PERÚ: ¡CONGA NO VA! 



BASTA DE PROMESAS Y MENTIRAS 




Hugo Salinas

¡Conga no va! ya no es solamente un grito contra un proyecto minero. ¡Conga no va! se ha convertido en el estandarte de una nueva esperanza que se abre en el Perú. No la matemos una vez más. Comprendamos el mensaje de la Historia.
No olvidemos que con un facilitador, Biblia en mano, en Cajamarca, Atahualpa fue arrestado y luego asesinado, una vez que el cuarto de rescate estuvo repleto de oro y plata. No olvidemos que Túpac Amaru fue descuartizado y cuyo cuerpo en pedazos fue exhibido en los cuatro suyos para hacer saber que el nuevo modelo occidental requiere obediencia y sumisión. No olvidemos que desde la llegada de los españoles, millones de hermanos murieron en los socavones de oro y plata para satisfacer las ansias de riqueza de los europeos. De esta forma, nuestros pueblos originarios cobrizos fueron prácticamente exterminados. No lo olvidemos.
No olvidemos que durante toda la vida republicana, y con muy honrosas excepciones, los militares dominaron a sangre y fuego para beneficio de las potencias extranjeras. Corrompidos por las dádivas y el poder facilitaron la depredación de nuestros recursos naturales tales como el salitre, el guano, el caucho, la anchoveta y, ahora, una vez más, el oro y otros recursos naturales. Los cachacos y los militares siempre estuvieron coludidos con un grupo de peruanos para servir mejor a las empresas multinacionales de las potencias extranjeras. No lo olvidemos.
¡Conga no va! significa el clamor de la población por un cambio de modelo de economía y de sociedad. No más el modelo minero-agro-exportador que se nos ha impuesto desde hace seis siglos. Es hora de dejar de ser el abastecedor de piedras preciosas, materias primas y productos agropecuarios con salarios de miseria. Es hora de decir ¡No! al saqueo al cual nos tienen acostumbrados las empresas-enclave. Ya nos más oleoductos, mineroductos, gasoductos, que alimentan a las empresas extranjeras en países extranjeros. No solamente se llevan gratis nuestros recursos naturales sino que, además, cargan con el 100% de las utilidades, dejando ciudades y puertos polucionados como Huarmey, Callao, Cerro de Pasco...
Estas empresas-enclave no traen ningún beneficio para las poblaciones. Lo único que nos dejan son, por un lado, gobiernos corruptos con millones de dólares en cuentas bancarias en Suiza, Luxemburgo y Liechtenstein y, por otro, poblaciones desorientadas, depravadas por el uso del clientelismo, y nuestros campos de cultivo y ecosistemas destruidos. Es decir, esta imposición extranjera con la ayuda de gobiernos y personas vende-patria, nos deja con poblaciones sumisas en medio de la pobreza y el desempleo. ¡No más sumisión! Enarbolemos en alto la dignidad de un pueblo que quiere cambio, que quiere retomar su Historia.
¡Conga no va! significa recuperar nuestra autoestima y reconstruir nuestro propio futuro. Significa retomar el hilo de nuestra Historia y hacer que nuestra actividad económica esté en plena sintonía con el bienestar de la población. Significa reconstruir nuestro tejido social con la instalación de un nuevo modelo de vida, en donde tanto las personas como la sociedad sean una sola y misma cosa; en donde el uno reconozca plenamente al otro. No más individualismo a ultranza. No más el enriquecimiento de algunos y la muerte y hambruna para el resto.
No cedamos al chantaje de unos cuantos al servicio de las multinacionales mineras que tienen todo el respaldo de los Estados Unidos. No cedamos a las promesas y engaños de peruanos a sueldo del servicio de inteligencia de los Estados Unidos. No cedamos ante el Imperio. Retomemos nuestra propia Historia y construyamos nuestro propio futuro. Ollanta, honorar y honrar a un hermano cobrizo muerto en la defensa de su propia tierra, no es asqueroso. En cambio, ordenar la matanza de sus propios hermanos cobrizos, eso si es asqueroso. ¡Cuánta vergüenza tendrás de tu propia raza que hasta castellanizaste tu propio nombre, Ollantay!
¡Conga no va! quiere decir ¡Viva la construcción de un nuevo modelo de economía y sociedad! ¡Conga no va¡ quiere decir ¡Fuera el modelo minero-agro-exportador! Quiere decir que es hora de ponerse a tono con la evolución de la Humanidad. En el plano de “qué producir” debemos iniciar la instalación acelerada de la economía inmaterial que es la que genera mayor valor agregado a nivel mundial, brinda mejores salarios y un más alto cuadro de vida. Los países del Norte ya se están beneficiando de estos adelantos de la Humanidad mientras que, a nosotros, nos quieren seguir imponiendo métodos y formas de trabajar atrasados de cientos y miles de años.
¡Conga no va! quiere decir eliminar las desigualdades socio-económicas. Mientras el salario mínimo en el Perú está en menos de 300 soles mes, en los países del Norte supera los mil euros. ¡Conga no va! quiere decir que es hora que las grandes mayorías tengan acceso al agua potable, los servicios higiénicos, la electricidad, vivienda, salud, educación, transporte…; es decir, significa contar con los Bienes de Necesidad Básica.
Todo esto para ahora y no para mañana. Basta de promesas y mentiras. Ya estamos en el siglo XXI y una gran masa de peruanos sigue viviendo en condiciones inferiores a los pueblos tawantinsuyanos, a pesar de los grandes adelantos conseguidos por la Humanidad. Es humillante. No podemos ni debemos soportarlo ¡Conga no va!