BOLIVIA: AVENTURERISMO POLÍTICO Y COYUNTURA DE QUIEBRE 



LA IMPORTANCIA DE PRODUCCIÓN DE TIOUREA EN BOLIVIA 



Arturo D. Villanueva Imaña (*)
Una inusitada e incomprensible agresividad descalificadora ha caracterizado la reacción del gobierno contra la Central Obrera Boliviana (COB), cuando esta última tomó la decisión de respaldar la movilización y las demandas de los obreros despedidos por el cierre de la fábrica ENATEX, que el gobierno ordenó por medio del decreto 2765.
Desde acusar y denunciar que la COB está conducida y manipulada nada menos que por el empresario derechista Samuel Doria Medina, que lanzó el propio Presidente Evo Morales y que (al no contar con ningún tipo de pruebas y sostenerse en meras especulaciones), constituye una muy grave ofensa y agresión a la trayectoria de lucha y el histórico rol de la COB en favor del país y los sectores populares; hasta sostener que existe aventurerismo político en la dirigencia obrera, cuyas medidas descabelladas conducirían al fracaso y el descalabro de las movilizaciones y protestas que ha decidido emprender, se puede advertir una férrea y terca decisión de mantener un decreto totalmente impopular.
Sin embargo, las implicaciones de semejante reacción agresiva en contra de la principal organización de los trabajadores del país, que ha sido seguida por operativos violentos de represión en las principales capitales, no es lo más grave y preocupante de esta nueva coyuntura en la que otra vez más se hace patente el malestar y la disconformidad del pueblo con el gobierno. Hay que recordar que el antecedente inmediato es la larga movilización y protesta de discapacitados a nivel nacional, que también es desatendida y violentamente reprimida, sin ninguna contemplación ni sensibilidad a la situación tan grave por la que atraviesa esta población.
En realidad, en el plano económico y social, el conflicto por ENATEX, implica adoptar una medida típicamente antiobrera de cierre y despido de trabajadores, anulando fuentes laborales y sosteniendo un criterio netamente empresarial y procapitalista donde prima la necesidad de garantizar únicamente ganancias y excedentes, con el agravante de que fue una decisión totalmente vertical, inconsulta y que no agotó los esfuerzos para proyectar y cumplir los propósitos productivos y económicos que se habían planteado en su inicio. Además, refleja una clara renuncia a impulsar y fortalecer la industria nacional, el proceso de industrialización y la diversificación productiva, para que ya no responda a intereses empresariales o corporativos transnacionales, sino que se efectúe bajo la iniciativa del Estado y el emprendimiento obrero nacional. Es decir, la decisión antiobrera y antipopular del gobierno de sostener y defender el despido de trabajadores y el cierre de la fábrica ENATEX que el propio Estado se había hecho cargo, significa una clara capitulación y respaldo, frente a los intereses, la invasión y el creciente copamiento del mercado por la ropa usada y desechada de otros países, así como de aquella otra producción que proviene de China. Ello termina ahogando y exterminando toda posibilidad de establecer y desarrollar industria textil en el país. En tal razón, es también un abandono a la tarea de diversificación productiva, la construcción de un proceso de industrialización nacional y la liberación de la dependencia de productos e intereses corporativos y transnacionales, que por la vía del mercado estrangulan la producción nacional.
En el plano político el escenario no es menos negativo. A la seguidilla de acusaciones francamente agresivas y descalificadoras del gobierno en contra de la COB, ha seguido una actitud confrontacional y rupturista que se ha manifestado a través del ministro de economía, quien buscando desencadenar (de la manera más infame) el repudio y rechazo ciudadano en contra de la COB, la ha culpado de que su paro y movilizaciones serían la causa para anular el pago del segundo aguinaldo en la presente gestión. También y desde las altas esferas de gobierno, se ha lanzado el criterio de que la COB estaría respondiendo y siendo manejada por los intereses derechistas y opositores, al mencionar la disposición que había manifestado un dirigente gremial (que tradicionalmente ha sido conocido por apoyar políticos y gobiernos conservadores), para respaldar las movilizaciones y el paro nacional de 72 horas que había decretado la COB.
Al margen de la incomprensible furia de un gobierno que se reclama de izquierda y revolucionario, pero que no tiene ningún reparo en descalificar, enfrentarse y rechazar a la principal organización clasista y popular de Bolivia; lo que se puede advertir es la cristalización de una coyuntura de quiebre y ruptura, originada en la caprichosa y terca decisión de sostener y ratificar una medida a todas luces antiobrera y antipopular. Las consecuencias de semejante medida que busca imponer el principio de autoridad, pero a costa de perder el principal aliado orgánico del proletariado y las clases trabajadoras del país, no solo implica romper el Pacto de Unidad que había constituido la base y sustento social de la legitimidad gubernamental, sino perder por propia iniciativa y decisión política, uno de los principales referentes que otorgaba contenido social y popular al régimen. Es decir, implica perder y deshacerse de un aliado fundamental que le otorgaba identidad y legitimidad social a un gobierno que se reclamaba popular y de izquierda.
Si de aventurerismo político se trata, el gobierno y los sectores sociales que aún lo respaldan, deberán saber que no solo se trata de la pérdida de un aliado fundamental que es alejado por su propio rechazo y repudio, sino de la adopción de una nueva identidad, una nueva composición social fracturada e incompleta y una nueva conciencia política, en la que prevalecen sectores no precisamente revolucionarios y progresistas que siempre estuvieron integrados y representados en la COB.
Salvo la perversa opción de pretender fracturar y dividir a la COB, no existe ninguna posibilidad para intentar estructurar un nuevo paralelismo organizativo como ya lo ha hecho con las confederaciones indígenas de la CIDOB y CONAMAQ, puesto que la COB no es una organización que represente y aglutine a un solo sector social, sino a varios y distintos. Por eso, será posible que el gobierno pretenda continuar reclamándose como popular y de izquierda o, aún más, que el pueblo pueda esperar medidas de transformación y cambio?.

(*) Sociólogo, boliviano. Cochabamba, Bolivia; Junio 30 de 2016.

LA IMPORTANCIA DE PRODUCCIÓN DE TIOUREA EN BOLIVIA

Saul J. Escalera, Ph.D.(*)
sjescalera@yahoo.com
Mayo 30, 2016.
La semana pasada los periódicos bolivianos publicaron la siguiente noticia: “Entre 2010 y 2015, la importación de mercurio creció en más de 20 veces. En 2015 se importó 35.793 kilos frente a los 1.710 kilos importados en 2010; el mercurio se usa para la explotación aurífera y su principal uso es como amalgama para la separación del oro, según una investigación del CEDIB citada por su director, Marco Gandarillas. La noticia también dice que hasta el año 2013 figuraban 700 cooperativas auríferas registradas a nivel nacional que en su mayoría procesan el oro de forma aluvial de los ríos Beni, Madre de Dios, Orthon y varias quebradas del norte de La Paz contaminándolos por el uso de mercurio en el procesamiento del oro, donde la relación de uso es un kilo de mercurio por casi un kilo de oro [Los Tiempos, Mayo 29, 2016].
También recordamos que en fecha 10 de Marzo, 2015, el Gobierno Nacional aprobó el D.S. No. 2281, que reconoce como trabajos insalubres aquellos que se realizan en 19 secciones de la Empresa Minera Inti-Raymi, lo que permitirá a los mineros de esas áreas reducir la edad de jubilación a 53 años. Esta insalubridad se debe al extensivo uso de cianuro en la recuperación de oro en las minas auríferas del altiplano boliviano.
El presente artículo ha sido escrito para orientar al pueblo boliviano sobre cómo podemos manejar los problemas planteados sobre el uso de mercurio y cianuro en las operaciones mineras de oro en el país y revertir la situación en beneficio del pueblo boliviano. Para esto nos basaremos en el artículo que hemos publicado el año pasado donde hemos planteado que en lugar de exportar los excedentes de urea y amoniaco producidos en Bulo–Bulo – tal como YPFB piensa hacerlo – se construya un Complejo Petroquímico donde se elabore tiourea a partir del amoniaco que se producirá a partir del año 2017 [El Diario, Mayo 14, 2014].
1. Caso Mercurio para Amalgamación de Oro.
Según una encuesta realizada el año 2013 por la Dirección de Medio Ambiente, Minería e Industria (MEDMIN), dependiente del Ministerio de Minería, el 64% de las explotaciones auríferas grandes y pequeñas de Bolivia emplea el mercurio en sus operaciones en el proceso denominado amalgamación para separar el oro de otros componentes. Un ejecutivo de la Federación de Cooperativas Mineras del Norte de La Paz (Fecoman), admitió que su sector aplica el mercurio debido a que aún no encontraron otra tecnología que pueda reemplazar para limpiar las impurezas del oro.
Según el Dr. Jose Antonio Mercado de la Clinica Los Olivos de Cochabamba, el mercurio es un contaminante altamente tóxico que puede dañar el cerebro y el sistema nervioso, también puede causar cáncer, afecciones pulmonares, renales, caída del cabello y esterilidad; especialmente importante es que representa un riesgo para la salud, de niños y mujeres embarazadas. Además, cuando el mercurio se descarga al agua y penetra en la cadena alimentaria se registra la principal causa de contaminación crónica humana no ligada a los mineros, también el mercurio que se emite al aire (entre 55% y 60% del mercurio usado para la amalgamación) causa un impacto directo sobre la salud de los mineros y de los ecosistemas; por lo expuesto, el mercurio representa una amenaza seria para la salud y el medio ambiente, no sólo a escala local para los mineros y sus comunidades, sino también a nivel mundial debido a que las emisiones de mercurio son liberadas directamente en el ambiente y pueden viajar en la atmósfera alrededor de la tierra, lejos de su fuente original y llegar a lagos, arroyos y suelos en el mundo.
2. Caso Uso de Cianuro en Inti Raymi.
En Marzo del año pasado el Gobierno Nacional aprobó el D.S. No. 2281, donde reconoce como trabajos insalubres aquellos que se realizan en 19 secciones de la Empresa Minera Inti-Raymi, y por lo tanto reduce la edad de jubilación a 53 años para los mineros de esas áreas.
El Gobierno Nacional piensa que la dictación de un Decreto Supremo dando mayores beneficios a los trabajadores mineros del oro, resolverá el grave problema de insalubridad que existe en la empresa Inti Raymi del Departamento de Oruro debido al uso de cianuro para la recuperación de oro, principal actividad que tiene dicha empresa. Es muy conocido que el cianuro es un químico muy tóxico para la salud de un trabajador metalúrgico y potencialmente mortal con el tiempo. Luego, en lugar de dictar el D.S. 2281, el Gobierno Nacional debió prohibir totalmente el uso del cianuro en la empresa Inti–Raymi y obligarles a utilizar tiourea como agente lixiviante de oro porque es mucho menos contaminante al medio–ambiente y así salvar vidas humanas.
3. Tiourea como Agente Lixiviante del Oro.
Según Miller de la Universidad de Utah en USA, la lixiviación de oro con soluciones de tiourea fue desarrollada por Plaskin y Kozhukova en 1940, considerándose un gran avance ecológico porque la tiourea no tiene los mismos factores de toxicidad que el cianuro y el mercurio utilizados en la reuperación de oro, y que al formar cationes complejos (tioureatos) es un eficiente agente lixiviante del oro y tiene mayores ventajas operacionales que el cianuro y el mercurio [www.sciencedirect.com , 2006]. Por su parte Carrillo de la Universidad de Santander ha demostrado que la tiourea es el agente lixiviante alternativo en la lixiviación del oro debido a dos factores preponderantes: (a) es mucho menos tóxico que el cianuro y el mercurio, y (b) presenta altas velocidades de disolución selectiva del oro para formar un complejo de [oro(I)–tiourea] que es soluble en agua y permite la recuperación selectiva del oro fino que es muy difícil de recuperar por métodos tradicionales. El complejo [oro(I)–tiourea] es luego sometido a un proceso de re–extracción en fase acuosa para recuperar el oro en el circuito de electro-deposición del oro, es fácilmente manejable [Carrillo, 2013]. Lo más importante es que la tiourea es un reactivo que puede ser elaborado en nuestro país.
4. Producción de Tiourea en Bolivia.
La tiourea es un compuesto químico orgánico con la fórmula [CS(NH2)2] y es estructuralmente similar a la urea, excepto que el átomo de oxígeno se sustituye por un átomo de azufre, pero las propiedades de urea y tiourea difieren significativamente. La tiourea es producida a partir de tiocianato de amonio, esta tecnología es conocida por los expertos químicos bolivianos, por lo que no representa ningún problema técnico para construir una planta a partir del amoniaco que se producirá en Bulo-Bulo a partir del año 2017. La implementación de una planta de tiourea en territorio nacional permitirá que la empresa Inti Raymi y otras empresas y/o cooperativas y empresas auríferas del país sustituyan totalmente el uso de cianuro y mercurio que actualmente utilizan y salvar vidas humanas.
5. Comentarios Finales.
El presente artículo ha establecido claramente que tanto el caso de las condiciones insalubres de trabajo debido al uso de cianuro que existen en la empresa Inti–Raymi de Oruro, así como de las empresas auríferas que emplean mercurio en sus operaciones, pueden ser totalmente revertidas con el uso alternativo de tiourea que es un agente lixiviante no–tóxico para la recuperación de oro; por lo tanto, la construcción de una planta de tiourea en Bulo–Bulo deberá ser una prioridad para YPFB con apoyo del Gobierno Departamental de Cochabamba.
Para efectivizar nuestra propuesta sugerimos que el Gobierno Nacional tome las siguientes medidas: (a) Ordenar a YPFB que construya la planta de producción de tiourea como derivado del amoniaco a ser producido en la planta de Bulo-Bulo a partir de Junio 2017; (b) Aprobar fondos financieros para que la UTO de Oruro o la UMSA de La Paz desarrolle el proceso de lixiviación de oro con tiourea, diseñe la planta industrial de tiourea para ubicarla en el Complejo Petroquímico de Bulo-Bulo, Provincia Carrasco de Cochabamba; (c) Ordenar la transferencia de la tecnología desarrollada por la UTO o la UMSA a las cooperativas y empresas mineras de oro del país; y (d) Aprobar un Decreto Supremo que a partir del año 2018 se prohibe la importación e mercurio y cianuro en el país y se obliga a todas las operaciones mineras auríferas del país a utilizar la tiourea como agente lixiviante para recuperar el oro.
Finalmente, el Gobierno Nacional debe comprender que la construcción de las planta de tiourea en el Complejo Petroquímico de Bulo–Bulo de Cochabamba debe ser una realidad a corto plazo, porque es de imperiosa necesidad para salvar vidas humanas en las operaciones mineras de Inti–Raymi y de las cooperativas auríferas del norte del país. Esto es hacer patria!
(*) El Dr. Escalera es Ph.D. en Ingeniería de USA. Fue Investigador Senior de la Sherex Chemical Co, USA, donde obtuvo las Patentes: US PATENT No. 4.337.149 y US PATENT No. 4.325.821. Del 2006 al 2009 fue Gerente de Industrialización de YPFB. Actualmente es Profesor Emérito de la UMSS y Consultor en Procesos Industriales con sede en CBBA.