“MARCHA SOBRE MADRID” Y UN REFERÉNDUM, ANTES DE CONVOCAR LA HUELGA GENERAL 



NACE CUMBRE SOCIAL ES ESPAÑA  




Nace Cumbre Social, que agrupa a cientos de organizaciones para oponerse a la política de Rajoy

Anabel Diez, Coresponsal política. El País.


Objetivo cumplido y, con creces. Ha nacido la Cumbre Social. Representantes de más de un centenar de asociaciones, sindicatos y movimientos organizados, se han puesto de acuerdo para agruparse con el objetivo de canalizar y dar respuesta a los recortes y a las políticas de ajuste del Gobierno. El 25 de julio marca el nacimiento de esta plataforma de “resistencia” que dará respuesta a cada iniciativa del Ejecutivo que considere lesiva para la sociedad. El próximo 6 de septiembre se marcara la hoja de ruta de actuaciones aunque en su sesión constitutiva se ha fijado el 15 de septiembre para una “marcha sobre Madrid” desde toda España. Después una consulta popular sobre las medidas que lleva a cabo el Gobierno y, casi con seguridad, habrá una convocatoria de huelga “general y social” en el otoño. Una iniciativa de este tipo no surgía en España desde las movilizaciones contra la guerra de Irak.
La convocatoria de huelga general no ha salido de la reunión en la que ha nacido la Cumbre Social que ha reunido durante cuatro horas a más de un centenar de representantes de colectivos y organizaciones, en una sede de CC OO de Madrid. Aunque no hay duda de que la habrá. La mayoría de los asistentes a esta primera reunión tomaron la palabra, en un encuentro a puerta cerrada, para dar cuenta de cómo afectan a su sector las medidas del Gobierno y la imperiosa necesidad de llamar a la movilización social. Algunos pidieron que de entrada se anunciara ya la huelga general, pero la mayoría consideró que mejor paso a paso. La identidad de los reunidos demuestra que el movimiento trasciende el mundo sindical aunque los líderes de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, están en primera fila.
Ha llegado el momento de decir basta. “El 19 de julio fueron millones de personas las que llenaron las calles en distintos puntos del país para defender sus derechos. Y en agosto volverán a salir a manifestarse”, se lee en el documento que pactaron los reunidos. “No vamos a parar. En septiembre las organizaciones que hemos participado en la Cumbre Social vamos a intensificar la movilización social y democrática, recurriendo a todos los instrumentos que la Constitución pone en nuestra mano”. Además de afirmar que las medidas del Gobierno “arruinan la economía y contraen el consumo”, añade que “quiebran el modelo de convivencia de los últimos 35 años”.
Además de los dos sindicatos mayoritarios, y el de funcionarios, CSI-F, USO y la Plataforma Social en Defensa del Estado de Bienestar Social que agrupa a 58 organizaciones y que han hecho juntos las últimas movilizaciones, la novedad está en las decenas de grupos que quieren estar en un frente común. Estos son algunos de ellos: Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos; Consejo General de Psicología; Sindicato de Arquitectos; Unión Progresista de Fiscales; Foro Judicial Independiente; Ingeniería sin Fronteras; Asociación de Graduados en Ingeniería Civil Sociólogos sin Fronteras; Sindicato Unificado de Policía, (SUP); Unión Federal de Policía (UFP) ; Unión de la Guardia Civil (UGC); Sindicato de Periodistas; Unión de Actores; Jueces Para la Democracia; Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales; Sindicato de Enfermería; Sindicato de Secretarios Judiciales; Sindicato de Estudiantes; Federación de Mujeres Progresistas; Ecologistas en Acción; Asociación de Futbolistas de España.
En el primer documento de la Cumbre Social se da a conocer los pasos que van a dar. “El 15 de septiembre centenares de miles de ciudadanos marcharán a Madrid desde todos los rincones de España para decir no a tanta injusticia”. Después, pedirán al Gobierno que convoque un referéndum sobre las medidas aprobadas. “Si no lo hiciera, seremos las organizaciones de la Cumbre Social las que llevaremos a cabo la convocatoria de una consulta popular y con el resultado de la misma actuar en consecuencia”. Nada se dice en este texto inicial sobre la convocatoria de la huelga general aunque algunos de los asistentes apuntan a que se producirá para finales de octubre; pero antes quieren llevar a cabo otras iniciativas a las que dan la máxima relevancia como la “marcha sobre Madrid” y un referéndum.

Los colectivos sociales piden una Huelga General ante el «golpe de Estado» en forma de recortes del PP en el Congreso
Por su parte, Nacho Hernández, desde España, Tercera Información señalaba:
Se trata de «acabar con movilizaciones simbólicas y estériles y poner en pie un calendario de movilizaciones con capacidad de enfrentar y revertir estas políticas en favor de la clase trabajadora». Se plantea la creación de una SYRIZA en el Estado español para combatir a los partidos «sistémicos y monárquicos».
Las medidas presentadas en el Congreso por el gobierno de Rajoy siguen levantando ampollas. Y no precisamente por el incumplimiento total del programa electoral con el obtuvieron la mayoría absoluta en el Parlamento el pasado mes de noviembre. Los recortes, por sí mismos, han conseguido unir a multitud de colectivos y ciudadanos que nunca antes habían coincidido en la calle. La reivindicación de los derechos y libertades perdidas se extiende a toda la clase trabajadora. Esta ha tomado conciencia de clase y la movilización en las calles es continua desde hace varios días. Pero, según parece, esto es solo el principio.
Como se ha dicho, la ciudadanía ha tomado conciencia, y los colectivos sociales han aprovechado la semana para lanzar diversos comunicados y manifiestos con motivo del desmantelamiento del Estado del Bienestar. Dentro de Izquierda Unida, el Partido Comunista de España (PCE) ha sido tajante a la hora de narrar lo que está sucediendo en el país estas últimas semanas. Para la formación, el gobierno «está tomando medidas que vacían de contenido nuestro estado social y de derecho al reducir el gasto social, los derechos laborales» mientras «aumenta la fiscalidad indirecta», medidas que «afectan fundamentalmente a la clase trabajadora», la clase a la que se le sigue «haciendo correr con el costo de la crisis» y que solo va a traer «más dolor y desesperación». En definitiva, para el PCE este gobierno «hace el trabajo sucio a la patronal, al capital, con una reforma laboral que destruye derechos sociales y trata de cambiar el marco de las relaciones laborales». Asimismo, se trata de un gobierno que «cede la soberanía nacional a instituciones europeas como el Banco Central Europeo, que no tienen ningún control democrático y que actúa al mandato de los mercados y el capital especulativo». Ante este atropello, el partido espera una respuesta «global, coordinada y unitaria» para confirmar la «unidad de la izquierda» en relación a una «alternativa social, anticapitalista, democrática» que luche contra el bipartidismo, «los poderes económicos y la monarquía».
Agresiones «criminales» con el apoyo del PSOE
El colectivo socialista Construyendo La Izquierda (CLI) ha condenado las «durísimas agresiones» que sufren las «clases populares», calificándolas de «criminales». Ante esta situación, CLI tiene claro que «solo una acción decicida y unitaria de los trabajadores y sus organizaciones podrán frenarlas» para plantar cara a «la banca, los mercados y a las derechas». CLI, quien pretende construir una SYRIZA en el Estado con representación parlamentaria, ha lamentado la hipocresía del PSOE en este ámbito. Según CLI, «el PSOE critica las medidas de recortes del PP» mientras «aprueba en el Congreso tanto la contra-reforma financiera como el Pacto por la Estabilidad y la Fiscalidad», texto en el que se «sacralizan los recortes y los ataques al Estado del Bienestar, consagrando el rabioso neoliberalismo comunitario». CLI reprocha al partido en la oposición su carácter «socialista»: «un socialista, si lo es de verdad, no puede aprobar tales textos».
Panorama de movilizaciones sindicales
Sindicatos minoritarios como la Confederación General del Trabajo (CGT) o la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) han puesto el grito en el cielo ante los despropósitos a los que se está viendo sometida la clase trabajadora. CGT denuncia el inexistente servicio de la política al pueblo que le vota, al considerar que las actuaciones del gobierno «están condicionadas y dirigidas por los intereses de los que de verdad toman las decisiones, los banqueros y los poderes económicos», los verdaderos «superpoderes dirigentes». Para el sindicato, los recortes en derechos y servicios públicos a la clase trabajadora obedecen a la necesidad de mantener el gasto público de gobiernos central, autonómicos, ayuntamientos y diputaciones en «asesores, colocando en cargos a familiares, enriquecimiento personal con el erario público, mantenimiento de la corrupción». Para ello, continúa el sindicato, se hacen los recortes, para que algunos privilegiados «acumulen cada vez más riqueza y puedan mantener su estatus social». CGT ve necesaria «mano dura contra los responsables de esta estafa que llaman crisis». Y para ello hace un llamamiento a la convocatoria de una «Huelga General contra los recortes sociales y salariales, la reforma laboral y todas aquellas medidas regresivas para la clase trabajadora».
CNT, en sintonía con lo manifestado por CGT, acusa al gobierno de tender la mano a los responsables de la estafa económica, «una factura que estamos pagando la clase trabajadora con un nuevo hachazo a los servicios sociales». Para CNT es el «momento de ponerse en marcha» y de organizar movilizaciones sindicales «combativas» que rompan con la «fragmentación de las luchas y las movilizaciones simbólicas y estériles», con la huelga general como objetivo final.
La Iglesia católica «sigue viviendo en un paraíso fiscal»
Europa Laica ha denunciado públicamente el mantenimiento, por parte del gobierno, del sistema de financiación de la confesión católica en el Estado. La Iglesia, que percibe más de 11.000 millones de euros al año ha recibido «sin ninguna merma» las noticias de los recortes en los servicios sociales, pensiones y demás derechos de la clase trabajadora. Esos 11.000 millones, continúa Europa Laica, «paliarían una parte importante de los brutales recortes en Educación, Sanidad y servicios sociales públicos, rebajas salariales o subidas de impuestos directos» y todo ello «a sabiendas de que afectará a los más débiles». Resulta que la Iglesia católica «sigue viviendo en un paraíso fiscal» y Europa Laica considera «inadmisible» que «la confesionalidad del gobierno y de algunos sectores políticos liberen del más mínimo esfuerzo a la Iglesia católica, propietaria -mediante usurpación- de un enorme patrimonio rústico y urbano y de importantes recursos financieros y empresas encubiertas». Ante esta situación, Europa Laica llama a la ciudadanía a «movilizarse contra este brutal golpe de Estado» para defender los derechos conquistados durante tantos años.
Hacia la Huelga General en Otoño 2012
SP Confederal
"CGT debe acordar la Huelga General y propone a todas las organizaciones sindicales y sociales la necesidad de confluir en esa HUELGA GENERAL antes de fin de año.
Los objetivos de la convocatoria son:
1. La retirada de las políticas, leyes y actuaciones del capital que fomentan el paro, el recorte de nuestros derechos sociales e individuales, la precariedad y la explotación de la clase trabajadora y que impiden un reparto justo del trabajo, la riqueza y el bienestar.
2. Un rechazo radical de la política económica desarrollada por el Estado.
3. Exigir la aplicación inmediata de medidas concretas que acaben con el paro, precariedad, temporalidad y siniestralidad laboral."
Acuerdos V Congreso Extraordinario de CGT (Toledo 2012)
Huelga General Otoño 2012
Tras la pasada Huelga General del 29 de Marzo, las cosas siguen cada vez peor para la clase trabajadora y la mayoría de la población.
Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2012 suponen un recorte de 27.000 millones de euros en gasto social.
Por real decreto, el gobierno recorta 10.000 millones de euros en educación y sanidad. Los sistemas públicos educativo y sanitario se privatizan, se desprestigian, se repagan con nuevas tasas e impuestos mientras se prevén más de 300.000 despidos en el sector público y se aprueba un “medicamentazo” brutal.
Mientras tanto, el principal problema de la población, el paro, sigue sin resolverse, agravándose, hasta hacer insoportable, la situación de millones de familias a las que se les niega el acceso a una vida digna de ser vivida.
Ante todo esto, la respuesta que ofrece la Unión Europea es rescatar a la banca con 100.000 millones de euros de los que tendremos que responder todas y todos con el dinero público al tiempo que se sigue desahuciando a miles de personas dejándolas en la calle.
El gobierno, incapacitado para hacer frente a esta situación, aprueba un nuevo Plan de Medidas de Ajuste para robar a toda la población otros 65.000 millones de euros y pagárselos a los banqueros especuladores y prestamistas. Estas medidas suponen quitar la paga extra a los empleados públicos, reducir los salarios, las prestaciones por desempleo y todo tipo de ayudas sociales, privatizar empresas públicas a la par que aumenta los impuestos con la subida del IVA y amenaza con nuevas reformas draconianas contra la población.
Los PGE de 2013 supondrán un nuevo recorte de 23.000 millones de euros para reducir el déficit público y pagar la deuda, lo que significaran nuevas reformas y nuevos saqueos al bolsillo de todas y todos.
Ante este panorama sombrío, el sindicalismo institucional está mirando para otro lado, se arruga, no plantea una verdadera lucha global en defensa de los derechos laborales y sociales.
La CGT entiende que hay que seguir luchando juntos, en las empresas, en los sectores, en los pueblos y ciudades, en los barrios, codo con codo, las organizaciones sindicales y los movimientos sociales, el movimiento estudiantil, las asociaciones vecinales, el 15 M y las plataformas ciudadanas.
Desde la CGT, llamamos a la participación en todas las movilizaciones convocadas contra todas las medidas económicas y antisociales que nos agreden a la mayoría social.
Y además, la CGT plantea que es obligatorio convocar una nueva Huelga General en Otoño en la que confluyan todas las luchas, toda la indignación social y ciudadana en una gran jornada de lucha sindical y social que signifique un paro laboral, una huelga de consumo y una movilización general de toda la sociedad.
Si luchamos juntos en un Frente Sindical y Social amplio conseguiremos parar el país y poner freno a los desmanes del gobierno, la banca, la patronal y los mercados.