GAZA ESTÁ AL BORDE DEL ABISMO 



MÁS DE UN MILLON DE PALESTINOS CONDENADOS A SUFRIR EN GAZA 



Saleh Al-Naami
Al-Ahram
Traducido para el CEPRID por María Valdés

A diferencia de lo que era su costumbre, Magid Abu Samha no compra su ración semanal de frutas y verduras para los ocho miembros de la familia. Asistente en la Universidad de Birkat Al-Wizz, al oeste del campamento de refugiados de Al-Maghazi en el centro de la Franja de Gaza, le preocupa que estos productos se pudran en los refrigeradores por los constantes cortes de electricidad de hasta 16 horas diarias. Los cortes de energía son sólo uno de los innumerables eventos que más de un millón de palestinos están condenados a sufrir en Gaza. Para adaptarse, la gente tuvo que cambiar muchos aspectos de su vida cotidiana, algunas familias cambian su horario de sueño para que coincida con los recortes, la escuela secundaria y estudiantes universitarios tienen que mantenerse despiertos a todas horas para poder conectarse a la red en las pocas horas de electricidad. Las cortes también han afectado en gran medida a los comercios, con tiendas que no pueden mostrar su mercancía, y los alimentos congelados desaparecen del mercado en esas condiciones. Sin embargo, incluso si los habitantes de Gaza han sido capaces de adaptarse a los recortes de diferentes maneras en su vida diaria, estos cortes están expuestos a los riesgos y peligros más en serio.
Hace diez días, Gaza quedó a oscuras cuando la única central eléctrica de la Franja tuvo que parar por falta de combustible. Según Ahmed Aboul-Omrein, jefe de información en el Departamento de Energía de Gaza, las conversaciones con Egipto sobre el suministro de diesel necesario para operar la planta no se concretaron y sufrieron el apagón. Si el cierre se prolongase, podría conducir a una escasez del 70% de las necesidades de electricidad en Gaza, ya que sólo el 30% de la electricidad de Gaza es suministrada por Egipto e Israel. Eso supondría cortes de 18 horas diarias, además de una disminución de la potencia disponible en la Franja durante las seis horas restantes. Por otra parte, esta crisis golpea en el medio de un frío invierno, cuando aumenta la demanda de electricidad. Muchos habitantes de Gaza han vuelto a la utilización de quemadores de queroseno, utilizados antes de la introducción de la electricidad en la década de 1980, y la demanda de combustible ha aumentado, por lo que está desapareciendo rápidamente del mercado. Por lo tanto el uso de queroseno se ha limitado estrictamente a las necesidades básicas, tales como las comidas en familia para cocinar.
El Ministro de Salud en Gaza, ha advertido que las vidas de los pacientes hospitalizados está en riesgo debido a la falta de electricidad. El Director de Relaciones Públicas, Ashraf Al-Qudra, dijo que la vida de un 80% de los pacientes estaba en peligro, incluida la de los bebés en incubadoras, cuyo tratamiento requiere un equipo en constante suministro de electricidad. En esta situación están entre 100 y 404 pacientes, en función de sus diferentes estados de gravedad. Según Al-Qudra, el 72% las reservas de combustible están agotadas, y un hospital se encuentra al borde de la paralización total. Hizo un llamado a todas las facciones palestinas para que actúen con prontitud para salvar la vida de los pacientes con alto riesgo, y también a Egipto para proporcionar el combustible.
La preocupación no es sólo por los hospitales. Los funcionarios de la ciudad de Gaza dicen que más de 200 pozos, 40 bombas para aguas residuales, cuatro plantas de tratamiento y 10 plantas de tratamiento de aguas residuales y docenas de los más pequeños están a punto de detenerse si la crisis continúa, junto con cientos de trituradores de basura.
Ellos afirman que Gaza está al borde de la "crisis humanitaria", destacando que los principales servicios de salud y del medio ambiente, servicios públicos, las instalaciones de tratamiento de agua y los hospitales están al borde del colapso debido a la crisis de la electricidad y [la falta de] el diesel.
El Ministerio de Agricultura de Gaza advierte de una crisis alimentaria "inminente" debido a los cortes de energía y la escasez de combustible, diciendo que el suministro de alimentos podría ser interrumpido esta semana. Fuentes, maquinaria agrícola, plantas de procesamiento y empaque, las granjas avícolas están particularmente en riesgo, dijo el ministerio. Cientos de barcos en el puerto están bloqueados por falta de combustible. El cese de la producción en la agricultura es "otro episodio" en la serie de los desastres causados en Gaza debido al bloqueo israelí y la falta de intervención de los estados árabes y agencias de ayuda europeas y los derechos los seres humanos, dice la declaración ministerial.
El sistema de transporte público en Gaza también se enfrenta a una crisis inminente. Debido a la falta de combustible desde Egipto, los vehículos privados pronto tendrán que dejar de rodar, aumentando la presión en el transporte público.
A pesar de la crisis, los gobiernos locales en Gaza y Ramala siempre deduccen de 170 shekels (33,5 ) del salario de cada empleado para ayudar a pagar la factura de consumo nacional de electricidad. Dadas las circunstancias actuales, muchos funcionarios no entienden por qué tienen que seguir sufriendo estas deducciones. Ahmed Hamad, de 65 años, dijo a Al-Ahram Weekly que dos de su hijos trabajan para el gobierno en Ramala y un tercero en una agencia del gobierno en Gaza. Juntos, son ven deducido de sus salarios 107 mensuales, mientras permanezcan en la misma casa y se mantenga la crisis eléctrica.
Otra de las causas de esta crisis en Gaza es política y relacionada con el conflicto entre los palestinos. Mientras que la Liga Árabe dijo que Gaza podría estar conectada a la red regional que cubre siete países, entre ellos Egipto, esto sólo es posible si las facciones palestinas llegan a una reconciliación en primer lugar. De acuerdo con la Liga, Gaza no se puede conectar a la red regional en la ausencia de una demanda [al respecto] por parte de Mahmoud Abbas como presidente palestino. Pero parece que Abbas ha abordado la cuestión de la electricidad a Gaza como una de las cuestiones a resolver como parte de un acuerdo global entre las facciones, y ha aparecido varias veces en la agenda de los debates entre Abbas y Khaled Meshaal, jefe de la oficina política de Hamas. Algunas presiones sobre los palestinos en Gaza han sido causadas por el bloqueo israelí, pero otras fueron causadas por los mismos palestinos que no han logrado establecer un sistema de prioridades para el gobierno, como el proporcionar el bienestar de las personas por encima de todo. Mientras este sistema falle, la tragedia cotidiana de los palestinos es probable que continúe.