UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE ANDALUCÍA. MONASTERIO DE LA CARTUJA. SEVILLA. PROYECTO: SOBRE CAPITAL Y TERRITORIO 



¿EL CAPITALISMO NO ESTÁ EN CRISIS'? 




Jorge Benavides Solís1
1 Profesor Titular de la ETSA. Sevilla. benavide@us.es

Sinopsis:

En el presente texto se responde a las preguntas que ha formulado el Proyecto de Investigación de la UNIA pero antes, se hace algunas consideraciones previas operativas con el fin de delimitar el marco conceptual a partir del cual, se contextualiza la situación vigente caracterizada por las crisis provocadas por la globalización del neocapitalismo cognitivo que ha hecho posible la maximización del lucro y de su concentración en corto tiempo. A partir de esta constatación se afirma que el capitalismo no está en crisis. Las provoca. Desde su origen, se alimenta de ellas.

Más allá de las propuestas marxistas, no conozco una alternativa de modelo social (producción y gobierno) distinto al capitalista. Eso no significa que en cambio, no se pueda constatar una amplia diversidad de corrientes críticas al modelo social vigente. Sin embargo ninguna de ellas, por ejemplo, propone democratizar el lucro, socializando el mercado

CONSIDERACIONES PREVIAS.

Antes de responder debo hacer algunas consideraciones previas operativas.
Para esta comunicación, asumo el capital como la acumulación privada y valorada
del lucro; el territorio como el soporte físico de grandes dimensiones sobre el que se
desarrollan las actividades humanas y, el arte, como la expresión super-estructural de
un determinado modo de producción y de entendimiento del mundo.

Al mismo tiempo, establezco una clara diferencia entre un sistema de producción y
un sistema de gobierno; a partir de lo cual identifico algunos aspectos y matices sobre
la situación actual:

En cuanto al modo de producción actual constato que todos los países del mundo,
excepto dos, son capitalistas por cuanto tienen bancos privados (no hacen un trabajo
productivo sino solamente lucrativo); unos infra-desarrollados (Costa de Marfil,
Senegal) y otros hiper-desarrollados (EE.UU, Alemania).

Dentro del sistema capitalista co-existen todas las formas posibles de gobierno:
repúblicas (“bananeras” o no), dictaduras (militares, civiles), monarquías (teocráticas,
absolutistas, parlamentarias), protectorados, colonias.

El capitalismo no está en crisis, al contrario, vive su máximo esplendor bajo el
principio esencial que lo caracteriza: obtener el máximo lucro en el menor tiempo. A
esto ha contribuido la economía cognitiva, o sea inmaterial. Supone una diferente
forma de generar el dinero/valor, una amplia, intensa y veloz forma de acumular el
lucro. Al respecto, Ford tardó 30 años en ser el más rico del mundo, tuvo que fabricar
millones de coches (objetos materiales). W. Gates tardó sólo 12 años; creó un solo
programa (sistema operativo, inmaterial) que lo innova constantemente (I+D+I). El
dueño de Faceboock tardó 5 años en ser uno de los más ricos del mundo, creó la red
social (idea operativa) que en este año ya tiene 1.000 millones de usuarios, o sea de
esclavos virtuales.

Esclavo es la persona que no puede liberarse de su amo. Virtual es aquel usuario
que accede a Internet. Al respecto hay que tomar en cuenta que el valor en bolsa
aumenta en función del número de usuarios que en cada conexión o consulta
proporcionan información a Google o Faceboock. El número y la tipología de esclavos
virtuales permite a los dueños - amos de esas empresa: cobrar más por la publicidad,
proveer la mayor cantidad de información de todo tipo (nada se desperdicia) que una
vez acumulada, se procesa y se vende a quienes la demandan: empresas, particulares,
partidos políticos, gobiernos, bancos, etc.

Como nunca antes había sucedido, la fortuna de las 358 personas más ricas del
mundo supera la suma de los ingresos anuales de casi la mitad de toda la población del
mundo. Gracias a la libertad de mercado –dicen- cualquiera puede hacerse rico pero
no todos podríamos serlo. Los recursos son finitos por lo tanto la acumulación
ilimitada de beneficios sólo puede favorecer a pocos.

La economía inmaterial (TICs) desde luego coexiste con aquella material pero ésta
ya no es determinante. Simplemente cumple una función complementaria. La
economía material en España no está en crisis. Ha aumentado la exportación de bienes
materiales4.

Para el neo capitalismo la producción ha dejado de ser un problema, por ejemplo
de alimentos, más si se toma en cuenta los transgénicos o semillas producidas con
ingeniería genética. El problema es la distribución del lucro debido al mercado (de
alimentos) bajo el control privado.

Y como debido a las TICs, todo está globalizado; si a la economía del mundo la
mirásemos como un todo es decir, como un sistema formado por varias partes o
regiones, veríamos que, por ejemplo, ahora Hispanoamérica tiene una inter-relación
distinta a la de hace veinte años, con EE.UU, Europa, China y la India.
El tercer mundo ha desaparecido del lenguaje institucionalizado. Ha sido
substituido por eufemismos como, “países con economías emergentes”: Brasil, la
India.

Ahora estamos obligados a utilizar, en todos los ámbitos de la vida, nuevos
términos con significados desconocidos (gobernanza = gobierno de empresa, twitear),
viejas palabras a las que se les atribuyen nuevos significados (sostenibilidad,
intervención, emprendedor, productos financieros) o, a evitar términos por ser
políticamente incorrectos. Los medios ya no tienen un censor o censura sino
moderación o moderador. Se hace indispensable una gran cantidad de eufemismos
para que la realidad nos parezca menos dura.

Considero que el pensamiento, la acción y la emoción, siempre están en crisis o, en
negación constante para superar lo conocido (principio de falsabilidad, Popper), el arte
tampoco está en crisis y si lo está es solamente debido al mercado que impone sus
valores, en el doble sentido del término. Damien Hirst es un buen ejemplo

¿Qué es y por qué se producen la crisis?

La crisis se produce como consecuencia del colapso de hechos, circunstancias o
situaciones debido a radicales cambios de situaciones, de sistemas, de procesos o de
resultados.

En castellano la misma palabra sirve para el singular que para el plural. La crisis
actual es global, múltiple y presente en todos los aspectos. No se escapa ninguno.
Ante esta constatación, resultaría lógico que el sistema capitalista estuviese en
crisis. Aparentemente sí, pero en realidad, no. Precisamente porque el capitalismo,
desde su aparición, genera y se “alimenta” de las crisis.

En chino, crisis significa al mismo tiempo peligro y oportunidad.
Entre otras, está en crisis el orden social debido a la implantación de un nuevo
paradigma económico.

Las crisis se producen por el desajuste entre las nuevas formas de producir y de
acumular para las cuales la sociedad se hace prescindible y con ello, también el
ciudadano. Éste está siendo reemplazado por el consumidor (se encuentra en crisis
porque no tiene dinero para consumir). El consumidor no necesita pensar en el otro,
en los demás. Se basta solo para consumir. El ciudadano, sí piensa en su prójimo.

El gobierno sabe muy bien que el neo-capitalismo necesita de: la exaltación de lo
individual, de la autonomía (empresarios, emprendedores), de la libertad personal
(cada uno puede hacer lo que le da la gana con su cuerpo y con su vida, proclama
Belén Esteban). Del cambio de la asignatura “Educación para la ciudadanía” por
“Educación emprendedora”. Es la manifestación analógica de los procesos de
privatización. El neocapitalismo aumenta los deseos pero reduce las posibilidades de
satisfacerlos. Por ello, bien se podría decir que el sistema nos impele a
autoprivatizarnos en tanto y en cuanto nos hacemos individuos que contribuimos a la
disolución del cuerpo mientras, paradójicamente generamos una inteligencia colectiva.

Basta ver a los jóvenes en el autobús, en el metro o en la calle. Están más pendientes
de la pantalla del teléfono móvil que del prójimo o del entorno. La fragmentación, la
dispersión, el individualismo, la autonomía, aparecen como las tendencias actuales y
opuestas a las que existían hasta hace poco: unidad, concentración, cohesión. La
sociedad antes que el individualismo.
Los hechos actuales desmienten que “el pueblo unido (con líderes) jamás será
vencido” porque, de acuerdo a Negri ha sido sustituido por la multitud y según otros
autores por una “inteligencia colectiva” gracias a las redes sociales, tal como por
ejemplo, se ha puesto de manifiesto en el movimiento 15M10. Ahora el individuo está
siendo capacitado por el Estado para prescindir de la sociedad. Su condición de
ciudadano se está diluyendo. Dicen que su espacio se ha hecho híbrido. Se enfrenta a
la “sociedad del miedo”. Sus referentes son la empresa que lo emplea, al grupo de
twitter o de facebook. Está obviando la comunicación a través del rostro, de los ojos,
de la mirada del otro. La pantalla es la intermediaria total de nuestras acciones y lo
peor es que en el futuro, parece que no podremos prescindir de ella. Los niños lo
aceptan. Además, ya hace años advirtió Virilio: la pantalla es la nueva plaza pública.

También la crisis es una fuente del arte.

En términos políticos, Europa está en crisis porque no puede digerir a toda
velocidad, la imposición del orden económico y del orden social cuyo modelo proviene
de Estados Unidos. Según éste, ¿qué sobra en Europa? Todo lo que es público.
El Estado del bienestar ya no tiene razón de ser. Fue un desafío a los países
llamados comunistas que han desaparecido. EE.UU. nunca lo tuvo ni lo ha deseado
porque en ese país, todo es privado. Y no hay que olvidar: la política está directamente
vinculada a la economía, a la gestión de los presupuestos nacionales. De ahí los
recortes y las privatizaciones indiscriminadas.

Pienso que incluso el Estado se está privatizado de ahí que los gobiernos hayan
asumido un comportamiento empresarial a tal punto que, en el ámbito de la filosofía
política, pareciera que la nueva ecuación es, ESTADO = BANCA (poder financiero), o
sea, hipotéticamente si desaparecieran los bancos, el estado capitalista no sería
posible. En cambio, con los poderes tradicionales, el estado sí existiría. Costa Rica no
tiene ejército. En Cuba el poder religioso no es determinante.

A una empresa lo único que le interesa es el presupuesto financiero, la generación y
acumulación del lucro. Italia, Grecia y España están gobernadas por ex altos cargos de
los bancos estadounidenses que quebraron (Lehman Brother, etc.). Estos tienen la
función de controlar: 1º- el orden económico y 2º, el orden social que se encuentran
alterados.

EL DURO PROCESO PARA LA CONSOLIDACIÓN DEL NEOCAPITALISMO

La multitud es una multiplicidad, un plano de singularidades, un juego abierto de relaciones que no es homogéneo o idéntico a sí mismo (…) Mientras la multitud es una relación constituyente inconclusa, el pueblo es una síntesis constituida que ya está preparada para la soberanía. El pueblo provee una única voluntad y acción que es
independiente y está a menudo en conflicto con las diversas voluntades y acciones de la multitud. Negri Tony y Hardt Michael: Imperio. Cambridge 2000: 93

La inteligencia colectiva se puede asumir como una comunidad virtual donde los usuarios tienen la posibilidad de compartir todo tipo de información a través de un sistema de interacción colaborativa. También lo utiliza el márquetin:

De la crisis actual del capitalismo, ya no se saldrá con las guerras de antes. También
se han privatizado; los soldados de EE.UU en Asia son mercenarios contratados de
entre los parados, una buena parte son inmigrantes sin pasaporte estadounidense que
hacen méritos para obtenerlo.

Tampoco se saldrá de esta crisis con una revolución porque ya no existen los
proyectos con grandes ideas alternativas. Y tampoco se saldrá acudiendo a las
dictaduras pues, han dejado de ser funcionales hasta en África.

Quizá porque se ha generado otro tipo de guerra que también mata: la guerra de
los bancos en contra de los ciudadanos. De esta guerra financiera se saldrá acudiendo a la INTERVENCIÓN, vieja palabra con un nuevo significado:

La ONU intervino Yugoeslavia y ha intervenido Irak. EE.UU ya no invade países,
interviene Afganistán. La Unión Europea ha intervenido Grecia (el nuevo significado se consigue omitiendo la preposición). El gobierno español ha intervenido Bankia y
advierte que intervendrá las Autonomías que no cumplan con la Ley de Austeridad
Presupuestaria. Intervenir para imponer el orden global financiero, económico y el
orden social.

Si éste se altera, hipotéticamente, a España le bastará acudir a los 5,5 millones de
desocupados para contratar temporalmente a unos cuantos “topos” (“encapuchados”
en las manifestaciones) con el fin de intervenir (romper) las manifestaciones, las
huelgas y todos los desordenes sociales. Es una hipótesis. Quizá ya se ensayó en las
manifestaciones del 15M en Madrid, Barcelona y Valencia.

Sin embargo la brutal represión física y económica ejercida, por ejemplo en Grecia,
no ha desembocado en una revuelta social generalizada. Paradójicamente las
elecciones en plena crisis, han permitido mantener la misma política económica del
gobierno anterior. Cosa similar ha sucedido en las elecciones autonómicas gallegas.
Pero eso sí, se ha disparado el índice anual de suicidios. Un nuevo fenómeno que ni
siquiera por su importancia y magnitud, los medios lo comentan y cuantifican.
Al Estado capitalista le bastará intervenir para mantener el orden social. ¿Cómo?
Reformando las leyes: la protesta pasiva será considerada delito, las
manifestaciones serán regladas según horario y lugar, etc. Lo han sugerido los
ministros de Justicia y del Interior así como la Delegada del Gobierno en Madrid.

Tendremos así un país intervenido por su propio gobierno a cuyo mando ya están
los antiguos altos cargos de los bancos quebrados y los empresarios, de forma similar
a lo que hizo Obama en EE.UU, como se ve en la película premiada Inside Job. Todo
para mantener el orden económico y el orden social.

Los “parados” (españoles) serán los candidatos idóneos para formar el neo-ejército represor encargado de controlar y mantener el orden social en la calle y en el ciberespacio. La otra alternativa del parado a la cual recurrir será emigrar, o sea, aceptar la imposición del mercado: la movilidad de los trabajadores. Y finalmente a los desempleados no les quedará otra alternativa que conformarse con remuneraciones precarias. Por algo dice con rotundidad en perfecto castellano, el economista ex asesor del gobierno alemán Juergen Donges: “precariedad o paro”, esa es la alternativa que le quedó a Alemania, válida para todos los demás países de la Unión Europea. En eso estamos y eso es loque hay.
Y como el Estado nacional ya no resulta funcional a la economía actual, a la
renuncia a la soberanía monetaria, se añadirá la renunciará a la soberanía nacional
financiera, tributaria, etc. con el fin de favorecer la consolidación de un Estado
supranacional a partir de la Unión Europea. Felipe González lo advirtió y lo ha dicho
Durao Barroso, Presidente de la Comisión Europea. Porque repito, también el Estado –
nación está en crisis.

PREGUNTAS FORMULADAS Y APROXIMACIÓN A LAS RESPUESTAS

En suma, “¿a pesar de las múltiples manifestaciones de las crisis actuales el
capitalismo es el único régimen económico posible?”

Bajo la perspectiva política y práctica previsible, no vislumbro que sea posible otro
sistema y por otra parte, si se desmonta el Estado del bienestar, se habrá desmantelado todo el soporte de lo público, tal como entendió la social democracia, es decir de lo social, de las necesidades sociales básicas. El Estado quedará convertido en el brazo prolongado de la gran empresa, banca incluida.

Incluso las corrientes políticas más críticas al sistema, en el mejor de los casos, solamente proponen intervenir en el control y repartición más racional y equilibrada
del lucro, no en la eliminación de éste, por lo tanto del mercado y en consecuencia del
capitalismo. Tampoco sugieren la eliminación de los bancos privados porque además,
en este mundo globalizado no sería factible en un solo país o en pocos. Además, si la
nacionalización de los bancos era una reivindicación de la izquierda, ahora es una
medida que no incomoda al Estado. La nacionalización de los bancos que hizo Obama,
Merkel y los jefes de Estado de otros países, fue un recurso para convertir las pérdidas
privadas en deuda pública. Un simple instrumento para fortalecer el sistema vigente.
Antes era un recurso para debilitarlo.

Porque el mercado para el neocapitalismo es como dios omnipresente, está en
todas partes. Tiene absoluta libertad de movimiento y de comportamiento.
Intervenirlo, precisamente sería atentar en contra de los sagrados principios de la
economía de mercado.

Pero aún así y, contestando a la pregunta ¿Cuáles serían las alternativas de
reflexión en cuanto a un nuevo sentido de “lo común” y a los conceptos de
representación alternativos?:

Asumo lo común como el único ámbito de convivencia en el que se diluye el
egoísmo para hacer posible la existencia del grupo.
Asumo lo común como la herencia anónima que no está dirigida a una sola persona,
que no tiene dueño y al mismo tiempo pertenece a todos. Por ejemplo el patrimonio
cultural, el idioma, las formas de celebrar. La cultura solamente produce la sociedad,
no el individuo aislado.
Lo común requiere de un ámbito, de un espacio que generalmente se lo ha
denominado espacio público.
El espacio común, con la participación de todos, se encuentra en permanente
construcción sin la intermediación de la propiedad que caracteriza al espacio colectivo
de las grandes superficies comerciales o de los estadios.

El espacio común tiene una dimensión tangible y otra intangible. Las calles, plazas y
parques de una ciudad tradicional carecen de dueño. Como espacios de encuentro, de
convivencia y de participación, corresponden al ámbito en el que democráticamente y
sin intermediarios se debería construir la opinión pública, o sea, con la participación
activa de los otros junto a la mía. Hace poco tiempo en un libro de varios autores, publicado en México decía: “En Europa a partir de una sola matriz (clásica), el espacio público tiene diferentes orígenes temporales, disciplinares y de contenido. El filósofo (Habermas; Arendt, Rotry) podrá prescindir de la expresión material del espacio público que al urbanista le es indispensable. El sociólogo (G. Simmel, N. Luhman) lo comprenderá con referencia a la estructura social. El antropólogo (Signorelli, Sennet, Davis, Delgado) destacará las formas sociales de apoderarse del espacio que, para el artista tendrán una connotación distinta. Para el político apenas será el escenario sonoro de sus piruetas retóricas, para el politólogo, todo lo contario. Para el psicólogo social, será importante el uso que le da el sujeto social. Para el ecólogo urbano será el espacio no construido mientras para el arquitecto y el abogado, según la Urbanística, (Leyes de ordenación urbanística) será el espacio vacío, el espacio libre y residual que deja la edificación privada. Para la policía, el espacio público será el ámbito del control, de la represión y de la seguridad ciudadana.

En estricto sentido, para el neocapitalismo no existe ni lo común ni tampoco el
espacio público sin la intermediación del mercado, en último término sin la
generación, apropiación y acumulación privada del lucro.,,

En el neocapitalismo el mercado y el lucro requieren de manera indispensable del
consumidor, no del ciudadano, del gestor bancario, no del gobernante. Porque
además el bien común y el interés general han sido trasladados, del ámbito de lo
común al de lo privado. Por el bien común, el bien de todos y el interés general, lo
prioritario en esta crisis, según la reforma de la Constitución española, es defender a la
banca o sea, al sistema bancario que vende, alquila y presta el lucro acumulado.
El lucro pasivo o activo deriva del capital y éste, contradiciendo a Marx, en todas las
propuestas políticas se lo asume como el tercer factor indispensable para la
producción; por lo tanto por una parte, no es posible proponer otro sistema de
producción prescindiendo del libre mercado de la fuerza de trabajo, o sea, sin
convertir en una mercancía a la persona, sin cosificarlo o mejor dicho, obteniendo
capital y lucro gracias a esa mercantilización en todos sus aspectos incluso del mismo
genoma humano, ahora también de propiedad privada.

Así las cosas, pareciera que en la práctica solamente es posible formular propuestas
de nuevos modelos de crecimiento o de desarrollo y, diversificar las múltiples formas
conocidas de gobierno dentro de la democracia occidental representativa, aun
conociendo que, en palabras de Churchil, “es el menos malo de los sistemas políticos”
Si a esta característica que reconoce las deficiencias de un sistema re-presentativo, se
suman el escaso desarrollo de contenidos, la insuficiente adecuación a las
posibilidades contemporáneas, se explicarán las motivaciones, cuando no razones que
sostienen la indignación global de la sociedad.

PROPUESTAS ALTERNATIVAS A LA ACTUAL FORMA DE GOBIERNO Y DE DESARROLLO.

Las propuestas alternativas de modelos de desarrollo según una determinada forma
de gobierno que coexisten dentro del neocapitalismo, pueden agruparse según el
grado de intervención en el sistema vigente en: reformistas, transformadoras,
anticapitalistas y revolucionarias.

A los partidos políticos tradicionales los considero reformistas moderados. Se
proponen mejorar el sistema vigente con mayor intervención del Estado IU, PSOE o, el
PP con menor participación.

Otro movimiento reformista es el de la Economía del Bien Común, al igual que una
economía de mercado, se apoya en la empresa privada. La diferencia con los modelos
anteriores es que en lugar de competir para obtener más lucro, cooperan para
conseguir el mayor bien común para toda la sociedad. Bondadosa declaración de
principios. El Estado capitalista acepta la cooperación para la producción de la riqueza
pero no para la distribución del lucro.

Los transformadores incorporan un componente de singularidad específica en sus
propuestas, por ejemplo, Amartya Sen para el modelo de desarrollo, según él, sería un
instrumento para conseguir la expansión de la libertad.

La Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras y por la Ayuda a los
Ciudadanos ATTAC, una de cuyas dirigentes es Susan George, según consta en su web,
lucha para “establecer un impuesto a las transacciones financieras internacionales
destinado a obtener fondos de ayuda a la ciudadanía”

La propuesta transformadora de Eric Durán, con notables éxitos puntuales dice
que la autogestión es una alternativa distanciada del neocapitalismo con la presencia
preponderante de los bancos lucrativos, de otros conseguidores y de gestores del
lucro. Propone y su movimiento ha conseguido llevar los fines de esos protagonistas al
ámbito de la cooperación solidaria.

El economista chileno Max Neef a partir de un pequeño libro, formula una
propuesta llena de sentido común que antepone el sujeto frente al objeto y que
prioriza la razón de vivir antes que el logro de metas determinadas de producción. Por
eso en el contexto actual sus ideas resultan ser transformadoras y radicales.
También aparece como radical la propuesta del Decrecimiento, formulada a partir
de las ideas del economista francés S. Latouche desarrolladas en España y
enriquecidas por Taibo. Partiendo de la constatación de que en el planeta tierra, los
recursos naturales no renovables son limitados, resulta absurdo que se mantenga un
crecimiento ilimitado porque la catástrofe será inminente a corto plazo. El petróleo se
terminará en menos de cincuenta años y todavía no se conoce otra forma equivalente
para producir energía. El planeta no podría soportar que en China, como en España, se
llegara a tener un vehículo por cada dos personas. 650 millones más de tan absurdos
objetos, el planeta no los soportaría. Ante esta evidencia, con una metáfora, se
propone rebajar la velocidad del avión (decrecerla) para en lugar de un choque frontal
anunciado (desarrollo ilimitado), ahorrando combustible (consumir lo necesario, no lo
superfluo) tenga la posibilidad de aterrizar sin sobresaltos para conservar la vida.
El Movimiento 15M es el primero que ha utilizado esa inteligencia colectiva, es
ajerárquico y extraparlamentario. Junto con Democracia Real Ya, luchan por hacer
realidad los contenidos constitucionales y democráticos. Sin dilaciones, lo creen
posible e impostergable.

En el mejor de los casos, Castells además de los modos de producción y de gobierno, logra diferenciar el sistema de desarrollo31 que, a partir de 1987 se lo ha adjetivado de
numerosas formas según los contenidos: doctrinales, de conveniencia política, etc.
Todas las alternativas buscan la cabida dentro del sistema capitalista aunque no sería
del actual sino de otro no concebible sin capital que lo considero, repito, el lucro
acumulado.

De ahí que también existan corrientes políticas y de pensamiento anticapitalistas
como el movimiento32 y el partido político que lleva ese nombre. Su caracterización
proviene de una estrategia antes que de un contenido diferente al pensamiento
marxista, pues asume que la lucha de clases está vigente.

Finalmente la alternativa revolucionaria, en teoría la única posible pero en la
práctica, de imprevisible realización porque la sociedad ya no es la que conoció Marx
ni es la que sabiamente consiguió vislumbrar. Con la incorporación de las TICs a la
producción y a todos los ámbitos de la vida, se han diluido las clases sociales antes
caracterizadas por las diferentes formas del trabajo físico personal con el que se
participaba en el proceso de producción. Con frecuencia ahora, su trabajo ha dejado
de ser físico. Se apoya y controla, por ejemplo, en el ordenador.

No concibo un capitalismo humano aunque tampoco vislumbro una alternativa
fuera de este sino, solamente la posibilidad de un refugio ético personal, responsable y
placentero33, es decir que tome en cuenta al otro. Mi escepticismo se remite a los
principios básicos del capitalismo que me repelen: el capital como factor de
producción, la mayor velocidad en la obtención del lucro, la eficiencia productiva
apoyada en la competencia.

La pregunta planteada en su parte final interroga ¿cuáles serían los conceptos y
las formas de representación alternativos?

La palabra representación tiene un significado especial en el arte y en la política. En
el primer caso, es necesario considerar que existen otras palabras con significados
diferentes que comparten aquel ámbito. Actualmente la frontera de lo que es arte,
aparece esponjosa y diluida; así su concepto, su significado y su forma. En el
capitalismo, todo puede ser arte mientras haya alguien que esté dispuesto a pagarlo.
La mierda enlatada de Piero Manzoni se remató en € 124.000. Duchamp no pretendía
re-presentar cuando llevó el urinario (fontain) en 1917 a una galería.

En cambio la representación en la política es otra cosa y además muy seria. Se
inscribe en al ámbito de la democracia y ésta a su vez se apoya en las elecciones de los
representantes de los ciudadanos34.

Parto de una constatación: la democracia occidental es imperfecta, incompleta,
incluso tal como existe en Estados Unidos lleva inmersa una jerarquía piramidal
organizada, previamente decidida y repartida desde el vértice. Impera la partitocracia.
De la misma forma las elecciones: se convocan cuando interesa al poder, o sea, al
gobierno; a los representantes, no a los representados. En el capitalismo las
elecciones sin márquetin, son imposibles.

El representante de los gaditanos en el Congreso, es un señor de Cantabria que vive
en Madrid y ni siquiera en el verano comparte con sus representados. Fue propuesto a
dedo. Para reformar la Constitución con el fin de pagar antes que nada la deuda a los
bancos, nuestros representantes, ni siquiera advirtieron ni consultaron a quienes
representan, por la prensa o en Faceboock lo que se proponían hacer. Los
representantes asumen que con el voto, obtienen un talonario para firmar a cuenta de
los representados, los cheques en blanco que sean. Es imposible una situación
equivalente en el ámbito mercantil o empresarial.

La democracia representativa está demostrando sus carencias y deficiencias frente
a las nuevas circunstancias de la sociedad. Como sistema deberá: ser abierto, no estar
pre-determinado y condicionado por intereses espurios, que las partes y las interrelaciones estén activas y que sean dinámicas. Que las interrelaciones no se produzcan únicamente por los grandes y trascendentales motivos (elecciones, visitantes ilustres, celebraciones católicas) sino también por los de menor calado pero, no por ello menos importantes: seguridad ciudadana, equipamientos de proximidad, violencia en los hogares. Y eso se conseguirá solamente si las partes, ciudadanos y gobernantes están
decididos a mejorar el sistema (democracia). No solamente si una parte participa y la
otra no o, si las partes muestran su voluntad pero no se generan flujos (cauces) de
inter-relación; o sea si los representantes no definen flujos, cauces (políticas) de
participación ciudadana.

La democracia no crece ni se reajusta por generación espontánea, sin participación.
Si una de las partes, gobernantes o gobernados no quiere, no será posible la
participación. De la misma manera, la democracia tendrá la calidad que se propongan
las partes. La participación ciudadana no es una concesión del gobernante sino un
derecho que, en ningún momento pierde el gobernado.

Las Leyes garantizan la participación pero los reglamentos y las costumbres de los
gobernantes la dificultan. Aquellos porque ponen trabas y éstos porque no ejercen sus
derechos, no participan

Es impostergable comprometer a los políticos para que, después de obtener cultura
cívica, puedan definir una política actualizada alimentada por la predisposición a la
interacción entre gobernantes y gobernados, en todos los aspectos de la actividad
política.

Más específicamente se pregunta: ¿cuál sería la alternativa de representación
política dentro del sistema vigente o sea, dentro del neocapitalismo?

Como he dicho, dentro del neocapitalismo coexisten todas las formas de gobierno,
por lo tanto, en cada “región económica” determinada por su sistema de producción,
se reajustará su sistema de gobierno o sea, de representación política. Tanto cuanto lo
haga posible el poder económico de facto. En España e Italia, aunque parezca trivial,
dependerá también del Estado Vaticano (iglesia católica) que en estos países, hasta el
momento ni siquiera ha permitido la vigencia de un estado laico.

Quienes detentan el poder saben que dentro del capitalismo, en un país con
suficiente grado de formación, una buena calidad democrática también estimula la
eficiencia del mercado y del aparato productivo. Se lo aprecia en Estados Unidos,
Francia y Alemania, países laicos.

En estas circunstancias, hay razones suficientes para que, en la Unión Europea se
amplíe e innove la democracia formal. Con carácter imperativo sobre todo en España.
Tendrá que hacérselo, a partir de la constatación de sus numerosas y, a veces
escandalosas deficiencias, insuficiencias e inexistencias en todas y cada uno de los
contenidos que definen el estado, en sus correspondientes formalidades y
procedimientos. En España la representación política de los ciudadanos, está
completamente distorsionada por los partidos y, recordando a Borges, por una especie
de dictadura estadística que anula a la sociedad civil organizada.

Los recursos informáticos actualmente tienen un desarrollo más allá de suficiente
para conseguir el procedimiento que materialice una democracia real ya. Analogías y
símiles se ven en los reality de TV, los candidatos primero sean nominados y luego
eliminados. Es posible saber al instante la aceptación que tiene un programa de TV y
podría serlo, una medida de gobierno. Emplear esta tecnología al menos
periódicamente. Las urnas se mantienen como parte del rito electoral pero no porque
sean indispensables. El rito requiere la Fe que exige el capitalismo, la libertad de
empresa y la democracia de mercado.