LOS REVOLUCIONARIOS VENEZOLANOS RECLAMAN POR ENTREGA DE JOAQUIN PÉREZ BECERRA 



COMUNICADO DE LA ANMCLA 



COMUNICADO DE LA ANMCLA

El lunes 25 de abril fue detenido y entregado al fascismo colombiano el periodista sueco de origen colombiano Joaquín Pérez en un acto que nos causa vergüenza a todos los que luchamos día a día por este proceso revolucionario.

La Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos se suma las voces que desde dentro del campo de la revolución exigen una explicación ante estos gravísimos hechos. Con su total e inexplicable silencio el poder ejecutivo, los diputados nuestros en la Asamblea Nacional e incluso el mismo PSUV, generan una fisura en la confianza de los millones que construimos desde abajo, colectivo a colectivo, consejo comunal a consejo comunal, movimiento a movimiento, el socialismo y la patria bonita.

Todos sabemos que en Colombia, pensar diferente y emitir opiniones divergentes se ha convertido en un crimen que se paga con la muerte, la desaparición forzada, la tortura, el exilio o con largos años en prisión. La oligarquía colombiana en su lucha por mantener el poder y privilegios que detenta hace 200 años, ha asesinado y desplazado a millones de sus ciudadanos.

El compañero de lucha Joaquín Pérez es uno de los pocos sobrevivientes del genocidio cometido contra el hoy extinto partido de izquierda Unión Patriótica, en la década de los ochenta, por fuerzas del Estado colombiano y paramilitares. Más de 3.000 compañeros nuestroamericanos fueron asesinados, eliminando así la posibilidad de salida política que planteaba la Unión Patriótica al conflicto del país hermano. Una vez exiliado en Suecia en 1993, el compañero fue cofundador de ANNCOL agencia de noticias alternativa que ha denunciado las masacres paramilitares y el terrorismo de Estado. Su trabajo constante en esta trinchera comunicacional es lo que quiere acallar Santos y la derecha colombiana.

A Joaquín se le violaron en Venezuela todos los derechos tanto nacionales como internacionales en un acto de diligencia que no hemos visto jamás en nuestra justicia a la hora de, por ejemplo, castigar a los asesinos de los más de 200 compañeros campesinos caídos en la lucha contra el latifundio.

Pero más allá de lo legal está la acción política. No hay pragmatismo ni “causa de Estado” que justifique esta acción. No se entrega a un revolucionario. Debimos seguir el ejemplo de Fidel, que en 50 años de proceso revolucionario jamás ha entregado a un militante de la causa socialista.

Honda preocupación nos causa además que el Ministerio de Información de este gobierno revolucionario llame al compañero Joaquín Pérez “terrorista”, haciendo eco al calificativo con que denominan los centros de mando del oligopolio comunicacional a todos los que luchan por la justicia social y en contra del capitalismo. Para estas trasnacionales de la comunicación Evo, Fidel ó Chávez han sido o son terroristas.

Ya lamentablemente las consecuencias del error realizado contra Joaquín y su familia no pueden ser reparadas, pero desde acá levantamos nuestras voces para expresar nuestra solidaridad y nuestro aliento con ellos.

Que no pase nunca más un hecho bochornoso como éste. Ojalá la necesaria revisión convierta a nuestra patria en un hogar seguro para los que perseguidos por su defensa de la vida, la igualdad y la justicia son obligados a dejar su tierra y su familia. Nuestra patria y nuestro proceso bolivariano deben seguir siendo un faro para todos los que construyen una salida a la crisis del sistema capitalista, ejemplo de solidaridad internacionalista y baluarte de la lucha contra el imperialismo.