¿CUÁL ES EL VERDADERO OBJETIVO DE LAS BASES MILITARES DE EE.UU. EN ARGENTINA? 



GOBIERNO ARGENTINO HABILITARÍA LA INSTALACIÓN DE BASES MILITARES ESTADOUNIDENSES 



The U.S. Army

Si bien la información ha sido presentada tanto por el gobierno argentino como por distintos medios de comunicación como un desarrollo con fines pacíficos, diversos analistas opinan distinto.

En concreto se trata de dos proyectos: uno en la provincia de Tierra del Fuego, la más austral de Argentina; y otro en la llamada "triple frontera" entre este país, Paraguay y Brasil.
"Las excusas que han permitido a Washington desplegar más de un centenar de bases militares en Latinoamérica, que se extienden desde Guatemala y el Caribe hasta la Patagonia, son siempre altruistas", explicó el periodista Walter Goobar. Y detalló que entre los argumentos se destacan la supuesta "ayuda humanitaria, apoyo ante catástrofes, combate al narcotráfico o apoyo al desarrollo y la investigación científica".
Estas bases encubiertas siempre las instalan en zonas donde hay recursos naturales altamente estratégicos: agua, tierra fértil para producción de alimentos, minerales, hidrocarburos, biodiversidad
Elsa Bruzzone, especialista en temas de geopolítica, estrategia y defensa nacional y miembro del Centro de Militantes para la Democracia Argentina (CEMIDA), opinó en el mismo sentido. "Estas bases encubiertas siempre las instalan en zonas donde hay recursos naturales altamente estratégicos: agua, tierra fértil para producción de alimentos, minerales, hidrocarburos, biodiversidad”, dijo.
“Lo que buscan es cerrar el cerco sobre todos los recursos naturales que tenemos en nuestra América", añadió la especialista y detalló que las bases militares, "cubiertas y encubiertas, que ha instalado en Centroamérica y el Caribe, sumadas a las que tienen en Colombia, Perú, Chile, Paraguay, junto a la base militar de la OTAN en Malvinas cierran el cerco sobre todos nuestros recursos naturales y reafirman su presencia en la Antártida”.
Cabe destacar que más allá del Canal de Panamá, existe solo otro paso entre el océano Atlántico y el Pacífico que es el llamado Estrecho de Magallanes ubicado, justamente, en Tierra del Fuego. Además es el territorio continental más cercano a la Antártida, que aun hoy está en disputa.
RECURSOS ESTRATÉGICOS Y DOMINIO DEL ATLÁNTICO SUR
No hay que olvidar que "la Antártida es la mayor reserva de agua dulce congelada en el mundo. Justamente en ese sector es donde nos disputamos soberanía Argentina, Chile y Gran Bretaña", sostuvo Bruzzone. Al mismo tiempo comentó que en la Península Antártica se encuentran "los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región y hay minerales altamente estratégicos que son indispensables para la industria militar y la aeroespacial".
Por otra parte, la base que se quiere instalar en la frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil persigue, para estos analistas, un objetivo también muy claro. Allí se ubica parte del Acuífero Guaraní, "el mayor manantial subterráneo de agua dulce del mundo, con un total de 1.200.000 km²", detalló Goobar.
El periodista analizó que "hay un diseño geopolítico y estratégico de Washington" en la instalación de estas bases. Su objetivo "es recuperar y aumentar la presencia militar en América del Sur".
Con el 7% de población mundial se tiene casi el 50% del agua dulce del mundo y ellos tienen un problema grave de desertificación
Respecto a la Triple Frontera, el sociólogo Atilio Borón observó que “Estados Unidos tiene un interés muy grande de asegurarse una presencia decisiva en la región porque resulta que allí se encuentran las mayores reservas de litio del planeta. La zona del norte argentino y el sur boliviano es como la Arabia Saudita del siglo XXI”.
Asimismo expresó que "el petróleo va a desaparecer y la humanidad va seguir su curso. Pero si no hay agua se acaba la especie humana. Y acá está casi la mitad del agua dulce del planeta Tierra". El analista subrayó que las estimaciones "van del 42% al 45% según como se midan los acuíferos subterráneos. Con el 7% de población mundial se tiene casi el 50% del agua dulce del mundo y ellos tienen un problema grave de desertificación".
PEDIDO DE EXPLICACIONES AL GOBIERNO ARGENTINO
Daniel Di Stafano, diputado nacional por la provincia de Misiones, presentó un proyecto de resolución para que el gobierno de Mauricio Macri informe al Congreso todos los detalles sobre la instalación de las dos bases militares.
Según el legislador la intención es conocer “las verdaderas intenciones y las garantías bilaterales acordadas entre ambos países, en cuanto a la conservación del ambiente, la seguridad nacional en la región y los objetivos concretos de la cooperación”.
Misiones es la provincia Argentina ubicada en la Triple Frontera. En ese sentido Di Stafano manifestó: “Los misioneros queremos saber cuáles son las condiciones en que se llevará adelante la instalación de una base militar en nuestro territorio. Además nos preocupa la pérdida de soberanía y nuestros recursos naturales”.
Santiago Mayor
EEUU DESEMBARCA EN LA TIERRA DEL FIN DEL MUNDO
Washington pretende establecer bases militares en la Tierra del Fuego, la zona más austral de Argentina, así como en la zona limítrofe entre Argentina, Brasil y Paraguay. Su objetivo es controlar un recurso con creciente valor geoestratégico: el agua potable
En ese mítico extremo de Suramérica que inspiró a Julio Verne a escribir en 1905 la novela El faro del fin del mundo, Estados Unidos quiere emplazar ahora una base militar camuflada como base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida.
Las excusas que han permitido a Washington desplegar más de un centenar de bases militares en Latinoamérica, que se extienden desde Guatemala y el Caribe hasta la Patagonia, son siempre altruistas: ayuda humanitaria, apoyo ante catástrofes, combate al narcotráfico o apoyo al desarrollo y la investigación científica, pero la realidad indica que tanto la base que EEUU pretende emplazar en Tierra del Fuego, la zona más austral de la Argentina; como otra ubicada en la zona limítrofe entre Argentina, Brasil y Paraguay —conocida como la Triple Frontera—, están destinadas a asegurar a Estados Unidos un recurso estratégico cada vez más escaso: el agua potable. Las bases —que el Pentágono eufemísticamente denomina "centros de apoyo para movimientos militares"—, están en proceso de negociación entre Washington y el gobierno de Mauricio Macri.
"Estados Unidos mantienen la 4ª Flota navegando en el Atlántico Sur, cerca de las reservas de petróleo que están debajo del “pré-sal”, el conjunto de formaciones rocosas ubicadas en la zona marítima de buena parte del litoral de Suramérica, con un gran potencial de generación y acumulación de petróleo"
Para el politólogo y diplomático brasileño, Alberto Moniz Bandeira, uno de los máximos especialistas en las tormentosas relaciones de Washington con sus vecinos del Sur, no son los piratas ni los náufragos que cautivaron la imaginación de Verne lo que lleva a Washington a apostar tropas del Comando Sur del Pentágono, allí donde se confunden los océanos Atlántico y Pacífico y en la zona de la Triple Frontera, que conforma el límite entre Argentina, Brasil y Paraguay. Moniz Bandeira, autor de La formación del Imperio Americano, afirmó al matutino Página12 que "Estados Unidos mantienen la 4ª Flota navegando en el Atlántico Sur, cerca de las reservas de petróleo que están debajo del “pré-sal”, el conjunto de formaciones rocosas ubicadas en la zona marítima de buena parte del litoral de Suramérica, con un gran potencial de generación y acumulación de petróleo", al tiempo que subraya que la victoria de Mauricio Macri en Argentina y el desplazamiento del poder de Dilma Rousseff en Brasil aumentó el apetito de inversiones de Estados Unidos en la región. Éste es posiblemente uno de los factores que llevan a los Estados Unidos a entablar negociaciones para la implantación de una base militar en la Patagonia, en la zona cercana a la Antártida, donde está emplazado el famoso faro del fin del mundo de Julio Verne.
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo de Argentina, Mauricio Macri, durante su encuentro en la Casa Rosada. Reuters
Desde el Gobierno argentino aseguraron: “Queremos que la ciudad de Ushuaia se convierta en una base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida”. El discurso de los funcionarios de Cambiemos es el mismo que ha permitido que Washington genere una red de bases que rondan el centenar.
EL MAYOR MANANTIAL DE AGUA DULCE DEL MUNDO
La otra base estaría emplazada en la Triple Frontera, donde está parte del Acuífero Guaraní, el mayor manantial subterráneo de agua dulce del mundo, con un total de 1.200.000 km². Es un manantial transfronterizo, que abarca a Brasil (840.000 Km²), Paraguay (72.500 km²), Uruguay (58.500 km²) y Argentina (225.000 km²).
En la jerga del Pentágono, las bases tienen una tipología común. Las llaman “quasi-bases” y se componen de módulos que puedan servir en caso de emergencia
En la jerga del Pentágono, las bases tienen una tipología común. Se llaman “quasi-bases”, módulos que puedan servir en caso de emergencia. En Paraguay empezaron con la construcción una gran pista de aeropuerto en Mariscal Estigarribia. Esa “quasi-base” fue empezada en 1980, con la construcción de módulos para alojamiento de 16 mil soldados, y después ampliada con la pista del aeropuerto, radares y hangares. Luego frenaron en gran medida debido a presiones de Brasil y no estacionaron ningún contingente militar, aunque ya tenían la garantía de inmunidad a los soldados por parte del Senado de Paraguay desde 2005.
Hay un diseño geopolítico y estratégico de Washington en la instalación de una base en la ciudad de Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, y otra en la Triple Frontera: su objetivo es recuperar y aumentar la presencia militar en América del Sur, que parece haberse reducido desde que perdieron la base de Manta, en Ecuador, y desde que la Corte en Colombia consideró inconstitucional la instalación de siete bases. Bases reconocidas como tales existen en El Salvador (Comalpa), Cuba (Guantánamo), Aruba, Curaçao y Puerto Rico. Al mismo tiempo los Estados Unidos mantienen en América Latina bases informales y legalmente ambiguas. El Pentágono las llama quasi-bases para evitar tanto el escrutinio del Congreso como la reacción de los países que las albergan. Las quasi-bases están en Perú, Honduras, Costa Rica, Panamá, Ecuador y Colombia, entre otros países, a lo largo del litoral del Pacífico.
UBICACIÓN DEL ACUÍFERO GUARANÍ. WIKIPEDIA
Elsa Bruzzone, especialista en temas de geopolítica, estrategia y defensa nacional y miembro del Centro de Militares para la Democracia Argentina (CEMIDA), asegura: “Lo que buscan es cerrar el cerco sobre todos los recursos naturales que tenemos en nuestra América. Las bases militares, cubiertas y encubiertas, que ha instalado en Centroamérica y el Caribe, sumadas a las que tienen en Colombia, Perú, Chile, Paraguay, junto a la base militar de la OTAN en Malvinas, más el destacamento británico en las Islas Georgias cierran el cerco sobre todos nuestros recursos naturales y reafirman su presencia en la Antártida que es la mayor reserva de agua dulce congelada en el mundo".
En ese sector se disputan soberanía Argentina, Chile y Gran Bretaña. En la Península Antártica se encuentran los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región y hay minerales altamente estratégicos que son indispensables para la industria militar y la aeroespacial.
En la Península Antártica se encuentran los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región y hay minerales altamente estratégicos que son indispensables para la industria militar y la aeroespacial
El politólogo argentino, Atilio Borón enfatiza que la imperiosa necesidad de Estados Unidos es asegurarse el agua y no el petróleo: "El petróleo va a desaparecer y la humanidad va seguir su curso. Pero si no hay agua se acaba la especie humana. Y acá está casi la mitad del agua dulce del planeta Tierra. Las estimaciones van del 42% al 45% según como se midan los acuíferos subterráneos. Con el 7% de población mundial se tiene casi el 50% del agua dulce del mundo y ellos tienen un problema grave de desertificación".
"En Estados Unidos ya piensan cómo se van a llevar el agua de esta región y ya hay propuestas. Sobre todo porque piensan primero llevarse el agua de la zona de Mesoamerica y el sur de México. De América Latina les importa por el agua, el petróleo, los minerales estratégicos, la biodiversidad", dice Borón.
En las páginas de la revista Contexto, Borón afirma que una de las grandes mentiras que circulan es que América Latina no es una prioridad para Estados Unidos: "Muy por el contrario, América Latina es la región que más les importa. La doctrina para América Latina (la Doctrina Monroe) es de 1823, la doctrina que hacen para Europa es de 1918, casi un siglo después. Cuando llega la reorganización global del Ejército norteamericano el primer comando que arman es el Sur, después piensan en el Europeo y el de Asia, pero primero el de América Latina. Cuando firman los famosos tratados para la contención del comunismo, el primero que firman es el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) en 1947, recién en 1949 crean la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte)".
Según Borón, lo primero que le interesaba a ellos era asegurar esta parte del mundo. Esto tiene que ver con las concepciones geopolíticas que plantean la tesis que Estados Unidos tiene una posibilidad de defensa en la medida que controle lo que ellos llaman “la gran isla americana”, que según esta concepción va desde Alaska a Tierra del Fuego. Desde esa mirada se cree que si esa “isla americana” cae en la parte sur en manos enemigas, tarde o temprano la seguridad de la superpotencia va a estar en riesgo.

UNA NUEVA LEY DE EE.UU. PERMITE VIOLAR LA SOBERANÍA DE PAÍSES DE AMÉRICA LATINA
La ley aprobada en el Congreso de EE.UU. busca perseguir la producción y tráfico de droga que tiene lugar fuera del país cuando esta tiene como "probable" destino el territorio estadounidense.

Jessica Rinaldi Reuters

"Exigir que las leyes de EE.UU. se apliquen de manera extraterritorial es lo mismo que obtener el control de los ciudadanos del país, es lo mismo que la anexión de un país", declaró el año pasado el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.
El texto, bautizado como Ley contra el Tráfico de Droga Transnacional, fue presentado en el Senado por la legisladora californiana demócrata Dianne Feinstein, con el apoyo del republicano por Iowa Chuck Grassley.
¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LA LEY?
Según explicó la propia Feinstein, esta ley "le da a las fuerzas del orden las herramientas necesarias para reducir el volumen de droga que cruza nuestras fronteras". Además autoriza la persecución del crimen transnacional "para reducir el flujo de drogas ilegales que llegan a EE.UU. desde terceros países".
Más específico fue el comunicado emitido por el Senado, donde se señaló que la legislación ayudará "específicamente al Departamento de Justicia a preparar casos de extradición contra capos de la droga de la región andina".
Tal como puntualizó la BBC, la norma "no solo apunta a los que comercializan narcóticos, sino también a aquellos que hacen de proveedores de insumos químicos para la elaboración de drogas" y a productores de sustancias consideradas como controladas en EE.UU.
Entre las sustancias controladas tipo 1 y 2 ―que son las que la ley prohíbe― figura la hoja de coca. Este producto, consumido hace siglos por las poblaciones de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, es además sustento de muchos productores campesinos de esos países, que se han puesto en alerta ante esta medida del Gobierno estadounidense.
EL RECHAZO DE LOS PRODUCTORES
Si bien el discurso de la administración Obama apunta contra los capos narcos, los campesinos de distintos países de América Latina han planteado sus reparos ya que, efectivamente, la ley permite criminalizarlos en tanto productores.
"Nosotros repudiamos esa intención. Ellos no son los dueños del mundo para pretender hacer eso", afirmó la dirigente cocalera boliviana Leonilda Zurita.
Hay que recordar que en 2008 el presidente boliviano Evo Morales echó de su país a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) estadounidense en rechazo a la política agresiva que tenía dicha agencia en contra de los productores.
Por su parte, Nelson Palomino, dirigente de la Confederación de Productores de las Cuencas Cocaleras de Perú, declaró que para ellos "lo que prevalece son las leyes peruanas". "La coca fue declarada patrimonio cultural en nuestro país", añadió.
LAS LEYES EXTRATERRITORIALES, UNA COSTUMBRE DE EE.UU.
"Exigir que las leyes de EE.UU. se apliquen de manera extraterritorial es lo mismo que obtener el control de los ciudadanos del país, es lo mismo que la anexión de un país", declaró el año pasado el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.
Es que esta no es la primera ley sancionada por Washington que viola la soberanía de otros Estados. El bloqueo contra Cuba es su caso más paradigmático ya que no solo afecta a la isla caribeña si no a cualquier otro país o entidad que intente comerciar con ella.
"SEÑOR OBAMA, LA DECENCIA EXIGE QUE DEVUELVA SU PREMIO NOBEL DE LA PAZ"
El presidente de EE.UU Barack Obama se alzó en 2009 con el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en materia de desarme nuclear pero ha fracasado desde entonces en sus objetivos.
En 2009 el presidente estadounidense Barack Obama anunció su compromiso de promover una seguridad internacional sin armamento nuclear. La promesa le ayudó a ganar el Nobel de la Paz pero, a pesar de las numerosas oportunidades que ha tenido, el presidente estadounidense no se ha acercado a este objetivo, recuerda la revista 'The National Interest' en un artículo.
No, señor presidente, su hoja de servicios nuclear no ha sido impresionante. La decencia exige que devuelva su premio Nobel de la Paz
Por ejemplo, los cambios introducidos en la estrategia americana bajo mandato del actual inquilino de la Casa Blanca sobre el uso del armamento nuclear 'olvidan' una serie de aspectos clave. En primer lugar, EE.UU. puede aún realizar ataques nucleares preventivos. En segundo lugar, las autoridades estadounidenses no contemplan cambios en los llamados 'requisitos' para una respuesta nuclear, que es clave a la hora de determinar cuántas armas se mantienen en alerta y cuántas quedan en el arsenal. En tercer lugar, Washington no ha reducido el número de cabezas nucleares guardadas en la reserva.
Es cierto que el presidente de EE.UU alcanzó un acuerdo con Irán y celebró cumbres destinadas a la seguridad nuclear, lo que contribuyó a reducir el volumen de material para el armamento nuclear y garantizar su almacenamiento seguro. Sin embargo, ante las oportunidades perdidas y la realización del programa de modernización del armamento nuclear estos logros están en peligro, opina 'The National Interest'. “No, señor presidente, su hoja de servicios nuclear no ha sido impresionante. La decencia exige que devuelva su premio Nobel de la Paz", concluye la revista.
El director del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma Estatal de Rusia comentó una declaración de Barack Obama sobre el mayor error de su presidencia.
Kevin LamarqueReuters
En su cuenta de Twitter Alexéi Pushkov, director del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma Estatal de Rusia, comentó la declaración del presidente estadounidense, Barack Obama, que confesó que el mayor error de su mandato ha sido la intervención en Libia.
Si [Obama] se arrepiente sinceramente de lo que hizo y quiere enmendar su error tiene que renunciar a su premio nobel de la paz a favor de los niños libios
"Si la guerra en Libia fue el peor error de la Administración de Obama, ¿qué derecho tiene Hillary Clinton, que literalmente exigió iniciar esta guerra, a ocupar la Casa Blanca?", escribió Pushkov. El parlamentario ruso notó que si el líder norteamericano "se arrepiente sinceramente de lo que hizo y quiere enmendar su error tiene que renunciar a su premio nobel de la paz a favor de los niños libios".
El día 10 de abril durante una breve entrevista para la cadena de televisión Fox News, el mandatario estadounidense respondió a la pregunta sobre cuál había sido el error más grave durante su presidencia. "Tal vez es la falta de un plan de acción tras la intervención en Libia. Entonces creí que iniciar la operación era la decisión correcta".
La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zajárova, también reaccionó a la declaración de Obama en su página de Facebook. "El derecho internacional no es un fenómeno teórico, sino que está elaborado para ser aplicado en la vida real. Y la violación de sus normas siempre lleva a errores", escribió la diplomática.