FALSA REVOLUCIÓN 



PROFUNDO ANÁLISIS DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA 



El sociólogo, politólogo, militante socialista e intelectual cuencano, Eduardo Ruilova Quezada, en un libro de 592 páginas intitulado Falsa Revolución, realiza un análisis crítico exhaustivo de los últimos años de gobierno, sus realizaciones y fracasos, pero se refiere también a los viejos políticos de la partidocracia y sus gobiernos con diversas formas represivas y con el uso y abuso del poder usufructuado por las derechas pro imperiales y sus sirvientes, como el “edecán del imperio”, Coronel Lucio Gutiérrez.

Diego Delgado Jara, académico, político, socialista y analista de prestigio nacional e internacional, en la presentación de esta obra se refiere al gobierno de la “revolución ciudadana” y su discurso que pretende “neutralizar las conciencias reflexivas y paralizar los eventuales reclamos sociales. Agrega: “A esta mayoría social marginada, y angustiada por su sobrevivencia, la minoría dominadora pretende hacerla pensar con sus ideas, razones y argumentos, con su sistemático trabajo ideológico de engaño planificado sobre su mente y conciencia, casi siempre ocupada de manera preferente en buscar medios de vida para su familia”

Diego Delgado Jara critica con entereza y valentía las acciones del gobierno desde su intervención en el sistema educativo, las labores de los sectores “religiosos represivos y reaccionarios, la propaganda “ y las versiones dominadoras son utilizadas en forma incesante, noche y día, año antero, sin tregua ni pausa alguna para intentar aplastar cualquier conciencia crítica” y, naturalmente se refiere al papel de ,los intelectuales al servicio del sistema y del poder.

Sostiene: “Este libro está construido morosamente, con efecto evidenciador y datos irrefutables, para que nuestro pueblo se percate del tejido embustero, abra los ojos y no sea sorprendido a futuro con los reiterados métodos del ardid social y político utilizados en su contra por una nueva fracción oligárquica dominante, de renovada fachada pretendidamente ocultadora de sus nexos con las grandes transnacionales, dotada de un discurso falaz, cínico, engañador y audaz. Todo ello aplicando los mismos mecanismos publicitarios de Joseph Goebbles , ministro de Propaganda y Educación Popular del Fürher Adolfo Hitler, como puede demostrarse hasta la saciedad.”

En la contratapa del libro de Eduardo Ruilova Quezada se sostiene que ante el “desgaste de los partidos políticos tradicionales del centro y la derecha , que no les garantizan accede al poder, han decidido obtener franquicias prestadas y disfrazar a sus alfiles (pulidos ideológicamente con años de antelación en determinadas universidades norteamericanas y europeas) como representantes de “izquierda”, contando para ello con el aval y barniz de determinadas dirigencias que faciliten (en forma reiterada y quizá concertada ) un disfraz embaucador y un discurso prestado con el cual asaltar la mente de sus conciudadanos desprevenidos.

Esto lo han aprendido muy bien las oligarquías de América Latina aliadas a los depredadores externos. Necesitan el membrete y discurso de izquierda, así como la oferta demagógica de transformaciones sociales; incluso; en su audacia sin límites, han llegado a ofrecer “revoluciones” que son -en los hechos- contrarrevoluciones y retrocesos históricos tremendos, donde muchas conquistas democráticas han sido pulverizadas.

El socialismo verdadero se basa en la organización y defensa de los trabajadores, campesinos, maestros, estudiantes, pobladores, intelectuales patriotas y honestos; en ningún caso el socialismo persigue ni encarcela a la dirigencia popular ni pretende instalar un régimen policial que lo habría envidiado la Gestapo nazi, como sucede en el Ecuador contemporáneo con el cuento de una inexistente “revolución ciudadana”. El socialismo como expresión patriótica incomparable, defiende y recupera el patrimonio social y nacional, como lo hizo Salvador Allende en Chile. El socialismo no subasta ni transfiere la riqueza nacional a favor de las grandes corporaciones extranjeras, como lo hace el régimen de Rafael Correa en Ecuador”.

El control de una sola persona sobre el Estado, la administración de justicia y la emisión de leyes reaccionarias, así como sobre todas sus instituciones; de dominio absoluto sobre el partido de gobierno, y toda la vida social, fueron prácticas autoritarias aplicadas por regímenes anti-socialistas como del Duce Benito Mussolini en Italia, el Führer Adolfo Hitler en Alemania, el caudillo fascista y generalísimo “por la gracia de Dios” Francisco Franco en España. Ese control político total y personal, sin réplica social alguna, para favorecer a las grandes corporaciones extranjeras, es el que juega Rafael Correa en la República del Ecuador. Este libro lo evidencia y desnuda en forma fehaciente”.

Sin duda es un libro de profundo contenido socio-político-económico. Por su frontalidad en la problemática que analiza el autor, puede constituirse en una obra polémica, pero si alguien quiere comprender esta etapa histórica, es preciso leerla desde la primera hasta la última página.

Redacción SIEMPRE