LA CONQUISTA IMPERIAL DE AFRICA 



LA AGENCIA IMPERIAL NED IMPLICADA 



Por Mahdi Darius Nazemroaya, Julien Teil

Crear grupos de bandidos armados para que más tarde operen como terroristas esa es la estrategia secreta de EEUU cuya finalidad sirve a justificar una lucha contra el terrorismo. Esto se ha convertido en el modus operandi del gobierno de EEUU en Afganistán y Pakistán, Europa y recientemente en África. El investigador canadiense Nazemroaya conjuntamente con el francés Julien Teil, camarógrafo, nos explican este inimaginable pero verídico escenario, en la cual los Estados Unidos es el patrocinador de terroristas buscados por la Interpol, ambos principales protagonistas en el genocidio de la OTAN que se desarrolla actualmente en Libia.
RED VOLTAIRE | 19 DE OCTUBRE DE 2011
ENGLISH

Los soldados de Estados Unidos son los instructores militar de laa tropas del ejército de Malí en África, supuestamente para combatir a terroristas de Al Qaeda. La capacitación militar es parte de una estrategia estadounidense de expansión militar global. La "ayuda" norteamericana a África - incluye la venta de armas y programas de formación militar-, toda esta estructura se ha implementado desde que el presidente Barack Obama asumió al poder en los EEUU.

Una repetición del desorden y del caos generados dentro de Afganistán está en proceso de elaboración para el continente africano. Estados Unidos, con la ayuda de Gran Bretaña, Pakistán yArabia Saudí, creó a los brutales talibán y posteriormente emprendieron una guerra contra sus aliados talibán. De forma similar, Estados Unidos y sus aliados están creando por toda África una nueva serie de futuros enemigos contra los que luchar, pero después de haber trabajado al principio con ellos o de haberlos utilizado para sembrar el caos en África.

Literalmente, Washington ha estado ayudando a financiar insurgencias y proyectos de cambio de régimen en África. También se han utilizado los «derechos humanos» y la «democratización» como una cortina de humo para el colonialismo y la guerra. Las denominadas organizaciones humanitarias y de derechos humanos son ahora socios en este proyecto imperialista contra África.

Francia e Israel: ¿está Washington externalizando su trabajo sucio en África?

África es simplemente un frente internacional para un sistema de imperio en expansión. Los mecanismos de un verdadero sistema global de imperio están funcionando a este respecto. Washington está actuando a través de la OTAN y sus aliados en África. Cada uno de los aliados y satélites de Washington tiene un papel específico que desempeñar en el sistema global de imperio.

Tel Aviv ha desempeñado un papel muy activo en el continente africano. Israel fue un defensor a ultranza fundamental de Sudáfrica bajo el sistema racista de apartheid. Tel Aviv también ayudó a pasar armas de contrabando a Sudán y África oriental para balcanizar la enorme nación africana y desestabilizar la región. Por ejemplo, los israelíes fueron muy activos en Kenia y Uganda. Siempre ha habido presencia israelí ahí donde ha habido en África diamantes de sangre y conflictos.

Israel también está trabajando ahora con Washington para establecer la hegemonía total sobre el continente africano. A través de sus relaciones comerciales y operaciones de inteligencia está activamente implicado en establecer los contactos y acuerdos que Washington necesita para su expansión en África y desbaratar el aumento de la influencia china. Israel y los think tanksisraelíes también ha desempeñado un papel fundamental en diseñar la geoestrategia estadounidense en África.

Por otra parte, como antiguo amo colonial y potencia en decadencia, Francia ha sido tradicionalmente un rival y competidor de Washington en el continente africano. Con el aumento de la influencia de potencias no tradicionales en África, como la República Popular China, tanto Washington como París empezaron a buscar medios de cooperar. Al más amplio nivel global esto también es evidente. Tanto Estados Unidos como varios de las principales potencias de la Unión Europea consideraron a China y a otras potencias emergentes globales una amenaza lo suficientemente grande como para poner fin a sus rivalidades y trabajar juntos. Así, emergió un consenso que llevaba a la integración y que fue impulsado en gran medida por la presidencia de Nicolas Sarkozy en 2007.

El presidente Sarkozy tampoco perdió el tiempo en presionar por la reintegración de la estructura del comando militar francés con la OTAN, que subordinó al ejército francés al Pentágono. En 1966 el presidente Charles de Gaulle sacó a las fuerzas francesas de la OTAN y sacó a Francia de la estructura de comando militar de la OTAN como un medio de mantener la independencia francesa. Nicolas Sarkozy revisó todo esto. En 2009 Sarkozy ordenó que Francia se uniera a la estructura de comando militar de la OTAN. En 2010 también firmó un acuerdo para empezar a unir los ejércitos británico y francés.

En el continente africano París tiene un lugar especial dentro del sistema de imperio global estadounidense como gendarme del norte de África, África occidental, África central y de todos los países que fueron sus antiguas colonias. En otras palabras, el papel especial de Francia se debe a la historia y la posición actual, aunque decadente, de Francia en África, especialmente mediante la “Françafrique”. La Unión del Mediterráneo que lanzó oficialmente Sarkozy es un ejemplo de estos intereses franceses en el norte de África.

El National Endowment for Democracy [Fundación Nacional para la Democracia] (NED) también ha estado trabajando por medio de la Federación Internacional de Derechos Humanos de Francia (Fédération internationale des ligues des droits de l’Homme, FIDH). La FIDH está mucho más establecida en África. El NED ha externalizado esencialmente su trabajo para manipular y controlar a los gobiernos, movimientos, sociedades y Estados africanos para la FIDH. Fue la FIDH y su afiliada Liga Libia por los Derechos Humanos (LLHR, por su siglas en inglés) las que ayudaron a organizar las bases para la guerra de la OTAN contra Libia vía ONU por medio de afirmaciones falsas y no corroboradas.

El NED y la FIDH

Tras la elección en 2007 de Nicolas Sarkozy como dirigente de la República Francesa, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) empezó a forjar una verdadera asociación con el National Endowment for Democracy (NED). Ambas asociaciones también están asociadas alel World Movement for Democracy [Movimiento Mundial por la Democracia]. Carl Gershman, presidente del NED, incluso fue a Francia en diciembre de 2009 para reunirse con la FIDH con el objetivo de profundizar la colaboración entre ambas organizaciones y discutir sobre África [1]. También se reunió con individuos que se considera que pertenecen al lobby judío en Francia.

La mayoría de las asociaciones entre la FIDH y el NED se basan en África y el mundo árabe situado en la intersección. Estas asociaciones operan en una zona que cubre países como Costa de Marfil, Níger y la República Democrática del Congo. Para la FIDH el norte de África, que incluye Libia y Argelia, ha sido una zona específica sobre la que centrarse y en la que Washington, París y la OTAN claramente tienen ambiciones fundamentales.

La FIDH, que está directamente implicada en el hecho de que se emprendiera la guerra contra Libia, también ha recibido financiación directa, en forma de subvenciones, del National Endowment for Democracy para sus programas en África. La última cantidad concedida a la FIDH para su trabajo en África fue una subvención del NED de 140.186 dólares [2]. El NED también fue uno de los primeros firmantes, junto con la Liga Libia por los Derechos Humanos (LLHR, por su siglas en inglés) y U.N. Watch, de una petición de intervención internacional contra Libia.