LA AGENCIA MUNDIAL ANTIDOPAJE PIERDE PRESTIGIO AL USAR LA GEOPOLÍTICA EN EL DEPORTE 



ESCÁNDALO DE DOPAJE ENTRE ATLETAS INTERNACIONALES QUE SUMAN MEDALLAS DE ORO 



El escándalo de dopaje entre los atletas internacionales que suman medallas de oro, plata y broce en los juegos olímpicos y en competencias mundiales se incrementa, al constatar que la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés), pierde credibilidad y prestigio por sus actuaciones políticas que favorecen a unos atletas y perjudican a otros, cuando justifican el uso de ciertas medicinas o substancias prohibidas para aumentar destrezas, superar fatigas, dolencias y problemas de ansiedad, depresión, miedo y elevado stress que es un estado mental causado por la tensión acumulada en el desempeño de sus actividades, en especial durante importantes competencias.
El escándalo trepó al máximo durante la realización de las Olimpiadas de Río 2016 y los Juegos Paralímpicos cuando WADA y COI prohibieron la participación de unos equipos de atletas para beneficiar a otros. Los más perjudicados fueron los atletas rusos, ¿por qué?
Sin ninguna duda, existe una campaña antirusa a nivel mundial que se inició cuando la Federación Rusa comienza a ser contraparte de la potencia imperial hegemónica, situación que se agudizó con el golpe de Estado en Ucrania que, Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental propiciaron, para instalar un gobierno de las derechas radicales, fascistas y proocidentales, sin imaginarse que los pueblos de Crimea y del Este de Ucrania rechazarían al gobierno del magnate ucraniano de las golosinas, Petro Poroshenko.
"El rey del chocolate" o el "Willy Wonka de Ucrania", Poroshenko gobierna el país con la promesa de estrechare lasos con la Unión Europea. En definitiva el presidente Viktor Yanukóvich, fue expulsado del poder. Rusia, por decisión del pueblo, anexó la península de Crimea, en el sur de Ucrania, y separatistas en las provincias de Luhansk y Donetsk, en el este del país, se han declararon independientes de Kiev. Naturalmente, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, saludó la elección de Poroshenko y dijo que es "un importante paso adelante en los esfuerzos del gobierno ucraniano para unificar el país".
Luego vinieron las sanciones económicas a Rusia y la ejecución de una serie de acciones geopolíticas inmorales para aislar y denigrar a Rusia en la política internacional, en la economía, en la cultura y finalmente en el deporte y atletismo que llenan de vergüenza al honor y honestidad de todas las personas dignas en todo el mundo
En ese contexto, la famosa Wada violó los derechos humanos de los atletas que fueron prohibidos de participar en las Olimpiadas de Río, hecho que podría convertirse en un precedente negativo de discriminación a deportistas, dependiendo de su nacionalidad, definición política o pertenencia religiosa, sin que se atrevan a practicar discriminación racial.
Naturalmente que le duele y molesta profundamente a Estados Unidos ya no ser la única potencia hegemónica mundial al constatar que Rusia por un lado y China por el otro, o juntos en alianzas públicas y sin secretos, le arrebatan el poder económico, militar y político en toda la tierra.
Estados Unidos ha organizado guerras de desestabilización y agresión en Oriente Medio. Su objetivo era y es colonizarlo para aprovechar y usar las riquezas petroleras y geopolíticamente tender un cerco a Rusia y China con el despliegue de fuerzas de la OTAN y con la manipulación de intereses políticos, económicos y religiosos de los musulmanes. Entonces crearon y patrocinaron a grupos terroristas que hoy conforman el Estados Islámico o Isis. En ese proyecto de dominación intervinieron Francia, Gran Bretaña, Alemania. España e Israel.
Es tan evidente la doble moral imperial que organizó, financió y armó a los terroristas que dicen combatir y, en especial, a los terroristas que intentan acabar con el gobierno legítimo de Bashar al Asaad de Siria.
Estados Unidos inició la guerra civil que, en cinco años, ha cobrado más de 300 mil víctima y destruido ciudades enteras. La Casa Blanca dice combatir a los terroristas, pero ayuda con todo su poder a los terroristas del Frente Al Nusra que provienen de Al Qaeda, porque quieren derrocar al Presidente Bashar al Assad. A Estados Unidos le interesa instalar en Siria un gobierno títere- lacayo al estilo del corrupto rey de Arabia Saudita. El mismo interés tiene Israel.
Para combatir a los terroristas del Estado Islámico y del Frente Al Nusra, el gobierno de Siria solicitó a Rusia su intervención y apoyo. Hoy, las fuerzas militares de Rusia junto al Ejército de la República Árabe Siria combaten al terrorismo con innegable éxito en todos los campos de batalla.
Tanto como el mundo rechaza al terrorismo, rechaza también la intromisión de la geopolítica en el deporte que discrimina, ofende y viola flagrantemente los derechos humanos de los atletas que fueron prohibidos de participar en las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016, incluidos aquellos que jamás estuvieron implicados en ningún tipo de dopaje, es decir que nunca sus historias deportivas tuvieron la más mínima mácula.
Luego vino un grupo de hackers que ingresó a los documentos y archivos secretos de WADA y del COI y rompió la telaraña que cubría la corrupción y desmontó el andamiaje para discriminar a los atletas rusos acusándolos de dopaje.
Según adelantó el periódico italiano, ‘La Gazzetta dello Sport’, “unos piratas informáticos han accedido a los servidores de la Agencia Antidopaje y han denunciado actos ilícitos de deportistas americanos durante los Juegos.”
Unos ‘hackers’ informáticos han ingresado al sitio web de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) y aprovecharon ese espacio para denunciar que varios deportistas de Estados Unidos habrían competido en los Juegos Olímpicos de Río 2016 bajo los efectos del dopaje, algo que, según dijeron, habría sido encubierto con “certificados de aprobación de uso terapéutico”.
Según adelantó ‘La Gazzetta dello Sport’, algunos de los deportistas más conocidos del país norteamericano presentaron antes de los Juegos y durante los mismos, certificados que justificaban ciertos valores “anómalos” en análisis antidopaje, algo que, tal y como dijeron los piratas informáticos, fue algo “usado regularmente”. La WADA no se ha pronunciado por ahora, aunque se espera que tenga que dar explicaciones al respecto.
En la publicación se mencionan nombres de deportistas de gran relevancia, como las hermanas Venus y Serena Williams, la jugadora de la selección de baloncesto Elena Delle Donne, y la considerada ahora mismo mejor gimnasta del planeta, Simone Biles, la cual obtuvo hasta cuatro medallas de oro y una de plata durante su participación en gimnasia artística en los Juegos de Río. ¿Esto es ético?
Posteriormente, los ‘hackers’ publicaron en el área ‘confidential’ de la web de la WADA unos documentos en los que se demuestra que los atletas tomaron sustancias prohibidas, justificadas a través de los susodichos certificados médicos. En el caso de Biles, la gimnasta habría tomado anfetaminas “bajo receta”.
Como explica el periódico italiano, el punto de mira está puesto en la Federación Internacional de Gimnasia y más exactamente, en la parte de exenciones terapéuticas, a través de las cuales algunos deportistas podrían verse exentos de controles durante cierto tiempo. Algunos de estos periodos son considerados demasiado largos y los deportistas podrían tener acceso a sustancias de dudosa reputación.
En una fuente informativa denominada “elconfidencial.com”, se menciona que el dopaje es usado regularmente en la Liga de Fútbol, en Champions League, en Fórmula 1, Motos, Tenis, Baloncesto y es el grupo 'fancy bears' el que publica las pruebas
Unos piratas informáticos de origen ruso han accedido a los servidores de la Agencia Antidopaje y han denunciado actos ilícitos de deportistas americanos durante los Juegos, sostiene el periodista Jesús Garrido
Sin duda, “tiembla el olimpismo estadounidense. En nuestro mundo de hoy en día parece cada vez más fácil acceder de una manera o de otra a información confidencial en muy diferentes ámbitos, ya sea en la política, en la economía y, por supuesto, en el deporte. Precisamente, las revelaciones en el deporte son las que han revuelto las tripas a la máxima potencia deportiva de los Juegos Olímpicos después de que unos 'hackers' informáticos atacaran el sitio web de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA, WADA por sus siglas en inglés) para denunciar que varios deportistas de Estados Unidos habrían competido en los Juegos Olímpicos de Río 2016 bajo los efectos del dopaje, algo que, según dijeron, habría sido encubierto con "certificados de aprobación de uso terapéutico".
Gonzalo Cabeza, por su parte señala que iban a ser los Juegos del zika, de la inseguridad, del caos, del boicot de Rusia o del dopaje, pero, como siempre, terminaron siendo de las estrellas del deporte que se van y de las que están llegando y las lecciones que deja Río: de la retirada de Bolt y Phelps a la organización a la brasileña.
El grupo Fancy Bears, accedió a la base de datos personales de los deportistas y encontró numerosos documentos que revelan un supuesto dopaje sistemático de varias de las más importantes deportistas estadounidenses, entre las que se encuentran las hermanas Williams, la gimnasta Simone Biles y la jugadora de baloncesto Elena Delle Donne. Fancy Bears, a través de su página web, hizo públicos análisis antidopaje de las cuatro deportistas en las que dan varias veces positivo durante los Juegos Olímpicos de Río y, además, adjunta los informes médicos en los que se aprueba el uso terapéutico de sustancias prohibidas.
Como siempre se busca quien pague las culpas ajenas, los políticos, deportistas, medios de comunicación y organizaciones deportivas estadounidenses, en un ambiente que cada vez se parece más al tiempo de la Guerra Fría, el Kremlin tuvo que negar cualquier implicación de los servicios de inteligencia rusos en este ciberataque. "Sin ningún lugar a dudas, no se puede ni hablar de cualquier implicación de Moscú, del Gobierno y de los servicios rusos en acciones de este tipo", dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Poco antes, la AMA confirmó haber recibido el ataque por parte del grupo de piratas informáticos, y que el organismo deportivo identificó con un grupo de espionaje ruso llamado Tsar Team (APT28).
Simone Biles, cuatro veces campeona olímpica en Río en gimnasia artística, dio positivo hasta en cuatro ocasiones durante los Juegos por metilfenidato, una sustancia que estimula el sistema nervioso central, que ayuda contra el desorden hiperactivo y déficit de atención, una enfermedad que, según la propia Biles y la Federación de Gimnasia de los Estados Unidos, la gimnasta lleva sufriendo desde que era una niña, tal y como ha comentado la propia Biles en su cuenta de Twitter. Por ello, el Sistema de administración y control del Antidopaje de la AMA (ADAMS, por sus siglas en inglés), le permitió una exención para uso terapéutico en su consumo de anfetaminas y dextroanfetaminas durante cuatro años y con vigencia actual hasta el 6 de diciembre de 2018.
Por su parte, en el caso de Serena Williams, que es considerada la número 1 del mundo en la clasificación femenina de tenis, se aportan una serie de documentos en los que durante cinco años se le aplica la exención por uso terapéutico de hasta seis tipos diferentes de sustancias ilegales, aunque los hackers no han publicado ningún caso de positivo durante los Juegos Olímpicos. Caso similar al de su hermana mayor, Venus Williams, aunque en un periodo más corto. Si para Serena los periodos publicados comprenden entre 2010 y 2015, Venus estuvo exenta durante dos años.
Al igual que con Simone Biles, también se publican análisis positivos de Elena Delle Donne, campeona olímpica de baloncesto y elegida la mejor jugadora de la WNBA en 2015. En su caso particular, Delle Donne dio positivo el 20 de agosto, es decir, el día de la final olímpica contra la selección española, por consumo de anfetaminas. Sin embargo, la alero de los Chicago Sky tenía exención por uso terapéutico de anfetaminas, dextroanfetaminas e hidrocortisonas desde agosto de 2014 hasta agosto de 2018.
“Como explica el periódico italiano, el punto de mira está puesto en la Federación Internacional de Gimnasia y más exactamente, en la parte de exenciones terapéuticas, a través de las cuales algunos deportistas podrían verse exentos de controles durante cierto tiempo. Algunos de estos periodos son considerados demasiado largos y los deportistas podrían tener acceso a sustancias de dudosa reputación. En otras ocasiones, se asegura que las federaciones y los deportistas alegan supuestas enfermedades o problemas físicos para poder conseguir esas exenciones y, por tanto, conseguir tomar sustancias dopantes de manera legal.
Los Fancy Bears aseguran que esto es apenas "la punta del iceberg". Creen que el deporte de hoy está "verdaderamente contaminado" mientras "el mundo no sabe de la existencia de un gran número de atletas estadounidenses dopados". Piensan, según dicen, hacer pública próximamente una larga lista de deportistas dopados de diferentes países.
En los casos de dopaje, según los hackers, los atletas usaron las sustancias prohibidas y luego las justificaron con certificados médicos, según ellos el caso de Biles, la gimnasta habría tomado anfetaminas “bajo receta ´meduca”.
Por su parte, el periodista George Vecseyjan en su trabajo titulado ¿Por qué la NFL consigue un pase libre de dopaje?, sostenía: Mientras que los aficionados al béisbol se preocupan por las investigaciones del continuo uso drogas, en el fútbol pesadamente se encamina hacia el Super Bowl, sin incurrir en mucha angustia por sus escándalos de todo tipo.
¿Por qué es eso? ¿Por qué las personas hacen propuestas descabelladas: Ser tolerantes a las transgresiones de la Liga Nacional de Fútbol?
Por ejemplo, uno de los equipos del Super Bowl fue penalizado a la ligera, por un asunto de espionaje a los Jets de Nueva York a principios de esta temporada. Y no hay razón para creer que esto no era la primera y única vez que los “patriotas” de Nueva Inglaterra utilizaron la vigilancia ilegal.
El comisionado Roger Goodell impuso multas de $ 500,000 para el entrenador Bill Belichick y otros $ 250,000 por los “patriotas” y se llevó un futuro draft - nada, en otras palabras, para detener a un gran equipo de proceder a la Super Bowl.
Lo asombroso es que las ligas profesionales que mueven millones de dólares durante todas las temporadas, tienen sus propias reglas y, entre estas, las normas específicas de una aparente lucha contra el dopaje sistemático.
Por ejemplo, la Liga Nacional de Futbol -NFL- nunca suscribió ningún convenio con la WADA (Agencia Mundial Antidopaje), pues los atletas de esa organización sólo pasan los test, cuestionarios o pruebas de la propia Liga que, en definitiva, se rige por sus propias normas.
Son organizaciones muy rígidas y cerradas, razón por la que muy pocos periodistas tienen acceso a informaciones sobre dopaje entre los profesionales del futbol que conforman la NFL. Hoy se sabe que futbolistas famosos como Rodney Harrison utiliza hormonas del crecimiento y ante la imposibilidad de seguir ocultando esa forma de dopaje tuvo que ser suspendido por cuatro partidos, mientras que otros, por la misma causa, recibirían por lo mendos dos años de sanción. Se sabe, también, de otro caso que involucraría al deportista Shawne Merriman que habría sido suspendido con cuatro juegos de penalización por haber sido sorprendido con un precursor de esteroides de la gama mandrolone
George Vecseyjan informaba que Mike Lowell, estrella de la Serie Mundial de Boston, dijo a la AP, que en esas prácticas, los dos deportes se llevan a cabo a diferentes niveles.
Selig a menudo dice lo mismo, y no está mal. ¿Por qué es eso?
La respuesta más amplia es que el fútbol tiene un gran atractivo debido a la violencia, según con el comentarista John Madden Chortling, pues con 300 libras o 135 kilos de peso, los deportistas se convierten en proyectiles humanos que chocan entre sí. La gente permanece en el interior de los escenarios y se maravilla con el gran espectáculo.
También hacemos la suposición de que los jugadores deben necesitar analgésicos en dosis masivas, estimulantes y sustancias químicas de sustento de físico-culturismo a fin de no arriesgar sus cuellos.
No creo que hay un entrenador de fútbol americano en los Estados Unidos, dice Vacseyjan - de la escuela secundaria hasta - que realmente puede permitirse el lujo de preguntar cómo sus jugadores se hicieron tan grande siendo tan jóvenes. Sin duda se debe al uso de estimulantes que podrían incrementar el caso de los cuatro ex jugadores profesionales que murieron jóvenes y se consideró que habían sufrido un grave deterioro cerebral similar a la generalidad que sólo se encuentra en los boxeadores con demencia o en las personas de 80 años”.
La situación de deportistas y atletas estadounidenses es crítica si se considera a los jóvenes que son víctimas de traumas, en ocasiones irrecuperables que generalmente conducen a la muerte. En el famoso futbol americano y en el boxeo se manifiesta la violencia del estadounidense en elevados niveles por lo que sufren severos golpes, traumas intensos y en ocasiones mortales, no sólo como consecuencia de los golpes que reciben, sino también por falta de vigilancia médica o por carencia de un eficiente control médico para los deportistas.
Otra razón del gusto por el fútbol americano es la violencia extrema sin castigo. Estrellas como Julius Peppers y Dana Stubblefield, que ocasionalmente, lanzan a los oponentes fuera del camino como bolsas de basura de plástico, llenos de detritus.
La mayoría de los jugadores de la NFL son ciudadanos sólidos. El fútbol no debería ser juzgado por los chicos malos como Tank Johnson, Pacman Jones y Chris Henry, que han sido suspendidos por el comportamiento agresivo e ilegal, sostiene Vacseyjan.
Dopaje y violencia parece que son características propias del atletismo y en general de las prácticas deportivas en Estados Unidos. El dopaje es usado comúnmente y con “receta médica” como lo demuestran los documentos de la WADA, publicados por un grupo conocido como fancybear. net. Frente a esta realidad cabe señalar que los atletas rusos fueron suspendidos para las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016; por “sospechas de dopaje”, entonces ¿por qué razones los deportistas de Estados Unidos y de otras naciones, con historiales de dopaje, así sea con permiso médico, fueron permitidos y habilitados para participar en las Olimpiadas y ganaron medallas de oro, plata y bronce? Los méritos de los atletas estadounidenses se ensombrecen con estas dolosas prácticas.
Es obvio que el control antidoping dirigido por estadounidenses, británicos y canadienses, que son mayoría en la WADA, adquiere tintes políticos, en este caso, para favorecer a los atletas norteamericanos y, en general occidentales, y perjudicar y desprestigiar a Rusia y sus deportistas. En las concepciones geopolíticas estadounidenses todo vale, menos la ética.
Así lo demuestra un grupo que hackeó la base de datos interna de la Agencia Mundial Antidoping (AMA) y divulgó una serie de informaciones que, según asegura, comprometen a estrellas del deporte estadounidense como la gimnasta Simone Biles, ganadora de 5 medallas, la tenista Serena Williams y la basquetbolista Elena Delle Donne. Los documentos, colgados en la web del grupo denominado ‘Fancy Bears’, denuncian las sustancias prohibidas que aparentemente ingirieron los atletas a partir de excepciones médicas y con fines terapéuticos.
“Tengo TDAH (Trastorno por Déficit de Atención por Hiperactividad) y medicarme para ello no es algo para estar avergonzada o para temer que la gente lo sepa”, twitió en respuesta Biles.
Cabe recordar que a la tenista Sharapova junto a otros atletas rusos, fue prohibida de participar en los Juegos Olímpicos Río 2016, por ser rusa, que ya que había usado el meldonium por prescripción médica. Existió un doble rasero en el Olimpismo. Uno para los estadounidenses y occidentales y otro para los rusos y de otras partes del mundo.
Es necesario destacar que el caso del escándalo del meldonium, fue iniciado y financiado por Estados Unidos que ansiaba suplantar a sus competidores aspirantes a medallas de oro, pero que temían la sombra de los otros. Entonces ordenaron a los jerarcas de la Agencia Mundial Antidopaje –AMA- (WADA por sus siglas en inglés) conformada mayoritariamente por estadounidenses, británicos y canadienses que prohibieron el meldonium, sin que exhibieran ninguna razón y lo declararan que, de ser usado, sería dopaje. Así de simple se disponen las cosas en la tierra, cuando la superpotencia interviene para defender alguno de sus intereses específicos.
Este es el origen de la suspensión de los atletas rusos de las Olimpiadas de Río 2016 y en los Juegos Paralímpicos, acusados nada menos que doping por lo que no concurrió ningún atleta ruso. Entonces, ¿por qué los atletas estadounidenses, británicos, franceses y de otras nacionales que tuvieron antecedentes de dopaje, que usaron sustancias como las anfetaminas o que tuvieren antecedentes en sus historias de competencias, la AMA o WADA si les permitieron participar y hasta que obtuvieran medallas?
Se sabe, de manera irrefutable, que la decisión de suspender la participación de los atletas paralímpicos rusos en los Juegos Ríos 2016, se debió a un compromiso de la vieja amistad entre el Presidente del Comité Paralímpico Internacional Philip Craven y el Jefe de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) Craig Reedie. Los dos trabajaron juntos en las estructuras olímpicas de Inglaterra. Ante estas realidades de total desprestigio e intromisión de la geopolítica en el atletismo mundial, el Presidente del Comité Olímpico de Nicaragua, Emmet Lang Salmerón, difundió la tesis de que la Agencia Mundial Antidopaje -AMA o WADA en inglés- debe reestructurarse integralmente para que recupere su buen nombre y prestigio, proclama que ya ha sido compartida par varios comités olímpicos de diversos países. Lang Salmerón tiene previsto reunirse con el Presidente del Comité Olímpico Internacional Thomas Bach pata discutir este tema.
Es de urgente y de inaplazable decisión alejar de manera radical y absoluta la política del deporte, para garantizar el bienestar físico y mental de los atletas y para tranquilidad de todo el mundo, ya que es muy peligroso mezclar el deporte con la geopolítica.

TRIBUNAL DIGNIDAD, SOBERANÍA, PAZ CONTRA LA GUERRA
Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com