IMPONER EL NEOLIBERALISMO RAPAZ ES EL SUEÑO DE LAS DERECHAS POLÍTICAS 



ANSIAN EL PODER CON RABIA CONTENIDA 



Rodrigo Santillán Peralbo
Las derechas políticas, desde el Río Bravo del Norte hasta la Tierra del Fuego, con rabia contenida, recuperan terreno, ansían reconquistar el poder y sueñan con el neoliberalismo rapaz o “capitalismo salvaje” que les permita conservar y acrecentar sus fortunas y privilegios, sobre la base de la explotación despiadada de la fuerza de trabajo, para ampliar la brecha entre los ricos-poderosos y los pobres menesterosos. Aspiran volver a las décadas de los 80s y 90s del siglo XX, en las que los privilegiados del sistema capitalista se hicieron millonarios, mientras la inmensa mayoría de la población se hundió en la pobreza-miseria, sin trabajo y sin futuro.
El término neoliberalismo comenzó a imponerse en América Latina en la década de los 60s del siglo anterior, pero adquirió relevancia y real significado con la imposición de las reformas económicas realizadas en Chile durante la dictadura del fascista Augusto Pinochet, diseñadas y aplicadas por economistas de la llamada Escuela de Chicago, los “Chicago boys” creada por Milton Friedman. En Europa, el neoliberalismo fue impulsado por el economista liberal Friedrich Hayek.
De las teorías neoliberales se pasó a la aplicación en políticas económicas introducidas por los gobiernos de las derechas radicales e impuestas por Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en los Estados Unidos. Desde Gran Bretaña se esparció el neoliberalismo a Europa y desde Washington a toda la América Latina y el Caribe, con excepción de Cuba. Ronald Reagan fue presidente de Estados Unidos (1981-1989) y Margaret Thatcher, primera ministra del Reino Unido (1979-1990)
El neoliberalismo tiene como objetivo fundamental el enriquecimiento de los ricos, razón suficiente para que su propuesta ordene “que se deje en manos de los particulares o empresas privadas el mayor número de actividades económicas posible. Igualmente propone una limitación del papel del Estado en la economía; la privatización de empresas públicas y la reducción del tamaño del Estado, es decir, una reducción del porcentaje del PIB controlado o administrado directamente por el Estado. Respecto al derecho laboral, mercantil y las regulaciones económicas generales, el neoliberalismo propone la "flexibilización" laboral, la eliminación de restricciones y regulaciones a la actividad económica, la apertura de fronteras para mercancías, capitales y flujos financieros.
Las políticas macroeconómicas recomendadas por teóricos o ideólogos neoliberales (en principio recomendaciones a países tanto industrializados, como en desarrollo) incluyen:
- Políticas monetarias restrictivas: Aumentar tasas de interés o reducir la oferta de dinero hasta lograr una inflación cercana a cero y evitar el riesgo de devaluaciones de la moneda. Los partidarios del neoliberalismo creen que estas medidas, evitan los llamados ciclos del mercado.
- Políticas fiscales restrictivas: Aumentar los impuestos sobre el consumo y reducir los impuestos sobre la producción, la renta personal y los beneficios empresariales. También proponen eliminar regímenes especiales y disminuir el gasto público.
- Liberalización/desregulación: Los partidarios de políticas neoliberales defienden la liberalización o desregulación para el comercio como para las inversiones por considerarlas positivas para el crecimiento económico. Igualmente se considera positiva la eliminación de muchas reglas y restricciones, reduciéndolas a un mínimo necesario (sobre todo la garantía del régimen de propiedad y de la seguridad). En particular abogan por aumentar la movilidad de capitales y la flexibilidad laboral.
- Privatización: Se considera que los agentes privados tienden a ser más productivos y eficientes que los públicos y que el Estado debe achicarse para ser más eficiente y permitir que el sector privado sea el encargado de la generación de riqueza.
En todos los casos, los teóricos denominados neoliberales afirman que la mejor manera de alcanzar la distribución de la riqueza y el bienestar de los individuos es mediante un crecimiento total del producto, que por su propia dinámica permea al total de los integrantes de la sociedad (la llamada trickle down policy política del derrame económico); como liberales promueven «mediante el beneficio individual, alcanzar el beneficio de toda la sociedad»”.
Muchos analistas concuerdan en afirmar que en la aplicación del neoliberalismo la economía está sobre el ser humano y sus necesidades, más aún, la economía está por encima de la política; en consecuencia el manejo económico de un país deja de ser una política económica del Estado para ser manejada por el sector privado de acuerdo con sus intereses. Entre sus principios rectores destacan:
- El mercado, cuya mano invisible corrige las asperezas y disfunciones del capitalismo, y muy especialmente los mercados financieros, cuyos signos orientan y determinan el movimiento general de la economía.
- La competencia y la competitividad, que estimulan y dinamizan a las empresas llevándolas a una permanente y benéfica modernización.
- El libre intercambio sin límites, factor de desarrollo ininterrumpido del comercio y, por consiguiente, de la sociedad.
- La mundialización, tanto de la producción manufacturera como de los flujos financieros.
- La división internacional del trabajo, que modera las reivindicaciones sindicales y abarata los costos salariales.
- La moneda fuerte, factor de estabilización.
- La desreglamentación, la privatización, la liberalización.
- Cada vez menos Estado y un arbitraje constante en favor de los ingresos del capital en detrimento de los del trabajo.
- Indiferencia con respecto al costo ecológico
Diversos especialistas señalan que las principales características del Neoliberalismo son:
- Defienden un mercado altamente competitivo
- Aceptan la intervención del Estado en la economía, como árbitro o promovedor de la libre competencia, pero lo restringe hasta despojarlo de la posibilidad de garantizar los bienes comunes mínimos que se merece todo ciudadano por ser persona
- Se oponen al acaparamiento y a la especulación.
- Se oponen a la fijación de salarios por el Estado.
- Rechazan la regulación de precios por el Estado, ya que deben fijarse en base a la relación oferta / demanda.
- Se oponen a la creación de empleo, eliminando los programas generales de creación de oportunidades para todos, y los sustituye por apoyos ocasionales a grupos focalizados.
- Se oponen al gasto público burocrático, privatizando empresas estatales o el patrimonio del pueblo, bajo la premisa de que la administración privada es mejor que la pública.
- Defienden el libre comercio internacional, abriendo las fronteras para mercancías, capitales y flujos financieros y deja sin suficiente protección a los pequeños productores.
- Defienden la libertad de contratación del trabajo y la libre movilidad de los factores de producción.
- Elimina obstáculos que podrían imponer las legislaciones que protegen a los obreros.
- Libera de impuestos y de obligaciones a grupos poderosos.
- Provoca el individualismo y la competencia llevando al olvido el sentido de comunidad, produciendo la destrucción de la integridad humana y ecológica.
- Expresa una política de ajuste y apertura.
En su conjunto, las características del neoliberalismo provocan una concentración mayor de la riqueza y del poder económico en las manos de unos cuantos y dejan sin protección a la mayoría de la población. Los defensores de este sistema afirman que estos ajustes producirán, a largo plazo, un crecimiento que elevará los niveles de ingreso y resolverá la situación de los desfavorecidos, tesis que jamás ha ocurrido en la práctica porque “el goteo” nunca ha ocurrido.
“En la actualidad el término mantiene sus connotaciones negativas y es utilizado por sus críticos como una condena general al liberalismo económico y sus políticas, esto es, la privatización de empresas estatales y la apertura y desregularización de los mercados. La adopción de las políticas neoliberales y la aceptación de su teoría económica desde la década de 1970 por la mayoría de los países desarrollados se ven como la causa del hundimiento del sistema financiero internacional del año 2007 y 2008 que más tarde se manifestó en la llamada Gran Recesión”
Otros politólogos y analistas como Tarik Bouafia afirman: “Estamos peligrosamente empujados por una cultura que radicaliza la ambición por poseer, acumular y consumir, y que sustituye la realización de todas las personas en comunidades participativas y solidarias por el éxito individual en los mercados. El neoliberalismo provoca esta crisis al llevar a la desaparición el bien común como objeto central de la política y la economía. El bien común es sustituido por la búsqueda de equilibrio de las fuerzas del mercado”.
“En América Latina, luego de un poco más de dos décadas de aplicación del modelo neoliberal las consecuencias para nuestros países han sido desastrosas: mayor pobreza, concentración de la riqueza en unas cuantas manos, desmantelamiento de Estados Nación, estancamiento de la economía, dependencia respecto del capital financiero trasnacional, privatizaciones, abandono del Estado a las políticas sociales, flexibilización laboral que se traduce en sacrificio de los trabajadores en aras de la productividad, incremento de la deuda externa, apertura indiscriminada al capital extranjero sobre todo al especulativo, bajos salarios y desempleo.
“Los defensores del neoliberalismo y los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, señalaban que aplicando las recetas del libre mercado, a partir de los años 90 los pueblos latinoamericanos y caribeños vivirían una etapa de crecimiento económico con equidad, sin embargo la realidad resultó muy distinta y nuestros pueblos padecen las consecuencias. En una investigación auspiciada por los Países Bajos, se señala que "las sociedades latinoamericanas se encuentran entre las más desiguales del mundo. En los ochenta el panorama distributivo de la región empeoró y en los noventa ha registrado un relativo estancamiento a altos niveles de inequidad distributiva".
LLORO POR TI ARGENTINA
El gobierno de Mauricio Marci y sus derechas neoliberales cumplió su primer año en Argentina. Comenzó desmantelado áreas claves de derechos humanos en distintos organismos del Estado. Un caso paradigmático fue la desaparición del portal de noticias judiciales Infojuscon, el despido en masa de la plantilla de periodistas que allí trabajaban. En el primer año de gestión más de dos mil periodistas se quedaron sin trabajo.
Macri representa al neoliberalismo a ultranza que afecta directamente al pueblo argentino. “Luego de una década, llega Macri y rescata al neoliberalismo, lo ensalza. Es más, lo encumbra hasta la cúspide de la nueva pirámide económica para Argentina. Una nueva estructura a medida para el capital financiero internacional. Solo necesitó cinco días en Nueva York para negociar el pago con dos fondos buitres: Montreux Partners y Dart Management. El principal carroñero de todos aún no da su brazo a torcer. Elliott Management, de Paul Singer, quiere más. Veremos. Macri siempre puede ser más generoso con el capital. Lo del pueblo argentino ya es otra cosa.
“No hay magia para esta ecuación de economía política. La respuesta está en la deuda externa, o mejor dicho, la deuda eterna. Se paga para tener acceso al mercado financiero internacional. Pero se va al mercado financiero internacional para pagar. Un gran circulo vicioso neoliberal. Macri, en tan poco tiempo, ha comenzado a demostrar grandes dotes para subirse a este carrusel. Lo hizo desde sus primeros pasos como Presidente. Prometió que había dólares para todas y todos. Pero que tenía que salir a buscarlos afuera. Porque adentro, mejor dejar tranquilos a los dueños del campo. Que hagan lo que quieran con los dólares: que liquiden cuando mejor les venga, que devalúen si así les conviene. La salida neoliberal es siempre la misma, la que viene de afuera. Se fue de gira a pedir prestado dólares a la gran banca privada internacional (JP Morgan, Deutsche Bank, Citibank, HSBC, Goldman Sachs). Tampoco logró tanto como quiso. Tuvo que, por ahora, activar lo mismo que había criticado anteriormente: el swap con China (3086 millones de dólares). Pero en vez de ser usado para desarrollo interno, tal como estaba previsto, se dedicó a eso que llaman “liberalización” en el acceso al dólar. Otra paradoja. Una más. Liberar adentro para quedar atrapado por fuera. Otra fiesta que le costará caro al pueblo argentino: más deuda externa, más deuda eterna.
Macri desea erigirse como el nuevo adalid de la new age neoliberal. Confía en que luego le llegará algún Premio Nobel de Economía, o de la Paz. Cualquiera sabe. Por el momento, Lagarde, desde el FMI, ya lo ha reconocido por sus esfuerzos. No es para menos. Recortes en el sector público, tarifazo de la luz; se viene otro para el gas. La devaluación sigue en marcha: la del tipo de cambio, pero también la salarial.
Macri no debería hablar más de la mano invisible del mercado. Su neoliberalismo plus es demasiado visible.
Mauricio Macri representa la codicia neoliberal y neocolonial. Lo que propone Macri no es, ni más ni menos, sino un retorno a los años 1990 en los que unos pocos se hicieron millonarios mientras la inmensa mayoría de la población se hundió en el paro y en la miseria. Esperemos que el pueblo argentino no olvide ese episodio doloroso de su historia cuando acuda a expresarse en las urnas el 25 de octubre que viene.
Tarik Bouafia decía: “La tentación neoliberal y neocolonial de la derecha argentina está en toda América Latina.
Las medidas económicas neoliberales de Macri empujan a los argentinos a la pobreza y la exclusión social
El gobierno derechista neoliberal se siente satisfecho al dejar sin trabajo a medio millón tanto del sector público como privado. La pobreza se elevó del 19,8% al 33,2%, mientras que la indigencia se ha disparado un 38% en el área metropolitana de Buenos Aires y las tarifas de electricidad, agua y gas han aumentado hasta un 500%.
Un 32,6% de la población está por debajo de la línea de pobreza, según un despacho de la Agencia EFE
Señalaba que "El Gobierno de Mauricio Macri está imponiendo medidas regresivas en materia de derechos humanos"
La periodista Ana Delicado informaba que en el gobierno de Macri, elevó los costos de los servicios hasta un 500% en las tarifas de electricidad, agua y gas.
La indigencia se ha disparado un 38% en el área metropolitana de la ciudad y la provincia de Buenos Aires al saltar del 5.71% en noviembre de 2015 al 7.89% en abril de 2016, según un informe del Centro de Economía de Política Argentina (CEPA) y del Instituto de Economía Popular (Indep). También aumentó la pobreza en estos últimos seis meses, que se elevó del 19,8% al 33,2%.
Tres cuestiones han generado un aumento de la población en situación de vulnerabilidad, según Hernán Letcher, uno de los responsables de este estudio y concejal de la coalición kirchnerista Frente para la Victoria. “El aumento de los precios de la canasta básica derivado de la devaluación que hubo en diciembre, el aumento de las tarifas y la quita de retenciones”, indicó a este diario…
En lo tocante a las privatizaciones, el nuevo discurso de Macri también ha venido evolucionando considerablemente. Ha prometido que YPF «seguiría bajo control del Estado» y que la compañía aérea «seguiría siendo propiedad del Estado». Media vuelta espectacular que demuestra la situación peliaguda en la que se encuentra la nueva derecha. Por un lado tiene que satisfacer la voluntad de sus partidarios más radicales que reclaman acabar de una vez con el Estado-providencia y por otro lado no puede desalentar a la mayoría de la población argentina que no desea de ningún modo volver a vivir la tragedia de hace veinte años…”
El neoliberalismo rapaz llegó. Lloro por ti Argentina
BRASIL OTRA VEZ AL PRECIPICIO
Michel Temer es un político tramposo que como adalid de las derechas más reaccionarias y neoliberales, ejerce de facto la Presidencia del país más grande de nuestra América Latina, tras aprobarse el impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff, electa mediante el voto popular
“Temer indicó que para la "recuperación" de la economía de Brasil es necesario apuntar a los mercados internacionales y para ello, anunció una agenda neoliberal que se inclina hacia la privatización de todo lo existente, para inmediatamente aplicar medidas neoliberales, que apuntan a la apertura hacia el mercado internacional que, para varios analistas, permitirá a las grandes petroleras americanas el acceso a los recursos hasta ahora gestionados por Petrobras.
La nueva agenda de Temer, incluye aumentar la participación extranjera en los recursos energéticos de Brasil, algo que, según él, "comenzará flexibilizando la legislación sobre el modelo productivo del presal".
Con el pretexto de reducir la deuda del Estado, Temer en su calidad de líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) abrió Brasil para todo tipo de inversiones privadas. Agrede a sectores populares, a grupos vulnerables para reformar el sistema de jubilaciones.
La periodista Mariela Pérez Valenzuela afirmaba que Michel Temer comenzó una frenética carrera neoliberal al dar un viraje total hacia la derecha a la política interna; es que Temer es un neoliberal que cree que ”El Estado debe transferir al sector privado todo lo que sea posible en materia de infraestructura”, según un documento divulgado por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
La privatizaciones se erradicaron tras la victoria del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que llegó al poder en 2003 con Luiz Inácio Lula da Silva y se mantuvo en él hasta el pasado mayo, cuando el Senado dio el primer paso hacia la destitución de Rousseff, que se consumó el pasado 31 de agosto.
El informe, titulado “Travesía Social”, definía las líneas maestras del PMDB en materia económica en caso de conquistar la Presidencia, a la que llegó de forma interina el 12 de mayo, cuando Rousseff fue apartada por la Cámara alta para afrontar un juicio político que le apartó definitivamente del poder.
Desde entonces, el Gobierno de Temer lleva a cabo un amplio plan de recortes sociales y remata un paquete de privatizaciones.
El paquete prevé transferir a la iniciativa privada en un primer momento los aeropuertos de Florianópolis, Porto Alegre, Salvador y Fortaleza y al menos dos terminales portuarias, según han anticipado en las últimas semanas miembros del propio Ejecutivo.
Temer había anunciado también la intención del Gobierno de estudiar la privatización de los aeropuertos de Congonhas (Sao Paulo) y Santos Dumont (Río de Janeiro), que acogen la mayor cantidad de vuelos nacionales, pero la propuesta ha sido aparcada por el momento.
El presidente reformará el sistema jubilatorio y flexibilizará la ley laboral, para permitir la libre negociación entre patrono y empleado; un pedido de los empresarios que apoyaron el ‘golpe’ contra Dilma.
“Como se preveía, la agenda neoliberal de Michel Temer es una realidad que condena al pueblo a la miseria, al arrebatar el patrimonio nacional para entregarlo a la empresa privada de Brasil o a las transnacionales. Ha reiterado: “Tenemos que modernizar la legislación laboral para garantizar los nuevos empleos. La libre negociación entre las partes es un avance”. Así Temer arrasa con los derechos de los trabajadores, crece el desempleo, aumenta el trabajo informal y cunde la pobreza y el desconcierto.
El proyecto de Temer habla de libertad para que cada empleado discuta el salario con el empleador. Todo para el capitalista, migajas para el obrero.
Temer y su neoliberalismo destruyen las conquistas sociales alcanzadas por los pueblos durante los mandatos de Lula y Dilma. Ahora ya se ha reformado la Constitución y las leyes para suprimir las inversiones sociales en los próximos 20 años. El pueblo queda en la indefensión, en la soledad y el abandono cuando las derechas alcanzan el poder político.