PABLO IGLESIAS: “QUIEN PIENSE QUE SE PUEDE HACER LA REVOLUCIÓN PRESENTÁNDOSE A LAS ELECCIONES, SE EQUIVOCA” 



ESPAÑOLES QUEMAN FOTOS DEL REY 



El medio español La Marea entrevistó al líder de Podemos Pablo Iglesias, el cual reflexionó acerca de las posiciones de su partido, así como del papel de la izquierda en una UE desacreditada y marcada por el crecimiento de la extrema derecha.
---------------------------------------
CARAS Y CARETAS
En 25 minutos de entrevista telefónica, Pablo Iglesias (Madrid, 1978), habla a menudo de las élites. La palabra casta ha desaparecido de su discurso. ¿La recuperará ahora que apuntar directamente al establishment atrae a votantes en medio mundo? “Es una palabra que se normalizó, que ya dejó de ser una propuesta discursiva de Podemos”, argumenta su secretario general parafraseando a Manuel Machado: “Hasta que el pueblo las canta, las coplas, coplas no son, y cuando las canta el pueblo, ya nadie sabe el autor”. De nuevo, el pueblo en el centro de su discurso, ajeno a quienes insisten en equipararlo con el populismo de Donald Trump.

¿Cómo explica el auge de la ultraderecha?

Es muy difícil reducir a la unidad la ultraderecha. Digamos que es diferente lo que representa Marine Le Pen en Francia, el UKIP británico o Donald Trump. Dicho esto, lo fundamental es entender que se está produciendo un colapso de los sistemas políticos del mundo occidental como consecuencia de la crisis financiera que vivimos en 2007. En gran manera, es el resultado del fracaso del neoliberalismo a la hora de dar estabilidad política. Venimos de regímenes políticos que se fundamentaban precisamente en las claves ideológicas del antifascismo europeo. Es decir, la redistribución, los servicios sociales y unas perspectivas de mejora de las condiciones de vida de los sectores asalariados en un marco geopolítico de naturaleza bipolar. Esto empieza a terminar con Reagan y Thatcher, y la caída del muro de Berlín. La crisis revela cómo el empoderamiento de los poderes financieros abre situaciones que pueden tener distintas traducciones políticas. Pueden ser en forma de neofascismo o fascismo, lo que podríamos llamar populismo de derechas. O en un sentido de izquierdas, algo que tiene que ver con el auge de Bernie Sanders en EEUU; con el de Podemos en España; en su momento con Syriza en Grecia, o con el hecho de que el líder laborista en Gran Bretaña sea un tipo socialista de verdad, más cerca de nosotros que de la socialdemocracia tradicional europea como Jeremy Corbyn.

¿En qué ha fallado la socialdemocracia?

Es corresponsable como fuerza política de la entrega del poder a los mercados financieros. Y la mayor prueba de eso es la famosa tercera vía de Giddens que de alguna manera aplicaron tanto Tony Blair –al que Margaret Thatcher definió como su mejor creación– como Gerhard Schröder en Alemania. Un tipo de social-liberalismo que se lo puso muy fácil a los partidos conservadores y a crear esa situación de régimen neoliberal global en el que ahora esa vieja socialdemocracia tiene muchas dificultades para sobrevivir.
Ahora se está definiendo claramente de izquierdas. Pero Podemos se ha resistido a adoptar esa nomenclatura.
Nuestro fracaso fue que no nos entendió casi nadie. Es imposible escuchar una declaración mía en la que yo no diga que soy de izquierdas. Pero el eje izquierda-derecha no sirve para explicarlo todo y eso lo sigo pensando. Seguramente la metáfora arriba-abajo, élites-pueblo, tiene mayores posibilidades revolucionarias de transformación real. A Carlos Marx le hubiera gustado más.

¿Por qué la izquierda no conecta con su electorado?

El electorado no es de nadie, siempre está en disputa. Uno de los mayores errores de la izquierda es haber pensado que había algún electorado que era suyo. En segundo lugar, porque en los momentos de crisis orgánica es fundamental que la izquierda se haga pueblo. Si no lo hace y no entiende lo que implica eso, que es básicamente conectar con las demandas que de alguna manera se constituyen como posibles ejes articuladores de mayorías, la izquierda tendrá muchas dificultades. Y esas demandas son laicas. De repente, las puede aglutinar alguien que no proviene de la izquierda, porque el electorado siempre, siempre, siempre está en disputa. Nosotros ahora tenemos un debate interno que tiene que ver con la pregunta. Hay quien piensa en Podemos que lo fundamental es ocuparnos de sectores que proceden del PSOE. Yo no estoy de acuerdo con ese análisis. Me parecen importantes esos sectores, pero creo que lo realmente crucial son los gamonales, son sectores sociales que piensan que los viejos partidos políticos son parte del problema y que se pueden acercar a nosotros porque nos ven distintos.
Defiende apoyar a los movimientos sociales, pero a menudo lo que se les demanda es que concreten su programa.
Hicimos el programa político más leído de España. Entre otras cosas, porque Carolina Bescansa le dio forma de catálogo de Ikea. Era un modesto programa de tipo socialdemócrata, como todos los de la izquierda en Europa occidental, que entiende los límites de la UE y del capitalismo financiero, y que planteaba básicamente hacer una reforma fiscal progresiva, aplicar políticas redistributivas y perseguir el fraude fiscal. Necesitamos más recursos para mejorar la educación y la sanidad, y garantizar los derechos sociales.

¿Ya no se plantea cambiar el sistema y se conforma con reformarlo para lograr que no sea tan depredador?

Desde una perspectiva cultural, sí. Si me pregunta ¿el capitalismo es un sistema ontológicamente criminal?, digo claro que sí, evidentemente. Pero si lo que me estoy planteando es un programa de gobierno para aplicarlo después de ganar unas elecciones, tener una serie de diputados y estar limitados por las leyes españolas, por la Constitución, por la UE y por la realidad, trato de hacer un programa aplicado a la realidad. Quien piense que se puede hacer la revolución presentándose a las elecciones, se equivoca. Si alguien dijera qué pragmático sois como quitando hierro a nuestra radicalidad, le diría ‘pregúntale a los del Ibex 35 quién les preocupa que gobierne’. A pesar de lo modesto de nuestro programa, hemos puesto en guardia a las élites, que utilizan todos sus aparatos para atacarnos sin el menor escrúpulo porque ese programa tan modesto resultaba enormemente peligroso para sus intereses. Ninguna fuerza política en España en los últimos 80 años había sido capaz de preocupar tanto a las élites económicas como Podemos.
La ultraderecha ofrece soluciones sencillas ante retos complejos. ¿Desde la izquierda se pueden hacer propuestas atractivas que no sean simplistas?
Yo ahí haría una prevención. Desde la izquierda solemos tener una actitud muy aristocrática a la hora de referirnos al fascismo de alguna manera colocándonos en una posición de superioridad intelectual, diciendo ‘ay qué difícil es explicar a la gente lo complejos que somos cuando vienen aquí unos payasos fascistas y lo simplifican todo’. Evitaría caer en una suerte de paletismo urbanita de jóvenes de clase media educados que desprecian ciertos discursos.
A Podemos se le acusa precisamente de ser elitista y urbanita, y no saber conectar con la gente del medio rural. El catálogo de Ikea sería un ejemplo de ello.
Puede ser. Podemos es la fuerza mayoritaria entre los menores de 45 años, y tiene éxito en las grandes ciudades, en los lugares que siempre representan la vanguardia de los cambios. Pero hemos tenido enormes dificultades para comunicarnos con gente más mayor y con la que vive en áreas rurales. A priori es muy difícil para nosotros porque basta ver quiénes somos los jefes de Podemos, los portavoces, los dirigentes, y cómo nuestra propia condición social, cultural y biográfica nos da una serie de virtudes y una serie de defectos. Sin llegar a esos sectores es muy difícil ganar.

Podemos es la única formación de izquierdas que emplea la palabra patria sin complejos. ¿Es una estrategia para contrarrestar el uso que le da la ultraderecha?

Absolutamente. En nuestro país tuvimos la desgracia de perder una Guerra civil, con lo cual determinados significantes quedaron en manos del adversario político. Palabras como España o patria. Una de las cosas que aprendimos de cómo se debe hacer política a partir de América Latina fue lo fundamentales que son los movimientos nacional-populares. Todas las revoluciones de izquierdas se han hecho en última instancia desde la construcción de lo nacional y de lo popular.

¿Por qué no hay en España un partido claramente fascista?

Lo hemos tenido y hay expresiones como Plataforma per Catalunya (PxC) o el éxito electoral de Xavier García Albiol (PP) en Badalona. Una de las razones por las que aquí no hay un partido de extrema derecha es que el PP ha sido capaz de aglutinar todos los matices en torno a la derecha. En él hay sectores que se identificarían con Le Pen en Francia, hay neoliberales, sectores nacionalcatólicos, otros más centristas… De hecho, algunos intentos de escisión en el partido, como Vox, chocan con que sigue habiendo figuras más de derechas dentro del PP que fuera. Santi Abascal es un osito de peluche al lado de Esperanza Aguirre, creo que me explico.

Ante el auge del neofascismo en Europa, ¿no sería necesario recuperar el internacionalismo y una estrategia común?

Es fundamental pero choca siempre con la desgracia de que los escenarios políticos son de tipo nacional-estatal.

¿El discurso de Naomi Klein sobre el cambio climático y la necesidad de cambiar el sistema por pura supervivencia puede alterar los códigos tradicionales de la izquierda?

Es cierto lo que dice Klein. Y los compañeros que hablan del decrecimiento también tienen razón, pero las dificultades objetivas de crear movimientos políticos de ámbito postnacional, aunque sería imprescindible, hacen que sean cuestiones domésticas las que determinan el debate y la agenda.
Pues vamos a explotar con los Estados-nación.
Es posible… Ya hemos solucionado el problema plurinacional en España y explotamos después. Podría ser.
(Nota tomada de La Marea)


ECHENIQUE: "EL DISCURSO DEL REY LO PODRÍA HABER SUSCRITO RAJOY"

El secretario de Organización de Podemos asegura que Felipe VI dejó fuera de su mensaje a "millones de españoles que saben que no se trata de una crisis sino de una estafa".
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. - EFE

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado que el discurso de Felipe VI lo podría haber "suscrito de principio a fin" el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya que, a su juicio, no consiguió representar a todos los españoles.
En una comparecencia de prensa en Zaragoza, Echenique, ha afirmado que el rey, al hablar de la crisis económica en los términos que utilizó, dejó fuera de su discurso a "millones de españoles que saben que no se trata de una crisis sino de una estafa". Felipe VI, ha añadido, "empezó hablando de las personas afectadas por las lluvias torrenciales y a continuación a hablar de la crisis económica como si se tratase también de un fenómeno meteorológico".
"Claro que la población de nuestro país ─ha subrayado─ ha demostrado abnegación, fuerza y solidaridad para luchar contra la crisis; claro que nuestros servidores públicos, como ha dicho el rey, nuestras médicas, maestras y científicas han hecho un trabajo de primer nivel y son la verdadera Marca España; y claro que las familias han evitado que muchos acaben en la indigencia, pero esto no es una tormenta".
A juicio del miembro de Podemos, "no se sale del pozo con un pensamiento positivo y buenas intenciones". Ha explicado que, si Felipe VI hubiese "escuchado" a la totalidad de españoles, "hubiese escuchado a millones de personas que están señalando como verdaderos causantes de las crisis a los grandes poderes económicos, a los privilegiados y a sus delegados parlamentarios".
En su opinión, "cuando un rey hace un discurso que puede suscribir el líder de uno de los partidos de nuestro país", y deja fuera "las causas de los males de su pueblo y no habla de la violencia machista, de los españoles emigrados que en estas fechas están en casa pero que cuando hay elecciones les quitan sus derechos", no se dirige al conjunto de la ciudadanía. "Cuando un rey -ha añadido- la única referencia o cesión que hace a la obvia plurinacionalidad de su país es hablar en cuatro idiomas, estamos hablando de un rey que ha elegido no hablar a la gente, sólo a una parte de su pueblo".


LA ASOCIACIÓN DE MEMORIA HISTÓRICA DENUNCIA ANTE EL DEFENSOR DEL PUEBLO EL DISCURSO DE FELIPE VI

La ARMH considera que las referencias a del rey a que "nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas" se trata de una "declaración política contraria a los derechos de las víctimas del franquismo"


El rey Felipe VI pronuncia el tradicional mensaje de Navidad, el tercero desde que relevó a su padre, Juan Carlos, al frente de la jefatura de Estado en junio de 2014. EFE/Angel Díaz

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha presentado este domingo una queja ante la Oficina del Defensor del Pueblo por algunas de las afirmaciones realizadas por el Rey en su discurso al considerarlas contrarias al derecho de las familias de los 114.226 desaparecidos.
En un comunicado, la asociación se ha referido al fragmento en el que el Rey ayer, en el tradicional discurso de Navidad, dijo: "son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas".
Sobre ello, la Asociación considera que se trata de una "declaración política contraria a los derechos de las víctimas del franquismo" y que han sido expresadas "con un carácter político que no le corresponde un jefe del Estado no electo y que tiene el deber de representar a toda la sociedad".
En la nota, incide en la necesidad de "corregir la doble moral de las instituciones" con la que se "protege y garantiza" los derechos de las víctimas del terrorismo, pero no el los afectados por el franquismo, a quienes se les las acusa de "agitar viejos rencores" y de abrir "heridas cerradas" cuando se refirieren "a sus legítimas reclamaciones" y derechos como reconocen organismos humanitarios internacionales.
"Solicitamos a la Defensora del Pueblo que intervenga para señalar los límites de interpretación política del monarca y que en ningún caso sus intervenciones puedan contradecir la protección de los derechos humanos", sostiene la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.EFE


Felipe VI llama a los partidos al diálogo y a "impulsar el consenso" en el nuevo escenario político
El rey compra el mensaje de "recuperación" del Partido Popular y, en referencia al proceso soberanista en Catalunya, dice que no son "admisibles comportamientos que deprecien los derechos de todos los españoles para la organización de la vida en común".



Felipe VI durante su discurso de Navidad. - CASA REAL


Consenso, diálogo, entendimiento... Como era de esperar el mensaje del rey de este año vuelve a estar cargado de generalidades. En algo más de 12 minutos, Felipe VI hace un repaso a lo que, a su juicio, ha sido 2016 y apunta los retos del próximo 2017. En su discurso se echa en falta, como en ocasiones anteriores, referencias a la corrupción ─una vez más, ni palabra sobre el juicio contra su hermana, la infanta Cristina, por el caso Nóos─ y se deja entrever un toque de atención contra la celebración de un referéndum unilateral en Catalunya.
El rey, en su tercer mensaje navideño tras la abdicación de su padre, Juan Carlos I, en junio de 2014, se felicita por haber dejado atrás "una compleja situación política" tras la batería de elecciones del los últimos meses. El monarca enfatiza la importancia de que "que en nuestra sociedad se haya recuperado serenidad" y llama a los grupos políticos a "entenderse" en el nuevo escenario político con un Gobierno del Partido Popular necesitado de acuerdos con otras formaciones. Para el rey, es esencial un "diálogo" que permita "preservar e impulsar los consensos básicos para el mejor funcionamiento de nuestra sociedad".

El rey Felipe VI, en su despacho del Palacio de la Zarzuela, durante su mensaje navideño.
En este punto, Felipe VI, en una puesta en escena tan sobria como siempre, hace, sin mencionarlo de forma directa, una referencia al proceso soberanista en Catalunya. Tras decir que "la intolerancia y la exclusión no pueden caber en España", el rey insiste en que "tampoco son admisibles ni actitudes ni comportamientos que ignoren o desprecien los derechos que tienen y que comparten todos los españoles para la organización de la vida en común".
"Vulnerar las normas que garantizan nuestra democracia y libertad solo lleva, primero, a tensiones y enfrentamientos estériles que no resuelven nada y, luego, al empobrecimiento moral y material de la sociedad", añade en este punto. "Porque el progreso, la modernización, el bienestar, requieren siempre de una convivencia democrática basada en el respeto a la Ley, en una voluntad decidida y leal de construir y no de destruir, de engrandecer y no de empequeñecer, de fortalecer y no de debilitar", insiste.

El rey se une a la "recuperación" del PP
Entre los particulares giros de cámara de estos discursos navideños, el rey, vestido con traje gris marengo, camisa blanca y corbata rosa, se une al mensaje de "recuperación" que al PP tanto le gusta vender. Felipe VI, al menos, admite "los grandes sacrificios" que ha impuesto, una año más, la crisis económica, aunque hable de ella en pasado: "Todos deseamos que esa recuperación se consolide, que nos permita además crear mucho más empleo y de calidad, y también corregir tanto las desigualdades derivadas de una crisis tan profunda como la que hemos vivido".
El monarca dice ser consciente de la realidad de España después de haber visitado "diferentes lugares de la geografía nacional" en los que ha comprobado las "dificultades y problemas de muchos de nuestros compatriotas". ¿Y cuál es la receta de Felipe VI? "Esperanza, espíritu positivo y esfuerzo".
Asimismo, también destaca "la labor de tantos servidores públicos" que "garantizan nuestras libertades, atienden nuestros hospitales, educan a nuestros hijos (...), velan por nuestra seguridad, defienden nuestros valores y contribuyen al avance de la ciencia y al enriquecimiento de la cultura". Una vez más aparece la palabra "esperanza" y, en este caso, también "orgullo" antes de mencionar las dificultades de esos "servidores públicos" con los recortes en Sanidad o Educación.
Un país donde no se abran las "heridas cerradas"
Al final de su discurso el rey se detiene en "los avances de la tecnología" que "condicionan cada día más nuestras vidas cotidianas". Felipe VI defiende que "debemos adaptarnos a esa nueva realidad imparable" y, para ello, "la tarea de la educación es esencial". Ya no sólo para "asegurar y actualizar permanentemente nuestros conocimientos", sino también para "formar en lenguas y en cultura; en civismo y en valores".
Unos valores que, asegura el rey, servirán para "superar dificultades" y para profundizar en una España "de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas". Antes de desear feliz navidad en todas las lenguas cooficiales, Felipe VI concluye que debemos "entender" que "ya no vivimos tiempos para fracturas, para divisiones internas, sino para poner el acento en aquello que nos une,
construyendo sobre nuestra diversidad".
Mensaje de navidad de Felipe VI 2016 by Público.es on Scribd


DIPUTADOS DE LA CUP Y MANIFESTANTES QUEMAN FOTOS DEL REY EN SOLIDARIDAD CON LOS DETENIDOS
En las protestas, convocadas en varios puntos de Catalunya, han participado unas 300 personas y han pedido el cese del conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané.

Varios diputados de la CUP en el Parlament y manifestantes han participado en las concentraciones en Barcelona en contra de las detenciones de tres de los cinco investigados por quemar fotos del rey y páginas de la Constitución el pasado 11 de septiembre.
En las protestas, convocadas por la CUP para este lunes a las 20:00 horas, los manifestantes han vuelto a quemar fotos del rey como muestra de solidaridad con los detenidos.
En la concentración, que ha tenido lugar en la plaza Orfila, en el distrito de Sant Andreu, han participado unas 300 personas, y se han proclamado cánticos contra los arrestos y pidiendo el cese del conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané.

"No es una estrategia del Estado español. El Estado no ha dado ninguna orden en ningún momento", ha criticado, y ha relacionado la actuación con la voluntad de perseguir a ciertos sectores del independentismo combativo, en sus palabras.

Un portavoz de Alerta Solidària ha anunciado que los Mossos d'Esquadra han acudido este mismo lunes por la tarde a la sede de la Escuela Superior de Música de Catalunya (Esmuc) para detener a un cuarto investigado, Roger Santacana, pero ha asegurado que compañeros del joven han impedido el arresto.

"Me detendrán en algún momento, pero no sé ni cuándo ni dónde ni cómo", ha añadido en declaraciones a los medios al llegar a la plaza Orfila, donde lo han recibido, entre otros, los concejales de la CUP en Barcelona Maria Rovira y Josep Garganté.

Estas protestas se convocaron "por la detención de independentistas por parte de los Mossos d'Esquadra" bajo el lema 'Desobedecemos. Ni rey ni miedo', en Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona, Navàs y Santa Coloma de Gramenet (donde han detenido a dos investigados), y otras ciudades como Vic, Cornellà de Llobregat, Sabadell, Igualada (Barcelona), Tortosa (Tarragona) y La Seu d'Urgell (Lleida).

Los detenidos también han contado con el apoyo de Íñigo Errejón que a través de Twitter ha mostrado su solidaridad con Nora Miralles y Aitor Blanc. Además, ERC de Sant Andreu ha expresado su "máxima solidaridad y apoyo" al concejal del distrito detenido por no acudir a la citación judicial y ha asegurado en un comunicado que no participará en el pleno del distrito de este miércoles si el concejal sigue detenido.

Podem también ha criticado que las detenciones de miembros de la CUP por quemar fotografías del Rey durante la Diada "son un ataque a la libertad de expresión que no responden a la definición de un Estado democrático".

En un comunicado, el partido ha reprochado que estos hechos profundizan una judicialización de la política que asegura que se vive desde hace tiempo no sólo en Catalunya, sino en el conjunto del Estado, "donde la protesta democrática o la lucha contra las desigualdades han sido reprimidas siempre".

La formación ha expresado su solidaridad con los detenidos, "así como con todas aquellas personas que son perseguidas día a día en el Estado español y en Catalunya por sus ideas y opiniones".


La CUP rompe más fotos del rey y denuncia a la Generalitat por perseguir a quienes lo hacen
Tres concejales de los anticapitalistas en Barcelona lo han hecho en el pleno y han propuesto la dimisión del conseller de Interior por permitir que los Mossos detuvieran por orden judicial a cinco personas que quemaron imágenes del monarca