GOBIERNO DISUELVE AL GREMIO DE EDUCADORES MÁS GRANDE Y ANTIGUO DEL ECUADOR 



DECISIÓN VIOLA EL DERECHO A LIBERTAD DE ASOCIACIÓN 




El Gobierno de Ecuador notificó a la Unión Nacional de Educadores (UNE) con su disolución definitiva, tras rechazar el pedido del sindicato de maestros de declarar la nulidad y el archivo del proceso iniciado el pasado 21 de julio de este año. Con esta acción se pone fin a una entidad con personería jurídica desde el 19 de abril de 1950.
La resolución, emitida por la Subsecretaría del Ministerio de Educación para el Distrito Metropolitano de Quito, firmada por Fernando Alberto Yánez Balarezo, justifica la disolución en el artículo 22, numeral 7 del Reglamento del Sistema Unificado de Información de las Organizaciones Sociales el cual cita como causal de disolución de una organización el "Incumplir las obligaciones previstas en la Constitución, la ley y este Reglamento, o por incurrir en las prohibiciones aquí establecidas". También menciona el artículo 18 de dicho Reglamento, el cual se refiere a la elección de directiva y registro y designa una comisión liquidadora de los socios de la organización.
En diálogo con Fundamedios, Rosana Palacios, presidenta de la UNE aseguró que con esta acción no solo se atenta contra el gremio de maestros más grande y antiguo del país, sino que se viola el derecho a la libertad de asociación, por lo que, dijo, denunciarán el caso a nivel internacional. Desde que se conoció de la intención de disolver la UNE, Palacios ya advirtió de que se trataba de una represalia por haber participado en las sesiones de la Organización Internacional del Trabajo, OIT y el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas el pasado mes de junio. En aquellas instancias la UNE presentó información sobre violaciones a los derechos de los trabajadores de la educación en los últimos años.
En su defensa, el gremio aseguró, en un documento entregado el 10 de agosto, que la decisión de disolver a la Organización carecía de motivación constitucional y debía declararse nula y sancionar al funcionario que la expidió. En ese sentido, el gremio citó las recientes observaciones del Comité de DDHH de la ONU, emitidas en su Sexto informe periódico del Ecuador, en donde expresó su preocupación sobre la legislación del Estado, la cual a criterio de este organismo, contiene disposiciones que permiten disolver organizaciones con base en causales que podrían resultar muy amplias o ambiguas. Según la UNE, al carecer de motivación, se está violentando el debido proceso y se impide al gremio ejercer su derecho a la defensa.
PERSECUCIÓN A LA UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES DEMUESTRA EL ODIO HACIA EL ´PUEBLO

Odio, ira, venganza, prepotencia, conducen a cometer graves errores que más temprano que tarde pasan facturas impagables. Nadie podría sentirse tranquilo cuando los pueblos despiertan y claman justicia, libertad y respeto a la dignidad. Algo muy malo debe pasar cuando no se respeta el principio fundamental del derecho constitucional recogido en el art. 424 de la Ley Suprema que determina, con exigencia de pleno respeto, que carecerán de eficacia jurídica las normas que no guarden conformidad con el texto constitucional.

Los Decretos Ejecutivos 16 y 739 son inconstitucionales y antidemocráticos por el fondo y por la forma. La Constitución garantiza el derecho a la libertad de asociación y sindicalización, por tanto, los funcionarios que decidieron la disolución de la UNE no están exentos de responsabilidad de sus actos.

Si la justicia condena a cuatro años de privación de la libertad a personas del pueblo por participar en una protesta, es un abuso de poder, una arbitrariedad que algún momento tendrá que ser reparada.

Cierto que los recursos naturales de un país deben ser explotados para buscar el desarrollo y progreso, pero es inadmisible que se militaricen territorios ancestrales, se destruyan viviendas de pueblos originarios, se los expulse y se arrasen sus cultivos, todo para favorecer los intereses inmediatos de una empresa china. ¿Qué nos pasa?


Diversas organizaciones de la sociedad civil rechazaron la arbitraria disolución de la Unión Nacional de Educadores (UNE) y respaldaron al gremio, que anunció que continuará con su defensa legal nacional, así como con sus acciones a escala internacional para denunciar el atropello a la libertad de asociación en el Ecuador.

Luis Verdesoto, presidente de la Plataforma de Derechos Humanos y Democracia, expresó su preocupación por la UNE en representación de decenas de organizaciones que la conforman. La Plataforma expidió un comunicado rechazando esta grave violación a la libertad de asociación de los ecuatorianos. El caso de la UNE, según dijo Verdesoto, es un abierta retaliación a la participación del gremio en el Examen de Ecuador ante el Comité de DDHH de la ONU, en junio pasado.
Afirmó que este caso es el resultado de la vigencia de los Decretos Ejecutivos 16 y 739 que establecen parámetros antidemocráticos. "La UNE participó en los informes sombra para Ginebra y como producto de esta interacción y los expertos mundiales, el Comité sostuvo que en el Ecuador se utiliza legislación que contienen disposiciones amplias y ambiguas que pueden afectar a las organizaciones".
Agregó que este caso evidencia una forma de restar toda forma organizativa de la sociedad civil, de neutralizar las formas históricas de organización social y de debilitar los mecanismos de representación política. "Estamos ante un Estado transgresor de derechos", añadió Verdesoto.
LA EDUCACIÓN EMANCIPADORA QUE LE PONE A TEMBLAR AL GOBIERNO
En el periódico OPCIÖN, la analista Mayra Toapanta expresaba que los ecuatorianos podríamos estar asistiendo a la peor barbarie que se haya cometido contra el pensamiento emancipador, refiriéndose a la disolución de la Unión Nacional de Educadores (UNE), sindicato que a más de luchar por los derechos de los ecuatorianos, asumió el deber y el derecho de luchar por el cambio de la educación, es decir por una educación emancipadora.
Stalin Vargas, ex presidente de la UNE en el periodo (1996-1999), menciona que en los años 80 y 90 se creó un movimiento pedagógico alternativo, que mediante congresos nacionales y provinciales en las comunidades cercanas y lejanas se planteó la necesidad de elaborar una propuesta de educación transformadora, para que los estudiantes sean más críticos y más aptos para el manejo de la sociedad en la que se desenvuelven.
Esta propuesta de la “educación para la emancipación” está encaminada a forjar un nuevo ser humano: libre e igual entre sus pares, dotado de los conocimientos sociales, culturales y científicos que le permitan laborar para el progreso social. Que genere una escuela pública gratuita en todos sus niveles para los niños y jóvenes del campo y la ciudad. Que genere una escuela democrática e intercultural que fortalezca los nexos de sus integrantes mediante el debate para la toma de decisiones. Que genere una escuela que contribuya a la preservación del ambiente natural y armonice la relación con los seres humanos. “A pesar de las restricciones y limitaciones esta propuesta ha sido acogida por varios establecimientos educativos, en los que hay un mayor compromiso de los docentes, entre otras cosas para seleccionar los contenidos educativos que realmente les sirvan a los estudiantes”, menciona Vargas.
Mariana Pallasco, ex presidenta de la UNE en el periodo (2010-2013), manifiesta que lamentablemente en el país se piensa que para hacer cambios en la educación hay que ser ministro o influenciar desde esas estructuras, sin embargo, “la UNE ha demostrado que sí se puede hacer una educación con maestros de izquierda que cuestionen los contenidos del currículo, porque hay que reconocer que lo que nos mandan a enseñar desde el ministerio no necesariamente beneficia a los niños y jóvenes, más bien se encaja con las viejas prácticas de la escuela tradicionalista, que justamente la educación para la emancipación pretende romper, enseñándole al estudiante a ser más crítico, más analítico, generando así conciencia política y social”.
Esta lucha por una escuela para la liberación social se enfrenta a las metodologías reaccionarias y tradicionales utilizadas por los dominantes para perpetuar sus privilegios, mismos que han conducido a la crisis de la educación mediante la aplicación de modelos pedagógicos idealistas (desde el punto de vista filosófico) y excluyentes; por lo tanto, el trabajo de esta propuesta alternativa es desenmascararlos como opciones pedagógicas y demostrar sus objetivos opresivos.
“Esta propuesta pedagógica es la apropiada para el país, pues recoge las particularidades de un Ecuador diverso y plurinacional; es decir, no más copias ni más tecnócratas trabajando por el modelo que permite repetir los males de la sociedad capitalista. La educación para la emancipación surge para debatir en el aula la realidad del estudiante que tiene a sus padres en el desempleo; para que en ciencias naturales se permita discutir la afectación a los recursos naturales, como en la minería a cielo abierto”, indica Rosana Palacios, presidenta actual de la UNE.
De esta propuesta emancipadora también es parte la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación de la Universidad Central (facultad encargada de la formación de los docentes), que participó con el fin de concebir, desde la integralidad de la comunidad educativa, cómo generar una educación libre y de calidad.
Juan Durán, docente de esta Facultad, indica que si se ha planteado el cambio social no es por capricho, sino por la situación objetiva en la que viven los sectores populares: sin condiciones materiales óptimas y con muchas necesidades que la sociedad capitalista ha provocado. “No se trata de darles recetas, sino que por medio de la reflexión se pueda definir ¿Qué debemos educar? ¿Para qué debemos educar? y ¿Cómo debemos educar? A los sectores sociales no hay que tratarles con base en el asistencialismo o paternalismo, en donde les damos resolviendo las cosas, sino considerar que son ellos los que deben plantear, conforme van pasando de la conciencia ingenua a la conciencia crítica, las alternativas para resolver sus problemas y satisfacer sus necesidades, rompiendo la barrera del pensamiento dominante que dice que los débiles deben obedecer a los fuertes”.
En el libro Aprendamos a Educar, este pedagogo hace un análisis sobre ¿Cómo educar para la emancipación social?, documento en el que manifiesta que es necesario aclarar que por medio de la educación no se puede superar al capitalismo, pero sí se puede continuar en la formación de hombres y mujeres que tarde o temprano transformen el capitalismo a través de la revolución social, que no hay que confundirla con la reforma social, concepto muy difundido por los sectores del poder, que presentan características positivas pero que en su esencia son destructivas en términos de justicia, libertad, democracia e igualdad. “Para una revolución es fundamental la presencia e interacción de condiciones tanto objetivas como subjetivas, que permitan generar conciencia crítica para identificar, por ejemplo, las contradicciones entre el carácter social de la producción y la forma privada de apropiación, contradicciones entre producción y consumo, contradicciones entre países ricos y países pobres”, añade.
El magister Fabián Carrión, docente de posgrado de la Facultad de Filosofía, explica dos de los fundamentos que persigue esta nueva educación, y dice: “Los fundamentos sociológicos se relacionan con la educación democrática, que signifique la participación, discusión y toma de decisiones que reflejen los intereses de las amplias mayorías, todo esto contrario al modelo de educación tradicionalista, en donde se persigue formar personas sumisas, acríticas, bien educaditas, entre comillas, es decir personas domesticadas. De acuerdo a los fundamentos políticos, estos promueven la superación de las inequidades sociales, es decir que se contribuya desde el ámbito de las ideas al proceso de transformación a través del acceso reflexivo a las distintas ciencias, que permita emanciparnos de las ideas, creencias o mitos a los que nos han sometido”, manifiesta.
LA EDUCACIÓN TRADICIONALISTA DE LA “REVOLUCIÓN CIUDADANA”
Según Carrión, lo que se ha podido constatar en todo este proceso de la revolución ciudadana en la educación ha sido poco o nada, pues afirma que si se habla de mejoramiento, tal vez se refiere al aspecto de infraestructura, pero aclara que no se debe confundir las condiciones de trabajo con la determinación de los procesos formativos entre el profesor y sus estudiantes, relación que implica la necesidad de crear condiciones de equidad para el aprendizaje; necesidades que se han ausentado aún más con este gobierno.
“Lo que sí ha conseguido es retornar al viejo conductismo, corriente principal de los años 60, sometiéndole al maestro al miedo profundo, a llenar un sinnúmero de formularios, a permanecer encerrado en los centros educativos, creando condiciones adversas al desarrollo de un proceso educativo que tiene que ser libre; entonces lo que se ha hecho es burocratizar los procesos formativos y adicionalmente se ha profundizado el asignaturismo, aislando las distintas asignaturas entre si y evitando que se generen procesos interdisciplinarios. Mientras que para los estudiantes se ha creado un sistema de entrenamiento para los exámenes estandarizados. Es verdad que existen estudiantes que obtienen 800 puntos o más, pero solo han aprendido a contestar preguntas mas no a desarrollar sus capacidades de reflexión, análisis e interpretación; entonces, se ha transformado la educación en un proceso puramente instructivo y desnaturalizado. Y como consecuencia de estas acciones, los estudiantes llegan a la universidad y tienen que ser reeducados para que puedan hacer un trabajo investigativo, es decir, tienen que volver a desarrollar esas capacidades que han sido deterioradas. En suma que no venga el gobierno a decir que se ha mejorado en educación porque eso es falso”, culmina este reconocido docente universitario.
EN MÉXICO LOS MAESTROS VEN A LA REFORMA COMO CONTRA-REFORMA

Marco Villarruel A. *

La lucha de los maestros en México se halla en plena efervescencia.

Es el lunes 1 de agosto del 2016. El periodista se encuentra en la plaza donde se hallan asentados centenares de hombres y mujeres que provienen de muchos estados de la República mexicana. Decenas de carpas de todos los colores albergan a los maestros que con esta acción de hecho presionan a las autoridades para que acepten los petitorios que han presentado y que ya llevan once semanas de negociaciones, en el marco de una gran solidaridad nacional y de ocho maestros asesinados, decenas de dirigentes detenidos o perseguidos.

Es un ambiente de disciplina, capacitación, entretenimiento y cumplimiento de las decisiones que el colectivo de dirección resuelve para todos los maestros acampados. Mientras los dirigentes dialogan con el periodista llegan agitados aquellos que en la mañana fueron a realizar marchas frente a las oficinas ministeriales en el lejano centro de la ciudad. A lo lejos se escuchan las tonadas que los y las maestras han compuesto para dar estímulo a los luchadores que vienen especialmente de los sectores rurales. Otros quioscos expenden libros y documentos con contenido revolucionario y no faltan novelas y escritos sobre la intrincada historia de México.

Se acerca un joven dirigente e informa al comando de dirección que ese momento dialoga con la prensa internacional. Señala que en Chiapas los maestros han bloqueado el aeropuerto que al momento se halla paralizado. En el centro de la misma ciudad centenares de profesores explican sobre la legitimidad de sus acciones a miles de personas que concurren a un evento cultural organizado por el municipio por el verano y las vacaciones.

Las razones del paro

La denominada Reforma Educativa vino de la mano del gobierno neoliberal de Enrique Peña Nieto. Sin mayores variaciones se parece tanto a los discursos modernistas y autoritarios utilizados en el Ecuador. Sucesivamente fue aprobada en las diversas instancias del Congreso Federal en el año 2012, a instancias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los modelos educativos, por tanto, son los valores del mercado, el desarrollo de competencias, eficacia, eficiencia y calidad,

Según las fuentes oficiales que machacan todos los días a través de los medios de comunicación de la todopoderosa burguesía mexicana, la reforma busca el mejoramiento de los logros educativos de los estudiantes a través del Estado que proporcionará todos los materiales y métodos, especialmente garantizará la “idoneidad” de los docentes y administrativos. De manera especial recalca en la creación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa para evaluar la calidad, el desempeño y los resultados del sistema educativo nacional. La citada reforma modifica las reglas de ingreso y promoción a funciones directivas o de supervisión en la educación básica y media superior a través de determinados concursos de oposición.

Veamos este dato que no es tan familiar a los ecuatorianos: El 40% de las escuelas primarias en México son multigrados (unitarias) atendidas por uno o dos profesores, por lo que la reforma deja entrever que los seis millones de analfabetos, diez millones sin secundaria, se producen por culpa de los maestros, sin tomar en cuenta que estos números no son sino la demostración de la curva de desigualdad social en el país.

Esta propuesta del partido de gobierno llamado PRI (Partido Revolucionario Institucional) es parte de un gigantesco plan estratégico que contempla: Reforma energética, telecomunicaciones, competencia económica, financiera, hacendaria, laboral, de procedimientos penales, de amparo, política-electoral y de transparencia. Todo un manifiesto de modernización capitalista. Igual de parecido a los discursos modernizantes de los gobernantes ecuatorianos. “Lo educativo no viene solo” insisten los dirigentes.

Los resultados inmediatos de las medidas económicas las veremos después, porque los maestros mexicanos señalan que al exigirles dictatorialmente el cumplimiento de la Reforma los estrategas neoliberales olvidaron tomar en cuenta los entornos culturales, económicos, sociales y políticos en los que se desenvuelve la educación en México.

Lo primero que se reconoce es el interés del gobierno de asegurar un sistema de gobierno dictatorial desde el palacio presidencial. Para ello un objetivo de primera instancia es destrozar el sindicato para que no exista oposición. Además “las escuelas se deben conducir bajo un criterio de gestión donde la infraestructura dependa de la sociedad, es decir de los padres de familia y del apoyo integral de los Consejos de Participación Social”. Una especie de privatización a la manera norteamericana, en la que la denominada “comunidad” regenta la educación y el Ministerio guía las estrategias educativas.

Así se justificará el despido de miles de maestros y el endurecimiento de las condiciones de trabajo porque la reforma despoja de ciertos beneficios salariales que gozan los maestros. Para ello además renueva el “charrismo” en la dirigencia oficialista de los maestros pues la que ahora promueve la lucha es una disidencia revolucionaria ( a través de la CNTE, Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación) que puso fin a las maniobras del sindicalismo oficial colaboracionista y corrupto dirigido por Juan Díaz de la Torre, desde el SNTE (Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación) creada hace muchos años en el marco del corporativismo sindical que resultó de la revolución de los primeros años del siglo XX.

El mismo día de la conferencia de prensa el gobierno incrementó el precio de la gasolina, dos días después las de la energía eléctrica. México tiene al momento uno se los salarios básicos (260 dólares al mes) más bajos de América, una desocupación. Todos los días los directivos de las poderosas empresas de todas las líneas exigen mano dura al gobierno porque las tomas de carreteras, aeropuertos, avenidas, por parte de los maestros disloca la productividad capitalista.

Esta heroica y ejemplar lucha se sostiene con la enorme solidaridad del pueblo de México y de sus organizaciones más importantes. Día a día llegan hasta los campamentos muchos alimentos y vituallas que sostienen a los maestros que realizan actos de presión para que las conversaciones a las que de mala gana asisten las autoridades educativas terminen atendiendo las legítimas peticiones de los docentes.

La sensación que se tiene es que el gobierno no está en condiciones de imponer un estado de paz y de derecho. Justamente en estos días se reunió en México la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que investiga la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Y el marco general de la última semana describe el asesinato de tres alcaldes.

Decenas de carteles en las puertas de las instituciones educativas del Distrito Federal apoyan la lucha de los maestros. De esta manera se preparan para la reapertura de clases que se ve con tanta procupación porque el respaldo popular es visible y creciente.


* Periodista y profesor universitario