EL BRICS BREGA POR LA MULTIPOLARIDAD 



LA V CUMBRE DEL BRICS FUE UN ALIENTO PARA EL TERCER MUNDO EL TERVER M,UNDO 



Juan Carlos Díaz Guerrero / Prensa Latina
difusion@cl.prensa-latina.cu

La V Cumbre del Brics, en la ciudad sudafricana de Durban, derivó en aliento para las naciones del tercer mundo sobre la cada vez más necesitada multipolaridad y esperanza de que otro mundo puede ser posible. En dos días de reuniones en esa ciudad portuaria, los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; de Rusia, Vladimir Putin; de China, Xi Jinping, y de Sudáfrica, Jacob Zuma, junto al primer ministro de la India, Manmohan Singh, avanzaron en aspectos estratégicos en esa dirección.
Si bien la mayoría de los acuerdos allí alcanzados versaron sobre la potenciación economía de esos cinco Estados emergentes, no es menos cierto que fijaron también su posición al referirse a asuntos claves de la geopolítica mundial.
El rechazo al uso de la fuerza y el derecho a la autodeterminación del pueblo y gobierno sirios, más el reclamo de solucionar el disenso nuclear de Irán mediante el diálogo de las partes, quedaron plasmados en los documentos finales.
Los líderes del Brics expresaron “profunda preocupación” por el empeoramiento de la situación humanitaria y de seguridad en ese país árabe. De ahí que condenaron “los cada vez más frecuentes casos de violación de derechos humanos y del derecho universal humanitario a raíz de la violencia desenfrenada”, que causó la muerte a cientos de miles de personas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Los presidentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica reafirmaron la necesidad de un diálogo nacional que “refleje las aspiraciones legítimas de todos los estratos de la sociedad siria y respete la independencia, la integridad territorial y la soberanía del país”.
Asimismo, apoyaron la misión del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lakhdar Brahimi.
En carta enviada desde Damasco a los reunidos en Durban, el presidente sirio, Bashar al-Assad, llamó a la cooperación para resolver el conflicto en su país. En la misiva pidió “trabajar juntos por el cese inmediato de la violencia en Siria, con el fin de garantizar el éxito de una solución política”.
Al-Assad recordó los dos años de terrorismo que “está matando a civiles y destruyendo la infraestructura y el patrimonio cultural de la nación, al igual que la convivencia e igualdad entre todos los componentes de la sociedad”.
El gobernante sirio instó a sus homólogos a contribuir a la estabilización de los diferentes conflictos que tienen lugar en el mundo, teniendo en cuenta el importante peso político, económico y cultural del Brics. En esa dirección, el bloque reconoció el derecho de Irán al uso pacífico de la energía nuclear e instaron a disipar las dudas sobre su programa por intermedio del diálogo entre Teherán, el Organismo Internacional de Energía Atómica y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, más Alemania.
Estados Unidos y sus aliados occidentales consideran una amenaza el desarrollo atómico de los persas, sin embargo, éstos han reafirmado que su objetivo es puramente pacífico.
Por una mejor gobernanza mundial
La reunión de Durban, primera del Brics a ese nivel en África, sesionó con el lema Asociación para el desarrollo, la integración y la industrialización. Bajo esos conceptos, los gobernantes aprobaron iniciativas como la creación de un Banco de Desarrollo, aún en ciernes, que ayudará a la asistencia mutua en situaciones financieras complejas.
Esta entidad bancaria es vista por los expertos como alternativa ante las políticas de dominación del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), controlados por Estados Unidos.
Con un capital inicial de 50 mil millones de dólares aportados por sus componentes, el banco cooperará con otros países de mercados emergentes y economías en vías de desarrollo, según trascendidos de la reunión.
El peso específico de esta institución financiera, cuya concreción definitiva debe materializarse en la próxima cumbre, se sustenta en que los cinco países del Brics acumulan en el presente alrededor del 50 por ciento de las reservas mundiales, incluido el oro. De conjunto, poseen el 21 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y algunos aseguran que para el 2050 ese PIB podría alcanzar el 40 por ciento.
El BM reconoció que el crecimiento económico global depende cada vez más de los países del Brics, cuyo comercio ascendió a 282 mil millones de dólares el pasado año.
En 2012 el crecimiento de la economía de los cinco países alcanzó una media del 6.1 por ciento y, según previsiones del propio grupo, deberá ser del 6.9 por ciento en 2013.
Esos cinco países disponen, además, del 42 por ciento de la población mundial y de alrededor del 45 por ciento de la fuerza de trabajo del planeta. Para algunos estudiosos, de mantenerse la dinámica de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica superará a la de otros grupos económicos emergentes.
Según Zuma, las negociaciones formales para establecer la institución financiera se sustentaron en la “considerable necesidad de infraestructuras, que sumarán 4.5 billones de dólares en los próximos cinco años”. Los gobernantes convinieron también en la creación de una reserva de riesgo para el comercio y el desarrollo con el objetivo de promover una mayor cooperación, ascendente a 100 mil millones de dólares.
De igual manera, concertaron interconectarse mediante un cable submarino de 28 mil 400 kilómetros, proyecto que costará mil 200 millones de dólares, y es valorado como una alternativa para acabar con la dependencia tecnológica en ese campo.
Otro paso importante fue la constitución del Consejo de Negocios Brics, que se utilizará como “plataforma para profundizar y promover los vínculos económicos, comerciales y las inversiones” entre sus miembros.
El Consejo de Negocios profundizará la promoción de las relaciones comerciales, la transferencia tecnológica y cooperación en áreas como el sector bancario, la economía ecológica, la manufactura e industrialización por la vía privada.
La mandataria brasileña afirmó que el gran desafío de los países emergentes es el de encontrar un “camino más vigoroso” de crecimiento que impida el contagio de la crisis en el mundo desarrollado. “No podemos permitir que los problemas de los Estados avanzados creen obstáculos para nuestros países”, subrayó Rousseff.
La dignataria suramericana reiteró su reclamo de defender las reformas del BM y el FMI, y señaló que en estos foros es importante se “refleje el peso del Brics y de los países en desarrollo para que la gobernanza sea más democrática”.
Vladimir Putin, en tanto, llamó a fortalecer y ensanchar los vínculos entre los Estados de la asociación. El objetivo estratégico “en la perspectiva a mediano y a largo plazos es fijar el Brics en las posiciones de uno de los elementos clave del sistema de la dirección global, lo cual concierne a las esferas político-jurídica, así como financiero-económica”, remarcó.
Más allá de lo convenido como grupo Brics, hubo también arreglos de cooperación bilaterales.
Beijing y Brasilia rubricaron un memorándum de entendimiento sobre la cooperación bilateral en políticas macroeconómica, fiscal y financiera, además de un acuerdo de canje de divisas destinado a ampliar el acceso de ambas naciones a recursos financieros cuando sea necesario.
Moscú y Pretoria, por su parte, abarcaron convenios en las ramas de seguridad aérea, educación, artes y cultura, pesca, minería, transporte, energía, y ciencia y tecnología.
________________________________
Jorge Casal, profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de Cuba, significó que lo acordado en Durban contribuirá a potenciar la economía global, y de no hacerse, dijo, “no veo posibilidades de que el mundo salga de la crisis de hoy”.