AMENAZAS DE TRUMP PONEN EN PELIGRO A JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO EN COREA DEL SUR 



IMPRESIONANTE DESPLIEGUE MILITAR ALREDEDOR DE COREA DEL SUR 



Con un impresionante despliegue militar alrededor de Corea del Sur, los Estados Unidos comienzan a concretar las bravatas y amenazas de Donald Trump en contra de Corea del Norte, con el propósito de intimidarla, pero al mismo tiempo ponen en peligro la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno, programados para que se desarrollen en la ciudad de Pyeongchang ubicada apenas a 80 Kms. de la frontera con Corea del Norte, y que, según el Comité Olímpico Internacional, deben ejecutarse entre el 9 y 25 de febrero del 2018.
La tensión en la zona y que preocupa a buena parte del mundo, incluidos comités olímpicos nacionales, se debe a que Piongyang ha respondido a los múltiples ejercicios militares de Estados Unidos, con una serie de ensayos de armas nucleares y variados misiles que incluso volaron sobre Japón. El sexto ensayo nuclear realizó Corea del Norte en el pasado mes de septiembre que, según analistas, fue el más potente de todos. Podría tratarse de una bomba de hidrógeno, además, según expertos, es posible que el régimen haya logrado miniaturizarlas e instalarlas en un misil balístico de alcance medio, capaz de alcanzar Japón o Guam, e inclusive la costa Oeste de Estados Unidos.
En acatamiento a la verborrea belicista de Trump, el Pentágono ha desplazado al portaaviones "USS Carl Vinson", escoltado por tres barcos lanzamisiles: "USS Lake Champlain", "USS Wayne E. Meyer" y "USS Michael Murphy". Este tipo de portaaviones transporta en general entre 70 y 80 aviones o helicópteros, de los cuales alrededor de cincuenta son aviones de combate. La amenaza concreta para Corea del Norte son los 450 tubos lanzamisiles que suma la escolta del portaaviones. Para que la amenaza sea mayor de lo previsto, Estados Unidos tiene en Corea del Sur, 28.500 soldados, así como blindados, drones y varios escuadrones de aviones de combate F-16 y aviones de ataque a tierra A-10. Estas tropas se entrenan regularmente con el Ejército surcoreano para poder formar una fuerza perfectamente integrada en caso de que ataque Corea del Norte.
“Washington también puede contar con medios navales y aéreos basados en Japón, entre ellos un grupo de batalla compuesto por un portaaviones (actualmente está el "USS Ronald Reagan") y los buques que le acompañan.
La isla de Guam, situada en el Pacífico, a un par de horas de vuelo, está preparada para acoger bombardeos furtivos B-2. Todo este aparataje bélico desencadena una serie de temores en Corea del Sur, Japón, Guam, y otras bases militares de Estados Unidos en la zona.
Los recelos y temores a una escalada bélica en la Península coreana alcanzan a varios miembros del COI (Comité Olímpico Internacional), entre ellos a Francia, Alemania, Austria, y otros que han expresado que no enviarán a sus atletas a Corea del Sur, mientras no existan plenas garantías de su seguridad, a pesar de que el responsable de la organización, Lee Gee-Beom rechazó los temores de un ataque de Corea del Norte al afirmar que se trataba de “una exageración”.
Francia se constituye en la fuerza más potente al decidir no acudir a la cita olímpica de invierno en Corea del Sur. La ministra de deportes Laura Flessel ha sido muy clara al advertir que los atletas de su país no participarán en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 si no hay garantías de seguridad. Fue tajante al afirmar: “Nunca pondremos a nuestro equipo en una situación insegura. Si no podemos conseguir una seguridad definitiva, nuestro equipo francés se quedará aquí” añadió.
Con esa terminante declaración, la ministra francesa Laura Flessel, se convirtió en la primera figura política que puso en duda la participación del equipo nacional de Francia en los Juegos Olímpicos de Invierno a realizarse en Pyeongechang, Corea del Sur.
Cabe destacar que en la última reunión del Comité Olímpico Internacional -COI- su presidente Tomas Bach reiteró que la posición del COI no “había cambiado”. Aseguró que su confianza permanece inalterable y pidió una tregua olímpica negociada bajo la dirección de la Organización de Naciones Unidas. El pasado 15 de septiembre, el mismo día en que Corea del Norte realizó la prueba nuclear más potente de su historia, el portavoz del COI señaló que “No hay Plan B”.
Sin duda, la situación de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 es muy delicada, si se considera que Estados Unidos está desplegando en Corea del Sur su sistema THAAD, concebido para interceptar misiles balísticos que todavía están fuera de la atmósfera.
Ya tiene en la región buques equipados con el sistema de defensa antimisiles Aegis para interceptar misiles balísticos de corto o medio alcance, y baterías de misiles Patriot último modelo PAC-3 para combatir misiles cercanos al objetivo (entre 34 y 45 kilómetros).
Pero bien se sabe que las armas antimisiles no pueden garantizar una protección perfecta contra los misiles norcoreanos, tengan o no una ojiva nuclear. "Ningún sistema de defensa antimisiles puede asegurar una defensa perfecta", explicaron los expertos Michael Elleman y Michael J. Zagurek en su blog especializado en Corea del Norte "38 North", donde apuntaron además que "misiles equipados de armas nucleares pueden causar pérdidas humanas importantes". Según el centro de estudios conservador estadounidense Heritage Foundation, Pyongyang tiene probablemente entre 10 y 16 bombas nucleares.
Además, es posible que el régimen haya logrado miniaturizarlas e instalarlas en un misil balístico de alcance medio, capaz de alcanzar Japón. Los misiles no son las únicas amenazas para la población civil surcoreana: el Ejército norcoreano ha reunido una importante artillería en la frontera, que puede lanzar disparos mortales contra Seúl, situada a unos 50 kilómetros.
Los estrategas estadounidenses buscan la forma de intimidar militarmente a Corea del Norte, sin pensar que Pyongyang tiene armas nucleares de distinto poder, por lo que agitar la amenaza de una acción militar "es un juego de alto riesgo", explicaron a la AFP los expertos mencionados. Añadían que interceptar un misil norcoreano durante un ensayo podría ser considerado como "un acto de guerra o agresión de Estados Unidos" y provocar una escalada, advirtieron
A pesar de todas amenazas bélicas de Trump y las respuestas de Corea del Norte, el COI asegura que los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018, oficialmente conocidos como XXIII Juegos Olímpicos de Invierno, serán un evento multideportivo internacional que se llevará a cabo en la ciudad de Pyeongchang, Corea del Sur entre el 9 y el 25 de febrero de 2018.
“La elección de la ciudad sede de los Juegos se llevó a cabo el 6 de julio de 2011 en Durban, Sudáfrica, durante la 123ª Sesión del COI. Pyeongchang venció a Annecy, Francia y Múnich, Alemania.
Esta fue la tercera candidatura consecutiva de Pyeongchang, la primera exitosa luego de perder ante Vancouver y Sochi. Serán los segundos Juegos Olímpicos y los primeros invernales en Corea del Sur. Pyeongchang se convertirá en la primera ciudad asiática fuera de Japón en celebrar unos Juegos de Invierno.
El condado de Pyeongchang fue escogido en 2009 por el Comité Olímpico Coreano (KOC) como candidato nacional para los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno de 2018. El proyecto contaba con el apoyo de la región de Gangwon que, en los últimos años, había organizado eventos internacionales como el Campeonato de los Cuatro Continentes de Patinaje de 2005 y el Campeonato Mundial de Biatlón de 2009. Pyeongchang ya se había presentado sin éxito para las ediciones de 2010 y 2014.
La candidatura apostaba por agrupar la organización en dos grandes complejos: la estación de esquí de Alpensia —pruebas al aire libre— y la ciudad costera de Gangneung —Parque Olímpico y cuatro pabellones—, conectados entre sí a media hora de distancia por carretera, y a 50 minutos de Seúl en tren de alta velocidad. Siete de las 13 instalaciones ya estaban construidas, y buena parte de las programadas tendrían uso temporal, entre ellas el Estadio Olímpico. El otro punto fuerte era el índice de apoyo popular, del 91% a nivel nacional y superior al 94% en el condado. En el ámbito deportivo, destacaron los apoyos de la patinadora Kim Yu Na y del esquiador Alberto Tomba. Dentro del COI, el presidente Lee Myung-bak concedió un indulto al miembro surcoreano más importante, el empresario Lee Kun-hee, bajo la condición de que cabildeara por la opción olímpica ante el resto de miembros.”
NADIE GARANTIZA PLENA SEGURIDAD
La Comisión de Coordinación del Comité Olímpico Internacional (COI) para los Juegos Olímpicos de invierno de 2018, que se disputarán del 9 al 25 de febrero, ha abandonado Corea del Sur "plenamente convencida" de que PyeongChang "está preparada" para organizar una cita exitosa.
Desde Madrid, Europa Press sostenía que "Está claro después de los tres días de visita que Pyeongchang está preparada para albergar los Juegos de invierno de 2018. Hemos podido constatar los progresos en las sedes y en la gran mayoría de las infraestructuras", declaró la presidenta de la Comisión de Coordinación del COI, Gunilla Lindberg.
Lindberg destacó que el Comité Organizador también ha cumplido en la movilización de los aficionados y, aunque restan aún algunos detalles que pulir en los próximos meses, "no hay ninguna duda de está en el camino de organizar unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno exitosos en 2018".
Todas las instalaciones permanentes están listas o a punto de estarlo, por lo que ahora Pyeongchang 2018 va a concentrarse en la promoción, coincidiendo con el lanzamiento de la segunda fase de venta de entradas y los preparativos de los relevos de la llama olímpica que deben comenzar en poco más de dos meses.
El presidente del Comité Organizador de Pyeongchang 2018, Lee Hee-beom, recordó que a escasos dos meses de la ceremonia de apertura de los Juegos de invierno trabajan en culminar el proyecto. "Hemos escuchado, respondido a todas las peticiones de nuestros colaboradores y anotamos los comentarios y consejos que nos han sido dirigidos. Queremos hacer de éstos los mejores Juegos de invierno de la historia, y de Corea, un líder mundial en el plano deportivo y el nuevo destino para los deportes de invierno en Asia", indicó.
Lee Hee-beom agregó que "el COI y el Comité Organizador de Pyeongchang 2018 han trabajado de forma conjunta por lo que se espera el éxito de estos Juegos Olímpicos de invierno”
Sin embargo, de las amenazas bélicas, el COI se niega a ver riesgos para los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea de Sur, a sabiendas de que Pyeongchang, ciudad organizadora, está a 80 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, lo que ha generado inquietud ante las pruebas nucleares reciente y una serie de lanzamientos de misiles.
Todo puede estar listo para la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno, y, sin embargo, de las palabras optimistas de los dirigentes y responsables del COI, nadie es capaz de asegurar las óptimas condiciones de seguridad que requieren los atletas que, eventualmente, podrían concurrir a la cita.
Según la AFP el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, no ve riesgo para la seguridad de los juegos de invierno de Pyeongchang 2018 en Corea del Sur, en medio de crecientes tensiones por las pruebas nucleares de su vecina Corea del Norte, y las destempladas diatribas de Trump. "No hay amenazas a la seguridad de los juegos dentro del contexto de las tensiones que se han desarrollado entre Corea del Norte y otros países", dijo Bach en una rueda de prensa al término de la reunión del Comité Ejecutivo del COI, en Lima.
"Esperamos que la diplomacia y la paz puedan prevalecer en la península surcoreana", agregó Bach, quien lideró en la capital peruana la 131 sesión del COI.
Tanto Bach como Lee dijeron esperar que los atletas norcoreanos se animen a participar en los juegos. “Hasta ahora creemos que los atletas norcoreanos estarán allí en Pyeongchang", comentó Lee. Por su parte, el funcionario suizo del COI, Gian-Franco Kasper, dijo que temía que algunos equipos no participarán en Corea del Sur por temores de seguridad.
"Estoy convencido de que Pyeongchang será el lugar más seguro durante los Juegos. Lo que temo es que algunas naciones puedan boicotear los Juegos, porque tienen preocupaciones por sus atletas", agregó Kasper.
BOICOT O SEGURIDAD
Se teme que los Juegos Olímpicos de Invierno 2018, programados para realizarse en Pyeongchang no sean tan seguros como afirman sus organizadores surcoreanos y los dirigentes del Comité Olímpico Internacional ya que la tensión en la península de Corea generó gran preocupación en algunos países. “Potencias de los deportes blancos como Austria, Francia o Alemania están monitoreando la situación en la ciudad surcoreana y en caso de que la seguridad no pueda ser garantizada, algunos amenazan con boicotear los Juegos. “Si la situación empeora y la seguridad de los atletas no se puede garantizar, no iremos a Corea del Sur”, aseguró el presidente del Comité Olímpico de Austria, Karl Stoss, en declaraciones recogidas por la agencia APA en Innsbruck. Stoss agregó sin embargo que espera que la tensión entre los dos países asiáticos no empeore hasta tal punto. Su comité estudiará la situación antes de tomar una decisión.
“Austria tiene uno de los mejores equipos de esquiadores del mundo y sus deportistas son siempre grandes protagonistas en los Juegos de Invierno. Los Juegos de 2018 se celebrarán del 9 al 25 de febrero en la ciudad de Pyeongchang que, como se dijo antes, está apenas a 80 kilómetros de la frontera con Corea del Norte. Los recientes ensayos nucleares de Corea del Norte ocuparon un espacio principal en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. Además, el líder norcoreano, Kim Jong-un, calificó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de “enfermo mental” y “demente anciano”. Corea del Norte compara las amenazas de Donald Trump con "los ladridos de un perro" aseveró el canciller norcoreano, en respuesta al agresivo discurso que pronunciara ante la ONU.
El canciller norcoreano restó importancia al discurso del presidente norteamericano en la ONU. "El desfile continúa", advirtió el canciller norcoreano Ri Yong Ho, según reseñara la AP publicada por Clarín
El discurso ante la ONU en el que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte sonó como "los ladridos de un perro", dijo el canciller norcoreano, Ri Yong-ho.
"Si (Trump) piensa que puede atemorizarnos con los ladridos de un perro, realmente es un “sueño de perro'", agregó Ri, usando una expresión norcoreana para referirse a cosas absurdas o que no tienen mucho sentido.
Ante la ONU, Trump amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte si continúa con sus ensayos nucleares y de misiles balísticos y calificó al líder norcoreano, Kim Jong-un, como un "hombre cohete en una misión suicida para él mismo y su régimen".
Consultado sobre la caracterización de Kim como un "hombre cohete", Ri respondió: "Lo lamento por sus asesores", informó la cadena BBC.
La tensión entre ambos países se disparó con la llegada de Trump a la Casa Blanca, que acrecentó las pruebas armamentísticas norcoreanas, que incluyeron el lanzamiento misiles intercontinentales.
Tanto atemorizan los ensayos nucleares de Corea del Norte que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó, de manera unánime, nuevas sanciones económicas contra Pyongyang luego de que el gobierno de Kim Jong un realizara "con éxito" su sexta y más potente prueba nuclear, que según se dijo consistió en la detonación de una bomba de hidrógeno.

Días después de las sanciones, que Corea del Norte las condenó enérgicamente, el régimen de Kim probó un misil balístico de mediano alcance que sobrevoló el norte de Japón y cayó en el océano Pacífico.
Ese ensayo provocó el despliegue de bombarderos estadounidenses en la península de Corea que, junto con la aviación surcoreana, realizaron simulacros de ataque contra el país gobernado por Kim Jon un.
Esa situación que en realidad es un peligro dada la escalada bélica desatada por el imperio, parece no molestar a la dirigencia del COI. Recientemente, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, insistió en que los Juegos Olímpicos de Pyeongchang no están en riesgo pese a la creciente tensión en la península coreana. “Estamos en contacto con las autoridades y líderes en diferentes niveles de gobierno y no hay ninguna duda sobre los Juegos de invierno de 2018”, dijo Bach y agregó que “el Comité Olímpico Alemán está monitoreando la situación”. Apuntó sin embargo el jefe del ente rector alemán, Alfons Hörmann. “Tan pronto como tengamos información, se la pasaremos a las asociaciones de deportes invernales y al público”. El Ministerio de Deportes de Francia aseguró por su parte que no contempla por ahora la posibilidad de no acudir a Pyeongchang 2018. Añadió en una nota de prensa que “la seguridad es la máxima prioridad del COI”. Además, el jefe ejecutivo del Comité Olímpico Sueco, Peter Reinebo, indicó por su parte que su país tiene previsto participar en los Juegos. “Nuestra posición es muy clara. Queremos tomar parte de la competición en Corea del Sur y estoy seguro de que lo haremos”, indicó a la televisión sueca SVT. Según Reinebo, ningún atleta o entrenador se mostró más preocupado tras los recientes acontecimientos. “La seguridad en un evento olímpico es enorme. Ahora vivimos en un mundo diferente y ocurren ciertos incidentes”, lamentó. Sus vecinos daneses tampoco ven razones para boicotear los Juegos de Pyeongchang, según una publicación del Diario El Comercio de Quito-Ecuador aparecida en el portal http://www.elcomercio.com/deportes/deportes-pyeongchang2018-preocupacion-internacional-corea.html.
Frente a la situación que entraña riesgos y peligros para los atletas, “los organizadores de los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 de PyeongChang (Corea del Sur) se muestran confiados en que el evento deportivo se desarrollará con total normalidad pese al incremento de la tensión en la región.
El Comité organizador de los Juegos prevé asimismo que Corea del Norte participe en la cita olímpica al margen de su enfrentamiento con la comunidad internacional, a raíz de su sexto y más potente test nuclear. "No deberíamos confundir el deporte con la política", afirmó Lee Hee-beom, director del Comité organizador de los Juegos Olímpicos
Los organizadores también dan por hecho que Corea del Norte participará en los Juegos de PyeongChang y afirmaron contar con "indicios" que apuntan a ello. Corea del Norte ha mantenido por ahora silencio al respecto y también sobre la propuesta de Seúl de reabrir el diálogo entre ambos países, que permanecen técnicamente en guerra ya que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 se cerró con un alto el fuego y no con tratado de paz.
El optimismo demostrado por los dirigentes de los Juegos, contrasta con la manifiesta preocupación expresada por algunos países de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pieongchan de 2018. Por ejemplo, potencias de los deportes blancos como Francia, Austria o Alemania monitorean permanentemente la situación en la ciudad sede de los Juegos y en toda la península. Es más, afirman que, en caso de que no se den las condiciones de seguridad, y que nadie sea capaz de garantizar la plena seguridad para los atletas, simplemente esos países, y otros no asistirán a la cita olímpica.
En definitiva, no se trata de boicotear los Juegos de Invierno, sino de seguridad absoluta para todos los participantes, y esa seguridad por ahora no existe, mientras Trump siga con sus locas y absurdas amenazas y Kim Jong un con sus ensayos nucleares.

TRIBUNAL DIGNIDAD, SOBERANÍA, PAZ CONTRA LA GUERRA
Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com