PLAN “BANDERA NEGRA” ADELANTA LA CIA PARA DEFENESTRAR AL PRESIDENTE CORREA  



LA CIA INVIERTE EN EL ECUADOR 



Ecuador Por Dentro

Los para-políticos de derecha así como de la mal llamada izquierda, junto a los para-periodistas y los medios de comunicación mercantilistas, tendrían razones suficientes para frotarse las manos, frente a la inversión que la CIA estaría haciendo en el Ecuador, con el objetivo de impedir, a como de lugar, la reelección del presidente Rafael Correa Delgado. 70 intervenciones armadas han adelantado los EE.UU. en América Latina.

Escribe: Cristóbal Rodríguez Guerra
Cristobalrodriguez1@hotmail.com

La Agencia Central de Inteligencia o CIA (por su nombre original en inglés: Central Intelligence Agency), cabalgan por tierras latinoamericanas y caribeñas, conspirando contra los gobiernos que osan renunciar a los designios del imperialismo estadounidense norteamericano y optan por responder a políticas soberanas.

Para la clase dominante de los Estados Unidos de Norteamérica, Cuba se convirtió en su mayor pesadilla, en su martes 13, desde que un grupo de idealistas revolucionarios liderados por Fidel Castro y el Che Guevara, hicieron añicos el principal centro de orgia sexual y de saqueo productivo de los gringos. Y todo, con el aval de la clase dominante local y del dictador de ese entonces: Fulgencio Batista.

Desde aquel 1 de enero de 1960, la decisión del pueblo cubano de ir por nuevos rumbos y revolucionarios, se convirtió en bandera de lucha y dignidad para todos los pueblos del mundo; sin embargo, paradójicamente, también fue el inicio de la arremetida brutal, alevosa y conspirativa no solo de los servicios criminales de inteligencia de los Estados Unidos de Norteamérica, sino de los demás organismos, principalmente crediticios, como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otros que, habiendo sido creados para proteger a los países vulnerables en el contexto financiero internacional desde finales de la Segunda Guerra Mundial, sólo han servido para sostener el estatus quo del poder político y económico de las grandes potencias.

América Latina y El Caribe han sido intervenidas por los EE.UU. por más de 180 años[1]. Y, han invadido nuestros países por más de 70 ocasiones “implantando regímenes dóciles a Washington y aplastando toda tendencia de progreso económico y social, así como financiando a los gobiernos de esta región para que destruyan todo brote revolucionario, incluido las guerrillas[2].

“Para dar solo unos pocos ejemplos recordemos las fechas y el país donde los EE.UU. intervinieron con o sin la anuencia de los gobiernos latinoamericanos:

Década de los cuarenta

“1945, Venezuela la diplomacia secreta de los Estados Unidos organiza el derrocamiento del Gobierno del general Medina.
1947, Paraguay, la sublevación del pueblo contra la dictadura del general Moriñigo es aplastada con armamento recibido de los Estados Unidos.

Década de los cincuenta

“1950, Puerto Rico, mediante armamento de los EE.UU. es sofocado el movimiento popular de liberación nacional.
1952, Cuba, respaldado por la CIA, sube al poder, el general Fulgencio Batista.
1952-1954, Guatemala, en este lapso se hizo más de cuarenta intentos de derrocar al Gobierno de Arbenz.
1955, Costa Rica, los mercenarios del ex presidente Picado, armados y adiestrados en los Estados Unidos, invaden el país.

Década de los sesenta

“1961, Cuba, mil quinientos contrarrevolucionarios cubanos adiestrados y armados en Florida desembarcan en la Bahía de Cochinos y son derrotados por completo.
1965, República Dominicana, 19 mil soldados de los EE.UU. invaden el país so pretexto de "defender a los ciudadanos norteamericanos". Esa agresión significó para el pueblo dominicano más de 4000 víctimas.
1966, Argentina, la Embajada de los EE.UU. en Buenos Aires organiza el derrocamiento del Gobierno.
1967, Bolivia, unidades formadas y adiestradas en los EE.UU., bajo la dirección de los "consejeros militares" estadounidenses desarrollan una guerra antiguerrilla que origina la muerte del Comandante Ernesto Che Guevara.

Década de los setenta


“1973, Chile, los militares encabezados por el general Augusto Pinochet y secundados por la CIA derrocan al Gobierno de socialista Salvador Allende.

Década de los ochenta


1983, Granada, intervención armada de los EE.UU. en contra del pueblo de ese país caribeño”[3].

1989, invasión a Panama, derrocamiento y captura del dictador Manuel Antonio Noriega. El Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos reportó la muerte de 314 militares panameños, 202 civiles de la misma nacionalidad y 23 soldados estadounidenses.

De acuerdo con el periodista Bob Woodwards y la cadena de televisión CBS serían un total de 450 panameños los que murieron durante el conflicto. (Bob Woodward, The Commanders, Simon & Shuster, Pocket Star Book, New York, 1991, ISBN 671413678)

Cambio de época

Apenas unos cuantos ejemplos fehacientes de la intervención norteamericana en el otrora “su patio trasero” y que hoy buscan recuperarlo, incluso con complicidad de las burguesías nacionales y de sectores políticos, económicos y de medios de comunicación mercantilistas, quienes en más de una ocasión se han convertido en los apátridas del Ecuador.

Ahora, en este cambio de época que viven varios países latinoamericanos, como Venezuela, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Uruguay y Ecuador, principalmente, el imperialismo ha reactivado con mayor agresividad sus políticas intervencionistas, pero ya no son las tradicionales, como sus típicas recetas fondomonetaristas, sino con otro tipo de mecanismos y argucias, que no hacen más que reflejar su debilidad peligrosa, porque sólo les va quedando la compra de conciencias y la invasión armada.

Denuncias minimizadas

Hace más de una semana el exembajador británico Craig Murray, denunció que la CIA está invirtiendo 87 millones de dólares para intentar que Correa no sea reelegido en los comicios de febrero próximo. Información que ha pasado casi desapercibida por los medios mercantilistas.

Hay dirigentes políticos, analistas y asambleístas opositores que sólo se han pronunciado para subestimar estas denuncias, convirtiéndose en “cómplices” de quienes buscan perturbar la democracia ecuatoriana.

CIA y narcotráfico

Las últimas denuncias realizadas tanto por el ex embajador británico Craig Murray como por el periodista chileno Patricio Mery Bell (video), dando cuenta que existe un plan desestabilizador de la democracia participativa ecuatoriana por parte de la CIA, departamento de inteligencia bajo el servicio del Estado estadounidense, demuestra hasta la saciedad que el triunfo obtenido por el comandante Hugo Chávez en las elecciones últimas y que le permiten estar al frente del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela hasta el 2020, no se repetirá, o por lo menos utilizarán todo lo que está en sus manos para impedirlo.

La mayoría de ecuatorianos y ciudadanos del mundo, amantes de las genuinas libertades y respetuosos de las decisiones de los pueblos humildes, que son la mayoría, estamos preocupados; más aún, a sabiendas que, como lo hemos descrito a través de la larga lista de intervenciones políticas, económicas y militaristas del imperialismo gringo, puede ser capaz de todo para frenar la ola emancipadora de la clase trabajadora, campesina y de la clase media, donde quiera que esta se sacuda.

Insisto: El ex embajador británico Craig Murray, fue claro en manifestar a través de su blog personal www.craigmurray.org.uk que la CIA busca hundir a Correa, y para cumplir con este objetivo cuenta con 87 millones de dólares, monto, al parecer insuficiente para impedir que el presidente Rafael Correa sea reelegido, por lo que este servicio de inteligencia, nada menos ni nada más, estaría aliándose con el narcotráfico para obtener los fondos suficientes para este macabro objetivo.

Pero, Adam Naam, embajador de Estados Unidos en Ecuador, salió inmediatamente al paso para desmentir estas acusaciones: “Es absolutamente falso; (en) los Estados Unidos respetamos a la democracia de Ecuador".

Palabras que resultan insuficientes por el cúmulo de evidencias que se tiene a lo largo y ancho del planeta con sus intervenciones no sólo “diplomáticas” sino militares; y, para recordar hechos actuales, sólo mencionaremos algunos como la invasión a Afganistán, a Irak y el apoyo bélico a los mercenarios que destruyeron regímenes como los de Egipto, Libia y ahora van detrás de Siria.

Sin embargo, lo inverosímil resulta que la CIA complote en contra de Rafael Correa nada menos ni nada más que aliándose a los narcotraficantes, para de esta manera obtener dinero que no sea objeto a control por parte del Congreso estadounidense, al mejor estilo “Irán-Contras”, mecanismo que buscaba allanar el camino para que la revolución sandinista (1979-1990) fracase.

Entregaron dinero y armas de manera ilegal a grupos insurgentes que se encontraban a favor de la derecha de ese país, tal y como quieren hacer ahora en Ecuador comprando para-políticos, para-periodista y medios mercantilistas.

Plan Bandera Negra

Patricio Mery Bell, periodista chileno, hizo público el Plan Bandera Negra y un supuesto tráfico de cocaína en Chile (300 kilos mensuales) donde estarían involucrada la CIA, la DEA estadounidense y el Gobierno chileno, con el objetivo de obtener dinero para defenestrar a Rafael Correa de la Presidencia de Ecuador e intentar cambiar el eje geopolítico de la región, que hoy es controlado por gobiernos progresistas con tendencia socialista.

En defensa de la democracia


Al parecer, no sólo espesos y negros nubarrones se acercan amenazantes a la arena política ecuatoriana y latinoamericana, sino verdaderos huracanes que sólo podrán ser controlados por una masa convencida de que estos gobiernos, como el liderado por Rafael Correa, está haciendo bien las cosas, beneficiando a los pobres como nunca antes en todos los campos: salud, vivienda, educación, vialidad, alimentación; pero, lo más importante recobrando la dignidad que fuera conculcada a través de la prepotencia y alevosía de la clase dominante.

Ecuador Por Dentro, ha sido claro, enfático y transparente. Nos hemos visto obligados a tomar partido y apoyar de manera crítica y constructiva al gobierno de Correa, mientras la para-política, los para-periodistas y los medios mercantilistas continúen a tiempo completo conspirando no sólo contra un individuo que nos merece todo el respeto, aunque no estamos de acuerdo con él completamente, como es el caso del presidente Rafael Correa, sino contra un pueblo que está cansado que la derecha haya hecho girones nuestra soberanía y dignidad, y de la traición hacia la emancipación de la clase trabajadora, por parte de los mal llamados partidos de izquierda, que se han constituido en la derecha que aún no toman el poder.

_________________________

* CRISTÓBAL RODRÍGUEZ GUERRA. Quito - Ecuador. Autor de los libros: * "El Picotazo del Cóndor. Diario de un periodista en la guerra del Alto Cenepa. Dos meses en medio del conflicto. 1995. * Coautor del trabajo periodístico "Terremoto", 1996. * "Bucaram. Fuera". 1997. * "Los Grupos Insurgentes en el Ecuador" 1999. * "Las Pesadillas del Presidente" 1999. * "Putumayo: vallenato y fusil. 365 días junto a la zona de conflicto" 2001; “Elena Isabel: …entre el amor, la política y la guerra”, 2003; “La revolución de los forajidos (caída de Lucio Gutiérrez)”, 2005; “El Picotazo del Cóndor”, versión actualizada, 2007.

[1] Terrorismo de estado vs. Terrorismo individual, Cristóbal Rodríguez Guerra online: http://ecuadorpordentro.net/comunicacion/index.php?option=com_content&task=view&id=4739&Itemid=115
[2] Terrorismo de estado vs. Terrorismo individual, Cristóbal Rodríguez Guerra online: http://ecuadorpordentro.net/comunicacion/index.php?option=com_content&task=view&id=4739&Itemid=115
[3] Terrorismo de estado vs. Terrorismo individual, Cristóbal Rodríguez Guerra online: http://ecuadorpordentro.net/comunicacion/index.php?option=com_content&task=view&id=4739&Itemid=115