A PROPÓSITO DEL MONTÚFAR 



AUGUSTOS Y NERONES 



Por: Juan Cuvi
PERIÓDICO OPCIÓN
ECUADORLIBRERED
Más allá de la retórica y la propaganda oficiales, lo que en el fondo se está condenando no es la violencia, sino la rebeldía. Se pretende disciplinar una condición intrínseca, natural , casi biológica de los jóvenes. Porque si en efecto el Régimen quisiera combatir a los tirapiedras como expresión de la violencia social, hace rato debió neutralizar a los tirainsultos esparcidos por toda la administración pública. Esta es una forma aun peor de violencia, porque está institucionalizada y legitimada desde la autoridad.
El disciplinamiento de la sociedad es una de las mayores taras del poder político. Cuando se inserta en la pedagogía, los resultados son aberrantes. Y el mundo ha padecido demasiado la docilidad y la sumisión de los seres humanos. Porque allí, justamente, anida el germen de los totalitarismos.
En 1720 apareció en Aviñón, Francia, la primera edición impresa de la Guía de las Escuelas Cristianas, cuya autoría se atribuye a Juan Bautista de La Salle. El sustrato de la propuesta pedagógica es la disciplina. Castigo, humillación y perdón conforman un entramado de medidas para conservar o restituir el orden, propósito final y supremo de la institución escolar. Inclusive la cárcel es una de las prescripciones para los alumnos rebeldes.
Este modelo pedagógico tuvo una influencia determinante en muchas instituciones educativas del mundo hasta bien entrado el siglo XX. No solamente en las escuelas católicas, sino también en las públicas. Basta recordar de qué manera, hasta hace pocas décadas, se repartía palo y reglazos en la mayoría de escuelas primarias del Ecuador. Y con la venia general.
¿Qué resortes se activaron para que las autoridades políticas y educativas del correísmo sintonizaran con una versión tan retrógrada y anacrónica de la pedagogía? No es difícil suponerlo. Históricamente, el populismo siempre se ha conectado con los imaginarios más complejos y recónditos de la sociedad. Como el autoritarismo. Solamente una comunidad que ha convivido con prácticas abusivas termina entronizando –o al menos consintiendo– a caudillos autoritarios.
Cuando en mayo de 1968 los estudiantes franceses estremecieron las calles de París, las autoridades políticas, conservadoras y todo, entendieron que algo no estaba funcionando bien. Únicamente la derecha más recalcitrante abogó por la represión. Somos demasiado jóvenes para esperar, fue la consigna con que los manifestantes exigieron respuestas. No proscripciones ni confinamiento. Respuestas.


AUGUSTOS Y NERONES
Por: Francisco Garzón Valarezo
PERIÓDICO OPCIÓN

Roma. Año 64. Nerón, el monarca de ese imperio se encuentra deprimido, su inspiración yace moribunda.Se cree un gran artista, poeta, músico, cantante, bailarín y desde hace tiempo las musas lo han abandonado. Para estimular su apagado ingenio manda a incendiar la ciudad.
El pueblo enfurecido,agitado de coraje acude al palacio lanzando gritos de indignación.
- ¿Pueden seres humanos emitir semejantes chillidos? Pregunta el sorprendido emperador.
- Cuando mucho se los asedia, si, le responde un consejero.
Quito, año 2016. Estudiantes secundarios indignados salen a protestar a las calles por razones que creen justas.
El ministro de educación Augusto Espinoza, que por cosas de la vida lleva el nombre del primer déspota romano, a las 13:33 del 16 de febrero publicó un tuiter:
- hay alguna razón para entender la brutalidad de la violencia de "muchachos" del Montufar hoy en Quito?
De seguro que el ministro no tiene a ningún consejero a su lado que le diga si, señor ministro, si hay razones, y varias. El excluirlos de decisiones que les atañen, el des oír sus opiniones, el escupirles la cara al decirles manipulados; el improvisar con su educación, el coartarsus posibilidades de superación;el ignorar sus aptitudes y vocaciones, el ser objeto de la furia y del odio de quienes dirigen el país;el que en su cuenta de tuiter, señor ministro haya personas, de seguro con militones de su gobierno que los tratan de delincuentes;el que la policía se muestre valiente con ellos y seamilane frente a rufianes extranjeros como la guardia de Erdogan; el que falte el trabajo para sus padres;el quela crisis económica y la arbitrariedad los oprima.
Esas y muchas razones más son la causa de las protestas de los muchachos.
Falto de inteligencia para justificar sulocura, Nerón recurrióal pretexto de siempre: “los cristianos tienen la culpa”, y desató una fanática persecución contra ellos acusándolos del incendio.El ministro Augusto también se justifica con la vileza de toda la vida a la que acuden todos los integrantes de la Corte imperial, de la actual y del pasado: el MPD tiene la culpa.
Otro miembro del círculo real, un tal Serrano también dice: “Tenemos información muy clara de que fueron azuzados por el MPD”
No hay otros causantes, es el MPD, ahora Unidad Popular. No es su chifladura, no es su capricho, no es su despotismo, no es su odio, no es su sectarismo, no es su intransigencia, es el MPD.
No existe en la historia gobierno como el actual que haya hecho tantos esfuerzos por manipular y someter por la violencia a la juventud, pero ellos al igual que Nerón,hablan de que los manipuladores y los violentos son del MPD.
La soberbia de estos ignorantes debe ser enfrentada y derrotada por la movilización social, ellos lo saben bien, por eso se esfuerzan en inútil afán por detenerla y desprestigiarla.Por tapar subellaquería ya mismo acusan a Unidad Popular de haber entregado los títulos falsos registrados en el SENESCYT, de haber recortado el presupuesto para la educación, de haber suspendido las jubilaciones de los maestros, de haber despedido a los empleados, de haber rebajado el precio del petróleo, de haber pagado sueldos exagerados en Yachay. Todo se puede esperar de estos césares.
Apoyamos la lucha de los estudiantes, el sistema político no les ha dejado otro camino.

“MIRA QUE ERES CANALLA”

por Guido Proaño A. | EcuadorLibreRed
Entre los abogados existe un axioma jurídico: a confesión de parte, relevo de pruebas; en términos menos académicos eso equivale a decir “el pez muere por su propia boca”.
El ex rector del colegio Montúfar, Segundo Viveros, puede escoger la máxima que más entienda para darse cuenta que con su comunicación del pasado 15 de febrero se “colgó”.
Como testimonio para la historia emitió un “mensaje a sus Compañeros” (la mayúscula la pone él), y lo hace en la condición de “rector y coordinador de la Red de Maestros”, es decir, exponiendo el pensamiento del ministerio y el Gobierno que la engendró. La carta inicia así: “Cuando nos posicionamos como Coordinadores Zonales juramos defender los derechos de los docentes y garantizar la Calidad Educativa” (nuevamente las mayúsculas son de él) y líneas abajo reivindica haber “puesto a disposición del Distrito, a 14 docentes del M.P.D. corruptos y sinvergüenzas con notas inferiores a 600 puntos en la Evaluación Docente y con una nota de 3.18 según la Auditoría Educativa de la Institución”. La comunicación de Viveros contiene tantas faltas en su redacción que seguramente no aprobó las pruebas de Gramática, y si lo hizo seguro fue gracias a su “militancia revolucionaria”.
Estudiantes y padres de familia aseguran que los docentes separados del plantel tienen las más altas calificaciones y por ello se han ganado el aprecio y respeto. Viveros deberá demostrar que son “corruptos y sinvergüenzas”, podría ser llamado a brindar testimonio judicial y hasta enjuiciado por calumnia, pero seguramente se siente amparado por un aparto de justicia que responde al Gobierno. Al poner en primer lugar que se trata de militantes del MPD, implícitamente reconoce que se trata de una medida política. Conclusión a la que también llega el presidente del consejo estudiantil del colegio Montúfar, Gonzalo Criollo. “Me atrevo a decir que es una persecución política simplemente porque los docentes no son afines al Gobierno….” dijo Criollo al diario La Hora. No faltará quien asegure que el dirigente estudiantil también es del MPD, pero entre sus compañeros se conoce que tenía nexos con el Gobierno; inclusive el ministro de Educación, Augusto Espinosa, dijo en Ecuavisa que durante dos años ha venido conversando con él sobre temas educativos. Quién más, entonces, que el dirigente estudiantil para entender las motivaciones del Ministerio de Educación al separar así a esos docentes.
“La revolución la hacemos peleando con ideas innovadoras de cambio buscando mejorar el sistema educativo” dice Viveros en su carta, y no puede haber idea más innovadora que soldar la puerta principal del colegio para evitar que los estudiantes salgan a protestar. Esa es la visión carcelaria implementada desde el Ministerio de Educación en los distintos establecimientos, está a la par con la ubicación de cámaras de vigilancia interna y externa en los colegios, supuestamente para control del micro tráfico de drogas, pero utilizadas también para identificar a los estudiantes cuando realizan manifestaciones de protesta. Para qué hacer mención a la serie de medidas, reglamentos, instrucciones emitidas todo el tiempo desde el escritorio del ministro Espinosa, desde las direcciones provinciales de educación y los distritos que buscan reprimir la acción de docentes y estudiantes.
La juventud ecuatoriana una vez más ha sido ofendida, brutalmente ofendida. No tiene derecho a protestar porque inmediatamente es reprimida con una violencia digna de los gladiadores que se jugaban la vida y buscaban el aprecio de sus amos. No solo (ese solo entre comillas) son los 26 estudiantes del Montúfar detenidos en estos días y las decenas de maltratados y heridos. ¿Cuántos estudiantes secundarios han sido encarcelados, heridos, golpeados, torturados, separados de sus colegios en estos tres últimos años por salir a protestar? La lista supera los 400 jóvenes. Un récord para el régimen, tanto que le gusta reivindicar los primeros lugares en todo. ¿Recuerdan a los estudiantes del Central Técnico? ¿Y que hay con los del Mejía que también fueron juzgados y encarcelados por rebelión? ¿Y los del mismo Montúfar reprimidos meses atrás? A esos jóvenes valientes que hacen escuchar su voz el presiente Correa los califica de cobardes, como lo dijo en la sabatina del l 20 de febrero.
Los estudiantes son manipulados, dice el ministro con una simpleza asombrosa. No se confunda simpleza como equivalente a sencillez. El diccionario define a la simpleza como falta de inteligencia y rapidez mental; sinónimo de bobería, necedad, mentecatez. Es una necedad –y maldad a la vez- decir que los estudiantes no tienen capacidad de pensar, de discernir, de tomar decisiones por sus propias capacidades.
Cuando se escuchan cosas como esas inevitablemente viene a la mente la canción de Luis Eduardo Aute: Mira que eres canalla.

FLEXIBILIZACIÓN A LA CARTA.
Vladimir Andocilla
PERIÓDICO OPCIÓN
El pasado 06 de febrero del presente año, en el Enlace Ciudadano No. 461 el presidente Rafael Correa anunció cinco propuestas sobre las que trabaja el Gobierno en materia laboral.
El paquete de propuestas tiene como eje el flexibilizar las relaciones entre empleador y empleado, permitiendo de esta manera reducir la jornada laboral y pactar un salario por ello (contrato por horas); rebajar o no pagar sueldo a los jóvenes pasantes, recobrar el contrato a plazo fijo para casos como la construcción, y la creación de un seguro para el desempleo.
Esta propuesta gubernamental tiene como objeto reactivar el empleo, beneficiando al capital, flexibilizando las relaciones laborales y precarizando las condiciones de trabajo, principalmente para la nueva y joven fuerza de trabajo.
La merma del trabajo convencional es un mecanismo utilizado en varios países para beneficiar a los empresarios en época de crisis y atraer una parte de la mano de obra que ha sido expulsada de sus puestos de trabajo. Estas reformas rompen con las relaciones colectivas de trabajo, y apuntan a desregularizar el mercado laboral, permitiendo que la lógica mercantil invada varias esferas de la sociedad, pues se impulsará los acuerdos contractuales que fijen salario por horas de trabajo, aumentando así la jornada laboral a pretexto de mejorar sueldos, permitiendo un crecimiento de la tasa de ganancia en detrimento de un mayor desgaste del obrero.
El interés del gobierno por empujar estas medidas, que van en contracorriente de la política laboral establecida en la Constitución, se debe al incremento sustancial del desempleo, que en diciembre de 2015, según el INEC, bordeó el 4,77% de la Población Económicamente Activa del país (7.498.528 personas); así como el crecimiento del subempleo que para la misma fecha afectaba a 1.050.646 personas y el empleo inadecuado que afecta a 3.605.912.
El proyecto anunciado por el presidente Correa afirma la competitividad, como instrumento para sustituir los valores de la solidaridad entre los obreros, pues se dará una carrera por alcanzar trabajo a pesar de la reducción de los derechos y los salarios. Los jóvenes reemplazarán a trabajadores con mayor experiencia, pues a pretexto de pasantías podrán ganar menos o no recibir ingresos.
Con esta medida, el gobierno intenta enfrentar la crisis como tradicionalmente se lo ha hecho, es decir descargando el peso en los sectores desposeídos