EL GRAN ENGAÑO. II PARTE 



LA DERECHA DISFRAZADA EN EL PODER 



Diego C. Delgado Jara
Candidato del Socialismo Revolucionario
y de varios sectores de la izquierda ecuatoriana
a la Presidencia de la República en el 2009

La partidocracia reencauchada
y el ángel protector de Lucio Gutiérrez

En este régimen, en el que tanto se ha condenado de boca para fuera a la partidocracia tradicional, vale recordar (para aplicar la trillada frase del mismo presidente “¡Prohibido Olvidar!”), que importantes servidores de esa misma partidocracia están presente en puestos relevantes del gobierno de Rafael Correa.

Existe una auténtica colección o legión de dichos cuadros, ahora reencauchados y vestidos de verde, que solo han cambiado de amo o verdugo a quien ofrendar sus servicios.

Ubiquemos los personajes y las pruebas, con santo y seña, con absoluta precisión, para que quien dude, si acaso le queda algún vestigio de la más mínima sospecha, verifique lo manifestado. Empecemos con los servidores de su supuesto “terrible enemigo” Lucio Gutiérrez:

¿Quién era la ministra de Turismo de Lucio Gutiérrez?

Doris Soliz, la actual ministra de Coordinación Política del régimen de Correa, en los hechos la secretaria de organización de Alianza País y jefa de la campaña para el sí de la consulta del 7 de mayo próximo, para efecto del control total de la administración de Justicia.

¿Quién era la ministra de Industrias de Gutiérrez y ex embajadora de Jamil Mahuad Witt en Washington entre 1998 y el 2000, organizadora del tan censurado por Correa concurso de Miss Universo en el régimen de Lucio Gutiérrez?

Ivonne Baki, la candidata de Correa a la Presidencia de la UNESCO, actual presidenta de la Comisión del Yasuní en tiempos de la “revolución ciudadana”. ¿Y quién era el subsecretario de Industrias de Ivonne Baki, durante el régimen de Gutiérrez? El ministro de Industrias de Rafael Correa, Xavier Abad.

¿Quién era el subsecretario de Gobierno de Lucio Gutiérrez cuando el ministro era el abogado Mario Canesa Oneto?

El actual portavoz del bloque legislativo de Alianza País, Virgilio Hernández, y uno de los organizadores de esta agrupación política junto a Carlos Vallejo López, demócrata cristiano ministro de agricultura de Rafael Correa y antes de Osvaldo Hurtado, ex jefe del bloque legislativo del PRIAN, de Alvaro Noboa, actual embajador en Roma.

¿Quién era el Secretario de Diálogo y Participación Social durante el régimen de Gutiérrez cuando habían 600 millones de dólares para neutralizar al movimiento social e indígena, y consolidar una base social propia para el régimen de la Sociedad Patriótica, conforme lo anunció Expreso, de Guayaquil, el lunes 18 de agosto del 2003, página 9?

El actual alcalde de Quito de Alianza País, Augusto Barrera, quien llegó a concejal del cantón Quito a través de Pachakútik y determinadas redes de ONGs y fundaciones. Pero esto no es todo.

¿Y quién es el Contralor General del Estado, nombrado en forma personal por Rafael Correa para que investigue el manejo económico desde el 2003, esto es desde cuando llegó al poder Lucio Gutiérrez?

¡Carlos Pólit Faggioni, el Secretario General de la Administración Pública y ministro de Bienestar Social de Lucio Gutiérrez Borbúa! Es el encargado de dirigir la fiscalización de todo lo realizado por la administración pública y sus servidores, empezando desde la Presidencia de la República, cuya gestión ha estado dedicada a servir a la gente del régimen de Lucio Gutiérrez como de Rafael Correa, un “hombre de dos mundos” que es uno solo!
¡Por eso todos los discursos y frases de Correa contra Gutiérrez son una farsa y constituyen un tongo y burla al país! ¡Porque Rafael Correa al nombrarle Contralor General del Estado al Secretario General de la Administración Pública del propio Lucio Gutiérrez, le estaba garantizado que no habría fiscalización alguna!

¡Y nada raro sería que, con semejante jefe de campaña a favor de Gutiérrez, éste le reciproque el favor! ¡En este juego, además, es perceptible el manejo sesgado de cierta prensa, incluida alguna llamada de “oposición”, unas veces por acuerdo y otras chantajeada por el corte de toda publicidad oficial! ¡Correa con sus discursos, sólo discursos, al “atacar” en forma estudiada a Gutiérrez, empuja a que quienes no le guardan ninguna simpatía voten por quien se supone que le causa el “mayor disgusto” al presidente en funciones!

Es lo que hacía Osvaldo Hurtado con Febres Cordero, o éste con Rodrigo Borja. ¡De este modo la población se amontona atrás del aparente y supuesto “enemigo”! ¡Pero todo es planificado y probado por la experiencia de siglos y generaciones! ¿Cómo se hizo conocido o popular Barrabás? Cuando Poncio Pilatos le hizo “opositor” a Jesús. Caso contrario muchos no habrían conocido de su existencia.

Para mejor ejemplificar esta eventual prestación de favores, respecto a lo que ha sucedido, es como si en la próxima elección presidencial ganase el coronel Gutiérrez, y para devolverle el favor realizado por Correa, le nombrara Contralor General del Estado a Vinicio Alvarado Espinel, Secretario General de la Administración Pública de Rafael Correa! ¡Y no sería nada raro, pues es notorio que Correa pretende que el único o mayor contradictor, consentido por el mismo, sea el coronel Lucio Gutiérrez!

“¡PROHIBIDO OLVIDAR!” dice ahora todos los días del agravio público semanal, en los sábados, el gran padrino y protector de Lucio Gutiérrez, al tenor de los acontecimientos y de una realidad irrefutable. ¿Quién es el gran padrino y poderoso protector del coronel Lucio Gutiérrez Borbúa? Es el economista Rafael Correa, como lo pasamos a demostrar:

El presidente Rafael Correa le entregó al coronel Lucio Gutiérrez, por decisión y nombramiento estrictamente personal, la Contraloría General del Estado; con ello, al entregarle el órgano fiscalizador –de todos los funcionarios públicos- por excelencia, le garantizaba la inocencia total de cualquier fiscalización de su gestión.

Recordemos que el Art. 71 de la Ley Orgánica de la Contraloría General del Estado, publicada en el suplemento del Registro Oficial 595, del 12 de junio del 2002, determinaba, a la caída de Gutiérrez, que solo existen cinco años para cualquier investigación de un servidor público.

El referido artículo 71 de esa Ley Orgánica de la Contraloría General del Estado, dice en forma textual: “Art. 71.- Caducidad de las facultades de la Contraloría General del Estado.- La facultad que corresponde a la Contraloría General del Estado para pronunciarse sobre las actividades de las instituciones del Estado, y los actos de las personas sujetas a esta Ley, así como para determinar responsabilidades, caso de haberlas, CADUCARÁ EN CINCO AÑOS, contados desde la fecha en que se hubieren realizado dichas actividades o actos.”

Pues bien, hagamos las cuentas: Lucio Gutiérrez salió del poder el 20 de abril del 2005; por lo tanto el tiempo límite para poder fiscalizarlo concluyó el 20 de abril del 2010, porque este día se cumplían los cinco años. ¿Quién se constituyó entonces en el ángel guardián y gran protector de Lucio Gutiérrez al entregarle el órgano fiscalizador de la República a Lucio Gutiérrez y a Sociedad Patriótica? ¡Rafael Correa! ¡Los hechos son más elocuentes y demoledores que las palabras!

En la sesión de la Asamblea Nacional del 28 de julio del 2009,”para dorar la píldora”, cuando se acababan los cinco años para poder fiscalizar, se decidió cambiar el artículo 71 de esta ley, ya transcrito, donde se cambiaba la palabra “cinco” por la palabra “siete”, pero aclarando, para que no se sobresalte Lucio Gutiérrez, en su Disposición Final: “La presente ley entrará en vigencia desde su publicación en el Registro Oficial”, la misma que se hizo en el Registro Oficial 1, del martes 11 de agosto del 2009. ¡Como el dejó el poder el 20 de abril del 2005, estaba salvado y la palabra y pacto de Correa con Gutiérrez se había cumplido!

¿Quién habla contra Gutiérrez todos los sábados para promocionarlo como rival, eligiéndolo como su único opositor y pretendiendo que en su entorno se concentren todos sus opositores? ¡Rafael Correa! ¿Por qué jamás, en vez del reiterado show sabatino de los conocidos remedos, no lo fiscalizó? ¡Porque suscribieron un pacto o acuerdo estos dos alfiles de la política norteamericana, impulsadores fervorosos del Plan Colombia!

¿Alguien puede suponer que el presidente Rafael Correa no sabía las consecuencias de entregar la Contraloría General del Estado al Secretario General de la Administración Pública de Lucio Gutiérrez y comprometerse, como en efecto lo cumplió, para desaparecer la Comisión de Control Cívico de la Corrupción? ¡Conocía a la perfección que era para cubrirle las espaldas a Gutiérrez! ¡Y debe esperar que si volviese al poder le devuelva el favor!

¡Las supuestas escenas de rivalidad concertada, de gritos destemplados y curiosas muecas, mostradas de dientes filudos y caras fruncidas, no son sino rudimentarias obras de teatro y rústicas mascaradas convenidas! ¡Todo es un show; un auténtico tongo! ¡El benefactor político de Lucio Gutiérrez, a la luz de los acontecimientos, con el regalo de la Contraloría General del Estado y desaparición de la Comisión de Control Cívico de la Corrupción, se llama Rafael Correa! ¡Los hechos no falsean la verdad; refutan las mentiras, y destruyen los engaños a un pueblo noble y crédulo, aunque los crueles embustes sean reiterados!

Lucifer convertido en santo

¿No le acusaban a Gutiérrez de haber mantenido, durante su período presidencial, un “descuento”, “castigo” o” rebaja”, de hasta 16 y más dólares por cada uno de los 144.000 barriles de exportación diaria, conforme lo publicó diario Expreso, del jueves 23 de diciembre del 2004, en su página 7, a tres columnas, cuando el ex gerente de la Texaco, Ing. René Bucaram, alegaba que no podía haber un “castigo” de más de siete dólares y exagerando, conforme declaró a Expreso, análisis que lo publicó su edición del jueves 14 de octubre del 2004, en su página 6?

¿Acaso no era conocido que, en ese tiempo, el petróleo del Golfo de México tenía 37 grados API de gravedad, sobre el que tomaban el precio referencial internacional, y que el del Ecuador era de 25 grados API, esto es doce grados menos, y que por cada grado de diferencia se penalizaba con 16 centavos de dólar, lo que entrañaba que Ecuador no podía tener descuentos mayores a 192 centavos, cantidad que se obtiene de multiplicar 12 grados de diferencia API, respecto al de México, por 16 centavos cada uno de penalización? ¡Pero jamás permitió Correa esta fiscalización al entregarle, mediante acuerdo expreso, política y administrativamente la Contraloría General del Estado a Gutiérrez! ¡El ratón cuidando el queso por decisión del supuesto “socialista” Correa, a quien también le ayudó el mismo Contralor! ¡Un Contralor de dos gobiernos!

Pacto entre Correa y Gutiérrez

El acuerdo entre Lucio Gutiérrez y el régimen de Rafael Correa se firmó en el Hotel Dann Carlton, al norte de Quito, en la noche del jueves 11 de enero del 2007, esto es cuatro días antes de la asunción al poder de Rafael Correa. Por el régimen entrante participó el flamante ministro de Gobierno Gustavo Larrea Cabrera. Entonces se decidió entregarle la Contraloría a Lucio Gutiérrez, y, a petición del mismo, se decidió desaparecer la Comisión de Control Cívico de la Corrupción que la presidía entonces el doctor Ramiro Larrea Santos. Quien dude de este acuerdo puede constatar en todos sus detalles en la revista Vanguardia número 69, del 16 de enero del 2007, entre sus páginas 16 a 20. ¡Verifíquelo quien tenga dudas para que salga sorprendido y curado de dudas!

Recordemos además, que, por lo general, más aún en América Latina, los gringos nunca disponen de un solo candidato; mínimo tienen dos opciones, y a veces más. ¿Recuerdan la pelea en el Perú entre Alberto Fujimori y Mario Vargas Llosa? Con uno y otro, a pesar de sus diferencias, ganaban los gringos. Nunca disponen de un solo as en la manga. Son expertos en poseer varias opciones controladas. Por ello el afán desesperado de controlar, a cualquier costo, los organismos electorales de toda América Latina. ¡Saben mejor que nadie que “¡quien escruta elige”! Ojalá, en este sentido, Humala no sea el Lucio Gutiérrez del Perú.

Varios ases para el Imperio

¿Qué candidato tenía independencia respecto a los gringos cuando se designaron finalistas a escoger entre Sixto Durán Ballén Cordovez y Jaime Nebot Saadi, en julio del 1992? ¿Entre Jamil Mahauad Witt y Alvaro Noboa Pontón, en julio del 1998? ¿Entre Lucio Gutiérrez Borbúa y Alvaro Noboa Pontón, en octubre del 2002? ¿Entre Rafael Correa y Alvaro Noboa Pontón, en octubre del 2006? ¿Entre Rafael Correa y Lucio Gutiérrez, en abril del 2009? ¡Todo está fríamente controlado! ¡Y siempre le inducen a que vote, en forma supuesta, por el “mal menor”, cuando es notorio que todo está orientado y trucado con antelación para la defensa del sistema! ¡La “democracia” han convertido en “elegir a quien ellos desean que se elija”!
¿Han notado que existen los políticos visibles y “autorizados”, en el gobierno u oposición, que laboran en forma concertada, sobre todo los allegados a los proyectos conservacionistas del sistema capitalista, casi todos formados en las universidades norteamericanas o en ciertas escogidas universidades europeas, y además financiados por la USAID, ONGs y fundaciones allegadas a esta causa común? Y existen también los invisibles, los que no deben ser conocidos por los ciudadanos, cuyas tesis deben ser escondidas al público. Ahora mismo Correa y los medios del sistema, aunque dicen que se oponen entre ellos, hacen aparecer que Osvaldo Hurtado, Lucio Gutiérrez y César Montúfar son los que “únicos” que encabezan la “única” oposición. Toda la dirigencia popular y de verdadera izquierda, la que es perseguida, acosada, enjuiciada, casi no aparece. Son los invisibles.

¿Alguien puede suponer que será una mera casualidad del destino, designio del azar, decisión inescrutable de la suerte, meta de la fortuna, que las mismas “bases de datos”, “intelectuales” criollos, y organizaciones que sirvieron para proyectar la imagen “izquierdista” del coronel Lucio Gutiérrez Borbúa, para dotarle de un discurso “contestatario”, y hacerle llegar a la Presidencia de la República “a nombre de la izquierda y las fuerzas revolucionarias”, hoy, en forma idéntica, estos mismos elementos, exacta y precisamente los mismos, son huestes del régimen defensor de los intereses de las grandes transnacionales, ahora denominado de la “revolución ciudadana”, de un falso e inexistente “socialismo”?

¡Sería muy bueno preguntarle un día al presidente Hugo Chávez, a los líderes sociales, de partidos de izquierda, de derechos humanos de América Latina y de otras fuerzas populares, quiénes y desde que fuentes les dieron las recomendaciones y cartas de presentación “izquierdistas” de estos políticos disfrazados! ¡Existe una trama de fino tejido y morosamente armada, con muy antelada dedicación, para asaltar la conciencia de nuestros pueblos!

Con Correa la partidocracia sigue gobernando

En este régimen ha estado presente el mismo personal de todos los gobiernos precedentes. Por ejemplo, están o han estado los colaboradores de Jamil Mahauad Witt, como Nathaly Celi o Mauricio Dávalos. El jefe de gestión política del núcleo que luego sería Alianza País, era el ministro demócrata cristiano de Agricultura de Osvaldo Hurtado Larrea, Carlos Vallejo López, y quien también desempeñó esa misma función con Correa. Han estado presentes estrechos colaboradores de Rodrigo Borja Cevallos, varios de sus ex ministros como Raúl Vallejo Corral, en Educación, ahora embajador en Bogotá, o Antonio Gagliardo, en Trabajo.

Recordemos que en la revista Vistazo 740, del 18 de junio de 1998, en las páginas 24 y 25, aparecen todos los miembros de la plana mayor de la campaña demócrata cristiana y social cristiana, de las listas 5 y 6, del binomio Jamil Mahauad Witt y Gustavo Noboa Bejarano, con sus fotografías, muy bien sonreídos, con el título “Los que se subieron al trole”, donde están junto a Osvaldo Hurtado Larrea, León Febres Cordero Rivadeneyra, Sixto Durán Ballén Cordovez, Rodrigo Borja Cevallos, Jaime Nebot Saadi, Heinz Moeller Freile, Ricardo Noboa Bejarano, Ana Lucía Armijos, Mario Rivadeneira, actuales miembros de la plana mayor de la “revolución ciudadana” como Fernando Cordero Cueva, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, así como la actual, o Freddy Elhers Zurita, ministro de Turismo de Correa.

Al analizar los miembros de la Fundación Esquel, la madre de todas las ONGs y fundaciones, entre el personal técnico de la misma, encontramos al actual presidente del Consejo Nacional Electoral, Omar Simon, como responsable de Observatorios Nacionales, vinculado al Centro de Estudio y Datos, CEDATOS; consultor de Informe Confidencial, y asesor de la Presidencia de la República en el lapso 1998 al 2000 (del demócrata cristiano Jamil Mahauad Witt), así como a Participación Ciudadana. Lo que demuestra los nexos políticos, afinidades e identificaciones de quienes en tiempos de la supuesta “revolución ciudadana” dirigen y controlan el Asamblea Nacional y el Consejo Nacional Electoral.

El diario El Comercio, del viernes 8 de mayo del 2009, pág. 4, primera columna, da cuenta de la vinculación habida de Omar Simon, presidente del Consejo Nacional Electoral, con Participación Ciudadana. Participación Ciudadana es una ONG financiada por la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, entidad del gobierno norteamericano), que aportaba al año, para Participación Ciudadana, 2´374.397 dólares, según lo informó diario Expreso de Guayaquil, el domingo 20 de febrero del 2005, en su página 2, segunda columna. A la época presidía esta entidad el asambleísta César Montúfar. A él lo reemplazó José Valencia, quien era el vicecanciller de Correa cuando ministra de Relaciones Exteriores era María Isabel Salvador.

No contento con el poder que dispone en las instituciones públicas, tales como la función legislativa, función electoral, Corte Constitucional, Consejo de Participación Ciudadana, Procuraduría, Fiscalía y todo lo imaginable, Rafael Correa se ha lanzado al control total de la Administración de Justicia. Busca consolidar todo el poder bajo el dominio de una sola persona, del líder indiscutido, del adalid venerable, del caudillo virtuoso, dueño del bien y del mal. ¡En idéntica forma a cómo lo hizo Benito Mussolini en Italia, Francisco Franco en España, y Adolfo Hitler en Alemania! ¡Aunque ellos no metían presos a los que no respetaban en las calles “a la majestad del poder”! ¡Levantar cualquiera de los dedos de una mano entonces no era delito como ya lo es en Ecuador!

No podemos dejar de señalar que varios ex directores de la Izquierda Democrática también han sido representantes de Correa: Nicolás Issa Obando, quien fue además Subdirector del PRE, embajador en España; Efrén Cocíos Jaramillo, embajador ante la OEA. Raúl Vallejo Corral, era el ministro de Educación de Rodrigo Borja y de Alfredo Palacio, luego pasó a ser ministro de Educación de Correa y es en la actualidad el embajador en Bogotá. El ministro de Trabajo de Borja fue Antonio Gagliardo, y también de Rafael Correa. El asesor principal de Rodrigo Borja Cevallos, era su hermano Francisco Borja, quien es el embajador en Chile. El ex prefecto de Pichincha y ex candidato a la vicepresidencia por la ID, es el actual Director del IESS, Ramiro González, entre otros.

También han estado presentes en el gabinete de la “revolución ciudadana” ex ministros o estrechos colaboradores de Abdalá Bucaran Ortíz, caso de su ex ministro de Agricultura Jorge Marún Rodríguez, ministro intocable de Obras Públicas con Correa; o de su subsecretario de Gobierno, Gustavo Larrea Cabrera, cuando ministro de Gobierno de Abdalá era Frank Vargas Pazzos, entre otros.

En el campo de los recursos naturales, en base a información recabada a dirigentes del sector y a material público que consta en el internet, tenemos los siguientes datos obtenidos: el Presidente Ejecutivo de Petroecuador en el gobierno de Jamil Mahuad Witt, es el actual ministro de Recursos Naturales de Rafael Correa, Wilson Pástor. El miembro del Consejo de Administración del régimen de Sixto Durán Ballén, y cuñado de Alberto Dahík Garzozi, Carlos Loor, es el flamante Director de la Agencia de Regulación y Control de Hidrocarburos del gobierno de Rafael Correa. Este mismo régimen acaba de designar como Gobernador del Ecuador ante la OPEP, a Diego Armijos Hidalgo, gerente de Petroecuador en Houston, Texas, en el gobierno de Sixto Durán Ballén y Alberto Dahík, quien es hermano de la ministra de Finanzas de Mahauad Witt y de Durán Ballén, Ana Lucía Armijos.

¡Todos los funcionarios de los gobiernos “de la larga y triste noche neoliberal” resulta que ahora son “socialistas del siglo XXI”! ¡Pareciera que el Ecuador es el único país del planeta en el que jamás ha habido la derecha, sino que todos han sido supuestos •”socialistas”! ¡Qué chacota más grande! ¡Qué burla tan cruel! ¡Qué engaño tan perverso!

¿Puede llamarse “Socialismo del Siglo XXI” a esta colcha de retazos de febrescorderistas, nebotcistas, mahauadcistas, y colaboradores de los gobiernos de Lucio Gutiérrez, Osvaldo Hurtado, Rodrigo Borja, e incluso del propio Alfredo Palacio González, binomio de Lucio Gutiérrez, entre cuyos ministros se encontraba el propio Rafael Correa, en Finanzas, y otros que también estuvieron en su gabinete, caso de Galo Chiriboga, de Trabajo con Palacio y de Recursos Naturales con Correa, actual embajador en Madrid y posible nuevo Ministro Fiscal.

Recordemos que María Isabel Salvador era ministra de Turismo con Alfredo Palacio, canciller con Correa, y es su actual embajadora ante la OEA. Wellington Sandoval era ministro de Salud con Palacio y de Defensa con Correa, ahora embajador en Buenos Aires. También está el caso de la ministra Ana Albán, que estuvo en Medio Ambiente. Derlis Palacios fue ministro de Obras Públicas con Alfredo Palacio y de Recursos Naturales con Correa.

A propósito del gobierno de Palacio ¿han notado que nadie fiscalizó, conforme correspondía, la gestión presidencial de Alfredo Palacio González, binomio de Lucio Gutiérrez, cuyo asesor era Rafael Correa? Me remito a los hechos.

La farsa del “socialismo del siglo XXI”

¿Podemos decir que con esta plana mayor, de cuadros políticos muy conocidos al servicio de proyectos ideológicos muy ajenos al socialismo, encabezada por la Democracia Cristiana, la Socialdemocracia, o la mal llamada "Sociedad Patriótica", vamos a una "Revolución Ciudadana", o, lo que es más paradójico, a un “régimen socialista”? ¡Qué engañen al que nada sabe! ¡Este régimen debe decir la verdad: no es ni ha sido jamás socialista! ¡Usurparon esta calidad para acceder al poder, con la complicidad de ciertos dirigentes de “izquierda”, que habrá que ver a quién mismo sirven! ¡Están desfigurando y destruyendo esta opción política popular que no está en el poder! ¡Están entregando el patrimonio social y nacional a nombre del socialismo, y en su nombre una recua de farsantes hipotecando el futuro de nuestra nación!

¡Si este régimen entreguista, antipopular y antinacional, desea reconocerse verbalmente como social demócrata, demócrata cristiano, liberal, conservador, que disponga de un mínimo de pudor para hacerlo! ¡Pero no puede mentir alegando con cinismo que es socialista! ¡Y en tanto persistan en desfigurar al verdadero Socialismo nos tendrán a los socialistas de toda la vida al frente, a los que hemos precautelado y predicado su doctrina humanista en las buenas y en las malas, en las duras y en las maduras, para evitar que desfiguren y destruyan una causa popular sagrada!

¡Ideológicamente los “socialistas” disfrazados son más dañinos que la fracción de extrema derecha que no oculta su esencia ni se enmascara para camuflarse, aparentar ser lo que no son, y, de este modo, fingiendo, asaltar la conciencia del pueblo con el bombardeo ideológico unilateral, sin réplica alguna, con los métodos de la propaganda nazi de Joseph Goebbels!

Por ello, por nada del mundo, a los socialistas que nos duele la Patria, nada nos detendrá en la lucha por la salvaguarda de la causa que profesamos; los enfrentaremos con el mayor ahínco y energía que podamos, hasta que dejen perversamente de mentir para pervertir la Doctrina del Hombre que no la respetan y que jamás la han sentido!

Recordemos que cuando el periodista Martín Pallares, de El Comercio, le preguntó "¿Qué sistema político es el ideal para Rafael Correa?" El respondió en forma textual y hasta suponemos que quizá sincera: "La democracia liberal occidental que existe desde la época de Montesquieu o Tocqueville." Puede leerse toda la entrevista en diario El Comercio del jueves 10 de enero del 2008, pág. 3. Una vez más acudamos al viejo aforismo jurídico: "¡A confesión de parte relevo de prueba!"

Recambio concertado de dominadores

Queda en claro este recambio imperial bien organizado, planificado y publicitado: la vieja partidocracia, al estar desgastada (como instrumento político de dominación y control social), debía ser “desplazada” o “sustituida” –en forma concertada- por un “nuevo régimen”, para renovar la imagen o careta desgastada pero para mantener, profundizar y prolongar la dominación; y, a la vez, dar la apariencia de que existe un “cambio”, para que, además, tengan más espacio determinadas redes y fundaciones, muchas de ellas allegadas al Banco Mundial y a la USAID, que refuercen la dominación y con la suposición del “cambio inminente” apaciguar a un pueblo desesperado con su angustia y necesidad perpetua.

Para refrescar o repintar la careta de la dominación, y redoblar el control social, los alfiles escogidos para reemplazar –en la representación- a los grupos de poder incluso han renovando el lenguaje oficial, ahora disfrazado de “izquierda”, de “revolución”, de paso para “quemar” y bloquear cualquier cambio desde la auténtica izquierda, a la que obsesivamente pretenden invisibilizar. ¡Por ello, en esta continuidad, están con Rafael Correa los mismos cuadros mimados de la vieja partidocracia (experimentados operadores políticos del sistema y a la orden de cualquiera de las distintas fracciones oligárquicas que los contraten), conforme lo pasamos a demostrar con evidencias precisas e inobjetables!

Debe destacarse que entre esta aparente “pugna” entre sectores de la oligarquía, ningún dirigente de Sociedad Patriótica, Partido Social Cristiano – Madera de Guerrero, PRIAN, Izquierda Democrática, entre otros grupos, ha rechazado las privatizaciones o la entrega de los negocios más rentables del país a las mismas corporaciones extranjeras que usufructuaban este patrimonio desde años antes de la llegada de Rafael Correa al poder.

¡Y no lo hacen porque están de acuerdo con las privatizaciones y concesiones, que antes ya lo practicaron con frenesí y les permitió “mordidas” colosales! ¡Sus semejanzas de intereses depredatorios –a costa del país, aunque manejen discursos distintos- son muy grandes! ¡Sus discrepancias son similares a los de sirvientes obsesionados que discuten por las más adecuadas conductas para subordinarse y agradar a su amo! ¡Su pelea estriba en determinar quien implementa estas medidas antinacionales a favor de las grandes corporaciones extranjeras, quien se queda con una “tajada” o cuando menos con las migajas de la mesa!

No olvidemos que cuando los viejos membretes y “partidos” llegaron al poder, dispusieron del apoyo de medios de comunicación televisivos, radiales y de prensa escrita, cuyos nombres no hace falta señalar por conocidos, pero sobre cuya presencia tiene recelos la nueva fracción en el poder, que quisiera controlarlos y someterlos a su entera voluntad y servicio. Su celo político a su influencia social es incontrolable y angustioso; tienen recelo de su capacidad de generar opiniones a favor de la fracción desplazada del ejercicio directo del poder.

Por ello la nueva fracción, encargada de amoldar a la población al Nuevo Orden Mundial y a sus políticas pre asignadas, no descuida, ya en el poder, de dotarse de sus propios medios, del mismo modo que entre dos bandos en eventual conflicto, como elemental previsión, cada uno se aprovisiona de rifles, balas, cañones, pólvora, y otros utensilios, por si acaso les corresponda chocar y dirimir la hegemonía, si no se presentan acuerdos. Esa es la base de sus diferencias, aunque como en toda guerra tienen sus treguas, más aún cuando disponen de un amo único.
Quito, 2011.