INDIGNEZ-VOUS! LA HORA DE FRANCIA! 



LA POLÍTICA CIEGA SE INSTALÓ EN FRANCIA 



Galo Gallegos H.
Con sus 93 años y luego de haber ‘bailado con el s. XX’ –“Danse avec le siècle”, su autobiografía- Stéphan Hessel lanzó su llamado, no solo a la juventud de España sino de toda Europa: ¡Indignaos! Desde luego que a lo largo de casi cien años, este ciudadano francés, nacido en Alemania, tuvo muchos motivos para indignarse, pero fue la gran estafa inmobiliaria en España y la política inmisericorde de Rajoy la que le llevó a convocar a los españoles a la indignación y a la toma de calles y plazas. Luego, con otro compañero de siglo, el parisino Edgar Morin –1925-, acordaron que no era suficiente indignarse, era y es necesario ¡Comprometerse! (Engagez-vous !) a fin de detener ‘una política ciega que nos conduce al desastre’.
Hoy Stéphan Hessel no está, pero su indignación retumba en las calles de su entrañable Francia. La política ciega se instaló en el Palais de l'Elysée y desde entonces el desastre se convirtió en una certeza anunciada y hoy, paradójicamente de manos de un presidente ‘socialista’, es una realidad a punto de materializarse. ¡Cómo no indignarse! La reforma laboral que pretende imponer François Hollande significa ignorar siglo y medio de incansable lucha del proletariado francés y del movimiento revolucionario conducido por los partidos socialista y comunista del país galo; pretende eliminar de un plumazo la legislación laboral conquistada por generaciones de trabajadores, sí de un plumazo, apelando al artículo 49.3 de la Constitución que le permite al Presidente pasar por encima del Poder Legislativo.
Pero al poder económico y mediático francés no le está resultando una tarea fácil. La inmensa mayoría de los trabajadores y del estudiantado francés, no solo está indignado, sino que escuchando el llamado Stéphan Hessel y Edgar Morin ha resuelto ¡Comprometerse! Desde hace cuatro meses las organizaciones sindicales y estudiantiles se han tomado las plazas y calles de las ciudades francesas; han puesto en marcha toda una programación de jornadas de protesta que definitivamente alterará todas las actividades –laborales, de transporte, deportivas- del país. "La CGT (Confederación General del Trabajo) no hace las leyes en este país", ha manifestado el primer ministro Manuel Valls en su arrogancia ciega, en tanto François Hollande ha dicho: "No se preocupen, Francia está simplemente siendo Francia". Vaya, por lo menos algo de la historia de su país recuerda este ‘socialista’, claro, si su exclamación se refiere a “La Toma de la Bastilla” y las grandes jornadas libertarias del proletariado francés.
Es la hora de Francia, que se suma a la Grecia, de Portugal, de España. Desde la Plaza de la República, en el corazón de Paris, Nuit Debout, un movimiento que sigue la estela del 15-M español, irradia un nuevo amanecer en Francia.

FRANCIA: LAS HUELGAS CONTRA LA REFORMA LABORAL PONEN EN JAQUE AL GOBIERNO

El gobierno francés reconoció que está utilizando las reservas estratégicas de carburantes para tratar de garantizar el aprovisionamiento frente a las huelgas y bloqueos en refinerías y depósitos petrolíferos contra su reforma laboral, que han agotado los tanques de centenares de estaciones de servicio en todo el país.
El secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies, explicó que se ha extraído el equivalente de tres días de consumo de esas reservas estratégicas, que son de 115 días, pero insistió en que no hay riesgo de agotamiento.
Vidalies, en declaraciones a los medios al término del Consejo de Ministros, se esforzó en señalar que se están utilizando esas reservas “de forma marginal”, al tiempo que reconoció que la situación en las gasolineras había empeorado en la región de París, donde un 40% se habían quedado sin carburante, mientras en el oeste del país ha “mejorado”.
En total, son más de 4.000 las estaciones de servicio en las que se había agotado total o parcialmente la nafta, lo que equivale a un tercio de las estaciones que hay en Francia, informó el funcionario, quien vinculó la situación con el comportamiento de los automovilistas, que realizan compras de combustible por precaución.
El responsable de Transportes insistió en que el problema no es de disponibilidad de carburante, sino de acceso a los depósitos donde está almacenado -en muchos casos bloqueados por piquetes de huelguistas-.
A ese respecto, señaló que las fuerzas del orden han procedido hoy al desbloqueo de 11 complejos petroleros y el vocero del gobierno, Stéphane Le Foll, había indicado anteriormente que esas operaciones van a continuar “con responsabilidad”.
El primer ministro Manuel Valls afirmó hoy ante la prensa que van a continuar las operaciones policiales para levantar los bloqueos, de los que se habían llevado a cabo once hasta esta mañana.
Valls reafirmó su posición de que no se retirará el proyecto de ley de reforma laboral, ni se modificará sus artículos más polémicos, y denunció la actitud de la Confederación General del Trabajo (CGT, que lidera la protesta), “una organización minoritaria que quiere hacer plegar al gobierno”, consignó la agencia de noticias EFE.
“La CGT no dicta la ley en este país”, advirtió el primer ministro, que argumentó que si bien “el derecho de huelga y de manifestación son derechos absolutos, esta radicalización (…) es inaceptable”, como también sus amenazas con paralizar una central nuclear.
Ante las perturbaciones que la escasez de carburante está empezando a causar en varios sectores económicos, y ante el riesgo de que las protestas se extiendan a la electricidad -hay una convocatoria de huelga desde hoy en, al menos, una central nuclear-, las organizaciones patronales reclamaron al gobierno que garantice la libertad de circular y trabajar.
En un comunicado conjunto, seis de esas organizaciones empresariales señalaron que “frente a esta situación, corresponde al Estado velar por el respeto del derecho y tomar las medidas que garanticen el interés general, la libertad de trabajar y de circular libremente”.
Pierre Gattaz, presidente de la principal de todas ellas, el Movimiento de Empresas de Francia (Medef), calificó de “irresponsables” a las centrales que bloquean los centros petroleros para tumbar la ley de la reforma laboral, que a su juicio “no servirá para nada” en su redactado actual.
Más allá del sector petrolero, el paro en los ferrocarriles hoy tuvo un seguimiento inferior al de la semana pasada, con un 10% de huelguistas, frente al 15% el miércoles de la semana pasada, según los datos presentados por la empresa SNCF.
Tras más de tres meses de protestas, mañana habrá una nueva movilización nacional en decenas de ciudades de todo el país, una jornada importante para las centrales sindicales que exigen la retirada de la reforma laboral.
También se han convocado huelgas intersectoriales, entre ellas en el control aéreo, que va a obligar a las compañías que operan en el aeropuerto parisino de Orly a cancelar un 15% de sus vuelos.
La CGT ya ha preparado para la semana próxima una batería de paros indefinidos en los ferrocarriles y en el transporte metropolitano de París, a los que se sumará otro de tres días (el 3, el 4 y el 5 de junio) de los controladores aéreos (en este caso por motivos propios de su convenio colectivo).
El inicio de la Eurocopa de fútbol, el 10 de junio, aparece como una fecha clave, porque según una encuesta publicada hoy, si las protestas tuvieran impacto en ese evento -con consecuencias negativas para la imagen del país-, un 61% de los franceses considerarían responsable al gobierno de Valls. - Telam


LOS PAROS EN FRANCIA PROVOCAN ESCASEZ DE CARBURANTE Y RIESGO DE CORTES ELÉCTRICOS

La escasez de carburante y el riesgo de cortes eléctricos parciales marcan este jueves el inicio de la octava jornada de protestas contra la reforma laboral en Francia, a la que se han sumado la mayoría de las centrales nucleares. El gestor de red de transporte francés RTE ha informado de que la capacidad nuclear del país se ha visto recortada en cuatro gigawatios.
Las acciones de la Confederación General del Trabajo (CGT) en las refinerías, los depósitos petroleros, pero desde anoche también en las centrales nucleares, centraba la atención en este pulso con el Ejecutivo del primer ministro, Manuel Valls, que hasta ahora ha mantenido una posición de firmeza, aunque sin generalizar las acciones policiales contra los bloqueos sindicales.
Según dijo el presidente de la Unión Francesa de Industrias Petroleras (UFIP), Francis Duseux, de las ocho refinerías que hay en Francia, cuatro están totalmente paradas, dos funcionan sólo parcialmente y las otras dos trabajan con normalidad. Duseux, en una entrevista a Radio Classique estimó en alrededor del 30 % las 12.000 gasolineras del país que tenían agotados todos o algunos de sus tanques de carburante, y afirmó que la situación era "mejor" que ayer, cuando se había constatado que eran al menos un tercio.
Sobre el recurso a las reservas estratégicas, confirmado por el Gobierno, recordó que aunque se haya consumido el equivalente a tres días, en esos depósitos hay el equivalente a 115 días, a lo que se suman las propias reservas de las empresa, que suponen un mes suplementario. Es decir, que en total son unos cuatro meses de consumo los que están almacenado, y al mismo tiempo se han incrementado las importaciones de carburante, en particular desde Bélgica y desde el Reino Unido.
En al menos 16 de las 19 centrales nucleares francesas (en las que se produce más del 75% de la electricidad del país) se votó anoche la huelga, aunque la CGT puntualizó que eso no significa que se van a producir reducciones en la carga de generación.
El sindicato que lidera las movilizaciones y que exige la retirada del proyecto de ley para la reforma laboral que se tramita en el Parlamento precisó, en todo caso, que hay tres centrales eléctricas térmicas (las de Cordemais, Gardanne y Porcheville) que sí han suspendido su actividad.
El secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies, admitió en una entrevista a la emisora Europe 1 que en las centrales hay "una disminución de la producción" pero añadió que "felizmente todas las redes están muy interconectadas". "Eso significa que si tuviéramos dificultades de alimentación con nuestros recursos propios, podríamos importar en el exterior", añadió Vidalies, que sobre la cuestión del aprovisionamiento de las gasolineras "globalmente la situación ha mejorado" aunque en la región de París se mantiene "en tensión". En cualquier caso, explicó que estos tres últimos días se han superado todos los récords de consumo, porque los automovilistas están llenando sus depósitos por precaución.
La huelga de dos días en los ferrocarriles, que según la dirección de la compañía SNCF ayer tuvo un seguimiento bajo (un 10,6% de huelguistas, frente al 15% una semana antes), hoy provocaba todavía menos cancelaciones de trenes.
La Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) precisó en un comunicado que de media hoy se estaban suprimiendo el 20 % de los trenes de alta velocidad (TGV), un tercio de los regionales (en París los cercanías funcionaban casi con normalidad) y un 40% de los otros convoyes de largo recorrido.

En cuanto a las líneas internacionales, se estaban cancelando el 40% de los que conectan con España, un tercio de los que van a Italia y un 10% de los que conducen a Suiza. Por su parte, la situación era normal en los Thalys de París a Bélgica, Holanda y Alemania y en los Eurostar, entre la capital francesa y Londres. Ante la huelga de los controladores aéreos, las compañías que operan en el aeropuerto de Orly habían tenido que disminuir en un 15 % su programa de vuelos allí, y podían producirse retrasos en otros aeropuertos.

EMPLEADOS DE LAS CENTRALES NUCLEARES HACEN HUELGA CONTRA LA REFORMA LABORAL

Los trabajadores de 16 de las 19 centrales nucleares de Francia se han sumado a la huelga contra la reforma laboral del Gobierno de François Hollande.
Francia: Empleados de las centrales nucleares hacen huelga contra la reforma laboral RT- Aporrea

Francia empezó a utilizar sus reservas estratégicas de petróleo para hacer frente a la escasez de combustible debido al conflicto social contra la ley laboral, que afecta a refinerías, puertos y transportes.

El bloqueo de refinerías y depósitos de combustible obligó a recurrir a las reservas "desde hace dos días", indicó la Unión Francesa de Industrias Petroleras, un anuncio que podría alimentar la inquietud de la opinión pública y hacer aumentar la presión sobre el gobierno socialista.

Seis de las ocho refinerías francesas están paradas total o parcialmente por movimientos de huelga y varios depósitos de combustible están bloqueados por huelguistas y manifestantes que se oponen a un proyecto de nueva ley laboral.

Según el secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies, 20% de las 12.000 estaciones de servicio francesas tienen "dificultades" de aprovisionamiento.

El conflicto social, que afecta también los transportes y los puertos, podría propagarse además a la producción de electricidad dado que se hizo un llamado a la huelga para el jueves en las centrales nucleares.

El portavoz del gobierno, Stéphane Le Foll, descartó por ahora la idea de requisar a empleados de las refinerías en huelga, medida pedida por varios políticos de la oposición de derecha para evitar la penuria de gasolina.

"El Estado y el gobierno harán lo necesario para liberar un cierto número de refinerías o de reservas para asegurar el aprovisionamiento de los franceses", se limitó a afirmar Le Foll.

La víspera, la intervención de la policía contra huelguistas que bloqueaban una refinería y un depósito de combustible provocó la ira del sindicato CGT, que replicó con un refuerzo de la movilización.

Dos de los principales puertos franceses, Marsella (sur) y Le Havre (norte) se disponían a unirse al movimiento social. En Le Havre, está ya en huelga el personal de las terminales petroleras, por donde transitan 40% de las importaciones francesas.

"Al cabo de cinco o seis días, no habrá más combustible en los aeropuertos parisinos", advirtió el alcalde de la ciudad, Edouard Philippe.

"Mientras el gobierno se niegue a discutir, hay riesgos de que la manifestación se amplíe", advirtió el miércoles el dirigente de la CGT, Philippe Martinez. Una amenaza tanto más preocupante para el gobierno cuanto la Eurocopa se inicia en Francia dentro de poco más de dos semanas.

Según un sondeo publicado el miércoles, 61% de los franceses consideran que el gobierno sería responsable si la Eurocopa fuese perturbada por los movimientos sociales.

Por su parte, la prensa francesa estimaba que la CGT asume grandes riesgos con su posición de enfrentamiento total. "Juegan con fuego porque en este contexto muy tenso, el empantanamiento de un movimiento social puede desembocar en las peores violencias", escribió el diario regional Sud-Ouest.

El gobierno, por su parte, sostiene que el bloqueo es la obra de una "minoría" que "toma como rehén" al país, y no tiene la intención de retirar el proyecto.

El proyecto de nueva ley laboral, contra la cual se realizan manifestaciones y huelgas desde más de dos meses, fue aprobado en primera lectura sin votación de los diputados, dado que el gobierno invocó un artículo de la Constitución que permite adoptar un texto sin debate ni voto parlamentario salvo que haya una moción de censura al gobierno.

Según el gobierno, el proyecto apunta a dar mayor flexibilidad a las empresas para luchar contra el desempleo. El texto da mayores poderes a las empresas en materia de organización del tiempo de trabajo y de despidos.

Sus detractores consideran que aumentará la precariedad laboral y que la primacía dada a la negociación por empresas sobre las negociaciones por ramas profesionales significará que la ley no será la misma para todos los asalariados.

Agencias- TeleSUR

La batalla contra la polémica reforma laboral que impuso el presidente de Francia, François Hollande, arrecia en el país con la suma de uno de los sectores más importantes para la economía de la nación: el eléctrico.

El sector evaluará los puntos neurálgicos de producción y distribución de energía, básicos para el funcionamiento de una nación, por eso, la Confederación General del Trabajo (CGT), principal sindicato de Francia, organiza a partir de este miércoles paros y huelgas en las centrales nucleares, de las que sale el 75 por ciento de la energía eléctrica.

Con la unión del sector eléctrico, se cumple una nueva jornada de huelga que ya sostienen otros campos importantes en la nación: el petrolero y ferrocarril.

Mientras Hollande dice: “no tenemos ninguna intención de parar”, la CGT advierte que llegarán “hasta el final, sin límites”, hasta lograr que la reforma laboral sea retirada.

Este sindicato ha demostrado con sus llamados a protestas que están dispuestos a todo. Con esta nueva convocatoria, los trabajadores de la central nuclear de Nogent-Sur-Seine, al noreste del país, manifestaron estar a favor de una parada total del reactor y otras centrales se disponen a hacer lo mismo, aseguró el líder de la CGT, Philippe Martinez.

Las diversas acciones de protestas que han emprendido los sindicatos ya han ocasionado escasez de combustible en más de 4 mil gasolineras de las 12 mil que existe en el país.

El combustible se vende racionado a un máximo de 20 litros por automóvil y están prohibidas las venta en garrafas para evitar el almacenamiento.

El gobierno en busca de una solución que en vez de perjudicar a los trabajadores los beneficie, ha ordenado aplicar sanciones implacables contra los miles de manifestantes, dijo en días pasados el primer ministro de Francia, Manuel Valls.

El Gobierno asegura que no habrá problemas de escasez y que el país dispone de reservas estratégicas para más de tres meses. Sin embargo, la situación es tan grave que ya ha tenido que disponer de ellas, según dijo el secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies.

Los trabajadores han protestado en las calles con cierre de vías, quemas de cauchos y demás acciones que manifiesten su rechazo a la reforma laboral, y aunque la policía se ha encargado de dispersarlos, cada desbloqueo es seguido de mayores paros y huelgas en el interior de las refinerías.

Medios locales destacan que siete patronales franceses han difundido un comunicado en el que alertan al Gobierno de que la situación es insostenible. Muchas empresas y fábricas trabajan “a muy bajo ritmo y algunas ven incluso amenazada su subsistencia”, dicen. El Estado debe tomar medidas “para garantizar el interés general, la libertad de trabajar y de circular libremente”.

Este miércoles empezó un paro de dos días en los ferrocarriles que va a implicar supresiones de trayectos. La Sociedad Nacional de Ferrocarriles anticipó que estos dos días se suprimirán de media una cuarta parte de los trenes de alta velocidad (TGV), entre un quinto y un tercio de los de cercanías en la región de París, un tercio de los regionales y alrededor del 40 por ciento de los otros convoyes de largo recorrido.

En cuanto a las líneas internacionales, cancelarán el 40 por ciento de los que comunican con España y el 10 por ciento de los que comunican con Suiza.

A estas protestas, se sumarán el jueves los controladores aéreos, lo que con carácter preventivo ha llevado a la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) a obligar a las aerolíneas a reducir un 15 por ciento de sus programas de vuelos en el aeropuerto parisino de Orly.

Según el Gobierno francés desde el inicio del movimiento de protesta ha habido "más de mil detenciones, 60 condenas y 350 policías heridos".

¿Qué medidas plantea la reforma laboral en Francia?

1- 35 horas: la supresión de facto del límite de 35 horas de trabajo semanales así como los despidos por razones económicas.

2- Despidos: Podrán producirse por razones económicas como descenso de pedidos, deterioro de cifra de negocios, cambios tecnológicos o reorganización.

3- Indemnización: la reducción de las indemnizaciones para despedir a trabajadores con más de 20 años de antigüedad y la supresión de los días de baja por fallecimiento de un ser cercano (padres, hijos y pareja), entre otras.

4- Horas extras: Es posible el pago por debajo del acuerdo salarial si la empresa y comité sindical lo aceptan. Podrán pactarse bajadas salariales. Los sindicatos minoritarios convocarán referendos en las empresas contra acuerdos de los mayoritarios.

EN PARÍS SE PRODUCEN VIOLENTOS ENFRENTAMIENTOS ENTRE MANIFESTANTES Y LA POLICÍA.

En París se han producido violentos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía durante la marcha convocada para protestar contra la reforma laboral impulsada por el Gobierno, informa el diario 'Le Figaro'.
Según la información disponible, los enfrentamientos comenzaron luego de que los manifestantes se desviaran de la ruta establecida por las autoridades para la marcha, lo que provocó la respuesta de las fuerzas del orden.
A la huelga general convocada para esta jornada también se ha unido el personal de todas las centrales nucleares del país. Francia cuenta con un total de 19 plantas de energía nuclear y todos sus empleados están dispuestos a salir a las calles, informa la agencia TASS.
Fuentes de la Confederación General del Trabajo francés, citadas por la agencia, señalaron que esta medida no significa que los reactores vayan a dejar de funcionar, aunque podría haber un "ligero descenso en la producción de electricidad".

Sara de Melo Rocha ‏@SaradeMeloRocha
La octava jornada de movilizaciones contra el proyecto de reforma laboral que pretende sacar adelante el Gobierno francés se ha celebrado este jueves en un clima de creciente crispación, que ha degenerado en disturbios en diferentes puntos del país.
El pulso que los principales sindicatos y el Ejecutivo de Manuel Valls libran por la reforma laboral, ha regresado a las calles, al tiempo que ha continuado, un día más, en sectores capitales de la economía francesa como el transporte, los combustibles o el abastecimiento eléctrico.
La escasez amenaza a las gasolineras, de las cuales entre un 20 y un 30% han agotado sus reservas, como consecuencia de que seis de las ocho refinerías del país se hallen total o parcialmente paradas, según la Unión Francesa de Industrias Petroleras (UFIP). Tampoco se libran desde la noche del miércoles las 19 centrales nucleares del país (que generan más del 75 % de la electricidad), cuyos 58 reactores no han sido apagados, pero sí han experimentado una baja de carga, que en la mañana de hoy era de 5.000 megavatios. Mientras, la huelga de controladores aéreos organizada en el marco de las protestas ha acarreado la cancelación de 105 vuelos en el aeropuerto parisino de Orly.

Miembros de la policía antidisturbios cargan contra los manifestantes durante una protesta celebrada en París

En la Plaza de la Nación, la tensión ha sido absoluta; con cientos de agentes antidisturbios bloqueando el acceso a la plaza después de que decenas de encapuchados hayan quemado contenedores y arrojado proyectiles a la policía, que ha respondido con gases lacrimógenos. Según los medios franceses, a las 19.00 habían sido arrestadas al menos 31 personas por participar en los incidentes.

Entre el humo dejado por los gases lacrimógenos y por pequeños incendios, pancartas con lemas como 'Exigimos la democracia' han sido enarboladas por algunos de los sindicalistas presentes como Jean Kister, de la Confederación General del Trabajo (CGT). "Estamos dispuestos a llegar hasta el final. El objetivo de las manifestaciones y las huelgas es la retirada completa del texto, porque es una vuelta al siglo XIX", ha señalado a Efe el sindicalista.
Un mensaje de firmeza similar, aunque de contenido opuesto,ha sido esgrimido por el primer ministro, Manuel Valls, para defender que "no se modificará la filosofía general del texto", y en especial su artículo 2, que establece la primacía de la negociación dentro de la empresa en detrimento de los convenios colectivos.
"TODAS LAS POSIBILIDADES ESTÁN SOBRE LA MESA"
El ministro de Finanzas, Michel Sapin, había abierto la puerta previamente a un replanteamiento del polémico artículo, en una apreciable grieta dentro del Ejecutivo, pero Valls se ha apresurado a cerrar esa posibilidad de forma tajante. Además, el primer ministro se ha mostrado muy crítico hacia la movilización, que ha catalogado de "irresponsable", y ha advertido de que se van a "seguir desbloqueando" las instalaciones petroleras e industriales cuyos accesos han cerrado los piquetes de huelguistas.
"Todas las posibilidades están sobre la mesa", ha alegado Valls en una entrevista con el canal BFM TV cuando se le ha preguntado si podría recurrir a las disposiciones que permiten obligar a volver al trabajo a los huelguistas en caso de fuerza mayor.
El jefe del Gobierno ha reiterado que el proyecto de ley para la reforma laboral se acabará aprobando este verano y no ha descartado volver a utilizar el mecanismo constitucional al que ya recurrió para evitar el voto en la Asamblea Nacional, donde no tenía mayoría por la fractura en su propia formación socialista.


LOS SINDICATOS LLAMAN AL BOICOT A LA EUROCOPA DE FRANCIA
SI HOLLANDE NO RETIRA LA REFORMA LABORAL

Durante las movilizaciones que se han dado hoy en distintas partes de Francia contra la reforma laboral aprobada por el Gobierno francés, desde el sindicato CGT han hecho un llamamiento a boicotear la Eurocopa de Francia si el Gobierno no retira la ley.
"El gobierno tiene el tiempo para decidir, vamos a parar el reloj" ha dicho el líder de la CGT, Philippe Martínez. Ha advertido que de no ser desechada la ley interrumpirán el torneo de la Eurocopa que se librará este verano en Francia. "Vamos a interrumpir la Eurocopa y el gobierno va a ser el único culpable ", ha sentenciado.
Martinez también ha subrayado que el presidente, François Hollande, no dispone de la "mayoría" social para sacar adelante la reforma, si bien el primer ministro, Manuel Valls, ha insistido en que "no se puede bloquear un país" ni poner en riesgo "los intereses económicos de Francia", en alusión a los intentos de los sindicalistas por cortar suministros.
Continúan las protestas en Francia por la Ley de Reforma Laboral. Nantes, Francía. REUTERS/Stephane Mahe

La jornada de movilizaciones contra la reforma laboral ha concluido con incidentes y enfrentamientos en ciudades como París y Burdeos. Los manifestantes han atacado una estación de policía y han roto las ventanas de algunas sucursales bancarias. durante las concentraciones en contra de la reforma laboral en Francia. El sindicato CGT ha tratado de ahogar el suministro de combustible . Desde el sindicato han manifestado que no van a "dar marcha atrás en su lucha contra el Gobierno".

Gasolineras, centrales nucleares e infraestructuras de transporte han funcionado este jueves a medio gas por la nueva movilización, aparentemente menos multitudinaria que las precedentes. Los sindicatos protestan contra la reforma laboral que el Ejecutivo ha sacado adelante, ya que facilita el despido y resta peso a los convenios sectoriales.

La concentración de París ha reunido a menos de 20.000 personas, según el Ministerio del Interior, y a unas 100.000, según los convocantes. Al menos 16 personas han sido detenidas durante esta marcha, que ha concluido con enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, informan medios locales.

Las marchas se han repetido también en otras ciudades como Rennes, Lyon o Burdeos. En esta última ciudad, donde se han concentrado entre 3.000 y 13.000 manifestantes --la
cifra varía en función de la fuente informante-- alrededor de un centenar de personas han atacado una comisaría de Policía.