REPÚBLICA POPULAR CHINA: ¿SOCIO ESTRATÉGICO DE ECUADOR O PUNTO DE EXPANSIÓN EN AMÉRICA DEL SUR? 



CHINA:MAYOR INVERSIONISTA-PRESTAMISTA 




El gobierno del presidente Rafael Correa Delgado terminó con el dominio económico-político de los gemelos de la explotación: Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial a cuyo gerente en Quito lo expulsó del territorio ecuatoriano, pero si ya no contaba con esas fuentes de financiamiento, era lógico que recurriera a otras, y la que proponía mejores ofertas era la República Popular China que escogió al Ecuador como un punto de expansión en América del Sur. En la actualidad China es la mayor inversionista-prestamista, es la de mayor penetración empresarial y la constructora de megaproyectos convertidos en bandera del gobierno de la “revolución ciudadana” de Alianza Pais.
China es la segunda economía mundial que, entre el 2015 y 2020, podría convertirse en la primera economía desplazando a Estados Unidos a lugares secundarios. En el Ecuador, China empezó a invertir en el año 2006, con la intervención de Andes Petroleum, que fue adquirida a la canadiense Encana por 1.400 millones de dólares. Para consolidarse en el área hidrocarburífera, Andes Petroleum ofreció realizar inversiones por un volumen superior a los 2.000 millones de dólares USD.

La República Popular China para mantener su crecimiento económico requiere de materias primas que las posee América Latina. En el Ecuador, una compañía minera china quiere invertir más de 3.000 millones de dólares en la explotación de cobre. Pero sus inversiones mayores están en el desarrollo del sector energético y en otras áreas de menor cuantía. Tantas inversiones demuestran que el Ecuador es el país de la región que ha recibido más inversión china, si se considera el tamaño de su territorio, de su población y economía.
El hoy reelecto presidente Correa al terminar con las relaciones crediticias del FMI y BM anunciaba que el Ecuador requería de créditos y que no importaba si esos créditos fuesen más caros que los contraídos con los “gemelos de la explotación”, que no sólo entregaban dólares sino que imponían reglas para el manejo de la economía.
El ex embajador Cai Runguo de China en Ecuador, en una entrevista concedida a periodistas ecuatorianos y extranjeros sostenía: “si se comparan las tasas de los créditos con las de organismos como el Banco Mundial o el FMI, son altas, pero hay que aclarar que estos son créditos comerciales y no creo que Ecuador pueda encontrar en otros bancos extranjeros préstamos de este tipo con tasas más bajas. Entre todos los créditos que el Eximbank ha ofrecido a América del Sur, las condiciones para el Ecuador han sido las mejores. Para un crédito existen muchas condiciones, el interés es solo una de ellas; los organismos pueden ofrecer bajas tasas, pero tienen otras condiciones que el Gobierno ecuatoriano no puede aceptar”.

Con el realismo que caracteriza a los chinos, Runguo dijo que el Gobierno chino busca estrechar relaciones con todos los países en desarrollo, ya que tienen el mismo propósito político, por eso mejorar las relaciones con el Ecuador está dentro de la estrategia china. Ahora, China, que es también un país en desarrollo, tiene una alta demanda de materias primas y por eso los países que exportan cobre, hierro y petróleo pueden tener un ingreso alto. Si no fuera por la necesidad china, el precio de estos productos bajaría”. Esa política de acercamiento se ha mantenido inalterable a lo largo de estos últimos seis años.

Sin embargo de la mutua necesidad de cooperación, el gobierno del Ecuador se enfrenta a serios y múltiples problemas surgidos de la oposición indígena a la explotación minera a cielo abierto aduciendo que ese tipo de explotación a gran escala o megaminería terminará por afectar y destruir el medio ambiente y, en especial el agua.

Esa oposición ha impedido la explotación minera muy a pesar de que el 5 de marzo de 2012, el gobierno del Ecuador haya firmado el contrato de explotación minera con la empresa china Ecuacorrientes S.A. A más de compañías chinas petroleras y mineras, otros grandes contratos están en vigencia y en diferente estado de ejecución.

Una investigación de la periodista Rosa Torres Gorostiza de diario Expreso de la ciudad de Guayaquil afirma que de los 24 contratos estatales más grandes de obras y servicios están en manos de quince compañías, por 5.270 millones de dólares. Estas fueron creadas en los últimos cuatro años.
Durante el 2002 se registraron las primeras tres sucursales de empresas chinas (ZTE Corporación, Huawei y Sinopec) en el país. Diez años después, la cantidad de esas filiales está cerca de llegar a sesenta y la mayoría tiene contratos millonarios con las compañías estatales, en áreas como hidrocarburos, energía, minas, puentes, control de inundaciones y provisión de servicios.
Otras empresas, inscritas en los últimos cuatro años en el Registro Mercantil (ya sea como filiales o compañías ecuatorianas, pero con capitales extranjeros) son proveedoras de servicios y equipos de las que construyen los grandes proyectos.
En total 24 contratos, por 5.270'239.787 dólares, fueron entregados a 15 empresas chinas, que se domiciliaron en el país uno o dos meses antes de la firma de esos documentos, sostiene.
La Cámara de Comercio Ecuatoriano-China tiene registradas 42 empresas con capitales del gigante asiático. La Superintendencia de Compañías reporta la inscripción de 29 sucursales chinas, cifra que no incluye a las que están clasificadas como empresas ecuatorianas, pero son filiales de corporaciones registradas en Estados Unidos, Canadá y otros países, que han sido adquiridas por transnacionales de China.
Entre unas y otras, afirma Rosa Torres Gorostiza, se han contabilizado un total de 56 compañías con capitales chinos que realizan actividades en Ecuador. De las últimas 16 sucursales que se inscribieron, siete lo hicieron en el 2011 y nueve en el 2012.
A pesar de los millonarios contratos que han firmado, son pocas las empresas que declararon el Impuesto a la Renta, entre ellas Ecuacorriente y Andes Petroleum. No lo han hecho: Sinopec, Hidrochina, Xijiang Goldwind, Harbin, China Road, Wuxi Seamless, China Gezhouba, ZTE Corporation, Guangxi, China National Electric, Synohidro...
Guangxi Road & Bridge Engineering Corporation
Registrada en enero de 2008. En 1999 firmó un contrato, por $ 102'000.000, con el Ministerio de Transporte para la construcción del Cuarto Puente que terminó de edificarse en 2011. En el SRI no registra pago de Impuesto a la Renta.
China Road and Bridge Corporation
Registrada en noviembre de 2011. Firmó contratos con el Ministerio de Transporte, por $ 55´519.811, para varios trabajos, entre ellos la vía Pifo-Papallacta y el anillo vial en Santo Domingo de los Tsáchilas.
China International Water & Electric Corp (CWE)
Registrada en el 2010. Construye, por $ 123'249.005, el proyecto Toachi Pilaton (foto). Senagua le adjudicó dos contratos por $ 366'193.518 para megaproyectos de control de inundaciones en las cuencas de los ríos Naranjaly Cañar.
China Gezhouba Group Company Limited (CGGC)
Registrada en 2010. Ejecuta el proyecto Sopladora (Azuay) por $ 672'000.000. Senagua la contrató en 2012 para rehabilitar el túnel Cerro Azul, que forma parte del sistema Daule Peripa. El contrato se firmó por $ 16'499.495.
China National Electric Engineering Co. (Cneec)
Registrada el 30 de agosto de 2011. Tiene a su cargo la construcción de dos proyectos hidroeléctricos por un monto total de $ 125'000.000: el Dudas-Mazar (Azuay) por $ 52'000.000 y el Quijos (Napo) por $ 73'000.000.
Sinopec International Petroleum Exploration And Production Corporation
Sucursal china inscrita en el Registro Mercantil el 11 de diciembre de 2002. En 2009 creó una empresa mixta con Petroecuador (40%-60%) para explotar el bloque 42, ubicado en Pastaza.
Sinopec International Petroleum Service Ecuador Sociedad Anónima
Registrada en noviembre de 2002. Con Petroecuador ha firmado seis contratos por $ 421'869.789 (exploración, sísmica y perforación de pozos). El último está en ejecución por$ 113'311.067.
China Hidroelectricidad Ingeniería Consultorio Co. (Hidrochina Corporation)
Registrada el 14 de septiembre de 2011. Construye el proyecto hidroeléctrico Delsitanisagua (foto), ubicado en Zamora Chinchipe, por un costo de $ 215'000.000. En octubre de 2011 firmó el contrato.
CNPC (Chuanqing Drilling Engineering Company Limited)
Registrada en noviembre de 2011. Por $ 24'000.800 firmó el contrato N° C0147-PAM-EP-010 con Petroecuador para la perforación de pozos direccionales u horizontales.
China Tiesiju Civil Engineering Group Compañía Limitada
Registrada el 12 de enero de 2009. La Secretaría del Agua le adjudicó el proyecto Multipropósito Chone, en abril de 2010, que está en ejecución. El plazo es de 38 meses. Monto: $ 46'500.000.
Ecuacorriente
Registrada en 1999. Formada con capitales de las empresas Tongling y China Railway Construction, que compraron el 98,9% de Resources, de Canadá. Tiene la concesión del proyecto de cobre Mirador (Zamora Chinchipe). Inversión ofrecida: $ 846'000.000.
Explorcobres
Registrada en Ecuador en septiembre de 1993. Subsidiaria de la empresa canadiense Resources, que compraron las empresas chinas. Tiene la concesión del proyecto de cobre Panantza-San Carlos (Morona Santiago). Inversión ofrecida: $ 1.222'000.000.
Hubei Huazhou Co. Ltd.
Registrada en Ecuador el 2 de enero de 2008. Meses antes (2007) firmó un contrato, por $ 4'910.636, con el Ministerio de Transporte para la provisión de 22 puentes Baileys para la provincia de Tungurahua. No registra pago de Impuesto a la Renta en el SRI.
Xinjiang Goldwind Science
Fue registrada el 15 de septiembre de 2011. Construyó el proyecto eólico Villonaco, que se inició en agosto de ese año, a un costo de $ 44'000.000. Son 11 aerogeneradores que, a través del uso del viento, darán luz a la provincia de Loja.
Synohidro Corporation
Registrada en julio de 2009. Construye Coca Codo Sinclair, la mayor central hidroeléctrica que tendrá el país, ubicada entre Napo y Sucumbíos, y que generará 1.500 megavatios. El contrato entre el Estado y la compañía fue firmado por $ 1.979'000.000.
Harbin Electric International Co. Ltd. (compañía limitada)
Registrada en agosto de 2011. Implementa la central térmica Esmeraldas II, de 96 MW, por $ 101'000.000. También ejecuta la construcción de la central hidroeléctrica Minas San Francisco entre Azuay y El Oro, por $ 506.000.000.
China Camc Engineering (compañía limitada)
En conjunto con la empresa National Electronics Import and Export Corporation (CEIC) edifica el Sistema Nacional de Comando y Control de la Seguridad Ciudadana-ECU911. Costo: $ 240'000.000
Andes Petroleum Ecuador (compañía limitada)
Registrada en 1986. Formada con 55% de capitales de CNPC y 45% de Sinopec. Opera el bloque Tarapoa (39.030 barriles de petróleo diarios). Participa del 36,26% de las acciones del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).
Petroriental, filial de las empresas CNPC y Sinopec
Registrada en 1987. Opera los bloques 14 y 17 (Orellana), que extraen 14.884 barriles de petróleo diarios. Creada con capitales de compañías estatales chinas (55% deCNPC) y 45% de Sinopec.
CPEB (Changqing Petroleum Exploration Overseas)
Filial de CNPC. Firmó contratos por $ 227'496.733 con Petroecuador para la perforación de pozos, la operación del campo Atacapi-Parahuacu ($ 69'246.917) y la prestación de Servicios de Sísmica Tridimensional ($ 19'435.573).
Bien se podría afirmar que la República Popular China, a través de sus empresas se ha adueñado de los más grandes proyectos de los sectores estratégicos y de construcción en el Ecuador. Sin duda los contratos son multimillonarios, pero las cifras difieren entre unas y otras fuentes, a tal punto que hasta ahora nadie o muy pocos deben conocer las cantidades exactas de inversiones y créditos.
Así se sostiene: “Las quince principales manejan contratos por $ 6.270 millones, según datos de la Cámara Ecuatoriano China. Entre ellas siete han sido designadas para construir proyectos hidroeléctricos. Así a más de Sinohydro, para Coca Codo Sinclair, International Water and Electrical Corporation (CWE) está desde 24 de diciembre del 2010 a cargo de la construcción de la represa Toachi Pilatón (242 MW); Getzhouba en Sopladora (487 MW); Harbin Electric en Minas San Francisco (270 MW); Hidrochina en Delsitanisagua (115 MW), entre otros.
China Tiesiju Civil Engineering Group LT (CREC) también se ha hecho cargo de la construcción del proyecto Multipropósito Chone. Está por concretarse la de la Refinería del Pacífico que alcanza un monto de $ 13.000 millones y que será financiada por China.

En febrero de 2011 se suscribió una Carta de Intención entre empresas chinas y el Ministerio de los Sectores Estratégicos, para conseguir el financiamiento. El documento fue firmado entre el ministro de Sectores Estratégicos, Jorge Glas, –por Ecuador– y representantes chinos de CNPC y del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC).”
Jorge Glas, Vicepresidente electo del Ecuador para el período 2013-2017 es el funcionario del gobierno que mayor confianza ha despertado en el gobierno de China Popular. La figura de Jorge Glas Espinel, ex ministro de Recursos Estratégicos es considerado como el funcionario clave en el inicio y desarrollo de las relaciones con China e Irán. “Desde el Ministerio, Glas lideró la concesión del proyecto minero más grande del Ecuador (Proyecto Mirador), a la empresa china Ecuacorriente, Tonguang en Zamora Chinchipe. Glas ha estado al frente de la concesión de los proyectos hidroeléctricos, constituidos y financiados por empresas chinas.
Naturalmente que los convenios con las empresas chinas han sido duramente cuestionados por la oposición política porque han sido asignados de manera directa, y porque no son convenientes parta las empresas nacionales que sólo cumplen papeles secundarios porque en la mayor parte de los casos se limitan a participar como subcontratistas, afirman.
Uno de los críticos que con mayor dureza se ha referido a los contratos con China es Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF). Afirma que las compañías beneficiarias de contratos se debe a que China es la que da el crédito que, a más de ser caro, es de corto plazo y fijar como garantía el petróleo, exige que sean las empresas chinas las que ejecuten las obras. Así, aunque es positivo que se realicen las obras, el problema está en que en vez de que haya inversión extranjera directa desde China, Ecuador está obligado a endeudarse a un alto costo.
Otro de los críticos es Fernando Villavicencio, Comunicador social, investigador y activista político. Sostiene que el proyecto Coca Codo Sinclair considerado como emblemático por el Gobierno, también es cuestionado en el libro ‘Ecuador Made in China’. De este se dice que “no contaba con los estudios técnicos y de diseños necesarios que permitan definir sus características definitivas, el impacto ambiental y los costos reales del proyecto”.
Según los especialistas, el proyecto enfrenta problemas de fondo: desde su contratación no cuenta con el sustento técnico necesario que justifique la potencia instalada y no dispone de estudios definitivos para su contratación.
De acuerdo al contrato, los costos directos de construcción alcanzan 1.518’076.350 de dólares USD, y por el tipo de contrato se incrementó en 461’623.650, de dólares USD.
Al referirse a Petrochina afirma que es una empresa privada y fue creada en diciembre de 2010 en Panamá. Se burlan del decreto 1793 que prohíbe contratar con paraísos fiscales”.

"A enero de 2013, el gobierno de Correa ha entregado el 100% del saldo exportable, más de 300 mil barriles diarios a Petrochina”, sostiene el crítico-investigador.



La suscripción de contratos con China aumentan en la misma medida en que las relaciones diplomáticas y comerciales se incrementan. Petróleo, proyectos hidroeléctricos, minas, desarrollo de obras de infraestructura y de proyectos energéticos diversos como el contrato que se firmó para diseño, suministro, instalación y puesta en servicio del Parque Eólico Villonaco, con la Empresa Xinjiang Goldwind Science and Technology Co. Ltda.

El proyecto se encuentra en la provincia de Loja y tendrá 11 aerogeneradores con una potencia de 1,5 MW cada uno; es decir, un total de 16,5 MW. La construcción de este parque asciende a $40 500 000, cuyo objetivo principal es el de impulsar el uso de energías renovables y utilizar fuentes alternativas energéticas. Para la ejecución de este proyecto, se convocó a licitación sólo a empresas chinas. El proyecto eólico se une a la construcción de las centrales hidroeléctricas Delsitanisagua, Quijos y Mazar Dudas que también serán construidas por empresas chinas, según informó la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec).

Sin duda son excelentes las relaciones chino-ecuatorianas, tanto que el ministro de Comercio de China, Chen Deming, en visita oficial efectuada al presidente Correa dijo que la relación entre ambos países atraviesa por una "época de luna de miel" y señaló el interés del gigante asiático por invertir y financiar proyectos en ese país.
El presidente Correa destacó que hay más de cincuenta empresas chinas trabajando en Ecuador, "a todas les va bastante bien" y expresó su esperanza de que puedan llegar más, pues en el país hay proyectos "sumamente rentables". Agregó: "Ecuador es un país en vías de desarrollo que sabe lo que tiene que hacer, tiene proyectos muy rentables y lo que necesita, precisamente como país en desarrollo, es financiamiento"-

EL 80% DEL PETRÓLEO NACIONAL FUE A MANOS CHINAS EN EL 2012
El diario El Comercio de Quito, en extenso reportaje publicado el 29 de enero de este año, sostuvo que el 80% del petróleo ecuatoriano se lleva China.




De cada 10 barriles de petróleo que el Estado ecuatoriano exportó el año pasado, 8 fueron a manos de empresas chinas de manera directa y sin licitación. Ello implicó un incremento cercano a 16 puntos porcentuales respecto al dato registrado en el 2011, cuando el 64% de las exportaciones de crudo llegaron a manos chinas, según datos revelados por el gerente de Petroecuador, Marco Calvopiña.

Las transacciones se han llevado a cabo bajo los contratos de venta anticipada de petróleo con el gigante asiático que arrancaron en julio del 2009. Los acuerdos, también calificados como contratos a largo plazo, implican una exportación de petróleo a cambio de desembolsos anticipados de parte de China para el Ecuador, de USD 1 000 millones y con tasas de interés que varían entre el 6 y 7,25% anual.

Desde el 2009, la venta directa de petróleo a China para pagar estos préstamos ha ido creciendo progresivamente. Así, hasta el año pasado ambos países mantenían tres contratos vigentes que equivalían a una deuda por USD 4 000 millones para el Ecuador. Esta deuda se va amortizando con un porcentaje de cada barril que exporta el país y que el año pasado bordeaba el 15%.

Según el diario El Comercio de Quito, el secretario del Observatorio de la Política Fiscal, Jaime Carrera, indicó que a finales del año pasado se firmó un nuevo crédito desde China y de USD 2 000 millones, pero este último se comenzará a cobrar desde que se haga el desembolso a las arcas fiscales. Cuando eso suceda también se comenzará a pagar con más petróleo la deuda al gigante asiático.

Para Carrera, China tiene un triple beneficio con estos contratos. Por un lado, recibe el petróleo nacional de manera directa y preferente. En segundo lugar, el crudo sirve para garantizar los préstamos que le hace al Ecuador, a altas tasas de interés. Y finalmente, esos créditos son para pagar las obras que realizan las empresas chinas.

En cambio, para el Ecuador, hay tres desventajas. Por un lado, no obtiene mejores precios en la venta de crudo. Además, debe pagar altas tasas de interés, a diferencia de países vecinos como Bolivia o Paraguay. Finalmente, pierde la oportunidad de licitar obras de infraestructura con empresas internacionales que busquen invertir.

Además de las desventajas anotadas, tenemos algunos problemas adicionales:


a) De acuerdo a las denuncias documentadas de Fernando Villavicencio, el negocio petrolero con China no es una operación gobierno a gobierno y los intermediarios chino-ecuatorianos (Enrique Cadena y Charlie Pareja) se marginan una tasa de 3-4 dólares por barril, lo que ha ocasionado una pérdida de 1.250 millones de dólares en el periodo 2010-2012

b) El diferencial por la tasa de crédito que paga el Ecuador es el más alto de América Latina. Al Ecuador, parece que le sobra la plata y sigue pagando alrededor del 7% de tasa de interés por los créditos contratados con China, la cual, incluso, tiene garantía de petróleo. Los indicadores de Ecuador, según cifras oficiales, muestran mayor empleo, menor pobreza, crecimiento económico sostenido, etc., pero no ha servido para obtener créditos más baratos. La diferencia de la tasa de crédito es del 2.2%, lo que encarece la deuda china en un 6.3% o sea en 63 millones de dólares al año por cada 1000 millones prestados.

c) De acuerdo a la última venta de 4’20.000 barriles de petróleo en licitación abierta, Petrolera Ofertó, 69 USD/ barril sobre el precio internacional y Repsol de 8,41 USD/barril o sea de casi 14 USD/barril más que el precio al que le vendemos a China.
Por su parte, el presidente Rafael Correa enfáticamente declaraba que “las relaciones que se mantienen con China son extremadamente buenas y estratégicas para el país y recordó que una de la ventajas de los contratos con ese gigante país asiático está en que son de mediano plazo, y con ellos se recibe dinero de forma inmediata a cambio de petróleo”.
Señaló que esa nación da créditos a Ecuador al 7,0 por ciento, pero es para financiar proyectos con 23 o 25 por ciento de rentabilidad, lo cual es extremadamente buen negocio. Al referirse a dos mil millones de dólares que serán destinados a iniciativas de inversión pública, sostuvo que es un “buen negocio” obtener créditos con intereses del 7 por ciento para financiar proyectos con una rentabilidad que va del 23 al 25 por ciento. Lamentó que este tipo de operaciones se satanicen y descartó que el Ecuador esté entregado a o haya hipotecado su petróleo a China.
Sobre este punto mencionó que en el 2006 el 75% del petróleo ecuatoriano iba a Estados Unidos, a cambio de nada. “Ahora tenemos el 50% del petróleo comprometido con China, a cambio de miles de millones de dólares para financiar el desarrollo de este país. Ahí sí (dicen) que estamos entregados a los chinos, que esto es cuento chino, que ya nos vamos a volver todos chinos…”, ironizó el mandatario
En una entrevista de prensa, el presidente Correa aseveró que "China está financiando a medio planeta, incluso a Estados Unidos", y preguntó por qué entonces no puede financiar el desarrollo de América Latina y el de Ecuador. "Somos complementarios, porque ellos tienen tecnología y capacidad de financiamiento y les falta hidrocarburos, energía, y eso es lo que tenemos nosotros", subrayó el Jefe de Estado.
Recordó que una de las ventajas de los contratos con el país asiático está en que son de mediano plazo, y con ellos se recibe dinero de forma inmediata a cambio de petróleo.
Sin embargo de lo destacado por el presidente Correa, el déficit comercial entre Ecuador y China es escalofriante:
La Agencia Ane informaba que “fuentes de la cancillería dieron a conocer que Ecuador exportó entre enero y julio del 2012, productos por 235,5 millones de dólares, lo que incluye 190,7 millones por venta de petróleo. China en cambio importó 1.487,3 millones de dólares.
Según la Agencia de noticias gubernamental Andes, ha habido una fuga de divisas por 1.251,8 millones de dólares en los primeros siete meses del año, al referirse a las importaciones hechas desde dicho país”.
Pero, China mantiene una solida relación con Ecuador en el campo petrolero, minero y de inversiones en proyectos termo e hidroeléctricos, pero sus mayor interés está en la posible explotación minera, puesto que China requiere de urgencia de materias primas y, en especial de cobre que tiene el Ecuador.

Por otro lado, la periodista Katerine Erazo, del diario El Universo, en Informe: Inversiones y créditos chinos sostiene que al menos 50 empresas chinas operan en Ecuador, pero la inversión directa suma apenas $ 110 millones y presenta el siguiente cuadro estadísitico:.



Afirma que por ello ¬para financiar el plan anual de inversiones, proyectos hidroeléctricos y el déficit fiscal¬ se acudió a una banca que exigía a cambio altas tasas de interés, garantías con recursos naturales y contratos con sus empresas. En dos años, entre julio del 2009 y julio del 2011, los préstamos concedidos por instituciones financieras chinas a Ecuador sumaron $ 7.253 millones, según Cordes que es un centro de estudios y análisis de la Democracia Popular-Cristiana que lidera el ex presidente Oswaldo Hurtado, un sevefo crítico de la Revolución Ciudadana.
Ante las críticas, el presidente Correa asegura que "China con una gota de su reserva puede financiar el desarrollo de Ecuador y con algunas gotas más el desarrollo de América Latina".
Los chinos "tienen financiación, nosotros tenemos proyectos rentables, tenemos hidrocarburos, que es el talón de Aquiles de China, la falta de energía", porque China es "uno de los mayores consumidores de energía".
La República Popular China afianza su presencia en Ecuador y América Latina. Yuan Guisen, el embajador de China en Ecuador nunca ha desmentido que lo que busca China son negocios: Recursos naturales, en particular petróleo y minerales, así como mercado para sus productos, incluyendo, la construcción de megaproyectos que podrían ser de alto rendimiento para el Ecuador y su desarrollo, pero también existen otras formas de penetración: ciudadanos chinos -en calidad de técnicos- llegan al país para construir obras, otros intervienen en negocios de comidas y otros se relacionan con la agricultura; es decir, existe penetración humana que podría devenir en migraciones chinas a gran escala.
China asegura por todos los medios posibles la recuperación de sus préstamos e inversiones. Concede un préstamo bajo la fórmula de venta anticipada de petróleo, e inclusive, Petroecuador entregó un poder especial a Petrochina para que pudiera recaudar con los socios internacionales, a su nombre, cualquier saldo que la petrolera estatal ecuatoriana no alcanzara a pagar a China.

En un anexo al convenio de este trato se advierte: “para facilitar la pronta devolución por parte de Petroecuador a Petrochina del saldo insoluto del monto insatisfecho, los pagos por clientes internacionales de Petroecuador deberán irrevocable e incondicionalmente ser efectuados a Petrochina, en la cuenta bancaria seleccionada para ese objetivo por Petrochina”. Muchos advierten que el tipo de convenios firmados con China, determinan significativamente, una peligrosa pérdida de la soberanía nacional petrolera.

Ecuador y China son amigos con intereses que a los dos países les conviene, pero antes que la amistad están los negocios.

COMITÉ INDEPENDENCIA Y SOBERANÍA PARA AMÉRICA LATINA
-CISPAL-