LOS PROCESOS ELECTORALES TURBIOS EN EL ECUADOR 



NO EXISTE TRANSPARENCIA EN PROCESOS ELECTORALES 



Diego C. Delgado Jara
Ex candidato a la Presidencia de la República por el Partido Socialista Revolucionario
Analista político
Académico

Si alguien tenía alguna duda sobre la transparencia de los procesos electorales en el Ecuador, ahora no tiene la menor posibilidad de sospecha ante las evidencias y documentos.

Se acaba de presentar una muy grave denuncia, documentada por lo demás, del Partido Sociedad Patriótica y de sus dirigentes, que advierten lo entregarán en la OEA, la ONU, la UNASUR, y hasta en la propia Fiscalía del Ecuador.

Resulta que los miembros de esta organización política, revisando los padrones e información del proceso electoral de febrero del 2014, para designar autoridades seccionales de todo el país, descubren que en dicho proceso (con una revisión parcial) ya aparecen más de ONCE MIL ANCIANOS MAYORES DE CIEN AÑOS CADA UNO, que han sufragado en dichas elecciones. Pero ello no es todo.

Acontece que entre los más de 11 mil longevos ya detectados, aparece votando una mujer nacida en el Azuay el 2 de septiembre del año 1843, esto es dos años antes de la caída del general Juan José Flores, de la Convención de 1845, y la designación de presidente de Ramón Roca. Resulta que esta sufragante nació al año siguiente del viejo luchador Eloy Alfaro (quien nació el 25 de junio de 1842), y que cuando sufragó en el 2014, disponía de 171 años. Se supone que ahora tendría 173 años. Su certificado de votación corresponde al número 010-0040. Pero existen más novedades con esta denuncia.

En el mismo proceso de febrero del 2014 aparece votando un manabita nacido el 15 de julio de 1853 y quien sufragó en su tierra natal. Su certificado de votación, siempre según los denunciantes, es el número 003-0025. Esta información consta en diario Expreso, del martes 16 de febrero del 2016, página 3, y la denuncia la formula Sociedad Patriótica. Se puede advertir que, al tenor de lo comentado, nuestro país es la tierra privilegiada de los auténticos descendientes del famoso personaje bíblico Matusalén. ¡Territorio de matusalenes!

EL PROCESO ELECTORAL QUE MANEJÓ DIGITAL TEAM

El 26 de abril del 2009 se llevaron a cabo las elecciones presidenciales y de la Asamblea Nacional, pero los resultados electorales no se emitieron por ninguna parte durante muchos días. Toda la información controlaba el conjunto de las llamadas JUNTAS INTERMEDIAS. Nadie más disponía de las actas electorales. El único referente previo de los resultados era la gritería del candidato Correa que exclamaba en solitario, desde una tarima, al cierre del proceso: “Ganamos”, “Ganamos”. Era, sin la menor duda, una burda maniobra para proyectar un resultado todavía incierto.

Luego de muchos días de espera, el viernes 8 de mayo del 2009, por investigación y presencia en el local antiguo del Supermercado Santa Isabel, en Guayaquil, de los candidatos a asambleístas Cinthia Viteri y Enrique Herrería, descubrieron que existía un centro paralelo y clandestino de supuesto conteo de los resultados, donde según la prensa participaba la empresa Digital Team, la que tenía 221 cabinas con computador y con digitador en cada una de ellas. ¿Qué hacía en Guayaquil este centro clandestino de conteo si el Consejo Nacional Electoral funcionaba en Quito? Una muy amplia información consta en todos los diarios del país, del sábado 9, domingo 10, y subsiguientes, de mayo del 2009.

Estos hechos, jamás antes producidos en el país, llevaron al convencimiento que no fue el pueblo el que eligió, y ni siquiera se tomó en cuenta su voluntad, sino las Juntas Intermedias y las computadoras de Digital Team coordinadas desde las alturas del poder. El canal Teleamazonas fue sancionado por haber pasado en directo el centro paralelo y clandestino de votación con las 221 computadoras y digitadores de Digital Team. ¡Entonces fui candidato a la Presidencia y jamás vi una sola acta, ni una copia de copia de las decenas de miles de actas de las Juntas Electorales que habían en el país!

Diario El Comercio, edición del sábado 9 de mayo del 2009, en su página 3, primera columna, da el siguiente testimonio de lo que sucedía, e intento confuso de explicar lo que acontecía: “Fausto Camacho, vocal del CNE, ya estaba en el centro de contingencia cuando llegaron los denunciantes. En medio de los gritos de “fraude” dijo que en ese momento Digital Team procesaba 500 mil imágenes para medir el funcionamiento de los sistemas de reconocimiento inteligente de caracteres de las actas. (ICR).”

De inmediato, mientras muchos ecuatorianos mirábamos sorprendidos semejante “sorpresa”, se apagaron las pantallas de los computadores, y los digitadores salieron silenciosos del antiguo local del Supermercado Santa Isabel, ubicado en La Garzota, en la avenida Agustín Freile Potes, de Guayaquil,“por orden superior”.
LA METIDA DE MANO EN LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

El presidente Correa pidió en enero del 2011, pocas semanas después del 30-S, que le dejen meter la mano en la Administración de Justicia, y parece que entraron los dos brazos. Cabe destacar como se descubrió luego que, en ese proceso electoral estaban en los padrones o votaron 1´229.330 electores fantasmas o adicionales como lo calificó la prensa del país.

El padrón electoral para la consulta del 7 de mayo del 2011 tenía 10´952.164 votantes inscritos o personas en capacidad de sufragar. No obstante, el 15 de septiembre del 2011 se publicaron los resultados del censo ciudadano del domingo 28 de noviembre del 2010, y en base a estos datos recién publicados recién se descubre que el número total de ecuatorianos mayores de 16 años en mayo del 2011 llegaban a 9´722.834 personas, dando una inexplicable diferencia de 1´229.330 electores fantasmas, con cuyos resultados se llevaron la Administración de Justicia del país. Era la misma consulta, para encubrir, en que se abordaba sobre las corridas de toros y peleas de gallos. La publicación de todos los datos, de los del censo, así como de los padrones, está publicado en diario Expreso, el jueves 15 de septiembre del 2011, página 2, primera sección.

En Manabí aparecieron 182.385 votantes adicionales. 160.188 más en Guayas. 120.303 en Pichincha. 96.165 en Azuay. 81.174 en Chimborazo. 62.771 en Cañar. 62.385 en Los Ríos. 52.169 en Tungurahua. 56.609 más en Loja. 55. 368 en Imbabura. 53.173 en Cotopaxi. 52.095 en El Oro. 43.227 adicionales en Santo Domingo de los Tsáchilas, y así en todas las 24 provincias del Ecuador. Me remito a las fuentes.

LA TOMA DE LA MAYORÍA ABSOLUTA DEL ÓRGANO LEGISLATIVO

¿Cómo queda en indefensión total un país? Cuando se toma una sola persona, o trinca, o argolla, todas las funciones del Estado y se impone una dictadura a rajatabla. Nadie puede reclamar porque va preso. Las leyes son punitivas y represivas al máximo, y hasta brutales. ¡No queda una sola institución para la protección de los derechos de los ciudadanos!

El 6 de abril de 1924 con un fraude electoral escandaloso Benito Mussolini se tomó el parlamento de Italia, destruyó todas las instituciones e hizo lo que le dio la gana en dicho país. Nunca pudieron sacarlo del poder. Lo fusilaron los partisanos solo cuando huía al final de la II Guerra Mundial, ante el avance de las tropas aliadas. Adolfo Hitler hizo su propio colosal fraude y se llevó la mayoría absoluta del órgano legislativo de Alemania el 5 de marzo de 1933, e instauró un régimen de terror. Nunca más necesitó convocar a elecciones. Con el control de los medios de comunicación y los métodos de Joseph Goebbels convenció a muchos con la mentira escandalosa y reiterada que había ganado en forma abrumadora. Quienes reclamaban iban directo a los campos de concentración.

El órgano legislativo, en uno y otro país, se convirtió en la encarnación de la represión y de los tributos incontables para esquilmar a una población acorralada y enjaulada. El tejido social y organizaciones populares fueron destruidas y le sometieron, con leyes que se expedían sin oposición, hasta a la Wehrmacht o ejército alemán para que reprima ferozmente a su propio pueblo. Dictaban las leyes más abusivas, y “hacían cumplir las leyes”.

En las elecciones del año 2007 para la Asamblea Nacional Constituyente de Montecristi, en la cima de su fama, Alianza País obtuvo 80 representantes. Ganaron figuras reconocidas como Alberto Acosta, Cesar Rodríguez, Fernando Vega, Gustavo Darquea, entre otros. Con amplia trayectoria cada uno de ellos.

No obstante, en las elecciones del 17 de febrero del 2013, luego de un enorme desgaste político y de importantes deserciones de un proyecto cada vez más represivo, dicen que “ganaron” Rafael Correa y CIEN ASAMBLEÍSTAS. ¡Veinte más que los elegidos para Montecristi y con candidatos de menor relieve! ¿Dónde está la explicación? ¡En las Juntas Intermedias y en el sistema electrónico sin control de nadie y de ningún partido ni movimiento político del país! ¿Se acuerdan que incluso trajeron un famoso hacker para que ayude a constatar que nadie hallaría novedades? ¿Recuerdan que para ese proceso trajeron los equipos de la República Dominicana con los que se denunció un fraude descarado en dicho país caribeño? ¿Habían estos métodos electorales de la nueva partidocracia en días de la vieja partidocracia? ¡Ahora todo lo controla un solo partido, y todos en la línea del fürher criollo!

El pueblo jamás festejó ese triunfo. Los ciudadanos entristecidos se miraban sorprendidos. Y al igual que en marzo de 1933 la propaganda intensiva decía quienes en forma supuesta habían “ganado”. En provincias de notoria oposición mayoritaria, caso del Azuay y otras, dijeron que habían sido elegidos –en forma más que sospechosa- el ciento por ciento de los candidatos de Alianza País. Con esa mayoría dudosa, pero dócil y subordinada al máximo, hacen lo que les da la gana con la República. Existen cuerpos legales que son elaborados por abogados extranjeros, como lo evidencia diario El Comercio el domingo 6 de julio del 2014, página 4. Consta hasta el monto de USD 487.583 dólares que les abonan por dos proyectos. Los legisladores solo aprueban las leyes elaboradas fuera aplastando una vez el botón, porque así lo regularon en el Art. 61, inciso sexto, de la Ley Orgánica de la Función Legislativa, LOFL, publicada en el suplemento del Registro Oficial 642, del lunes 27 de julio del 2009. ¡Una moción, una ley! ¡Mientras menos saben los aplastabotones, más dóciles resultan!

Es mi idea, mi suposición, mi convencimiento, mi opinión, que la puedo fundamentar en forma muy amplia, que el 17 de febrero del 2013 fue para el Ecuador lo que el 6 de abril de 1924 para Italia y el 5 de marzo de 1933 para Alemania, en cuanto al proceso de tomarse el órgano legislativo y dejar en la indefensión más absoluta a la población.

¿Quiénes votan por el oficialismo? ¿Los indígenas y campesinos acosados, enjuiciados, atacados y difamados? ¿Los estudiantes que por cientos de miles quedaron fuera de las universidades, así como sus padres? ¿Los profesores primarios y secundarios con 40 horas de encierro y bullying laboral permanente? ¿Los miembros de las organizaciones populares? ¿Los profesores universitarios que en mayoría están fuera de sus casas de estudio? ¿Los ambientalistas que defienden el Yasuní? ¿Los trabajadores que perdieron sus derechos laborales, la contratación colectiva, la estabilidad, así como los servidores públicos que también carecen de estabilidad y los despiden por decenas de miles como denuncian sus dirigentes? ¿Los incontables desocupados y despedidos en todos los rincones del país? ¿Los médicos, abogados, y demás profesionales? ¿Los ciudadanos que sienten el peso abrumador de una crisis que se agrava con créditos externos frenéticamente adquiridos? ¿La ciudadanía que, en forma supuesta, “agradece” la lluvia imparable de impuestos y tributos producto de una política desalmada determinada por oscuros organismos multilaterales? ¡Que nadie diga que todos nos callamos!