LOS MEDIOS Y EL PERDÓN DE CORREA 



LA REMISIÓN DE CORREA  





Por José Villamarín Carrascal
MEDIACIONES-CIESPAL

Una de las conclusiones y demandas producto de la decisión del presidente Rafael Correa de otorgar el perdón (remisión, en términos jurídicos) al diario El Universo y a los autores del libro El Gran Hermano, es la necesidad de entrar en un período de acercamiento y diálogo social, como lo sugiere, entre otros, la Asociación Mundial de Periódicos. En esta perspectiva, uno de los principales actores sociales que van a ayudar a bajar o subir las tensiones son los medios de comunicación.
En este contexto, cabe analizar cómo manejaron los medios escritos la información sobre el perdón otorgado por el Presidente. Un análisis muy breve nos puede ubicar en este hecho. Para ello, vamos a ver solo dos aspectos: los titulares y las fuentes consultadas que aparecen en textos relativamente cortos y generalmente resaltados.
Esta mirada es importante dado que lo primero -y a veces único- que se lee de un diario es el titular. Y luego los textos cortos que si están resaltados mejor. En ambos casos está implícita la línea editorial del medio.
Los titulares
La mayoría de los medios titularon la noticia con suficiente profesionalismo, sin demostrar su inclinación ni hacia un lado ni hacia otro. Para eso, optaron por títulos informativos, que les releva de esa posibilidad de sesgo, más propio de la opinión. Veamos esos titulares, todos en portada, de este 28 de febrero.
Rafael dejó sin efecto sanción contra Diario El Universo (El Universo)
Correa: ‘perdón sí, olvido no’ (Hoy)
Perdón sin olvido (El Comercio)
¡Perdón sin olvido! (Expreso)
El diario público El Telégrafo, en cambio, prefirió un título de cita, donde puso textualmente una frase del presidente Correa: “Que los injuriadores asuman un compromiso con la verdad y la ética profesional”. Si bien no es un título ni informativo ni opinativo, deja entrever un sesgo en contra del diario demandado.
Pero quien sí optó de manera abierta por la editorialización en el título y se mostró manifiestamente en contra del Gobierno fue diario La Hora. Este fue su titular: El perdón no elimina amenazas a libertades. Y para que no quede dudas de su posición (¿u oposición?), lo ratificó en el sumario (frase resaltada que va debajo del título), donde escribió: “A pesar de la decisión presidencial, el precedente es malo para el periodismo”.
¿Quién hace estas afirmaciones? El diario, obviamente. ¿Es factible que lo haga? Sí en un editorial, no en una noticia. Esto es materia de primer semestre de Periodismo y primera recomendación en una sala de redacción.
Pero, insistimos una vez más: no se trata de que el medio no tenga una posición política (pues esta no es otra cosa que una posición ante la vida y nadie puede dejar de tenerla). Por lo que abogamos es por un manejo profesional y ético del medio, que implica, en este caso, no confundir puntos de vista con información, pues querer hacer pasar una opinión como un hecho es manipulación, engaño.
Por supuesto, el texto analizado es una noticia y, como tal, no puede tener un título editorializante. Lo reiteramos: si quiere opinar, está en su derecho, solo que en ese caso ¡vaya las páginas de opinión! O marque ese texto como editorial y no engañe al lector, haciéndolo pasar como noticia.
Plausible, por lo mismo, la titulación del diario demandado, El Universo, el cual se manejó con mucha prudencia, al ser él mismo objeto de la noticia. Pero es que no cuesta nada manejarse profesionalmente.
Como justificación para no utilizar titulares informativos podría argüirse que “todo el mundo” ya conocía que Correa “perdonó” a El Universo y que, por lo tanto, titular en ese sentido habría sido como “llover sobre mojado”. En principio, de acuerdo. Pero en temas tan delicados y a falta de títulos más creativos, es preferible redundar. Y hasta coincidir, como lo hicieron Expreso y El Comercio.
Las fuentes
En materia de fuentes para obtener reacciones sobre el hecho (manejadas en textos cortos y resaltados, que son un buen gancho para la lectura), hubo disparidad. Nuestro punto de partida es que un manejo profesional de las fuentes implica que debe haber equilibrio y contrastación, que es otro de los estándares de calidad de la información.
A partir de esta premisa, veamos cómo operaron los medios.
Esta propuesta (de reacciones cortas y resaltadas) lo manejaron cuatro diarios: Hoy, El Comercio, Expreso y El Telégrafo.
Hay tres comportamientos. Los que cumplieron con estrictez y, por lo tanto, con ética y profesionalismo, que fueron diario Hoy (pág. 3) y El Telégrafo (págs. 4 y 5). Hoy se empeñó muy bien en alternar una fuente a favor y otra en contra. Incluso el título de la nota principal apunta en ese sentido: Halagos por un lado e incredulidad por otro, al igual que el sumario. Un excelente ejercicio de equilibrio informativo.
Quien lo hizo a medias: El Comercio, con tres fuentes a favor y seis en contra (pág. 2).
Y quien faltó totalmente a este principio: Expreso, con cinco reacciones en contra y cero a favor, las cuales, además, constan en la portada, junto a la nota de apertura, lo cual tiene más fuerza persuasiva. En realidad, cada reacción está compuesta solo de una frase destacada, que corresponde a la Directora (e) de El Universo; al abogado de ese medio; a Emilio Palacio, ex editorialista del mismo diario; y a los periodistas Calderón y Zurita, autores de El Gran Hermano. ¿Del “otro lado”?: nadie.
Con tratamientos informativos de esta índole ¿se puede propiciar el debate y el diálogo social, que es una de las funciones de los medios? Creo que es hora de que todos hagamos un mea culpa y trabajemos en función del público, que es trabajar en función de país.