ENTRE ELEFANTAS Y REPSOLES 



REYE SE SIENTEORGULLOSO DE HABER ASESINADO A UNA ELEFANTA 



Raul Bracho

Apenas culminada el VI Barranco de las Américas, en Cartagena de
Indias, su estéril producción para el imperio y la victoria gigante de
los pueblos americanos que desarmaron las estrategias de dominación
con un enfrentamiento total a Estados Unidos e Inglaterra, apenas
horas después, al aterrizar en Argentina, con la fuerza solidaria de
los pueblos por la liberación de las Malvinas, Cristina, dice a su
pueblo y al mundo que Repsol y YPF serán nacionalizadas. Al mismo
tiempo, en la Europa se riega por las redes sociales la foto de Juan
Carlos orgulloso por haber asesinado una elefanta. Pocas veces los
viejos elefantes tuvieron tan importante misión en la historia de los
humanos, Juan Carlos tiembla sobre la telaraña de su reino ante los
vientos libertarios de la Argentina que dispara no con escopeta, sino
con justicia sobre su reino tambaleante.

Recordaba entonces a mi amiga Diana Cordero, argentina amada, miembra
del equipo de Kaosenlared, de quien fui aprendiendo las perversas
actuaciones de Repsol allá en su patria y quien incansable a dado la
batalla contra esta transnacional española que hoy a caído por la
decisión soberana del pueblo argentino de hacer suyo lo que es suyo,
de quitar al imperio español o a sus empresas oligarcas, el dominio
sobre el poco petróleo que yace en las entrañas de las pampas.

No pasaron ni siquiera horas antes de que el mapa mundial girara entre
elenfantas y Repsoles, todo apuntando a esa España de la realeza y
capitalista, a la de un Rajoy que histérico sale a la palestra
desencajado, como siempre, despeinado y sin gestos coherentes, a
ofender a las Américas que se liberan y a tratar de buscar consenso
mundial para defender a sus burguesas empresas petroleras.

Que mal se ve esa España que no es la de los pueblos españoles, la de
los estados españoles que aun habiendo elegido a Rajoy (todos tenemos
derecho a equivocarnos) se rebeló con dignidad y coraje el pasado 29
en una huelga que apenas presagia el destino que espera la historia de
aquella patria tan amada por quienes vivimos aquí, en la América
nuestra.

La historia no acaba todavía, faltan los centenares de folios que
llenarán las denuncias en los tribunales internacionales y falta,
además, una gira con la que amenaza Rajoy, por nuestras tierras. Que
bueno que también viene en esos días el presidente de Irán a
visitarnos, Ahmadineyad también vendrá a Brasil y a otras patrias, va
a ser muy divertido. Definitivamente que si fue una victoria la Cumbre
sin Washington, esta América antes sumisa, hoy se levanta orgullosa y
digna ante el imperio y ante el capitalismo mundial para declararse
soberana e independiente.