PRIMER AÑO DE SANTOS 



LA PRINCIPAL MAQUINARIA ELECTORAL ES EL PARAMILITARISMO 



En Colombia la principal maquinaria electoral es el narco paramilitarismo, sostén vital para los dos periodos presidenciales de Uribe. Al caerse la segunda reelección, esa maquinaria se pone al servicio de Juan Manuel Santos.
Por esa deuda, se creía que Santos sólo sería el muñeco de títere, pero que en la práctica habría un Uribe III.
La dependencia imperialista
Sin embargo, los designios de Colombia se dictan desde el imperio del norte y si Uribe fue funcional al gobierno de Bush, Santos le toca acogerse a las directrices de Obama. Por eso, a pesar de cambiar de estilos, seguimos sometidos a las mismas directrices imperialistas del Neoliberalismo y de la doctrina de la Seguridad nacional.
En la geopolítica imperialista, con Bush, Colombia se convirtió en la principal potencia militar para agredir a los vecinos; mientras que con Obama, se debe convertir en el país emblemático, para disputarle la hegemonía al bloque alternativo de UNASUR y ALBA, sin renunciar a las agresiones militares.
Continuamos bajo un régimen que está al servicio de las compañías transnacionales, que en estos momentos de crisis de los países industrializados, intensifican el saqueo de nuestros recursos naturales, priorizando la extracción de los recursos mineros energéticos, el control del agua dulce y de la biodiversidad, la agroindustria de exportación y de los agrocombustibles. A eso apuntan las 5 locomotoras que son la esencia del Plan de Desarrollo santista.
Con Uribe, Colombia se convirtió en el país paria de los eventos internacionales, por eso, las primeras acciones de Santos es recuperar las relaciones diplomáticas con Venezuela y Ecuador y volver a interactuar en el contexto latinoamericano, para intentar jugar un protagonismo político.
Recomposición del Bloque Dominante
También fue necesario recomponer el consenso en el bloque dominante, pues con Uribe las mafias emergentes venían atropellando los intereses de algunos sectores de la rancia oligarquía. Ahora se consolida la Unidad Nacional, dándole cabida al perseguido partido liberal y a las nuevas expresiones políticas de la clase media urbana que había canalizado el partido Verde.
De esta forma, se configura un bloque parlamentario de más del 90 por ciento a favor del gobierno, dando lugar al Unanimismo político, donde la única expresión de oposición es la izquierda del Polo, disminuido por las acciones divisionistas de personajes funcionales al régimen y por hechos de corrupción en la administración pública.

Este primer año lo ha dedicado Santos, principalmente, a continuar adecuando toda la estructura jurídica a favor del capital extranjero y a seguir pagando la deuda que tienen estos gobiernos con el narco paramilitarismo. Además, para poder ser el país emblemático de Latinoamérica, se debía sacarlo del desmadre que lo tenía la mafia de los uribeños, comenzando por recuperar la institucionalidad y respetando el ejercicio del poder judicial.

El paquete legislativo
La acción legislativa se ha centrado en la aprobación de tres grandes bloques: económico, impunidad y militar.
La Sostenibilidad Fiscal es la principal Ley económica, estableciendo que la primera obligación del Estado es pagar la deuda externa y apropiar los recursos para la guerra, quitando de tajo cerca de la mitad del presupuesto nacional; después, la regla fiscal impide que se presente un déficit, recortando el gasto social. Con la Ley de Regalías, el gobierno central le quita más de la mitad de los recursos que recibían las regiones, por el pago de regalías en la explotación de recursos naturales no renovables. La ley del Primer empleo legaliza la precarización laboral de la juventud. Además, se tramita las reformas a la salud y educación para acabarlas de privatizar y entregarlas a la rentabilidad del capital.

Frente al genocidio cometido en Colombia en las últimas tres décadas, los gobernantes se blindan, emitiendo leyes para garantizarle la impunidad a los criminales de guerra. La ley de Víctimas legaliza el despojo y da impunidad a los beneficiarios del destierro. La ley 975 del 2005, autoriza la legalización a los principales jefes del narco paramilitarismo. La ley 1424 de diciembre del 2010, con su reciente reglamentación, absuelve de culpas a 30.000 de esos sicarios y se prepara otra ley para perdonar a todos los criminales de guerra de las Fuerzas Armadas.
Se continúa legalizando la militarización de la sociedad, mediante las leyes de Inteligencia y Seguridad Ciudadana y las reformas a los Códigos Penal, de Policía, de Infancia y Adolescencia. Con ellas se criminaliza la protesta social, se persigue la oposición, se aumentan las penas contra la juventud y la infancia, se permite los allanamientos sin orden judicial, se permite la interceptación de las comunicaciones, se da facultades judiciales a los criminales de las Fuerzas Armadas. Toda la ciudadanía queda sometida a un régimen fascista de control represivo.
La resistencia del Bloque Popular
Si Uribe se caracterizó por perseguir al movimiento social, con Santos se vuelve a la política de la zanahoria y el garrote.
Santos continúa con la política imperial del Terrorismo de Estado y la Guerra Sucia contra el pueblo. Se recrudecen las masacres y los asesinatos contra defensores de Derechos Humanos, líderes campesinos que están por el retorno a sus tierras y demás dirigentes sindicales y populares. Se reactivan los paramilitares, ahora como Bacrim, amenazando, desterrando y asesinando los dirigentes de las organizaciones sociales que luchan por sus derechos.

Simultáneamente, el Vicepresidente está llamando a la concertación con el gobierno, buscando la cooptación de los dirigentes, generando la división del movimiento social y la oposición política y creando organizaciones sindicales, campesinas, indígenas, etc, que sean incondicionales del gobierno.
A pesar de la ofensiva de este primer año de gobierno, el movimiento social y la izquierda siguen batallando, construyendo nuevos caminos y espacios de confluencia, preparando nuevas jornadas y renovando las esperanzas.
El ELN también estamos readecuando nuestras tácticas, buscando variantes de rectificación y recomposición y manteniendo firmes nuestros sueños e ideales.
Colombia para los Trabajadores!
Ni un paso atrás... Liberacion o Muerte
Sistema Informativo Patria Libre SINPAL