trabajos sin permitir que en él interfieran sus propias creencias y preferencias, y, en el reconocimiento de que es imposible la completa objetividad informativa, tendrá cuidado de no permitir que los propios prejuicios influyan en la elaboración y difusión de la información, con clara distinción entre hechos y opiniones.
2. También rechazará cualquier tipo de presión de personas o grupos con intención de censurar, mediatizar o poner la información al servicio de sus intereses particulares.

Artículo 6.- Compromiso por la paz y la justicia social.
En el ejercicio de su profesión, el/la periodista debe adquirir un compromiso ético a favor de la paz y la no violencia, y se esforzará en defender los derechos humanos y la justicia social.

TÍTULO II: DERECHOS Y DEBERES PROFESIONALES

Artículo 7.- Cláusula de conciencia y secreto profesional.
1. La profesión exige de los poderes públicos la regulación de la cláusula de conciencia y el secreto profesional.
2. Ningún periodista tiene obligación de responsabilizarse de cualquier trabajo que vaya en contra de sus convicciones éticas y deontológicas, sin que sea admisible por estas causas el traslado, la sanción o la represalia.
3. El/la periodista no tiene obligación de revelar a nadie sus fuentes de información, ni siquiera a sus responsables jerárquicos. En caso de que sea requerido/a por la autoridad judicial para desvelarlas, deberá protegerlas, salvo que, a su juicio, esta actitud conlleve graves perjuicios o peligros, tanto para terceras personas como para la sociedad en general.

Artículo 8.- Estatutos y Consejos de Redacción.

Los Estatutos y Consejos de Redacción deben ser implantados como instrumentos eficaces para velar por los deberes y derechos de los/las periodistas en las empresas.

Artículo 9.- El origen de las noticias.

El/la periodista sólo difundirá informaciones de las que conozca su origen, sin que pueda nunca hacerse eco de anónimos y rumores, y siempre pondrá en conocimiento de la ciudadanía los rasgos esenciales de esas noticias, sin que autorice o consienta ni su supresión ni su ocultación.

Artículo 10.- Propiedad de la obra informativa.
El/la periodista no se apropiará indebidamente de la obra informativa ajena, incluso la no publicada.

Artículo 11.- Vigilancia y acceso a los medios de comunicación públicos.
La profesión periodística vigilará que los medios de comunicación públicos respeten el pluralismo de la sociedad y que tengan acceso a ellos todos los grupos políticos y sociales significativos.

Artículo 12.- La responsabilidad periodística.
El/la periodista tiene la responsabilidad de servir a la sociedad la información de manera veraz y objetiva, sin que pueda excusarse de que ha faltado a este principio en cumplimiento de las órdenes de sus superiores o de los propietarios de los medios de comunicación en los que trabaje.

Artículo 13.- Respeto a la vida privada.
1. El/la periodista respetará en su trabajo informativo la intimidad y la dignidad de las personas, al tiempo que eludirá proporcionar datos que identifiquen a los/las protagonistas de la información cuando puedan ocasionarles daños morales, tanto en su esfera personal como en su entorno familiar y social.
2. En todos los medios, y especialmente los audiovisuales, no podrán ser difundidas imágenes privadas o conversaciones si han sido grabadas sin conocimiento de la persona afectada, excepto que se trate de un hecho delictivo.

Artículo 14.- La calumnia y la injuria.
1. La calumnia y, en mayor medida, la injuria son incompatibles con el ejercicio de la profesión, y su apreciación por los tribunales constituye el peor delito en el que puede incurrir un/a periodista.
2. El principio de presunción de inocencia debe respetarse fehacientemente mientras no haya sentencia en contra.

Artículo 15.- Trato respetuoso.
1. La ética periodística prohíbe el insulto y, cuando menos, demanda de los/las profesionales un trato respetuoso a las personas protagonistas de la información, sin que puedan nunca dejarse influir por sus opiniones personales sobre ellas.
2. El/la periodista evitará el uso de todo lenguaje discriminatorio, ya sea por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 16.- Información privilegiada.
1. El/la periodista no utilizará en su provecho particular, ni de terceros, las informaciones confidenciales que haya recibido en razón de su oficio y que puedan ser susceptibles de producir intereses económicos y financieros.
2. El/la periodista rechazará cualquier tipo de regalo fuera de los generales de cortesía de empresas, grupos, instituciones y particulares.

Artículo 17.- Asunción de errores.
Cualquier error informativo propio deberá ser rectificado y reconocido públicamente en el menor tiempo posible, y el/la periodista asumirá las disculpas y responsabilidades a que hubiera lugar.

Artículo 18.- Trabajo remunerado.
El/la periodista no deberá aceptar trabajos no remunerados, salvo colaboraciones excepcionales o tareas de voluntariado, siempre que no suplan puestos estructurales.

LOS PODERES REALES… ES LA
HORA DE LA PATRIA

El avispero social está agitadísimo. Quizá lleguemos al caos; después vendrá la luz. Culpados e inculpaciones; acusaciones van y vienen; cadáveres ambulantes que pretenden resucitar en los escándalos asumiendo papeles de redentores y modelos de honestidad. Apátridas invocando las “libertades individuales” en función de su único interés: acumular más recursos a costa del erario nacional. Codicia con enjuague altruista que tima a los incautos.

Marionetas, corifeos, caníbales, carroñeros, rastreros, vendepatrias, bucaneros, copando las pantallas, las páginas, los espacios radiales de los medios de incomunicación privados. Títeres y titiriteros en una reguetoneada farandulera mezclada de mendacidad.

Desde hace tiempo atrás; para ser más exacto en el 2001 expuse en la Cátedra universitaria un documento elaborado por cuarenta centros de inteligencia que fueron convocados por la CIA para intentar un pronóstico mundial y desarrollar algunas estratagemas que frenen el progreso social de la humanidad. Dicho estudio, contiene una brevísima referencia de nuestro país el Ecuador, que sería liquidado como Estado y Nación por diversas causas inherentes a las estructuras económicas, políticas, culturales, geográficas, antes del 2015. Poco o ningún caso ha merecido esta premonición.
Claro que algunos personajes y entidades estarán frotándose las manos al suponer que podríamos convertirnos en Estado libre asociado al imperio; para eso hicieron méritos suficientes los Mahauads, Gutiérrez, Alarcón, Sixto, Dahik, los Noboas y los que ejercieron ministerios; y que, además de arreglarse su próxima existencia aburguesada con las comisiones y negociados, cumplieron a cabalidad sus papeles de lacayos desmanteladores del andamiaje jurídico institucional para saquear los recursos naturales, los ahorros en los bancos, las privatizaciones de los bienes públicos y el desmembramiento de los tejidos sociales más consecuentes.

Todos aquellos, en nombre de la libertad hacen los actos más desvergonzados por convencernos que no existe soberanía, independencia, dignidad nacional, pasado antiguo, cultura, decoro; su cinismo predica con soberbia el anclaje en los procesos hegemónicos de los países imperialistas que saquean el planeta con sus empresas transnacionales, contentándose con las migajas y los adulos.

Reiterar la inequitativa estructura económica y social que nos envuelve sonaría a queja; insistir en que son 28 grupos criollos monopólicos que se llevan el 91% de la riqueza nacional, quizá provoque una mueca; conocer que las multinacionales que operan en el Ecuador lucran tres mil cuatrocientos millones de dólares anuales, simplemente es una grosería financiera; descubrir que los canales de TV, TVCable, Radiodifusoras, revistas y periódicos, operadoras de celulares y fibra óptica están vinculados a la banca, capitales golondrinas, narcolavado que además manejan diputados, funcionarios gubernamentales, jueces y caciques locales que medran, inventan crisis, manipulan, tergiversan, descontextualizan información sin ningún escrúpulo; afirmar que nuestro territorio se encuentra geopolíticamente en un enclave necesario de control y dominación para América Latina puede despertar preocupación; avergüenza tragarnos los vítores en el deporte cuando se manejan hasta los emblemas de la Patria con jugosas ganancias, utilizando a las masas de espectadores como carnes de cañón y de consumo; saber que la invasión de tecnologías aplicadas a la electrónica, agricultura, modos de vida, división social del trabajo inexorablemente nos condena a destruir los núcleos sociales; aceptar con bronca que los intelectuales, sectores progresistas, partidos y movimientos renovadores están penetrados por formas, procedimientos, conductas arribistas, exhibicionistas, esnobistas, anárquicos que hacen el juego desideologizado a los aventureros y nunca extinguidos oportunistas de los poderes locales y representativos del Gobierno, causa desobligo y angustia.

Se van agotando las vías y posibilidades de un hecho histórico trascendente, incluyente, democrático, pacífico. La ecuación alternativa y en realidad alterativa, es urgente: asumir con todos los riesgos la condición de ser ciudadano a tiempo completo y dejar de ser simple habitante de un entorno cargado de sujetos parasitarios. Tenemos Constitución que procura la ciudadanía en vivencia plena.

¡Es la hora de los gritos emancipadores! Los nuevos paradigmas se construyen con el heroísmo de los hijos bien nacidos de los ochocientos pueblos de nuestra querida patria ecuatoriana. Perder los miedos de pensar, hacer, decir, nos devolverá la dignidad perdida y escamoteada; involucrarnos en los saberes y aprenderes ancestrales nos dotará de una sólida postura frente a la vida misma. ¡Unirnos los más! Los que generamos riqueza material y espiritual, los que producimos ciencia, tecnologías, conocimientos innovadores. Sometamos a los excluyentes, racistas, fanáticos, dogmáticos, sectarios, burocratizados, liderzuelos…

Puedo concluir que, el estado de cosas se cambia (porque viví otras culturas emancipadas) con la organización social, las luchas cotidianas, el amor infinito a los propios hasta la muerte; ejerciendo el poder real del testimonio humano que nace de la legitimidad que los demás le otorgan por su coherencia, su convicción, su transparencia del yo profundo fraguado en sus ideales más excelsos junto al pueblo.

A quitarnos las caretas…

L@s artistas de escenario en las épocas antiguas utilizaban máscaras para amplificar la voz; el otro motivo es para darle al personaje una apariencia que con la actuación reflejaba o no la esencia de lo que aparentaba. Per sonare, para sonar es la raíz etimológica de persona, lo que podemos inferir que todos tenemos careta que en todos los casos es postiza, prestada, falsa, auténtica, original; parecida a sí mismo, salvo que sean transmutables, invisibles,camaleónicos, oportunistas; están al sol que nace.

Los asambleístas, prefectos, alcaldes, concejales, consejeros, funcionarios del Estado muestran sus verdaderas caretas. Unos que revelan una existencia involucrada en el conocimiento, entendimiento, interpretación de la realidad circundante y una opción consecuente con la transformación de las estructuras injustas, inequitativas, concentradoras de poder y riquezas. Éstos luchan a brazo partido en todos los terrenos, no es un mérito, es su obligación y así los respetamos con afecto infinito. Otros ratifican su miserable conducta de símiles lacayos, sirvientes de patrones que les dirigen electrónicamente, mostrando su vocación de marionetas oportunistas que aspiran sobrevivir parasitarios cual lastre lisonjero, carentes de dignidad. Uno que otro se mezcla o es el mismo titiritero; empresarios cavernarios dedicados a la política, carentes de formación específica y totalmente desligados de los conglomerados que hacen el verdadero pueblo.

Desde la condición de ciudadan@s, participamos activamente en el debate. Este proceso no lo para nadie. El Ecuador de hoy vive un momento histórico de efervescencia social con actores que no solamente soñamos, sino que actuamos sin miedos, convencidos de nuestras luchas; defendemos el patrimonio nacional, la dignidad personal familiar se las preservan y no se negocian; queremos un acuerdo nacional, que privilegie la equidad, ecuanimidad, solidaridad económica, justicia, en plenitud democrática, sin exclusiones en la perspectiva del encuentro con otras naciones de la PATRIA GRANDE.

El camino no es fácil, no es en línea recta; zigzaguea, superamos las caídas y los obstáculos juntos, tener un rostro limpio implica exponernos a la diatriba, el insulto grosero de imbéciles y fanáticos, el ataque artero es el pan del día. Afortunadamente merecemos el respeto y la confianza de pobladores, campesinos pobres, obreros, trabajadores, funcionarios, intelectuales comprometidos; alumnos, maestros, discípulos y colegas.

Donde se puede distinguir sin equívoco las diferencias de la apariencia y la sustancia de un ser human@, es la coherencia entre su discurso y sus acciones; los criterios fundamentados en principios de vida; su conexión con las grandes y legítimas causas de la humanidad donde quiera se encuentre; su resplandor concreto de su yo profundo sin complejos, disimulos o conveniencias de cualquier tipo; firme hasta su muerte.

Las percepciones de la sociedad, las manifestaciones externas de los fenómenos económicos; las implicaciones del modo de vida y la división social del trabajo, los movimientos ascendentes de la cultura; las visiones de cada existencia se trasluce en su discurso sin complejos en cualquier ambiente; la reflexión y el saber dialogar proscribiendo cualquier manifestación de violencia definen las características de un SER con rostro propio.

Son múltiples, diversos, candentes, profundos los temas en el debate del cambio de época de revoluciones. El crecimiento humano en comunidad no admite cobardía en el ejercicio de la crítica y la autocrítica. La pareja, la familia, el aula, el taller, la sementera, los negocios, el claustro, los templos, superan en mucho el efecto nocivo que causan algunos medios de incomunicación privados. Las caretas se caen en procesos intensos de transformación social. Hay cabida para los originales, genuinos e innovadores propósitos que aspiran de una vez cambiar todo en el acuerdo nacional…sino seremos signados por la historia como una generación que dilapidó la esperanza.

Con alegría puedo afirmar que el ser parte de los nuev@s actor@s, estamos nutriéndonos en la cotidianidad de las más ricas vivencias de otros seres human@s trascendentes, que hacemos una nueva historia para la humanidad entera.


¡NICOLÁS MAQUIAVELO DESCANSE EN PAZ!

Cualquier periodista invoca y usa a Maquiavelo sin
tener la menor idea. Podríamos pensar, que también
está revolcándose en la tumba al saberse utilizado
por cuanto imbécil y oportunista que cree que por
practicar y repetir: “el fin justifica los medios”, ya
puede considerarse un “expertísimo político”. Los
últimos treinta años nos dejan innumerables ejemplos
de los más patéticos especímenes variopintos
que han usufructuado, medrado, esquilmado,
aprovechado de los poderes con inconfesables
propósitos ligados a intereses fácticos, capitales
especulativos, cacicazgos parroquianos, afanes
imperiales o por “simple ignorancia”. Ahora
tenemos en el escenario tantos y cuantos que se los
puede distinguir sin mucho esfuerzo, para afirmar
que el hacer política no es cuestión de simple
voluntad, sino de conocimiento, preparación, confrontación,
inserción en la realidad, compromiso
con las grandes causas de la humanidad, ubicados
espacial y temporalmente en su entorno.
Si los más de cinco mil dignatarios de los diversos
niveles de gobiernos locales, más los eternos perdedores
y los que se eternizaron en la representatividad
local demostraran conocimientos amplios de la
economía política, la historia, la filosofía, la
ideopolítica y la planificación; transparentaran sus
cuentas y contaran sus “milagros y pecados”; sustentaran
sus discursos sobre hechos de vida ciertos
que den cuenta que comparecen con los conglomerados
sociales, no para timarlos y explotarlos,
sino ser sus interlocutores válidos que estén dispuestos
a firmar su renuncia irrevocable sin fecha,
que se haga efectiva el día que traicionen sus principios.
Claro, unos luchan con y por principios, y
otros defienden y están sometidos a intereses de los
dueños de las mafias electoreras y propagandísticas
del capital. ¡Maquiavelismo nada perverso!
Revisar las páginas de la historia que se cuenta en
miles de años, como decía Goethe, nos exige dedicación
venciendo la pereza intelectual propia de
charlatanes, dogmáticos, sectarios, anacrónicos que
pululan las universidades, los medios de comunicación
social y los pasillos de los centros de poder.
Menos mal, que la misma crónica de la humanidad
nos demuestra con ejemplos concretos que el dispositivo
comunicacional a nuestro alcance, ya no
admite fariseos que timan la credibilidad de los seres
humanos.
El susodicho Nicolás Maquiavelo se manifiesta
como la expresión de las mentes aburguesadas. Su
origen es de extracción noble empobrecida, nació en
Florencia Italia (1 469 – 1 527). Fue secretario del
“Consejo de los Diez” durante 14 años ininterrumpidos.
Dicho estamento fue el órgano de gobierno
principal de la República Florentina. Sufrió una persecución
implacable de Lorenzo de Médicis cuando
éste retornó al poder. Luego de estar cerca del poder
y en la sombra escribió varias obras, entre las cuales
se cuentan dos tratados de política: “Discursos sobre
los diez libros de Tito Livio” y la tan afamada “El
príncipe”. El buen lector advertirá una flagrante
contradicción entre las reglas para un gobernante
absoluto y las secretas maniobras con rasgos de
excelencias de la antigua República Romana.
Maquiavelo destaca sin ambages las condiciones
excepcionales, las virtudes de sobriedad e independencia
que caracterizaban al pueblo romano durante
la vigencia de la República, jugando la temporalidad
de la Italia un Estado vigoroso y Centralizado en una
monarquía Absoluta; señala las normas de conducta
para el Príncipe como gobernante. Exige al pueblo
la práctica irrestricta de la moral, pero el Príncipe
está al margen de esa moral. Hasta hoy una práctica
desaprendida, pues algunos inefables adulones de
Carondelet, El Congreso, Contraloría, Cortes y
Tribunales; cúpulas eclesiásticas, militares y policiales;
las Cámaras y los “académicos-analistas”;
los comentaristas, editorialistas, lectores de noticias,
presentadores de basura televisiva nos dan antitestimonio
diario; su doble moral avergüenza. Se mezclan
el dolo, la impunidad, la crueldad… dejan de
lado toda moral en la cuestión de defender su status
y el interés meramente material, haciendo uso de
cualquier recurso aún invocando la Constitución y
las leyes acomodadas a su antojo y arbitrio.
Igual que Maquiavelo, algunos personajes que se
autocalifican de “predestinados y mesiánicos” creen
todavía con chuchaqui aristocrático que los seres
humanos son malos por naturaleza y las mismas
pasiones inducen a unos y otros en la Historia de la
Humanidad. La codicia y la ambición son vectores
de sus actos. Están convencidos de su perspicacia,
astucia y prepotencia y no admiten la confrontación
con los poderes, los otros reales que nacen en la
soberanía del pueblo; odian a quienes les hacen
sombra. La religión predicada desde las concepciones
dogmáticas inquisitoriales juega un rol de afianzamiento
del poder del Estado, alimentado por el
miedo de los ciudadanos, pobladores y habitantes.
El PODER come miedos.
El perfil apropiado para asumir el “principado
criollo”, contempla: sea despiadado, pérfido, indolente,
descarado, demagogo, astuto “hay que ser
una zorra para ver los lazos y un león para ahuyentar
a los lobos”. Don Nicolás Maquiavelo recomienda
a rajatabla la inviolabilidad de la propiedad privada.
“Más fácilmente olvidan los hombres la
muerte de sus padres que la pérdida de su patrimonio”.
“A los hombres, dice, hay que atraerlos o
deshacerse de ellos”. “Pueden vengarse de las ofensas
leves, pero no de las graves, así que la ofensa
hecha a un hombre ha de ser tal que el príncipe no
pueda temer la venganza”. No duda en sugerir la
violencia, los escarmientos, los asesinatos, las venganzas
financieras; cuando no el chantaje o la elegancia
de la humillación pública. También y en
sumo grado conmina al uso de las fuerzas represivas,
según él, “siempre habrán buenos amigos mientras
haya un aparato represivo poderoso e implacable”.
Aconseja el castigo con rapidez a sus opositores
y hay que hacerlo con audacia y decisión. El
cinismo es el recurso predilecto para hacerle el quite
a la crítica. Está ausente la autocrítica. El Poder
definitivamente le entontece, envilece, entorpece…
hasta la paranoia, que le llevará al sepulcro entre los
vivos. Cuántos de nuestros amigos, conocidos, colegas
han caído sin ‘vuelvaluego’ en la ignominia
mostrándose inclusive “orgullosos” de ser déspotas
ilustrados, que reniegan su pasado comprometido
con las causas justas de la humanidad.
Si por casualidad conoce algún personaje con influjo
maquiavélico, de esos que huelen a cloroformo,
sin embargo se alimentan de los homenajes y autorreconocimientos
“públicos” fraguados, no dude en
proclamar que Nicolás Maquiavelo descansa en paz.
A los de ahora, de carne y hueso, los enterrará la
nueva historia que la estamos escribiendo para contribuir
consecuentes a la revolución de la humanidad
en su infinito avance al PROGRESO SOCIAL sin
exclusiones.


PODERES LOCALES Y DEMOCRACIA
PLENA

Las reacciones humanas en el tiempo y en el ejercicio
del PODER de estadistas, filósofos, luchadores
sociales, políticos, periodistas, editorialistas y
demás gente involucrada en la COSA PÚBLICA, de
seguro que han sufrido más de un shock decepcionante,
al observar las democracias formales de los
países paradigma, pues dichas experiencias distan
mucho del ideal democrático pensado y fraguado
con períodos revolucionarios en las distintas épocas
de la humanidad.

La DEMOCRACIA, categoría y sistema (para
algunos en desuso y arcaica), es la forma de régimen
político, basado en la proclamación y vivencia de
los principios del PODER DEL PUEBLO, LA
LIBERTAD Y LA IGUALDAD DE LOS CIUDADANOS.
La Democracia, supone el
reconocimiento del principio de la subordinación de
las minorías sufragantes, a las mayorías votantes
(sin mañosos polinonios electorales), la elegibilidad
de los principales organismos del PODER LOCAL
Y EL GOBIERNO, la existencia de los DERECHOS
Y LIBERTADES POLÍTICAS.
Existe una ligazón indisoluble con las condiciones
materiales de vida de la sociedad y su estructura de
grupo económico. LA DEMOCRACIA, en nuestras
realidades latinoamericanas, es la expresión
arbitraria de la dictadura de los sectores dominantes.
En el contexto de regímenes con sello constitucional
que sacraliza el libre mercado (contradicción
humana), con amparo divino de los profetas
neoglobalizadores; las instituciones de la democracia
sirven a los grupos más fuertes. En el actual sistema,
calificado por S.S. Juan Pablo II, como el capitalismo
salvaje, tenemos una democracia amputada,
mezquina, falsa; una democracia únicamente para
ese sector del 9% que se aprovecha del 91% de las
riquezas nacionales.
Al mismo tiempo, esta democracia que “vivimos”,
es del tipo histórico que agudiza crudamente las
contradicciones sociales. En el contexto regional y
mundial se crean posibilidades más amplias para el
desarrollo de nuevos actores poblacionales con con-
ciencia social, los cuales construyen con todo vigor
procesos renovadores, con aspiraciones reales de
ampliar la DEMOCRACIA PLENA, SOBRE
UNA BASE SOCIAL NUEVA. Las ciencias, las
tecnologías y sobre todo, los tejidos sociales, contribuyen
insospechadamente a levantar una
SOCIEDAD DEMOCRÁTICA UNIVERSAL.
En nuestro paradójico Ecuador; NACIÓN ESTADO
EN ANACRÓNICO MODELO REFLEJO
DE LAS NOVELERAS RECETAS IMPERIALES;
país reproductor mecánico de formas
criminales de explotación laboral, donde se persiste
en la antihumana distribución de la riqueza, donde la
estupidez, prepotencia, codicia, soberbia, vanidad y
analfabetismo político de algunos “predestinados y
mesiánicos” que ejercen dignidades en los organismos
seccionales y el gobierno; SE ENGENDRAN
ya (a pesar del oportunismo elevado a categoría conductual
que embriaga y envilece el liderazgo),
ORIGINALES, GENUINOS Y COMPROMETIDOS
GOBIERNOS AUTONOMOS DESCENTRALIZADOS.
Los ejemplos y experiencias DE LOS GADS son
dignos de emularse. Los PROGRAMAS HACIA
EL DESARROLLO, con la asistencia de algunas
entidades nacidas en la entraña social tienen en sus
contenidos componentes de equidad, igualdad,
seguridad comunitaria; CAPACITACIÓN PARA
LA PRODUCTIVIDAD; salud alimentaria, turismo
ético, granjas productivas, recuperación forestal,
protección de cuencas hidrográficas, asambleas de
la mujer y la familia; tratamiento ecológico de los
deshechos sólidos, emanaciones tóxicas y ruido contaminante;
planes estratégicos y presupuestos
municipales participativos; impulso y apoyo decidido
a las manifestaciones de la CULTURA
NACIONAL Y POPULAR con clara vocación a
FORTALECER LA IDENTIDAD. Estos
GOBIERNOS AUTÓNOMOS TRASCENDENTES,
hacen posible la creencia en estructuras
democráticas que afianzan la igualdad entre los individuos
y una libertad auténtica. Claro está, su consolidación
también tiene oposición irracional;
algunos innovadores Alcaldes y Presidentes de la
Juntas, sufren tribulaciones provocadas por el
ostracismo fanático, personajes siniestros que no
quieren abandonar su condición de caciques de
aldea y crápulas, los cuales, han medrado las migajas
del poder partidista y que les utilizan como correas
de transmisión con las clientelas electoreras.
Entusiasma ver equipos humanos dirigentes que han
dicho: No al clientelismo. No al servilismo; No al
facilismo; No a recibir las cosas y recursos “a manos
lavadas”; No a la violencia cotidiana e institucional.
Por primera vez se pueden observar procesos participativos;
Instituciones y líderes que RINDEN
CUENTAS periódicamente; QUE LA
INFORMACIÓN, CONTRATOS Y PRESUPUESTOS
SON construidos colectivamente y
en actitud democrática a la luz del día TRANSPARENTADOS.
QUE HAN DESTERRADO EL
NEPOTISMO Y NEGOCIADO DE
CUALQUIER TIPO.
50
Sigue en pie la tarea fundamental para la gestión
renovadora; el traspaso de las competencias, desde
los organismos superiores, sin embargo de ser una
consecuencia infranqueable de un PODER
LOCAL FORTALECIDO, se ven impedidas por
negligencia burocrática, afanes de caudillaje e
interés económico centralista. Estas reivindicaciones
legítimas han elevado el nivel de conciencia
de los pobladores en el ejercicio de su
CONDICIÓN CIUDADANA, superando el simple
comportamiento de habitantes utilitaristas, históricamente
timados y manipulados.
La educación política del Pueblo, la vivencia en la
cultura, la participación efectiva en los hechos
comunitarios son los vectores que garantizan el
PODER CIUDADANO, EJERCITADO CON
RESPONSABILIDAD, DISCIPLINA, TRABAJO
FECUNDO, ÉTICA, MORAL; CON IDENTIDAD
PROPIA; ORIGINALIDAD DESDE LA
DIVERSIDAD. SIN EXCLUSIONES.
El Código Orgánico de Organización Territorial,
Autonomía y Descentralización, ayuda a proponer
un tránsito por el cauce democrático de gestión
anclada a la participación ciudadana más amplia.
El riesgo siempre será que nos ganen la partida los
tramposos y aprovechadores de toda vacilación y
cobardía de los más, los mayoritarios.
Un periodista que manifieste en su conducta la
supina ignorancia, que presuma de no ser político,
que no lea, que se encarame en la idiotez, que haga
uso de algún talento humano para timar, chantajear,
medrar y existir, merece señalarlo ante la vindicta
pública. El juicio de la historia es implacable.
No deja mono con cabeza.


Para la didáctica de la
Comunicación

1.- A N T E C E D E N T E S.

1.1. La estructura jurídica, financiera, orgánica institucional
del Gobierno de la Provincia de Santo
Domingo de los Tsáchilas se expresa en el carácter y
modelo mental de sus autoridades, que al ser elegidos
asumen las funciones para cumplir sus propuestas
hechas a los ciudadanos sufragantes.
1.2. La particularidad más sobresaliente es la temprana
creación de su condición jurídico política
como Provincia, lo que conlleva la prerrogativa de
ser tolerantes con las acciones de los dignatarios,
aún en los errores cometidos por cuenta propia, los
aciertos en la ejecución por delegación, influencia
partidaria y los intereses de quienes auspiciaron y
apoyaron sus candidaturas.
1.3. La designación de cuadros directivos llevan una
clara demostración de mayor influencia de tecnócratas
carentes de ideología renovadora y falta de
compromiso social. Sus ejecutorias en sus instancias
orgánicas se manejan con individualismo, desconectados
del engranaje necesario de la corporación. Los
52
servidores públicos de administración y operativos
asumen actitudes laborales con los vicios del
liberalismo, sectarismo, burocratismo.
1.4. La carencia de herramientas de planificación
ausentes de la participación ciudadana y de cuadros
ideológicos tienen repercusión en las actitudes de
una autoridad espontánea, limitada en sus perspectivas
lo que a su vez le da un sello en los estilos personalistas
que están cargados de subjetividades.
Mucho depende de los estados de ánimo para la ejecución.
1.5. En este contexto implementar una política
comunicacional resulta sumamente harto difícil
desde el conocimiento, convencimiento, planificación,
trabajo de equipo específico y de las otras
direcciones por su manejo arbitrario, desconectado
de las supuestas políticas institucionales.
1.6. De lo constatado en el tiempo precedente a mi
gestión (mes de junio de 2010) mientras conveníamos
mi participación en la estructura institucional,
se advertía un estilo que pretende emular
prácticas y procesos arcaicos con maquillaje
novelero lo que a la final genera caos imposible de
difundirlo. Las prácticas gerencialistas, administrativistas
desprovistas de conciencia crítica y formación
ideológica política que provoca nuevas formas
clientelares.
1.7. El permanente intento de contrastar las acciones
comunicacionales con el otro poder local, hace
perder la perspectiva y trastoca cualquier intento de
trabajar con criterios profesionales la comunicación
que no es simple artesanía o alaraca populista.
1.8. El contar en la Dirección con un personal con
una enraizada práctica boletinera y de alago a la
autoridad, mutila la construcción de una imagen
corporativa integral y de trascendencia. También el
entorno en la autoridad alimenta una práctica obsecuente
de incondicionalidad que hace perder la objetividad
a la autoridad a no contar con interlocutores
maduros que le señalen las deficiencias, falencias y
retroalimente el impacto de sus mensajes en la
opinión pública.
1.9. Definitivamente el sostener una Dirección de
Comunicación con este esquema irracional, arbitrario,
caótico institucional es una pretensión que
maquilla la real estructura implementada sobre la
base de los vicios del ejercicio del poder más
nocivos para un proceso que pretende revolucionar
los andamiaje que sostienen la caduca sociedad. El
aparato arcaico del Estado está intocado y se imponen
las fuerzas oscurantistas que hace en la práctica
involución.

2. METODOLOGÍA-PROCESO.
2.1. El reconocimiento de capacidades, habilidades,
condiciones, potencialidades de las personas en su
estado inexplorado e inexplotado fue punto de partida
para inducir una propuesta de trabajo de equipo
que supere los vicios burocráticos del dejar hacer
dejar pasar, el sectarismo, individualismo, el cumplo
y miento, el quedar bien con el entorno de la
autoridad y el no rendir cuentas.
2.2. Delegué responsabilidades profesionales a las
dos periodistas de cobertura de información interna
y tratamiento para difundir masivamente con productos
comunicacionales apoyados por personal técnico
operativo. La una contempla la Prefectura,
vice-prefectura, consejeros y a otra direcciones
departamentales, jefaturas y parroquias.
2.3. Elaboramos un instructivo a las direcciones y
jefaturas sobre recepción, tratamiento, difusión y
elaboración de productos comunicacionales,
estableciendo tiempos de entrega, responsabilidades
y ámbitos de competencia. De hecho, provocó reacciones
e incomprensiones para no perder parcelas
de poder y engañosas formas de halago a la autoridad.
Se trató de superar la gestión mezquina, fraccionada
e interesada de directores que denotaba una
disgregación perniciosa en la Institución y gestión
anárquica de la autoridad.
2.4. La relación con los reporteros, comunicadores y
periodistas profesionales se la lleva con dignidad y
respeto. Cerrando los atisbos para seguir las viejas
prácticas del chantaje a la autoridad pretendiendo
obtener prebendas o recursos fáciles con amenazas
de deteriorar la imagen o negarle la información en
sus medios. Me he negado a tranzar acuerdos de
pautaje, auspicio y cobertura sin contar con un
proyecto elaborado profesionalmente por el proponente
con conocimiento de la autoridad y el
cumplimiento irrestricto de la normatividad vigente
en la institución.

3. L O G R O S.

3.1. Convencer a la autoridad de la necesidad de un
trato humano profesional desde la apariencia de un
espacio nada funcional, que decía de la situación
precaria a instalarnos en oficinas que de alguna
forma ayuden al desempeño adecuado.
3.2. Superar en la solución de trámites represados de
un año de retraso en el cumplimiento de obligaciones
financieras. Por supuesto, que no se dio conformidad
a todos.
3.3. Definir los ámbitos y competencias del departamento
para que el andamiaje institucional sepa
cómo interactuar y dejemos de ser la oficina
apéndice y accesoria. La consecución de equipos
para producción en formato televisivo y fotográfico
ha significado una tarea persistente de los encargados
de dichas áreas.
s. La concreción de tener una buseta apropiada para
el traslado de periodistas e informadores en las
coberturas es una realidad.
3.4. La elaboración del documento
“COMUNICACIÓN DE NUEVO TIPO PARA
EL GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE
SANTO DOMINGO DE LOS TSÁCHILAS” fue
entregado a mediados del mes de julio del año en
curso, al Señor prefecto, para su consideración y
análisis.
3.5. Se definieron las responsabilidades de cobertura
y seguimiento de procesos, proyectos y ejecuciones
comunicables con la Prefectura, Direcciones
y Jefaturas.
3.6. El acercamiento con periodistas, comunicadores,
locutores, empresarios de m.c.s y demás
personas vinculadas con nuestro quehacer específico,
se mantiene en el cabal cumplimiento de códigos
de ética y conductas deontológicas, que nos garantizan
un tratamiento efectivo de procesos comunicacionales
con retroalimentación permanente.
3.7. Los aportes de la dirección de comunicación a
la elaboración del plan estratégico institucional
posibilitaron convencer que la actividad que
nosotros realizamos transversaliza toda la gestión,
implementación, ejecución y juzgamiento de la
opinión pública, tratando de fortalecer la imagen
institucional y sus miembros, evitando los menoscabos
de sus honras y funciones laborales.
3.8. Los planteamientos y los enfoques compartidos
con las otras direcciones de comunicación de las
Prefecturas de la mancomunidad centro norte,
tuvieron aceptación y asumieron como propias para
implementarlas en sus espacios laborales. El documento
elaborado y el logotipo tuvieron nuestra incidencia
directa para su concreción.
3.9. La opinión pública ciudadana reconoce nuestra
57
gestión como departamento de comunicación innovador,
prestante, profesional alejado de las veleidades
del poder efímero. Hay notorias diferencias
sustanciales en los estilos y procedimientos.

4. D I F I C U L T A D E S.

4.1. Los modelos implementados en el andamiaje
burocrático institucional denotan una enmarañada e
infranqueable barrera a generar procesos dinámicos,
innovadores que además estén acorde con los postulados
de una propuesta renovadora. Los vicios y
conductas reaccionarias impiden cualquier posible
propuesta comunicacional que les afecte en sus
comportamientos pancistas.
4.2. No se puede seguir esgrimiendo el peregrino
argumento de que son entidad naciente. Lo que
sucede es que desde el principio se entronizó y contemporizó
con la autoridad, las mecánicas diletantes,
arbitrarias, espontaneístas, administrativistas,
gerencialistas, resultadistas.
4.3. Están ausentes de las prácticas de servicio
público los contenidos ideológicos políticos de
Alianza País. El puestismo no puede afincarse sobre
mañosos procesos de selección de personal técnico.
No sólo es necesaria la exhibición de un currículo,
sino el récord laboral en términos de definir su vinculación
con otras tiendas políticas partidarias que
tienen mucho que ver con prácticas nefastas oportunistas
de acomodo.
4.4. La ausencia de orientación política desde la
cabeza, reemplazada por un activismo espontáneo
hacen el juego a la improvisación y el apantallamiento
de públicos manipulables y difusos.
Pretender promocionar figuras en eventos intrascendentes,
donde inclusive se mancillan los símbolos
patrios degenera en un rechazo ciudadano consecuente.
4.5. Obligar al personal del departamento a romper
cadenas de mando aprovechando ser parte del
“entorno íntimo” para dar instrucciones desatinadas,
alejadas de las prácticas elementales de la comunicación
con el exclusivo afán de que aparezca en los
medios la autoridad, causa efecto contrario.
4.5. Confrontar con algunos sujetos ligados a los
m.c.s. carentes de formación académica superior y
profesionalismo, quienes utilizan el chantaje, la
amenaza artera, la vendetta, el endiosamiento del
poder y la utilización de “ventajas” mercantiles es
una lucha permanente que no hay tregua. Sin embargo,
los hilos con la autoridad utilizando sus estilos
perversos tienen asidero en detrimento de una actitud
decente, honorable, profesional.
4.6. La incomprensión de procesos comunicacionales
con sustento científico por parte de algunos
directores departamentales, más el afán desmedido
de hacer méritos ante la autoridad y promocionar su
figura personal en desmedro de la unidad institucional,
rompe con todo proceso coherente, contundente
de impacto en la opinión pública.
4.7. La carencia de un plan estratégico institucional
actualizado y en plena vigencia. La inobservancia
del orgánico funcional recién aprobado, la inexistencia
de un manual de procedimientos son dogales
para cualquier gestión que aspire ser efectiva de calidad
y eficiente.
Prima el caos y la arbitrariedad inclusive en la evaluación
del Personal. Dando paso a quejosos
burócratas que afectando la autoridad inmediata se
manifiestan descontentos, utilizando la presión para
lograr recalificaciones.