LOS PRESUPUESTOS DE TRUMP RECORTAN PROGRAMAS SOCIALES, QUITAN “AYUDAS” A AMÉRICA LATINA, PERO CRECEN PARA DEFENSA 



TRUMP ORDENA EL MAYOR REARME EN UNA DÉCADA 



Un mexicano en New York le dice a otro: Tengo dos noticias sobre Trump, una buena y otra mala. La buena es que ya no construirá el muro en la frontera y la mala es que tenemos 24 horas para abandonar Estados Unidos. Ese corto diálogo sintetiza la xenofobia, el odio y la discriminación que caracterizan al magnate populista Donald Trump, convertido en emperador de turno del imperio más poderoso de la tierra.
En su incurable xenofobia, Trump anunció que incrementará el fabuloso presupuesto militar que, en el año 2018, subiría a 638.000 millones de dólares en defensa. Trump ha ordenado poner en marcha el mayor rearme en una década para lo que elabora un presupuesto con un incremento de 54.000 millones de dólares (9,3%) en los gastos militares. Donald Trump está dispuesto a iniciar una nueva escalada militar para hacer cumplir sus sueños de grandeza. Advirtió: “Antes decíamos que Estados Unidos jamás perdía una guerra, ahora no ganamos ninguna. Es inaceptable”. ¿Y Corea, Vietnam, Irak, Afganistán? Acaso en esos países ha ganado una guerra?

Al incrementar el presupuesto militar ha asegurado que los millones de dólares saldrán de la atención a la salud al pueblo estadounidense, que se recortarán los gastos de protección ambiental y que cientos de millones de dólares destinados a “ayudas” a América Latina pueden desaparecer con el presupuesto presentado por Donald Trump para 2018. En otras palabras, se recortarán US$614 millones las ayudas a América Latina, que servirían como "Una nueva base para la grandeza de Estados Unidos", según un reporte de Redacción BBC Mundo.

Para América Latina sería maravilloso que perdiera esos US$614 millones si al mismo tiempo el poderoso imperio dejara de intervenir en los asuntos internos de cada país, si se acabaran las presiones militares, diplomáticas y económicas, si el injerencismo descarado pasara al basurero de la historia, si reconociera y respetara la plena soberanía de las naciones latinoamericanas, si retirara a la CIA, DEA, Usaid y otras agencias de espionaje de las embajadas ubicadas en las capitales de los países, si no interviniera en policías y fuerzas armadas, si no apoyara a las derechas más reaccionarias y recalcitrantes fascistoides, si no atracara y explotara los recursos naturales, económicos y humanos de la región. Entonces América Latina sería inmensamente rica, aseguraría su desarrollo soberano y no necesitaría ni un centavo del imperio, pues por cada dólar que ingresa, el imperio se lleva tres.

Si Estados Unidos se retiraría de la región, bien valdría la pena perder los US$ 614 millones de “las ayudas” que se recortarían en el presupuesto presentado por el presidente Donald Trump, para el año fiscal 2017-2018.

El populista Trump sueña con grandezas imperiales inexistentes o en franco declive. Querría recuperar el rol de potencia unipolar para dominar al mundo que se concreta en la frase: "Está en nuestras manos dar rienda suelta a los sueños de nuestra gente", según consta en el mensaje de introducción con el que presentó el detalle del presupuesto.

La defensa y la seguridad son las claras apuestas del gobierno de Trump para el próximo ejercicio económico. Desea modernizar los misiles nucleares de largo alcance, desarrollar nuevos aviones de guerra, ampliar y modernizar la capacidad de ataque submarino y dotar de nuevos y sofisticados equipos de alta tecnología a las tropas terrestres especializadas y a las fuerzas de inteligencia; es decir de espionaje con sistemas tecnológicos futuristas. Trump quiere que la potencia militar más poderosa de la tierra sea única y hegemónica, como si los pueblos se dejasen subyugar por el poderío militar. Lo cierto es que los halcones imperiales y su Jefe Trump, no comprenden que cuando los pueblos luchan por ideales superiores se vuelven invencibles, pues jamás se amilanan ante ninguna potencia o ninguna arma por sofisticada que sea.

Sin embargo, los recortes presupuestarios anunciados por Trump y su equipo de negociantes, preocupan a Naciones Unidas, que asegura que a la organización le resultará imposible continuar su trabajo por la paz, el desarrollo y los derechos humanos.

BBC Mundo expresa que el documento que contiene el detalle presupuestario, aún tiene que ser discutido y aprobado por el Congreso, pero los detalles que se han conocido suscitan preocupación en América Latina: se propone un recorte de la ayuda a la región de hasta US$614 millones en comparación con las cuentas del curso 2016-2017.

¿Cómo puede impactar a América Latina la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos? Para algunos países, la retirada de ayudas específicas será total. BBC Mundo en su análisis presenta los puntos más destacados.

Tres países sin ayudas específicas

Si la propuesta de Trump sale adelante, tres países latinoamericanos dejarán de recibir las ayudas específicas que hasta ahora otorgaba la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid): Venezuela, Cuba y Ecuador. BBC Mundo no informa que Ecuador, Venezuela y Cuba expulsaron a la Usaid de sus países, lo mismo que Bolivia y Nicaragua.

Usaid distribuía dólares en esos países para agitar a las masas, ejecutar programas de propaganda contra los gobiernos legítimos, desarrollar acciones desestabilizadoras conforme con los planes de la CIA y planificar conspiraciones y golpes de Estado como los ocurridos en Honduras, Paraguay y Brasil o planes conspirativos violentos, como los que ocurren en la República Bolivariana de Venezuela, en donde financian a las derechas golpistas.

El reporte de BBC Mundo señala que las famosas “ayudas” no van a desparecer totalmente, pues aún percibirán fondos de los programas globales o regionales en los que participen, pero dejarán de tener una partida exclusiva. Se afirma que México y Centroamérica serán las zonas más afectadas.

Las cantidades que estos países recibieron de Usaid el año anterior tampoco fueron tan grandes en comparación con otras naciones de la región:

US$20 millones para Cuba
US$6,5 millones para Venezuela
US$2 millones para Ecuador

Generalmente, las “ayudas económicas de Estados Unidos para América Latina” son manejados y dirigidos por Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED. Estas organizaciones junto a otras ONGs estadounidenses, son en realidad una herramienta de penetración imperial en la región para proteger e impulsar sus intereses políticos, económicos y sociales. Muchos grupos y partidos de oposición política y medios de comunicación social en América Latina, reciben financiamiento de la USAID y NED u otras instituciones públicas o privadas de Estados Unidos.
Centroamérica, la zona más afectada

BCBE Mudo afirma que en el presupuesto de Trump, los programas centrados en el medio ambiente que Usaid tiene para Sudamérica y el Caribe también desaparecen.

El dedicado a Centroamérica se mantiene, pero muy mermado: pasa de los US$39,7 millones de 2016-2017 a sólo US$10 millones.

Según el plan presentado, todas las partidas destinadas a medio ambiente, agricultura, comercio, derechos humanos y buen gobierno quedan suprimidas. Se mantienen, aunque recortadas, las del área de salud”. Todo va para incrementar el presupuesto militar y lo que quede para manipular conciencias latinoamericanas en beneficio de Estados Unidos.

Según algunos analistas, América Central sería la zona más afectada por los recortes en el presupuesto de Trump.

Los cinco países de América Latina que más pierden serían: 98%, Nicaragua; 95% Paraguay, 93% Brasil, 78% Costa Rica y 64% Panamá

Por su parte, el analista Mark Wilson sostiene que el gobierno de Barack Obama impulsó la ayuda al desarrollo para Centroamérica: en el año fiscal 2016-2017 con la asignación de un total de US$743,6 millones.

Esto supone el 43% del total de ayudas solicitadas ese año para América Latina y el Caribe, según un estudio del grupo de investigación del Congreso de Estados Unidos (CRS, por sus siglas en inglés).

La mayor parte de estos fondos fue destinada a El Salvador, Guatemala y Honduras, tres países que, de aprobarse el borrador de Trump, verán sus ayudas específicas reducidas en un tercio.

Ayuda para contener la migración

La lógica del gobierno anterior era que había que mejorar la situación de esta región para que menos personas arriesgaran su vida en el peligroso camino que miles de migrantes recorren a través de México para llegar a Estados Unidos.

El ejecutivo actual, en cambio, no sólo se muestra más duro con los inmigrantes indocumentados que ya se encuentran dentro de sus fronteras, sino que ahora también quiere recortar las ayudas sociales en sus lugares de origen.

El Director de la Oficina de ayuda exterior del Departamento de Estado, Hari Sastry, insistió en que, pese a estas reducciones, la potencia mundial seguirá "haciendo frente a las causas de raíz" que impulsan la emigración en estos países, como la pobreza o la corrupción.

"Hay una reducción (en las ayudas a toda Latinoamérica), pero aún así se está dando prioridad a los programas centrados en complicar la actividad de las organizaciones criminales trasnacionales, fortalecer la seguridad fronteriza y combatir la corrupción", justificó Hari Sastry
.
Sin embargo, la partida para combatir a las organizaciones criminales trasnacionales también se encoge. En concreto, en US$189 millones respecto a 2016-2017. En términos absolutos, el país que más dinero dejará de recibir es México. Al ser una nación con un nivel de ingresos medio, "tradicionalmente, no ha sido uno de los mayores beneficiarios de ayuda estadounidense", según recoge un informe del CRS.

Por qué es un alivio para Canadá que Donald Trump rompa con la tradición y haya escogido a otro país para su primer viaje al extranjero como presidente

Pero, en los últimos años, "comenzó a recibir cantidades de ayuda más grandes a través de programas para combatir el crimen y el narcotráfico" hasta convertirse en el "tercer mayor receptor de asistencia estadounidense en 2017", añade el CRS.

Si los planes de Trump, se eliminará toda la financiación destinada al ejército mexicano, las partidas destinadas al medio ambiente, al fomento del buen gobierno y a la lucha contra el terrorismo.

Además, los gastos en cuerpos de seguridad y antinarcóticos caerán un 40% respecto a 2016-2017 hasta situarse en los US$60 millones”. Esto no significa que la guerra contra el narcotráfico vaya a detenerse, sino que la cargva más pesada la llevarán las policías y fuerzas armadas de cada país involucrado en elo crimen internacional organizado.

AYUDAS PROPUESTAS PARA 2018 (US$)

Argentina 579.000 en 2016, 500.000 en el presupuesto 2017-2018
Brasil 12,8 millones en 2016 815.000 en el presupuesto 2017-2018
Chile 670.000 en 2016 500.000 en el presupuesto 2017-2018
Colombia 299,4 millones en 2016 251,4 millones en el presupuesto 2017-2018
Costa Rica 1,8 millones en 2016 400.000 en el presupuesto 2017-2018
Cuba 20 millones en 2016 0 en el presupuesto 2017-2018
Ecuador 2 millones en 2016 0 en el presupuesto 2017-2018
El Salvador 67,9 millones en 2016 46,3 millones en el presupuesto 2017-2018
Haití 190,7 millones en 2016 157,4 millones en el presupuesto 2017-2018
México 160,1 millones en 2016 87,6 millones en el presupuesto 2017-2018
Nicaragua 10 millones en 2016 200.000 en el presupuesto 2017-2018
Panamá 3,3 millones en 2016 1,2 millones en el presupuesto 2017-2018
Paraguay 8,6 millones en el 2016 400.000 en el presupuesto 2017-2018
Perú 74,8 en 2016 49,6 millones en el presupuesto 2017-2018
República Dominicana 1,8 millones en 2016 400.000 en 2017-2018
Uruguay 499.000 en 2016 400.000 en el presupuesto 2017-2018
Venezuela 6,5 millones en 2016 0 en el presupuesto 2017-2018

Esas “ayudas” van a ser “invertidas” en fuerzas armadas y policiales a más de utilizarlas en desestabilización de gobiernos desafectos al imperio. Los recortes no significan que desaparecerán totalmente o se mermarán de manera considerable, ya que siempre habrá los fondos necesarios para las operaciones encubiertas de la CIA o de la Usaid, que actúan bajo el disfraz de ayuda humanitaria o para atención en zonas de desastres, en tanto que la CIA “invierte” para ejecutar programas desestabilizadores, corromper a políticos y fuerzas represivas, campañas propagandísticas en todos los medios de comunicación y un largo etcétera.

El Presupuesto de Trump estafa al propio pueblo estadounidense al recortar los fondos de la Agencia de Protección Ambiental, Educación, Vivienda, Departamento de Estado y liquidare el famoso Obamacare para terminar privilegiando el gasto en las fuerzas armadas.

En Resumen Latinoamericano/La Jornada se afirma que el presidente Donald Trump con su proyecto de presupuesto del gobierno federal de 1.15 billones de dólares, propone reformas de gran alcance que reduce el gasto de muchos programas nacionales para financiar un aumento significativo en las fuerzas armadas y hacer un primer pago sustancial para la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, para el cual destinó 2 mil 600 millones de dólares para planificación y diseño.

"Un presupuesto que pone a Estados Unidos en primer lugar debe hacer de la seguridad de nuestro pueblo su prioridad número uno, porque sin seguridad no puede haber prosperidad", dijo Trump en un mensaje que acompaña su plan de presupuesto.

El proyecto incluye un aumento de 54 mil millones de dólares para las fuerzas armadas, el más grande desde el gobierno de Ronald Reagan, en la década de los 80. Promete la entrega inmediata de dinero para la preparación de tropas, la lucha contra milicianos islámicos y la adquisición de nuevos buques, aviones de combate y otras armas.

Trump se ha comprometido a tener un plan de gasto que le permita cumplir sus promesas de campaña de impulsar la seguridad nacional a través de un mayor gasto en defensa y de la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México.

Estados Unidos gasta más de medio billón de dólares en defensa, más de lo que gastan juntos los siete países que le siguen, pero Trump ha señalado que el Pentágono sería el más beneficiado, con un impulso de 54 mil millones de dólares de gasto en defensa.
Era improbable que el presupuesto, que se esperaba "apretado", ofreciera muchos de los detalles que esperaba el Capitolio. Se limitará a la parte discrecional de poco más de un billón de dólares del presupuesto federal anual de 4 billones federal que paga por las agencias y departamentos del gabinete.

Por lo pronto, legisladores demócratas expresaron preocupación por el impacto de los recortes para América Latina y el propio Estados Unidos. Eliot Engel, principal demócrata en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, advirtió que disminuir la cooperación internacional en 28 por ciento (10 mil millones de dólares) deterioraría las relaciones con aliados en la región, debilitando la influencia de Washington.

Desde 2007 Estados Unidos ha destinado 2 mil 300 millones de dólares en tareas antidrogas en México por medio de la Iniciativa Mérida. El presidente del subcomité para el hemisferio occidental, Albio Sires, indicó que los recortes pondrían en riesgo programas sociales para beneficiar a la juventud en América Central, por lo cual sería factible un nuevo incremento de menores centroamericanos en la frontera estadunidense sin documentos ni acompañantes adultos, como ocurrió en 2014.

El gobierno del presidente Barack Obama logró la aprobación del Congreso para destinar 750 millones de dólares durante el año fiscal 2016 a Guatemala, Honduras y El Salvador.

El presupuesto de Trump también propone eliminar totalmente los fondos que se destinan a la Corporación de Difusión Pública, que apoya estaciones de radio y televisión públicas de todo Estados Unidos; el Fondo Nacional para las Humanidades; el Fondo Nacional para las Artes, y la Corporación de Servicios Legales, que proporciona fondos que posibilitan ofrecer asesoramiento jurídico gratuito en Estados Unidos.

Com se ve, el populista Trump parece que cree que gobernar Estados Unidos es igual a administrar sus tramposos negocios inmobiliarios o los concursos de Mis Universo, pero con sus propuestas quizá piense recuperar la “grandeza imperial” con el desate de nuevas guerras y agresiones bélicas en cualquier parte de la tierra, y contra cualquier país. Con Trump ni siquiera se puede descartar que recurra al uso o amenaza de armas nucleares. Ese emperador de turno, es en si y por si mismo, una amenaza real para la supervivencia de la humanidad.

TRIBUNAL DIGNIDAD, SOBERANÍA, PAZ CONTRA LA GUERRA
Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com