LOS DESCEREBRADOS 



LOS AMOS DEL MUNDO CREARON UN EJÉRCITO DE ROBOTS 



Fausto Abad Zúñiga

Varios acontecimientos mundiales nos han abocado a la constatación de una nueva clase instalada en el convivir humano. Y aunque nos resistamos a admitirlo, la constituye un verdadero ejército creado por la robótica de los “Amos del Mundo”. Es una casta desquiciada, producto de la confusión impuesta por los círculos concéntricos del agujero negro del poder oculto. Su mando es piramidal y desde su vértice secreto, rige y reina. Constriñe en científica y dosificada anulación, la mente de los gestores y ejecutores visibles.
Al compás del tintineo monetario, sus galaxias corporativas, sus adláteres de la OTAN, sus brazos tóxicos encarnados en el FMI, BM, BID, ONGS tipo USAID, someten para luego fulminar de a poco a la disidencia, con bombas horrendas, drones de esputos mortales y amenazantes escudos nucleares. Abrazos traidores a lo Judas con Gadafi, amparados en conversión de seudo democracias, roban, destruyen y matan. Es el petróleo y el agua de Libia e Irak. Son los narco dólares del orbe entero que los envilece como el blanqueo de activos sucios de los grandes Bancos del Imperio.
Entre ellos se destaca el “Wachovía BanK” según Ernesto Carmona, investigador de fraudes bancarios de EEUU quien sostiene que el Wachovia- comprado en el 2008 por Wells Fargo & Company- manejó fondos ilícitos que sumaron 378,4 mil millones de dólares en operaciones de lavado con casas de cambio de pesos mexicanos y colombianos que actúan en nombre de cárteles de la droga. Otros expertos que menciona lo confirman y amplían en algunas de sus extensiones bancarias de América latina y Europa.
Y aquellos que manejan el curso de las máquinas teledirigidas engrosan ese nuevo estrato social, en cuyo adiestramiento intervienen los jefes de todo rango dentro de la burocracia imperial, así como los agentes de la cada vez más sofisticada tecnología, para dañar, herir, liquidar. Esa casta tiene su base en la amplia masa amaestrada y se va reduciendo con igual o peor descerebración en Megas Compañías y Megas Marcas Mecenas del capital puro, disparando dardos paralizantes de la razón, sitiándola en cercas mediáticas asalariadas para inundar el ambiente planetario en la fanfarria del escándalo concertado.
Los gobiernos instaurados por los despilfarros alucinantes de las mafias publicitarias, no son sino títeres del verdadero poder encubierto, transmitiendo desde el púlpito del establecimiento sus mandos a sucesivas marionetas movidas por hilos venenosos, en cabriolear mañoso, para las tareas de extinción.
La críptica es el sistema maldito del Imperio del Mal, que engulle en sus entrañas tenebrosas, los hálitos de vida de la humanidad adormecida en el sueño del “oscurantismo capitalista” y que apenas alcanza a dar respiros y vómitos de rebeldía. Es el tormento de la penetración mezquina en sus vidas, sus actos, sus metas, con el espionaje aleve de sus ilusiones y esperanzas hacia un planeta paradisíaco, hogar del buen vivir mundial.
Pero el Imperio impávido invalida los alientos de sus esclavos, tomándolos como “protestas torpes” “resuellos volátiles” “desfile de pobres masas zombis” ignoradas con olímpica displicencia en su aniquilamiento. Exalta a su vez el reino del auténtico poder dentro del Nuevo Orden en pedestal de tumbas de las larvas humanas que disienten y se resisten casi agónicas en la pobreza extrema.
Más temprano que tarde sin embargo, al igual que otros imperios de la historia, se degenerará en su ocio orgiástico, como ya ocurre con David Petraeus, el grande de la CIA asesina, John Allen, el otro para la OTAN, junto a sus secretos de Estado expuestos por mujeres y FBI celosos. No tardará en hundirse de por sí en el miasma que lo alimentó desde su lóbrego origen.
Es de ver como en su insolente trajín con la ignominia de sus cruzados de lesa humanidad, se regodea a lo IRAK o GAZA, sumando “divertidos” sus millares de muertos, heridos, lisiados, etiquetando con sellos tétricos el telón de fondo de ciudades en ruinas. Quienes denuncien su cinismo estarán en su contra, serán los enemigos a muerte de los amos de la tortura sin Dios ni Ley.
Así, Juanito Torres, el argentino envenenado por sus jefes en Afganistán, el soldado vejado y torturado Maning de Irak y el asediado Wikileaks Assange. Los truenos retumbantes de Obama o Bush son solo ecos de los rayos de los cíclopes de las tinieblas, prestos a devorar a sus propios hijos emulando a Saturno. Así lo hicieron con John F. Kennedy y su hermano Robert, a través de Johnson. Los demás, son una mazorca desgranada en su patio trasero. Baste mencionar a los Torrijos, Arbenz, Roldós o Allende.
Rafael Correa de Ecuador, líder excepcional entre los excepcionales, o de uno en un millón, hace dos años, escapó del golpe de la estupidez patológica tramado por el Imperio y sus mercenarios nacionales. Falló pese al reguero de metralla policial complotada, por el desafío que conmovió a su Pueblo levantado, a su UNASUR y al Mundo: ¡¡De aquí no salgo sino Presidente o cadáver!!
Aunque el Comando Sur yanqui pretende escurrirse subrepticio en son de paz en Chile, Colombia y Paraguay, Latinoamérica se yergue altiva y digna. Sus recursos naturales no se venden. Su libertad soberana no se negocia como lo hacían los peleles y esperpentos forjados por el imperio. La Primavera Árabe se ha tornado bumerán de pánico contra la estupidez imperial. Ya no habrá en el mundo un descerebrado lacayo que pernocte tranquilo, sea Embajador, Cónsul, Agente de CIA o FBI, en Libia, Siria, Irán o Cartagena, como sucedió en Bengasí.
¿Pero qué es de la famosa OTAN Europea, sin Rusia, desmembrada desde la cintura hacia abajo en casi el 50%? Se la redujo de un tajo de diez millones de Km2 a menos de seis millones y como Organización, su cabeza descerebrada reside al otro lado del Atlántico, en el Imperio de la maldad dispuesto al holocausto mundial de un planeta arrasado. La “Vieja Europa”, así llamada despectivamente por el vivaracho Bush (arbusto en inglés), no es más que un instrumento del oprobio de las grandes galaxias corporativas del capital, que la tienen sojuzgada y decapitada en el patíbulo de la bancocracia europea. “Orgasmo para la Banca y frígida quimera para la sociedad”. Será instalada la “Nueva Europa” en Crisis de Espanto, colgada de cabeza en el Dispendio Burócrata Corrupto que no hace otra cosa que patalear, sin saber porqué ni para qué, mientras se despedazan en protestas famélicas y referendos separatistas como los de Cataluña, Escocia o Flandes. Las extremidades inferiores, las del sur, y otras partes extirpadas con “recortes suicidas” de esa Nueva Europa, como alguien ya lo dijo, pasarán a ser pintorescos Estados # no sé cuántos de los ampliados EEUU.
Los figurines en blanco y negro de las elecciones del Norte, no fueron sino las dos caras de la misma moneda, cuyo filo disimulaba en sus ranuras la potestad que los bailotea al ritmo de los antojos de la sandez, unas veces desvergonzada, otras solapada, pero siempre audaz y artera.
Esos “demonios del mal” esos “monstruos del Infierno del Dante”, cubren la tierra a diario con ríos de sangre, atrayendo a sus cauces desde sus “Cumbres de la tecnología”, vampiros terroríficos en ebria descerebración, mientras asechan los buitres cebados en la mísera ruindad primaria, que no terminará nunca de saciarse con las vísceras de niños y madres exánimes que claman al infinito desde África y otros países como Palestina y su franja de Gaza, atacados por las crecientes atrocidades del apocalíptico dragón Imperial.
Cabe exclamar ante la faz del Universo: ¡¡Pueblos llanos del globo!! ¡¡Indignados del planeta!! ¡¡Uníos para hundir al cretinismo bárbaro en su inframundo sangriento!! ¡¡Limpiad la superficie de la tierra, para la entrada civilizada de la nueva era de los súper hombres de la ciencia y la vida!!
Fausto Abad Zúñiga
Mail: fabaz@andinanet.net