LOS MERCENARIOS DE LIBIA 



COMANDOS ALEMANES DIRIGEN HUESTES "REBELDES" 



¿Saben ustedes quiénes son los insurrectos que luchan contra Gadafi en Libia? A uno de los noticieros se le escapó la revelación de que hay “comandos alemanes” acompañando y dirigiendo a las huestes sediciosas, mientras la OTAN no se sonroja al afirmar que “solo les provee de armas”.
Claro que ese lapsus noticioso se ocultó de inmediato a todo nivel, porque avergonzarían al mundo con el hecho de que no son solo alemanes, sino franceses, ingleses, italianos y otros, especialmente estadounidenses, los que están utilizando esa manera desfachatada de Irak, para apoderarse del petróleo y del agua Libios. Lo hicieron a través de ejércitos privados pagados y reclutados en muchos países incluyendo los sudamericanos como peruanos, colombianos y chilenos. Esas Compañías se crearon exclusivamente para el efecto. Bush y su vicepresidente Cheney fueron maestros porque el recurso iba directamente a sus petroleras personales a precio de huevo, supuestamente para la reconstrucción de Irak del dictador Hussein.
De todas maneras les resultaba mucho más barato y menos comprometido que lo que les cuesta sus ejércitos, ya que los mercenarios dependen en exclusiva de sus contratistas privados, sin otro interés que la paga o soldada, aceptando por necesidad las cláusulas más abusivas y humillantes.
Es decir, son pura y llanamente mercenarios, como lo fueron los famosos de la legión extranjera francesa cuando la dominación de Argelia, ahora Túnez. Francia jamás lo ocultó y lo admitió sin ambages. Pero da la “casualidad” que los mercenarios estadounidenses no son solo extranjeros, sino preferentemente sus ex soldados y ex marines que disparan por el prurito de matar, sin Dios ni Ley, porque amanecieron con el deseo de asesinar a alguien según lo decían en varias ocasiones ante colegas asombrados, vaciando luego sus metrallas contra camionetas llenas de civiles iraquíes que se trasladaban a su trabajo. Eran los rezagos psicópatas de Vietnam y otras invasiones realizadas por el Imperio a lo largo y ancho del planeta. Matan a voluntad también en Libia según muchos.
En IRAK los mercenarios son la segunda fuerza después del ejército gringo, constituida entre 30.000 y 50.000 efectivos reclutados entre ex policías y ex militares por la Compañía Triple Canopi y representadas por Gun Suply en Lima. En cierto momento hubo complicidad de generales del Ejército peruano, a cambio de 150.000 dólares. Eso suscitó un escándalo político en la presidencia de Toledo. Sin embargo se los siguió contratando.
En esos roles mercenarios han sido preferidos los ex militares chilenos quienes recibieron instrucción estadounidense en tiempos de la dictadura de Pinochet. El presidente de la Cía. Blackwater Jackson Gary lo confirmó según el diario The Guardian, admitiéndolo también el Daily Telegraph de Londres.
No creo que haga falta enumerar a todos los países latinoamericanos en donde se reclutó mercenarios, al margen de la responsabilidad oficial del Gobierno de Washington, por medio de Compañías ad-hoc y contratos violatorios de todos los derechos de los contratados, empezando por la atadura de regirse según las leyes de los varios Estados de la Unión.
Basta entrar en Internet para conocer la historia de los mercenarios como los Legionarios Extranjeros de Francia y los Gurkhas nepaleses del Imperio Británico que todavía son contratados ahora. Históricamente ni la Iglesia católica se excluyó de su uso, pagando con indulgencias y donaciones a los Cruzados en la Edad Media y a los actuales mercenarios de Cristo con empleos bien premiados como ocurre con los miembros del Opus Dei de Escrivá y Balaguer.
Con el lapsus noticioso que mencioné al inicio de este artículo acerca de los comandos alemanes, se entiende la intempestiva arremetida supuestamente insurrecta en Libia, cuya desorganización fue muy destacada por los medios occidentales, pero que el rato menos pensado aparece con armas sofisticadas en manos uniformadas de mercenarios libios, alemanes, británicos, franceses, italianos, etc. Es evidente que la OTAN con la hipocresía del renegado Presidente Obama, fiel continuador de la política de Bush, con agentes de la CIA y sus mercenarios, están combatiendo contra Gadafi y decretando un alto precio por su cabeza, vivo o muerto, con dineros que reciben de los Gobiernos Aliados. A sus títeres los han disfrazado para la ocasión con el rimbombante apodo de Consejo Nacional de Transición. Mientras tanto Obama goza de millonarias vacaciones y se “resiste” a enviar tropas, al tiempo que pide piadoso a sus mercaderes de la muerte, respetar los derechos humanos en Libia invadida por la sórdida caterva apátrida. Pero los gobiernos aliados no gastan y han aprendido bien la constante lección del Imperio: lo incautan de las cuentas del gobierno legítimo libio, en robo descarado, respaldado por su instrumento universal mal llamado ONU que acaba de autorizar esa mañosería con 1.500 millones, fíjense bien, “para salarios y más emergencias, combustibles, alimentos, etc.” de sus mercenarios, en la forma más desvergonzada, para baldón de nuestra especie, rebajada al bárbaro y cavernario primitivismo del garrote impúdico. Es el mismo modo que utilizaba el Imperio para su patio trasero, América Latina, hasta hace pocos años cuando ésta comenzó a despertar con sus líderes del siglo XXI.
No se publica nada sobre el progreso que lucía la Libia de Gadafi, el mayor de África, con pleno empleo para sus habitantes al igual que miles de trabajadores extranjeros que acogía en su seno como si fueran nacionales, habiendo explotado en beneficio de su pueblo los recursos naturales, petróleo y agua bajo el desierto, para hacer de Libia un Oasis cuyo cambio se había planificado y empezaría a ejecutarse en grande en el 2.012. Todos los libios y quienes allí trabajaban con sus familias, gozaban de educación de primera, con Universidades de tecnología e investigación de punta, Asistencia Pública en Salud y alimentación, convirtiendo al Pancista Sueño Americano en el Redentor Sueño Africano.
Las medidas de Gadafi eran iguales o mejores que las que se aplican aparentemente en el primer mundo, en donde ya comenzaron las protestas de los Indignados de España, los Desobedientes de Francia y otros países del planeta, como las de Chile por la educación y los salarios. EE.UU., la decantada primera potencia en armas y torturas, tiene una inmensa masa paupérrima mientras los ricos se reparten los ingresos para la ostentación y el despilfarro, quebrando su economía con rebote en la economía mundial. No lo digo yo, lo dijo el piloto Joseph Stack que incendió su casa y estrelló su avioneta contra un edificio federal porque el Gobierno le había arrebatado sus ahorros y sumido en la miseria. Corría el mes de Febrero del 2.010. (Ver mi blog: www.liberrimaexpresion.blogspot.com) Fue publicado por Univisión.
También puede leerse en el BEST SELLER de John Crisham “La Apelación”, publicada en Enero del 2.011, la descripción de la fementida justicia Imperial, entregada a las mafias del dinero.
Hace pocos días el multimillonario Norteamericano Warren Buffett, criticó la injusticia impositiva en su País, que se evidencia entre lo que él mismo paga, un 17%, mientras a sus trabajadores se les cobra el 36%. Ver noticia completa en http://www.ambito.com/noticia.asp?id=597372
Las guerras que llaman el Imperio y sus adláteres no son otra cosa que “INVASIONES” descaradas, a favor de una libertad de la que jamás han gozado la mayoría de sus súbditos aviesamente subyugados.
Desde la UNASUR, ya completa con sus 12 países, debe iniciarse el rescate de la HUMANIDAD, sustrayéndola de la famélica Satrapía Imperial y de sus cínicos congéneres, antes de que se la engullan toda.
Fausto Abad Zúñiga Mail fabaz@andinanet.net