DOCUMENTALES DE TELESUR SOBRE LA CIA EN ECUADOR SON RECHAZADOS POR OFENDIDOS 



¿QUIERE DESHACERSE LA CIA DE SUS CUADROS Y DE SU GOBIERNO? 



Como en los mejores tiempos de la década de los años 60 y 70, Telesur que es una televisora multiestatal, con sede en Caracas, fundada por el coronel Hugo Chávez Frías, denunció en amplios reportajes, la injerencia de la Agencia Central de Inteligencia -CIA, por sus siglas en inglés- mediante la ejecución de planes desestabilizadores con el uso de agentes ecuatorianos para derrocar al presidente Rafael Correa o impedir su reelección, muy a pesar de las reiteradas declaraciones en las que niega rotundamente que se presentará a elecciones en el año 2017.
Los personajes nombrados en esos documentales que son políticos, periodistas y organizaciones de la sociedad civil, identificados como severos críticos a la acción política y económica del gobierno de la Revolución Ciudadana que preside Correa, rechazaron enérgicamente las inculpaciones y las ridiculizaron al sostener que los documentales de Telesur y del gobiernista Diario El Telégrafo y otros medios oficialistas. son simple propaganda o distraimientos con la que tratan de destruir prestigios legítimos u ocultar la honda crisis económica, social y política por la que atraviesa el Ecuador.
El destacado sociólogo y analista Franklin Rodríguez sostuvo: “Si hay algo que podría preocupar a la CIA, es la caída del gobierno correísta. Nunca antes se golpearon y dividieron tanto a las organizaciones sindicales, de maestros, de estudiantes, de los indígenas. Nunca antes se desarticuló tanto a los movimientos sociales de izquierda, ni se dividió tanto al pueblo. Nunca antes se persiguió tanto a la protesta social, ni a los dirigentes políticos de izquierda. Nunca antes se ha entregado tanto el país a los consorcios y empresas internacionales.
Nunca antes -agregaba- se ha buscado reproducir tanto, los modelos norteamericanos académicos como en este gobierno, ni ganarse la simpatía de los yanquis. Nunca antes se había desencadenado una corriente, tan antisocialista y tan anticomunista en la población ecuatoriana, como la que ha desarrollado este gobierno, al implementar medidas antipopulares, introducir prácticas fascistas y autoritarias, en nombre del socialismo.
La falsa Revolución Ciudadana, ha hecho en estos 10 años, el trabajo sucio anticomunista, que la derecha nunca pudo hacerlo antes. La CIA debe estar muy satisfecha por el trabajo realizado por Correa y su grupo; al menos que ya no los necesiten porque ya hicieron todo el trabajo que tenían que hacer, y ahora quieran deshacerse de ellos
Por su parte, Fundamedios que es una organización no gubernamental, abiertamente crítica al Correato y que semanalmente suele denunciar los “ataques y agresiones” a la prensa y periodistas efectuadas por el presidente Correa o su funcionarios, en un comunicado distribuido a nivel nacional e internacional, afirma que el gobierno ecuatoriano monta una operación a gran escala contra medios digitales para acusarlos de estar al servicio de la CIA, desestabilizar la democracia e intentar un magnicidio. Más adelante afirma que se ha desarrollado una campaña que acusa a periodistas y políticos de oposición ecuatorianos de tener nexos con la CIA para desestabilizar al gobierno del presidente Correa e incluso insinuar la preparación de un magnicidio, fue activada por la cadena Telesur a partir del 6 de junio de 2016 e inmediatamente replicada en los medios estatales y gobiernistas como El Telégrafo, Ecuador TV, Agencia Andes y El Ciudadano. La campaña tuvo dos nuevas entregas el 7 y 8 de junio, y anuncia un total de 5 capítulos. Ha sido seguida por acusaciones públicas de altos funcionarios de gobierno y legisladores oficialistas, así como por descalificaciones en las cuentas oficiales de redes sociales del partido de gobierno y de simpatizantes del presidente Rafael Correa.
El "documental" presentado por Telesur, cadena internacional financiada por los gobiernos del ALBA, realizó un burdo montaje mezclando momentos históricos como la guerra fría con acontecimientos actuales, relaciona personas y personajes históricos que nada tienen que ver entre sí, utiliza documentos obtenidos ilegalmente a través del hackeo de cuentas de correo de periodistas, divulga fotografías obtenidas por seguimientos de inteligencia, posiblemente ilegales, a periodistas, activistas, directivos de organizaciones defensoras de DDHH y ciudadanos.
Sin citar fuentes, se aseveró en las dos entregas que existe una plataforma de medios de comunicación y ONGs que buscan desestabilizar el gobierno con el financiamiento de Estados Unidos y de organismos como la USAID y NED, que a criterio del "reportaje" son lo mismo que la CIA. A pesar de no mostrar fuentes, la cadena sostiene su aseveración con la divulgación de varias fotografías de reuniones privadas y eventos mantenidos por algunos periodistas y políticos de oposición, sin dar explicación alguna de cómo fueron obtenidas.
En esa línea se acusó a los periodistas Juan Carlos Calderón, de la revista Plan V; a Martín Pallares, José Hernández, Roberto Aguilar, al administrador de Crudo Ecuador, Gabriel González, del portal 4 Pelagatos; a la exasambleísta de oposición Martha Roldós, del portal MilHojas; a Fernando Villavicencio del portal Focus Ecuador y al director de Fundamedios, César Ricaurte, como parte de esta supuesta red desestabilizadora.
De Fundamedios se dijo además, que es "una organización que se escuda en la defensa de la libertad de expresión, pero en realidad es un instrumento de las acciones psicológicas de los servicios de inteligencia estadounidense en Ecuador".
En total se ha tratado de involucrar a 34 personas en las supuestas actividades de conspiración, desestabilización y espionaje para un gobierno extranjero.
Estas acusaciones empezaron a replicarse desde la noche del mismo 6 de junio en los medios estatales como diario El Telégrafo, en sus notas tituladas: "La CIA en Ecuador operarí¬a con políticos y periodistas y con fondos de varias ONG" , Polí¬ticos y periodistas aparecen en investigación que revela injerencia de la CIA en Ecuador y "La CIA: ¿nuevas técnicas, la misma estrategia?"
Lo mismo ocurrió con la agencia de noticias Andes, en sus notas tituladas: "Investigación del canal regional TeleSur devela injerencismo de la CIA en Ecuador" y "Denuncian en Ecuador existencia de una 'guerra sucia' por parte de medios de comunicación opositores" y con el medio de gobierno El Ciudadano y su nota: "Telesur alerta de la injerencia de la CIA para desestabilizar a la Revolución Ciudadana (VIDEO)".
Medios para-oficiales, como Ecuadorinmediato, también replicaron las acusaciones bajo el título: Telesur denuncia injerencia de la CIA en Ecuador así como la agencia oficial cubana Prensa Latina, la cual publicó: Canal multinacional Telesur denuncia injerencia de la CIA en Ecuador.
Igualmente, Fundamedios informó que Organizaciones sociales enviaron a finales de mayo pasado reveladores informes sobre la situación de los derechos y libertades en Ecuador al Comité de Derechos Humanos de la ONU, con miras al examen que tendrá lugar en Ginebra, Suiza.
Seis organizaciones y grupos ciudadanos presentarán en el auditorio Julio Tobar Donoso de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Católica, sus informes sobre derechos políticos, libertad de expresión, protesta social, institucionalidad, matrimonio igualitario, pueblos indígenas y derechos de la niñez en el foro "Informes sombra: Una mirada desde la sociedad civil para el Comité de DDHH de la ONU". En el foro intervinieron:


• María Paula Romo, fundadora de Ruptura 25. Derechos políticos y el caso de Ruptura 25.
• Martha Roldós, Plataforma de DDHH y Democracia.
DDHH, democracia e instituciones.
• Diana Maldonado, Observatorio de DDHH colectivos y minorías.
Criminalización de la protesta social.
• César Ricaurte, director de Fundamedios. Libertad de expresión y asociación en Ecuador.
• Pamela Troya, vocera de Matrimonio Civil e Igualitario.
Matrimonio igualitario y familias homoparentales.
• Mario Melo, coordinador del Centro de DDHH de la Universidad Católica.
Pueblos indígenas, niñez y personas de la tercera edad.
El Comité de Derechos Humanos es el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Todos los Estados signatarios del mismo deben presentar al Comité informes periódicos sobre la manera en que implementan el Pacto para garantizar derechos. El Comité recibe además información desde las organizaciones de la sociedad civil, defensores de derechos humanos y ciudadanos.