H. CAPRILES CANDIDATO DE ESTADOS UNIDOS Y LAS DERECHAS VENEZOLANAS Y LATINOAMERICANAS 



EMBAJADA USA EN CARACAS ADMITE APOYO INJERENCISTA 



La injerencia de Estados Unidos en el proceso electoral de Venezuela es un hecho incontrastable que nació del odio a la Revolución Bolivariana y a su líder Hugo Chávez Frías, razón suficiente para que haya volcado todo su apoyo al candidato presidencial Herique Capriles Radonski, representante de las derechas más recalcitrantes de Venezuela, América Latina, el Caribe y de otras partes del mundo.
El apoyo estadounidense a Capriles viene desde el anterior proceso electoral que culminó el 7 de octubre de 2012 con el triunfo del presidente Chávez. En un documento del 16 de septiembre de 2011 emitido desde la Embajada de Estados Unidos en Caracas y firmado por K. Keiderling, Jefe Adjunto de la Misión Diplomática, que fue hecho público en días pasados por el Foro Expláyate bajo el título El Lado Oscuro de Capriles, se constata que “Henrique Capriles espera ganar elecciones presidenciales de 2012 en Venezuela.
El documento revelado señala que el gobernador del Estado Miranda y líder clave de la oposición política del partido Primero Justicia, Capriles (PJ) Henrique dijo al Post el 15 de septiembre 2011 que se muestra optimista respecto a sus posibilidades de ganar las elecciones presidenciales de octubre 2012. En las reuniones Capriles reconoció que esto dependerá de la capacidad de la oposición para trabajar juntos, y que logrará el apoyo unánime a su candidatura.
Según el informe de Keiderling, Capriles habría dicho que aprecia la ayuda que se le había proporcionado, y celebró la decisión de febrero de 2012 en la que la embajada dio su apoyo a todos los candidatos de la oposición, mediante la USAID que trabajó previamente con lo que está prácticamente garantizada esa ayuda. Capriles lamentó la salida de John Caulfield, ( funcionario de la Embajada) pero aceptó al mismo tiempo que esa salida no sería en modo alguno un peligro para nuestras metas.
Por otra parte, Capriles reiteró que en caso de que obtenga una clara victoria en las próximas elecciones, la política exterior Venezuela se vería completamente revisada y Caracas se convertiría en un socio fiable Estados Unidos. El informante advierte que para apoyarlo se realizó un análisis exhaustivo de los inconvenientes de la campaña presidencial de Capriles que indicó que él estaba muy preocupado por las acusaciones del presidente Chávez sobre la participación de Estados Unidos en la campaña de la oposición política en la campaña electoral. Sus preocupaciones fueron reconocidas como legítimas, y se hizo una sugerencia para reducir al mínimo los encuentros en Venezuela, informa al Departamento de Estado, K. Keiderling y añade que Capriles acordó llevar a cabo las siguientes reuniones en Colombia y los Estados Unidos a principios de 2012 para trabajar en las estrategias posteriores fuera de Venezuela.
K. Keiderling manifiesta que fueron discutidos los aspectos financieros con Capriles al que le notificaron de que los fondos asignados para el año en curso habían sido trasladados de conformidad con las disposiciones anteriores. Los recursos adicionales deben ser canalizados a través de sus apoderados de confianza y hacia nuevas entidades, a saber, a través de organizaciones no gubernamentales de Chile, Panamá, Colombia y la Unión Europea.
Capriles fue informado también de que la financiación de las operaciones del próximo año se ha aumentado para asegurar su victoria en las próximas elecciones, se afirma en el documento oficial de la Embajada de Estados Unidos en Caracas y finalmente asevera que Capriles parecía estar muy entusiasta acerca de la discusión que tuvo lugar, afirmando que estaba dispuesto a continuar su lucha por la democracia”.
En el actual proceso electoral, Henrique Capriles, en su calidad de dirigente derechista dijo que aceptó la postulación porque “su lucha no es por ser presidente sino que Venezuela salga adelante”. Lo que calló es que todos sus discursos, poses y decires son elaborados científica y técnicamente por altos especialistas estadounidenses, sin que entre ellos falten los expertos en campañas políticas y guerra sicológica de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). El candidato de la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD) para las elecciones presidenciales del próximo 14 de abril cuenta con el apoyo total de Estados Unidos y sus cipayos nacionales y latinoamericanos
Capriles Radonski, prevalido del apoyo de la oposición política antichavista ha desatado una campaña de odio visceral a todo cuanto signifique chavismo, socialismo o simple izquierdismo. En sus discursos se le ve con un rostro desencajado por su rabia e impotencia que le lleva a expresar tonos desafiantes para atacar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y calificar como una “vergüenza” al titular para la Defensa, Diego Molero Bellavia.
La campaña electoral en Venezuela se ha coinvertido en un derroche de insultos expresados por el gobernador de Miranda, que recibió el ofrecimiento de la candidatura de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), plataforma que aglutina a la oposición. Sus discursos se caracterizan por la dureza de sus ataques a Nicolás Maduro a quien le acusó de recibir "cursos de actuación en Cuba".
Capriles, que perdió en las elecciones del 7 de octubre de 2012 contra Chávez, indicó que cree que ganará las elecciones en esta ocasión, creencia desmentida por todas las encuestas que dan a Maduro una ventaja de hasta 22 puntos
Alfredo G. Pierrat, corresponsal de Prensa Latina en Caracas informaba: “Con reiteradas alertas de que hay un camino e insistentes llamados a subirse al autobús del progreso, Henrique Capriles Radonski trata de seducir a una parte importante del electorado, hasta ahora esquiva, para convertirse en presidente de Venezuela. Detrás del candidato presidencial de la derecha venezolana está la Casa Blanca de Washington que lo asesora para mostrar una imagen de reformista, demócrata y popular, afirmó el reconocido sociólogo estadounidense James Petras.
Añadía que en declaraciones al diario digital El Ciudadano, el destacado intelectual Petras señaló que el postulante de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) tiene “el respaldo incondicional del presidente de Estados Unidos (Barack Obama)”, frente al masivo respaldo popular a Hugo Chávez y a su legado recogido por Maduro. Petras agregó que desde la Casa Blanca lo están asesorando sobre cómo presentarse. “Capriles es mostrado como un buen muchacho, reformista híper-enérgico, que quiere un cambio moderado” para Venezuela.
Denunció el académico y autor de varios libros que, en realidad, el candidato derechista encabezó “la mafia” que dio el golpe de Estado contra Chávez en 2002 y formó parte de “la banda que atacó la Embajada cubana” en Caracas en ese momento. Recordó que Capriles también “apoyó el lockout (paro patronal) de los gerentes petroleros en 2003”.
Por lo cual, señaló Petras, dice Alfredo G. Pierrat, su postura de supuesto demócrata “es todo un maquillaje porque tiene antecedentes violentos, golpistas, vinculado siempre a los sectores de ultra derecha”.
Maduro ha denunciado reiteradamente los planes violentos de la derecha que apoya a Capriles y así mismo ha reiterado su llamado a todos los venezolanos para vivir en paz a pesar de las diferencias políticas que puedan existir. “Podemos vivir en paz y tenemos que vivir en paz”, expresa recordando el pensamiento de Hugo Chávez
Se sabe que la victoria que obtendrá Maduro en las elecciones del domingo 14 de abril, tratará de ser empañada por actos violentos de las derechas derrotadas. Esta es la razón para que Maduro siempre llame a mantener la cordura y la paz como bienes propios de los venezolanos.
Por su parte, Henrique Capriles Radonski siempre habla de que los venezolanos emprender el camino del autobús del progreso. Este personaje de 40 años recién cumplidos, soltero y abogado, “nacido en cuna de oro inició su carrera política como diputado al Parlamento gracias al dinero de papá, quien en 1998 le compró un curul al partido Copei.
Se afirma que hasta entonces nunca antes había visitado Zulia, pero representó a partir de las elecciones legislativas de 1998 a ese Estado en el extinto Congreso de la República, donde fue nombrado por consenso presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Parlamento. Sin embargo, su participación en el Poder Legislativo terminó en 1999 con la disolución del Congreso Nacional por la Asamblea Nacional Constituyente aprobada en referendo por iniciativa de Chávez, quien había sido electo jefe del Estado en esos mismos comicios.
Un año después, junto con su actual lugarteniente Leopoldo López, entre otros, fundó el partido Primero Justicia, una operación que marcó con el sello de la corrupción el origen de esa formación política integrada por ex militantes de los partidos Acción Democrática (AD) y, sobre todo, del socialcristiano Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei).
Existen pruebas de que Primero Justicia fue creado con dinero desviado de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en esa época controlada por la llamada “meritocracia”, facilitado por la madre de López, entonces ejecutiva de la mayor empresa petrolera del país. De Primero Justicia se afirma, además, que recibió dinero de la Nacional Endowment for Democracy (NED), organización vinculada a la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA), y que financia a partidos y grupos opositores para promover la desestabilización de gobiernos progresistas en el mundo.
Alfredo G. Pierrat agrega que la carrera política de Capriles Radonski continuó en Baruta, uno de los cuatro municipios del Estado Miranda, que forman parte, al mismo tiempo, de la Gran Caracas, de donde fue alcalde durante dos períodos consecutivos, de 2000 a 2008. Su paso por Baruta, uno de los bastiones de los sectores más acomodados del país, sirvió a Capriles Radonski de trampolín para saltar a la gobernación del Estado Miranda, cargo para el que fue elegido en las votaciones regionales de noviembre de 2008, y del que se separó temporalmente en junio de este año para iniciar su campaña para las presidenciales de octubre.
El “flaquito”, como se ha llamado a sí mismo en algunos de los mítines de la campaña presidencial que ha realizado en su recorrido “pueblo a pueblo”, no es un venezolano cualquiera. Su padre, Henrique Capriles García, descendiente de una familia de judíos sefardíes provenientes de Holanda y asentados en Curazao antes de emigrar a Venezuela, dirige un conglomerado de empresas familiares.
La Cadena Capriles agrupa numerosos medios de comunicación, entre ellos el diario Últimas Noticias, uno de los periódicos más críticos contra el chavismo. Su progenitora, Mónica Radonski Boechenek, proviene de una familia judía ruso-polaca superviviente del holocausto nazi. El abuelo de Henrique por parte de madre se desempeñaba en Polonia en el negocio de la exhibición de películas, sector en el que continuó al llegar a Venezuela, donde creó su primera sala de cine en 1947, en Puerto La Cruz.
El negocio prosperó y hoy la familia Radonski es propietaria de un extenso circuito de exhibición integrado a la Cadena Cinex, la mayor del país, con casi 300 salas en los más lujosos entornos, además de importantes intereses en el sector inmobiliario. Con esos antecedentes, resulta válida la afirmación reproducida por la periodista venezolana María Alejandra Díaz en un artículo divulgado por Aporrea: “Capriles Radonski forma parte de la más rancia oligarquía, cuyo capital en esencia no es venezolano. Jamás ha sabido lo que es pasar hambre”.
¿Fascista y sionista?
Mucho se ha escrito y dicho sobre las tendencias ideológicas de Henrique Capriles Radonski, pero lo único claro y bien establecido es que definitivamente no es un hombre de izquierda, aunque el propio candidato trate de enmascarar su pensamiento político real al introducir en sus discursos términos y conceptos propios de esas corrientes.
Por el contrario, algunos antecedentes de su trayectoria inducen a ubicarlo en la ultra derecha o en posiciones cercanas a ella, particularmente su militancia -junto con Leopoldo López- en la filial venezolana de la organización ultra derechista “Tradición, Familia y Propiedad” (TFP), una agrupación de laicos católicos fundada en 1960 en Sao Paulo, Brasil, por el político, periodista y escritor ultra conservador brasileño Plinio Corrêa de Oliveira.
A pesar de esos antecedentes judíos, el analista Martorano, califica a Capriles Radonski de sionista y lo atribuye a su identificación ideológica “con ese proyecto racista y reaccionario”. En ese artículo, Martorano afirma que hace algún tiempo Capriles se reunió con representantes de la Confederación de Asociaciones israelitas de Venezuela, organización que calificó de abiertamente sionista.
En esa reunión -prosigue-, entre otros temas se tocaron las relaciones de Venezuela con Irán, el supuesto antisemitismo de la Revolución Bolivariana y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Estado de Israel, que Capriles prometió cumplir en caso de ser elegido Presidente de la República.
Todo esto sirve como telón de fondo para actuaciones políticas, que en la práctica diaria tuvieron sus momentos culminantes en abril del 2002, con su participación directa en el golpe de Estado contra Chávez, y su protagonismo incuestionable en el asedio e intento de allanamiento de la embajada de Cuba en Caracas y en la cacería de brujas desatada contra funcionarios del gobierno tras el secuestro del Presidente.
Chocolate dulcito
Capriles Radonski ha moderado su discurso porque, al decir de Jesse Chacón, director del Grupo de Investigación Social Siglo XXI, en la Venezuela de hoy no se gana una elección con un discurso de derecha.
Frases cortas, constantes exclamaciones de ¡Viva Venezuela! o ¡Cómo te quiero, Venezuela!, aliñan sus discursos, plagados de críticas a todo lo que sea -o parezca ser- del gobierno o de Chávez. Al mismo tiempo, multiplica promesas de todo lo que hará cuando sea presidente, que en la mayoría de los casos se refieren a proyectos económicos y sociales que ya fueron hechos o están en ejecución.
Y todo eso en un lenguaje más propio del marketing publicitario, preparado por el ejército de especialistas que lo asesoran, con el fin de hacer más atractivo un producto que, en otras condiciones, sería poco vendible. De ese laboratorio de ideas surgió seguramente la frase Chocolate Dulcito, con la que el candidato se llamó a sí mismo durante una reunión donde las mujeres predominaban en el auditorio, así como el repetido eslogan de que "hay un camino" y los constantes llamados a los electores potenciales a subirse al “autobús del progreso”.
Pero más allá de discursos, frases y pronunciamientos, lo realmente importante es lo que está detrás del personaje. Por una parte, es clara la estrategia del principal partido que lo respalda, Primero Justicia, de romper el bipartidismo (AD/Copei) que gobernó Venezuela durante 40 años hasta la llegada de Chávez en 1999.
En ese sentido, la misma creación de Primero Justicia se parece mucho al Primero Colombia fundado en el vecino país, con parecidos objetivos, por Álvaro Uribe, personaje con el que tanto Capriles Radonski como su asociado Leopoldo López, mantienen estrechos vínculos.
El candidato, tanto por sus orígenes como por su pensamiento político, es un genuino representante de los más poderosos grupos económicos y financieros de Venezuela y de importantes transnacionales estadounidenses y europeas, que tienen como interés común recuperar el control del país y, sobre todo, de la industria petrolera de la nación con mayores reservas probadas del mundo. Esto se puso en evidencia con claridad al salir a la luz pública el contenido de un programa de gobierno, hasta entonces secreto, para ser ejecutado por Capriles en caso de llegar a la presidencia.
En síntesis, se trata de un programa de contenido abiertamente neoliberal, que incluye medidas que, de aplicarse, significarían el desmontaje de prácticamente todo lo logrado por el gobierno del presidente Chávez a lo largo de 13 años y, en especial, la entrega de la industria petrolera a la empresa privada y a las transnacionales foráneas.
Con esas propuestas, que disfraza y maquilla, Henrique Capriles Radonski se presenta a la cita electoral en la que, según la mayor parte de las encuestas realizadas por consultoras serias y de reconocida trayectoria profesional, no tiene ya la más mínima posibilidad de ganar.
Miguel Ángel Pérez Pirela, conductor del programa televisivo Cayendo y Corriendo, resumió de manera muy gráfica sus posibilidades electorales en uno de sus análisis sobre los medios de comunicación venezolanos: “El camino que Capriles propone, está lleno de chavistas”.
El 4 de abril, CubaDebate publicó las 50 verdades sobre Henrique Capriles Radonski, candidato a la presidencia de Venezuela, Publica una foto en la que el hoy candidato a la Presidencia de Venezuela encabeza los hechos vandálicos contra la Embajada de Cuba, durante Golpe de Estado contra Chávez. Y se pregunta ¿Quién es realmente el candidato que enfrentará a Nicolás Maduro en las elecciones del 14 de abril del 2013?
1. Nacido en 1972, Henrique Capriles Radonski procede de dos de las más poderosas familias venezolanas, las cuales se encuentran a la cabeza de varios conglomerados industriales, inmobiliarios y mediáticos (Capriles) y poseen el Circuito Nacional de Exhibiciones (Cinex), segunda cadena de cines del país (Radonski).
2. Su familia es propietaria del diario Últimas Noticias, de mayor difusión nacional, cadenas de radios y un canal de televisión.
3. En los años 80, militó en el partido de extrema derecha Tradición, Familia y Propiedad.
4. Capriles fue elegido diputado en 1999 por el Estado de Zulia por el partido de derecha COPEI. Contra todo pronóstico y a pesar de su inexperiencia política, fue nombrado inmediatamente presidente de la Cámara de Diputados, convirtiéndose en el más joven diputado en dirigir la Cámara baja del Parlamento.
5. En realidad, logró imponerse a los otros aspirantes con mayor trayectoria política gracias al poder económico y financiero de su familia que financió las campañas de muchos diputados.
6. En 2000, fundó el partido político Primero Justicia con el conservador Leopoldo López y se alió con el International Republican Insititute, rama internacional del Partido Republicano estadounidense. El presidente de la época era George W. Bush, el cual brindó un amplio apoyo a la nueva formación política que se oponía a Hugo Chávez, particularmente mediante el National Endowment for Democracy.
7. Según el New York Times, “La National Endowment for Democracy se creó hace 15 años para llevar a cabo públicamente lo que ha hecho subrepticiamente la Central Intelligence Agency (CIA) durante décadas. Gasta 30 millones de dólares al año para apoyar partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos en docenas de países”.
8. Según Allen Weistein, padre de la legislación donde se establecía la NED, “mucho de lo que hacemos hoy ya lo hacía la CIA de manera encubierta hace 25 años”.
9. Carl Gershman, primer presidente de la NED, explicó la razón de ser de la Fundación en junio de 1986: “Sería terrible para los grupos democráticos del mundo entero ser vistos como subvencionados por la CIA. Vimos eso en los años 60 y por eso pusimos término a ello. Es porque no pudimos seguir haciéndolo que se creó [la NED]”.
10. Durante su mandato de alcalde de la municipalidad de Baruta, Capriles firmó varios acuerdos con el FBI estadounidense para formar a su policía municipal, y recibió fondos de la embajada de Estados Unidos para esa misión.
11. Henrique Capriles participó activamente en el golpe de Estado contra Hugo Chávez organizado por Estados Unidos en abril de 2002. Alcalde de Baruto, procedió al arresto de numerosos partidarios del orden constitucional, entre ellos Ramón Rodríguez Chacín, entonces Ministro de Interior y Justicia, el cual fue violentamente agredido por los partidarios del golpe frente a las cámaras de televisión.
12. Al respecto, las palabras de Rodríguez Chacín son esclarecedoras: “Les hice ver [a Henrique Capriles y Leopoldo López, quienes llegaron para arrestarlo] el riesgo, el peligro que había para mi integridad física [de salir frente a la multitud], que la situación se iba a escapar de sus manos, sugerí salir por otro lugar, el sótano y la respuesta que recibí de Capriles, precisamente, fue que no, porque las cámaras estaban al frente del edificio. Ellos querían sacarme en frente de las cámaras, para exhibirme, no sé, supongo; para vanagloriarse ellos, a pesar del riesgo”.
13. Unos días antes del golpe de Estado, Capriles apareció ante las cámaras de televisión con los dirigentes de su partido político Primero Justicia para reclamar la renuncia de Hugo Chávez, de los diputados de la Asamblea Nacional, del Fiscal de la República, del Defensor del Pueblo y del Tribunal Supremo de Justicia. Tras el golpe del 11 de abril, la primera decisión de la junta golpista fue precisamente disolver todos estos órganos de la República.
14. En abril de 2002, Primero Justicia fue el único partido político en aceptar la disolución por la fuerza de la Asamblea Nacional que ordenó la junta golpista de Pedro Carmona Estanga.
15. Durante el golpe de Estado de abril de 2002, Capriles también participó en el asedio a la embajada cubana de Caracas, que organizaron la oposición venezolana y la extrema derecha cubanoamericana. Estaba presente Henry López Sisco, cómplice del terrorista cubano Luis Posada Carriles, responsable de más de un centenar de asesinatos, entre ellos el atentado contra el avión de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976 que costó la vida a 73 pasajeros.
16. Tras cortar el agua y la electricidad, Capriles, quien pensaba que el vicepresidente de la época Diosdado Cabello, se había refugiado en la entidad diplomática, entró y exigió del embajador revisar el lugar, violando así el Artículo 22 de la Convención de Viena, que estipula que las representaciones diplomáticas son inviolables.
17. Germán Sánchez Otero, entonces embajador cubano en Venezuela, le respondió lo siguiente: “Si usted conoce el derecho internacional debe saber que tanto Venezuela como Cuba tienen derecho a que un ciudadano sea evaluado para recibir asilo político en cualquier sede diplomática. Un demócrata, un humanista, no puede admitir que haya niños sin agua, sin electricidad y sin comida”.
18. Al salir de la embajada, Capriles, lejos de calmar la multitud alterada, declaró a la prensa que no había podido revisar la representación diplomática y que estaba en la imposibilidad de confirmar o no la presencia de Cabello, lo que suscitó nuevas tensiones.
19. Por su participación en el golpe de Estado, Capriles fue enjuiciado y encarcelado de modo preventivo por sustraerse a la justicia.
20. El fiscal de la República, Danilo Anderson, encargado del caso Capriles fue asesinado en noviembre de 2004 en un atentado con coche bomba.
21. En 2006, los tribunales absolvieron a Capriles.
22. En 2008, se abrió un nuevo juicio penal que todavía está en curso.
23. Tras su elección en 2008 como gobernador del Estado de Miranda, Capriles expulsó de las instalaciones de la región a los funcionarios encargados de los programas sociales que elaboró el gobierno de Chávez.
24. En su programa electoral, Capriles promete luchar contra la delincuencia. No obstante, desde su llegada al poder en Miranda, la inseguridad se incrementó haciendo del Estado uno de los tres más peligrosos de Venezuela. Entre 2011 y 2012, la tasa de homicidios aumentó más de un 15%.
25. A pesar de este balance, Capriles, reelegido en 2012, todavía se niega a aceptar la implantación de la Policía Nacional Bolivariana en el territorio que dirige.
26. Entre 2008 y 2012, Capriles despidió a más de mil funcionarios en el Estado de Miranda –que trabajaban en el sector cultural– por considerarlos sospechosos de ser partidarios del antiguo gobernador chavista Diosdado Cabello, y procedió al cierre de decenas de bibliotecas.
27. En 2012, Capriles se reunió secretamente en Colombia con el general Martin Demsey, Jefe del Estado Mayor de Estados Unidos. No se filtró nada de esas conversaciones.
28. Capriles no deja de reclamarse del antiguo presidente brasileño Lula da Silva. No obstante, éste brindó varias veces su apoyo a Hugo Chávez, particularmente en las últimas elecciones de octubre de 2012. “Tu triunfo será nuestro”, declaró en un mensaje al Presidente Chávez.
29. Candidato a la elección presidencial de 2012, en nombre de la Mesa Unidad Democrática que agrupó los partidos de oposición, Capriles perdió el escrutinio con más de diez puntos de diferencia.
30. En caso de victoria en las elecciones presidenciales del 14 de abril de 2013, Capriles prometió la amnistía para Pedro Carmona Estanga, antiguo presidente de Fedecámaras que encabezó la junta militar durante el golpe de Estado, actualmente prófugo de la justicia y refugiado en Colombia.
31. El programa presidencial de Capriles es de esencia neoliberal y preconiza una aceleración de las privatizaciones en una economía controlada en más del 70% por el sector privado, una autonomía y una descentralización.
32. En caso de victoria de Capriles, la empresa petrolera nacional Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), no se encontrará bajo control político.
33. El programa de Capriles prevé la suspensión de la ayuda financiera que otorga PDVSA al Fondo de Desarrollo Nacional (FONDEN), el cual financia las infraestructuras y los programas sociales.
34. Capriles impondrá un aumento del precio de la gasolina que se consume en el mercado nacional.
35. Se cancelarán las reformas agrarias que realizó el gobierno de Chávez y se restituirán las tierras a los latifundistas.
36. La Ley de Pesca, de la cual se beneficiaron decenas de miles de trabajadores del mar, también se abrogará.
37. Capriles autorizará en Venezuela el cultivo de organismos genéticamente modificados.
38. Capriles propone “incorporar en el sistema educativo básico y medio, temas demostrativos sobre la conexión entre propiedad, progreso económico, libertad política y desarrollo social”.
39. Capriles prevé otorgar independencia total al Banco Central de Venezuela, con el fin de evitar todo control democrático sobre las políticas financieras y monetarias, y le prohibirá “financiar el gasto público”.
40. Capriles anunció que pondría fin a la relación especial con Cuba, lo que afectará los programas sociales en los campos de la salud, la educación, el deporte y la cultura.
41. Capriles pondrá término a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), organismo de integración regional.
42. Capriles suprimirá el programa Petrocaribe que permite actualmente a 18 países de América Latina y el Caribe, o sea 90 millones de personas, conseguir petróleo subvencionado y asegurar su abastecimiento energético.
43. Capriles prevé firmar tratados de libre cambio (TLC), particularmente con Estados Unidos y la Unión Europea.
44. Capriles prevé volver a otorgar la concesión hertziana al canal RCTV, que emite ahora vía cable y satélite, a pesar de su participación abierta en el golpe de Estado de abril de 2002.
45. Capriles prohibirá todos los programas políticos en el canal nacional Venezolana de Televisión, dejando así el monopolio del debate ciudadano a los canales privados.
46. Capriles prevé “supervisar y controlar la proliferación de emisoras de radio […] y regular el crecimiento de las emisoras de radio comunitarias”.
47. El Programa de la MUD prevé reducir sustancialmente el número de funcionarios.
48. Capriles eliminará el FONDEN, fondo especial destinado a financiar los programas sociales.
49. Capriles pondrá término a la regulación de precios que permite a toda la población adquirir los productos de primera necesidad.
50. Capriles acusa al gobierno venezolano y a la familia de Hugo Chávez de haber ocultado la muerte del Presidente. Para él, su fallecimiento ocurrió antes del 5 de marzo.
(Tomado de Opera Mundi)

El pueblo venezolano es sabio y le sobra la nefasta experiencia de los gobiernos de las derechas neoliberales que originaron en Caracazo que tantos muertos causó. Jamás votará por Capriles que es lo mismo que Tradición, Familia y Propiedad que le pertenece a la extrema derecha. No votará por el regreso al pasado de oprobio porque ahora tiene dignidad.

COMITÉ INDEPENDENCIA Y SOBERANÍA PARA AMÉRICA LATINA
- CISPAL-
Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com