BIENVENIDA POETICA PARA TODOS 



DESDE EL MUELLECITO DE LA ISLA 




Y las vocaciones constructoras empuñando el viento para llevar el canto, para que ningún rincón se quede sin la voz en ronda, sin la voz en marcha.

Cuántos pedazos de planeta han saltado en Libia?
Cuántos se volatilizan en Somalia?
Dónde se apilan los sueños rotos de las juventudes del mundo, avejentadas a fuerza de capitalismo (que siempre y de todas maneras es salvaje).

Qué nos dicen a la cara los estudiantes chilenos, portorriqueños, los pueblos de México y Guatemala, los asesinados de Honduras y del mundo, que a tantos todavía no les llega la mínima idea?

A las sociedades adormecidas bajo la niebla alucinógena del lucro les falta un buen viento desintoxicante. Una buena llama de día nuevo. Solo cuando la unión haga la fuerza y se multiplique en dos, tres, mil fuerzas, resultarán inútiles los natoboys, las onugirls, los supercia-men y tantos otros superhéroes de la serie imperial para la dominación del mundo.

Cuántos pedazos de planeta caen a tu plato?
Cuántos desayunos te traen noticias de las bolsas, de los mercados del oro, a vos, que no sabés cómo estirar el pan en tu mesa de familia?

Y qué importancia andar con gesto grave por los vaivenes de los mercados de los ricos cuando en tu barrio, un vecino, no sabe qué poner en la olla?

Necesitamos abrir un ojo, y después el otro.
Y convocarnos en la gran ronda de los puebloslibres.

El saludo desde el muellecito poético de Isla Negra.
La poesía es Amor, y el Amor deberá triunfar sobre los despedazadores de planeta.


Gabriel Iimpaglione