CHILE: RESULTADO ELECCIONES PRESIDENCIALES 2017 



PIÑERA Y GUILLIER DISPUTARÁN LA SEGUNDA VUELTA PRESIDENCIAL 



Con un padrón electoral que según el Registro Electoral se aproxima a los 14 millones 300 mil habilitados, solo el cuarenta y cinco por ciento de ese número, seis millones quinientas mil personas, acudieron a las urnas, el otro 55 por ciento prefirió, por una razón u otra, no participar.
Diario y Radio Uchile

La abstención (55 por ciento) vuelve a ganar la carrera electoral

Paula Campos

Chile enfrentaba elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales, pese a la amplitud de comicios, y tal como ha ocurrido durante los últimos años, más de la mitad de los habilitados para sufragar decidieron quedarse al margen del proceso.

El fantasma de la abstención rondaba cada uno de los comandos y sedes partidisticas. Los resultados de participación de la elección presidencial de 2013, donde el 59 por ciento de los ciudadanos con derecho a voto decidieron marginarse del proceso, no auguraban una buena jornada, menos teniendo como antecedente la paupérrima participación en las Municipales de 2016, donde la cifra de marginación subió al 65 por ciento del total del Padrón Electoral chileno.

El resultado no fue muy diferente: un 55 por ciento del padrón electoral no quiso asistir a las urnas este domingo 19 de noviembre, consolidando a Chile como el país del continente con menos participación electoral, tal como ya lo habían señalado los números de Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA). Esto, pese a que durante la tarde de este domingo, el director del Servel, Raúl García, declarara que “probablemente” se revertiría “esa tendencia de abstención que habíamos tenido en elecciones pasadas”.

Sin duda existen muchos análisis que abordan el fenómeno. Algunos sitúan la crisis de la democracia como la consecuencia del cambio de votación obligatoria a la voluntaria. Sin embargo, al menos para analistas como Mauricio Morales, esto sería desconocer que antes del cambio de norma en Chile ya existía un sesenta por ciento de la población que no participaba o anulaba su participación electoral. Otro de los factores planteados dice relación con los cambios a la propaganda electoral, normativas que entraron en vigencia por primera vez y, que en concreto, reducen los espacios de propaganda electoral y restringen los procesos de financiamiento, lo que según algunos análisis impactaría en el alcance de los comicios.

Estos no son los únicos factores que explican la apatía: la desconfianza en las instituciones, el desencanto de la política tradicional y partidista, la falta de credibilidad de la ciudadanía hacia los parlamentarios y autoridades; además de los episodios de corrupción que marcaron gran parte de los últimos tres años, forman parte del mismo análisis.

En 2006, cuando se discutía el paso de un sistema obligatorio a uno voluntario, el cientista político Patricio Navia escribía sobre los costos y beneficios del ir a votar, en el análisis exponía lo que diversos autores plantean detrás de la decisión de sufragio, siendo la evaluación de los costos versus los beneficios uno de los principales argumentos para tomar una u otra posición.

En concreto y con un padrón electoral que según el Registro Electoral se aproxima a los 14 millones 300 mil habilitados, solo el cuarenta y cinco por ciento de ese número, seis millones quinientas mil personas, acudieron a las urnas, el otro 55 por ciento prefirió, por una razón u otra, no participar.




La candidata del Frente Amplio (FA), Beatriz Sánchez, logró el 20,3 por ciento, gracias a los 1.302.266 votos que acumuló.

Por su parte, Beatriz Sánchez manifestó su felicidad ante los resultados y enfatizó que “Chile quiere un cambio y lo dijo hoy día, votando”.

La periodista destacó los resultados parlamentarios del Frente Amplio y sostuvo que el conglomerado “llegó para quedarse”, pese a lo “desigual” de la campaña. “Hoy día hacemos historia, porque la política chilena cambia de este momento en adelante”, aseguró.

Asimismo, Sánchez cuestionó con vehemencia a las encuestas que preveían un respaldo mucho más bajo para su candidatura: “¿Dónde está el oráculo que es la CEP borrándonos del mapa? (…) Yo me pregunto si esas encuestas hubieran dicho la verdad, tal vez sí estaríamos en segunda vuelta (…) Mañana quiero una explicación en todos los diarios, cuando un diario dijo ‘se acabó la magia’. Yo les digo: esta es la magia y llegó para quedarse”.

Diario y Radio Uchile
PIÑERA Y GUILLIER DISPUTARÁN LA SEGUNDA VUELTA PRESIDENCIAL

Diario Uchile |

El ex presidente obtuvo un 36 por ciento de los votos, mientras que el senador independiente alcanzó un 22 por ciento de las preferencias, solo dos puntos más que Beatriz Sánchez.

El candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, y el de La Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se realizarán el próximo 17 de diciembre.

Con el 97,33 por ciento de las mesas escrutadas, el Servicio Electoral (Servel) informó que la primera vuelta le entregó 2.351.179 votos al ex presidente, correspondientes al 36,65 por ciento de las preferencias, mientras que el senador independiente sumó 1.454.294 sufragios, equivalentes al 22,67 por ciento.

La candidata del Frente Amplio (FA), Beatriz Sánchez, logró el 20,3 por ciento, gracias a los 1.302.266 votos que acumuló.

Confirmada la segunda vuelta entre Piñera y Guillier, el empresario dijo que “esta noche hemos logrado un gran resultado electoral” y “hemos abierto las puertas que nos conducirán a los tiempos mejores”.

“Este resultado es muy parecido al del 2009 y ustedes recordarán que el 2009 ganamos la elección”, añadió Piñera, aunque en esa ocasión había obtenido un 44,06 por ciento de los votos.

“Hemos ganado en todas las regiones de Chile y en 300 de las 365 comunas. Prácticamente hemos ganado en casi todas las comunas de clase media del país y en todas las comunas más pobres de Chile”, destacó Piñera, quien agradeció a los demás candidatos, en especial al independiente José Antonio Kast.

Poco más tarde, Alejandro Guillier consideró que en las elecciones “triunfó el futuro y no el pasado” y dijo que “necesitamos reconstruir una unidad profunda de todos los chilenos y chilenas que estamos por el cambio”.

“Necesitamos ir a la segunda vuelta con propuestas claras que nos agrupen a todos, para que todos se sientan parte de lo que será mi gobierno, el gobierno de la gente”, señaló el parlamentario, quien agradeció especialmente los llamados de la candidata de la Democracia Cristiana (DC), Carolina Goic, y de Beatriz Sánchez, además del respaldo que le entregó el ex presidente Ricardo Lagos.

Por su parte, Beatriz Sánchez manifestó su felicidad ante los resultados y enfatizó que “Chile quiere un cambio y lo dijo hoy día, votando”.

La periodista destacó los resultados parlamentarios del Frente Amplio y sostuvo que el conglomerado “llegó para quedarse”, pese a lo “desigual” de la campaña. “Hoy día hacemos historia, porque la política chilena cambia de este momento en adelante”, aseguró.

Asimismo, Sánchez cuestionó con vehemencia a las encuestas que preveían un respaldo mucho más bajo para su candidatura: “¿Dónde está el oráculo que es la CEP borrándonos del mapa? (…) Yo me pregunto si esas encuestas hubieran dicho la verdad, tal vez sí estaríamos en segunda vuelta (…) Mañana quiero una explicación en todos los diarios, cuando un diario dijo ‘se acabó la magia’. Yo les digo: esta es la magia y llegó para quedarse”.

Sobre un eventual apoyo en segunda vuelta, la representante del FA dijo que se iniciará una conversación para tomar una decisión, pero subrayó que un eventual gobierno de Piñera sería “un retroceso para el país”.

LOS OTROS CANDIDATOS

El senador independiente José Antonio Kast se quedó con el cuarto lugar de las preferencias, con 508.292 votos que le dieron el 7,92 por ciento de las preferencias.

La candidata de la Democracia Cristiana (DC), Carolina Goic, y el representante del Partido Progresista (PRO), Marco Enríquez-Ominami, terminaron casi igualados: la senadora se quedó con el 5,88 por ciento (377.331 votos), mientras que el ex parlamentario alcanzó un 5,71 por ciento (366.208).

Finalmente, el candidato de Unión Patriótica, Eduardo Artés, logró el 0,51 por ciento de los sufragios (32.878) y el representante del partido País, el senador Alejandro Navarro, obtuvo el 0,36 por ciento (23.413).

CANDIDATA DEL FRENTE AMPLIO CREE QUE SI LOS SONDEOS "HUBIESEN DICHO LA VERDAD, ESTARÍAMOS EN SEGUNDA VUELTA"

Beatriz Sánchez: "¿Dónde está ese oráculo que es la CEP que nos borró del mapa?"

por El Mostrador

Beatriz Sánchez: "Yo mañana quiero una explicación de estos que se sienten los dueños de Chile diciendo que nosotros estábamos fuera. Explíqueme en qué momento íbamos a sacar un 8 por ciento cuando sacamos un 20 por ciento", recalcó la periodista.

Tras conocer los resultados de la elección presidencial, la candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, envió un mensaje al Centro de Estudios Públicos (CEP) que vaticinó menos de un 10 por ciento para la periodista, cifra que se contrasta con lo obtenido hoy en las urnas: 20,31 por ciento.

"Quiero mandar un mensaje bien clarito a esta hora: a todas las encuestas que nos dijeron que nosotros íbamos a estar abajo, ¿Dónde está ese oráculo que es la CEP borrándonos del mapa?. ¿dónde están las otras encuestas -como la Cadem- que decían que están fuera, que pueden llegar cuartos o quintos", sostuvo la periodista.

"Yo me pregunto, si esas encuestas nos hubieran dicho la verdad a los mejor sí estaríamos en segunda vuelta. Tuvimos una diferencia pequeña, con quien hoy día es parte de este gobierno. Y pusieron un escenario diciendo que nosotros estábamos fuera y eso fue falso. Estábamos adentro. Yo mañana quiero una explicación de estos que se sienten los dueños de Chile diciendo que nosotros estábamos fuera. Explíqueme en qué momento íbamos a sacar un 8 por ciento cuando tenemos un 20 por ciento", hizo hincapié Sánchez.

En ese sentido, dijo que "esta no fue una competencia cualquiera, fue sumamente desigual. Desigual en plata, había un candidato que gasto diez veces más que nosotros. Fue desigual también, porque nosotros tenemos dos alcaldes, poquitos concejales y tres parlamentarios, y así todo la hicimos".

"Vamos a seguir construyendo con mucha esperanza y convicción, porque las ideas que hoy estamos colocando sobre la mesa, la forma en que lo estamos haciendo fue respaldada hoy en las urnas y eso es lo que quiero decirle a todo Chile. Sobre todo a los que están arriba y nos decían una y otra vez: 'No pueden', 'no les va a resultar'...y eso no es así...Sí se puede, porque hoy día estamos cambiando el mapa político de Chile, no solamente por este millón 200 mil votos, sino por todos los votos que hoy día nos van a dejar una bancada parlamentaria del Frente Amplio. Hoy quintuplicamos la cantidad de parlamentarios frenteamplistas porque el cambio viene para quedarse", indicó la abanderada del FA.


CHILE VAMOS ALCANZA MAYORÍA PARLAMENTARIA Y FRENTE AMPLIO IRRUMPE CON 20 DIPUTADOS

Paula Campos

El joven conglomerado obtiene 20 representantes en la Cámara Baja y un senador en Valparaíso, de esta forma se constituyen como la tercera fuerza política del país. Por su parte, el bloque de centro derecha se instala como la primera mayoría en ambas cámaras de representantes.

El Poder Legislativo enfrentaba un cambio en su forma de elección. Por primera vez, desde las modificaciones al sistema binominal, no solo se vivía un aumento de cupos para sus dos cámaras, sino que el sistema proporcional suponía novedades como las nuevas configuraciones de distritos y circunscripciones abriendo oportunidad a generar cambios en el sistema.

Así, y con cerca del noventa por ciento de los votos escrutados, es el bloque de Chile Vamos el que obtiene mayorías en diputados y senadores, seguido por el grupo conformado por radicales, pepedés y socialistas, quienes se ven de cerca seguidos por la irrupción del Frente Amplio que consolida veinte nombres en Valparaíso.

Senatoriales

Con la reforma en curso, 50 nombres compondrán la Cámara Alta. En esta elección 2017, se iniciaría con el sistema de proporciones para las regiones impares, abriendo un total de 23 cupos, los que quedaron determinados de la siguiente manera:

Por pacto y según el desagregado entregado por el Servicio Electoral, Chile Vamos obtiene doce cupos, de los cuales seis corresponden a Renovación Nacional, cuatro al gremialismo y dos a Evópoli, uno de ellos Felipe Kast, quien obtiene una de las mayorías nacionales en La Araucanía.

En el caso de La fuerza de la mayoría, alcanzan 7 cupos senatoriales de los 28 que postulaban, donde el PPD se queda con 4 senadores y el PS con tres, dejando sin representantes al Partido Comunista y al Partido Radical. Convergencia Democrática, donde competían nombres de la DC y de Más región, se quedan con tres representantes.

Por último, el Frente Amplio obtiene una representante en la Cámara Alta, la carta de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre, obtuvo un cupo en Valparaíso.

CAMILA VALLEJO LOGRA LA REELECCIÓN EN EL DISTRITO 12
Autor: Alejandra Jara - La Tercera Chile

La ex dirigenta estudiantil fue a la reelección al igual que el resto de la bancada que buscaba aumentar la representación del Partido Comunista en el Congreso.
Camila Vallejo logra la reelección en el distrito 12

La ex dirigenta estudiantil Camila Vallejo (PC) mantuvo su escaño en la Cámara tras salir nuevamente electa diputada, esta vez por el nuevo distrito 12.

Vallejo fue a la reelección al igual que el resto de la bancada que buscaba aumentar la representación del Partido Comunista en el Congreso.

Durante su primer periodo, la legisladora recibió críticas por su votación a la reforma educacional del gobierno, la que no fue apoyada por los actuales dirigentes estudiantiles.

Sin embargo, la votación obtenida en esta elección la consolidan como una de las figuras más importantes del PC a nivel nacional.


MEDIOS DEL MUNDO REACCIONAN POR ELECCIONES EN CHILE: “IZQUIERDA FRENA A PIÑERA”
Autor: La Tercera

Medios como El País y El Mundo de España destacaron los resultados del Frente Amplio en la elección de hoy.
Medios del mundo reaccionan por elecciones en Chile: “Izquierda frena a Piñera”

Casi con la totalidad de mesas escrutadas, esta noche se confirmó que habrá balotaje y que quienes lo disputarán serán los candidatos de Chile Vamos, Sebastián Piñera, y el de La Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier.

El proceso que se desarrolló en completa normalidad fue destacado por medios de todo el mundo, quienes mencionaron la irrupción del Frente Amplio como nueva fuerza política. Y es que en contra de los pronósticos, la periodista y candidata Beatriz Sánchez obtuvo más del 20% de los votos.

ASÍ REACCIONÓ LA PRENSA INTERNACIONAL:

Trabajo no pagado de las mujeres, que garantizan que la vida se sostenga en el marco de la precarización acelerada de sus condiciones de vida. Las Empresas Transnacionales (ETN), y las elites nacionales asociadas, son las mayores beneficiarias del modelo de globalización neoliberal. La arquitectura de esta dominación se expresa en los tratados de libre comercio y de inversión de nueva y vieja generación cuyo garante es, entre otros, la Organización Mundial de Comercio (OMC).

A su vez, el sistema de endeudamiento perpetuo es un mecanismo de dominación, de condicionamiento del modelo productivo y de expropiación de los recursos públicos y bienes colectivos, al mismo tiempo que profundizan el lucro de las elites locales, cada vez más corruptas y dependientes del sistema financiero internacional.

Esa misma alianza es la que agudiza la disputa entre el proceso de acumulación permanente del capital y los procesos de sostenibilidad de la vida, generando una explosión de conflictos socio-ambientales en la región, facilitando el acaparamiento de tierras y el desplazamiento de grandes masas de campesinas y campesinos y pueblos originarios, creando una crisis migratoria, ambiental y alimentaria. Al profundizar los procesos de financierización de la economía y de la naturaleza, se 2están destruyendo las bases nacionales y las competencias soberanas de los estados para desarrollar políticas públicas ambientales y laborales en favor de los pueblos.

Las instituciones de la democracia formal y el ejercicio de los derechos humanos se han convertido en un obstáculo para esa dinámica del capital. Eso explica la reducción de los espacios de la democracia, el desconocimiento de la voluntad popular, la criminalización y judicialización de la política, cuyo expresión culminante, entre otros, ha sido el golpe parlamentario, jurídico y mediático contra la presidenta Dilma Rousseff y la pretensión de impedir la candidatura del expresidente Lula da Silva en Brasil.

El proceso de monopolización, concentración y control de la información y la tecnología por parte de corporaciones mediáticas, con ramificaciones hacia otras ramas de la economía, es un atentado a las bases de la democracia. Ya que en un mundo globalizado quien controle y distribuya la información tiene poder incluso por sobre los poderes políticos y la soberanía popular.

La derecha continental pretende avanzar en la precarización de las relaciones laborales y la eliminación de la negociación colectiva, la desregulación de las contenidas en las reformas brasileñas y argentinas, así como la ofensiva de la patronal uruguaya contra la negociación colectiva en la OIT, son claros ejemplos de esa estrategia.

Este nuevo avance conservador y reaccionario refuerza discursos de odio y misoginia concretizados en prácticas racistas y discriminatorias contra afrodescendientes, pueblos originarios, migrantes y la población joven de los sectores populares. El control sobre los cuerpos y la sexualidad se impone con feminicidios, criminalización del aborto, violencia contra las mujeres y la población LGBTI. Las políticas xenofóbicas, racistas y de criminalización de los migrantes que se han instalado en el discurso político en EE.UU y la Unión Europea, son peligrosamente imitadas por la derecha fascista de América Latina y el Caribe.

A esto hay que sumarle el ataque a los derechos humanos, la criminalización de los movimientos populares, el asesinato y la desaparición de líderes y lideresas sociales. La impunidad del terrorismo de estado de ayer se convierte en base fundante de la impunidad de hoy del gran capital.

Como parte de esa avanzada, el gobierno de los EE.UU. pretende reforzar su influencia imperial en la región y despliega una política de intervencionismo abierto que, utilizando todos los dispositivos diplomáticos, culturales, económicos y militares, ataca la soberanía de los países de la región. La estrategia de militarización a través de la ampliación de bases militares y la presencia de tropas con ejercicios “humanitarios” ocultan la pretensión de control territorial sobre los bienes comunes estratégicos de la región. La permanencia de fuerzas de seguridad extranjeras en Haití, como parte de la nueva misión de la ONU, Misión de Naciones Unidas para la Justicia de Haití (MINUJUSTH), continua la ocupación de ese pueblo y responde a esta misma lógica.

Esta estrategia imperial se condensa en la guerra multidimensional contra Venezuela, que tiene momentos de violencia paramilitar, de bloqueo económico, asfixia financiera, sanciones internacionales, criminalización mediática y aislamiento diplomático.

El grave incumplimiento de los acuerdos de La Habana que pone en serio peligro al proceso de Paz en Colombia y profundiza la violencia en la ocupación de territorios por parte de fuerzas paramilitares, con el recrudecimiento de los asesinatos cada vez de líderes sociales populares. A su vez se ve estancado el proceso de dialogo con el ELN por parte del gobierno, que desconoce al mismo tiempo la participación de los sectores agrarios, campesinos y afros en dicho proceso.

Por otro lado, el imperialismo continua el ataque a los procesos que mantienen gobiernos progresistas y de orientación popular, recrudece el criminal bloqueo contra Cuba y hace retroceder el proceso de normalización de las relaciones entre EEUU y la isla; toma medidas contra el gobierno de Nicaragua; impulsa el sabotaje a la gestión del gobierno de El Salvador; y asedia al gobierno de Bolivia.

También se ve amenazada la nueva institucionalidad regional impulsada los últimos años, como UNASUR y CELAC, que aun con déficits en sus contenidos y participación, constituyen esfuerzos importantes hacia una integración no subordinada a la política de EE.UU., hacia la región. Así mismo denunciamos los retrocesos que afectan el proceso de Mercosur y lo reorienta a la agenda del neoliberalismo.

Reivindicando las importantes conquistas sociales y políticas obtenidas por los gobiernos populares en los últimos años, reconocemos limitaciones que enfrentamos en estos procesos, especialmente la falta de reconocimiento de la importancia de la movilización social organizada para avanzar en esa transformación y superar la lógica depredadora del sistema capitalista.

Desde Montevideo y bajo el influjo enriquecedor de haber compartido las diferentes experiencias de lucha y resistencia y creatividad, de comunidades, colectivos y organizaciones que construyen formas diversas de enfrentamiento al poder del capital y de alternativas solidarias desde y para los pueblos, ratificamos nuestra apuesta a la Jornada Continental por la Democracia y Contra el Neoliberalismo, como proceso amplio, diverso, plural y unitario y espacio de articulación de las resistencias y alternativas de nuestros pueblos.

Es fundamental reforzar la acción política de movilización, organización y lucha desde las fuerzas populares para construir las democracias verdaderas e impulsar un proyecto político de unidad de transformación de carácter popular en América Latina y el Caribe. No puede haber democracia sin participación, sin distribución de la riqueza, sin acceso a la información y la justicia.

Continuaremos luchando por la integración de nuestros pueblos y naciones reivindicando nuestra diversidad cultural, social, política y económica, colocando en el centro los derechos de los pueblos.

Enfrentaremos la ofensiva reaccionaria, afirmando la libre circulación de las personas y el reconocimiento de la ciudadanía universal.

Asumiremos la defensa innegociable de la autonomía y libertad de las mujeres, la lucha para poner fin al feminicidio y todas las violencias machistas, también afirmamos el derecho al aborto legal, público y seguro.

Enfrentaremos a las empresas transnacionales y sus estrategias de captura y sometimiento de las instituciones democráticas, promoviendo acciones concretas para reducir el espacio que tienen para evadir y eludir sus responsabilidades.

Nos movilizaremos para que se establezcan instrumentos nacionales e internacionales que impidan que los derechos de las empresas tengan primacía sobre los derechos humanos y de los pueblos, participando del proceso para la adopción de un Tratado Internacionalmente Vinculante sobre Empresas Trasnacionales y DDHH.

Impulsaremos una integración popular que respete la diversidad de nuestras culturas. Que se construya desde la participación protagónica de nuestros pueblos. Que defienda la paz y la autodeterminación en nuestros territorios, libre de bases militares e intervencionismos, con complementariedad de las economías y relaciones de solidaridad y cooperación.

Continuaremos reivindicando la reforma agraria integral y popular, como proceso que garantice a los y las campesinas el acceso a la tierra, el agua y el territorio así como la protección de la semilla criolla, y de los saberes ancestrales fomentando de esta manera el desarrollo de la soberanía alimentaria y la agroecología para alimentar a nuestros pueblos.

Continuaremos impulsando la articulación de nuestros medios alternativos y populares bajo una estrategia de comunicación coordinada y también sostendremos la lucha por la democratización de la comunicación en cada uno de nuestros países como una forma de limitar el poder mediático en la región. Enfrentaremos el poder de las transnacionales defendiendo la internet libre y las tecnologías libres.

Mantendremos nuestra solidaridad con el pueblo de Venezuela y su derecho soberano a desarrollar su proyecto social, político y económico sin agresiones, ni injerencias, con garantía de la paz y el respeto de sus instituciones.

Desde Montevideo, convocamos a todos los actores sociales que no hacen parte de la Jornada y a las fuerzas políticas del continente para construir de conjunto una estrategia que nos permita fortalecer la movilización popular y las luchas en la región.

Ese camino de unidad es condición para trascender los marcos de la economía dominante y plantear otras formas de organizar las relaciones sociales, productivas y reproductivas que, asentadas en la igualdad, la solidaridad y la justicia social y ambiental, construyan la soberanía alimentaria y energética de nuestros pueblos y la vida digna en nuestros territorios.