DECLARACIÓN POLÍTICA DE QUITO: COMPROMISO CON LA PAZ Y LA UNIDAD DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE 



CONCERTACIÓN POLÍTICA E INTEGRACIÓN REGIONAL 



La IV Cumbre de la Celac adoptó un texto final que busca fórmulas para consolidar el proceso integracionista en la región y preservar a América Latina y el Caribe como una Zona de Paz
Angélica Paredes López | Gramma Internacional.
-----

Con la mirada puesta en la concertación política y la integración regional, la Declaración Política de Quito constituye uno de los documentos fundamentales adoptados en la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

En medio de un complejo escenario, donde América Latina y el Caribe siguen apostando por la unidad en medio de la diversidad, el documento aprobado recoge la mayoría de los temas de interés para los países de la región y ratifica la necesidad de consolidar nuestras posiciones co¬munes y avanzar hacia la integración, basada en profundas raíces históricas.
El texto, conformado por 81 párrafos, confirma la voluntad de fortalecer a la Celac como el mecanismo de concertación política regional sobre la base de los principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional.
Uno de sus postulados más significativos es que ratifica el compromiso regional con la pro-clama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, suscrita en La Habana por los mandatarios de los países de la región, el 29 de enero del 2014, durante la II Cumbre.
Sobre esa base, el documento condena todos los intentos de quebrantar la soberanía, la independencia política y la integridad territorial de los estados de la Celac, la imposición de medidas coercitivas unilaterales, la trata de personas y todas las formas de delitos cibernéticos.
En ese contexto, la Declaración Política de Quito reitera el más profundo rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos contra Cuba desde hace más de cinco décadas.
De manera explícita, demanda que se le pon¬ga fin a esa política, a la vez que insta al Pre¬si-dente de los Estados Unidos a que utilice sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo.
Fue de particular importancia que por primera vez una Cumbre de la Celac se refiera en su Declaración Política a la devolución a Cuba del territorio que ocupa la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo, asunto que es un elemento relevante dentro del proceso de normalización de las relaciones entre ambos países.
Con respecto a la cuestión de la migración, el texto adoptado en Quito, insta a los países receptores de migrantes a poner fin a las políticas que dan tratamiento selectivo a estas personas sobre la base de su país de origen.
En cuanto a este tema específico, también por primera vez, la Celac adoptó una Declaración Especial que insta a aquellos países que aplican políticas selectivas hacia los migrantes, como la denominada política de pies secos-pies mojados, a ponerles fin debido a las dificultades que generan para las naciones de la región.
El contenido de la Declaración Política de Quito es amplio y diverso, pero ante todo, centra su atención en los temas más urgentes y necesarios para una región que sigue siendo la más desi¬gual del planeta.
Derechos humanos, democracia, paz y seguridad, medidas coercitivas, desarrollo sostenible, cambio climático, medio ambiente, trabajo, cooperación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con un llamado a su uso estrictamente pacífico, figuran entre los temas contenidos en el documento aprobado tras intensas jornadas de deliberaciones entre los coordinadores nacionales y expertos.
Otros medulares asuntos como el financiamiento para el desarrollo, la cultura, drogas, hábitat, la reforma de las Naciones Unidas, la relación del mecanismo con los socios extrarregionales, la participación en foros internacionales y la descolonización, incluido el reconocimiento de Puerto Rico como una nación latinoamericana y caribeña, están recogidos en un sustancioso texto que expresa plena conciencia acerca de los desafíos que tiene ante sí la Celac, en medio del contexto geopolítico regional y la situación internacional.
La Declaración Política de Quito expresa la necesidad ineludible de la Comunidad de Es-tados Latinoamericanos y Caribeños de actuar unidos y cohesionados, para consolidar su proceso integracionista, enfrentar los efectos de la crisis económica internacional y preservar a América Latina y el Caribe como una Zona de Paz, que no se traduce solamente en la ausencia de la guerra, sino en una real presencia de justicia, de dignidad y de oportunidades para todos.
En la Ciudad Mitad del Mundo, otra vez representantes de las 33 naciones independientes de la región fijaron posiciones para articular una estrategia conjunta que propicie una verdadera concertación política, más allá de las diferencias y realidades de cada uno de los países.
Sin dudas, el documento aprobado en la capital ecuatoriana es expresión de la voluntad política de los Gobiernos de respetar la igualdad soberana de los Estados, el derecho a la autodeterminación, la integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos de cada país.
Cuba, en la voz de su Presidente Raúl Castro, dejó claro en la Cumbre fundacional en Caracas, en el 2011, que “la Comunidad de Estados La¬ti¬noamericanos y Caribeños es nuestra obra más preciada. Simbólicamente, consolida el concepto de una región unida y soberana, comprometida con un destino común. En términos estratégicos, nos brinda el instrumento político requerido para aunar voluntades, respetar la diversidad, resolver diferencias, cooperar por el bien de nuestros pueblos y solidarizarnos los unos con los otros. Su éxito dependerá del carácter y la sabiduría de sus miembros, que somos las 33 naciones independientes situadas entre el Río Bravo y la Pa¬ta¬gonia”.
La Declaración Política de Quito, adoptada el pasado 27 de enero durante la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Ca¬ribeños, es un documento comprometido con la creación de un futuro común, sin injerencias externas, que subraya el valor de la Celac como espacio de diálogo, concertación y defensa de la soberanía.
El camino está trazado, confiemos en la sabiduría de quienes rigen los destinos de nuestros pueblos de América Latina y el Caribe.
LOS PRESIDENTES Y JEFES DE ESTADO DE LA COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS (CELAC) SUSCRIBIERON LA “DECLARATORIA DE QUITO” QUE CONTIENE 20 PUNTOS ESTRATÉGICOS A SEGUIR POR EL BLOQUE DURANTE 2016.
Estos son los puntos acordados:
– Declaración para la seguridad alimentaria 2016
– Declaración especial sobre centenario poeta Rubén Darío
– Declaración para la devolución a la República de Cuba el territorio que usa EE.UU. en Guantánamo
– Declaración de la necesidad de poner fin bloqueo de EE.UU. contra Cuba
– Declaración sobre las Islas Malvinas
– Declaración sobre situación de Paraguay como Estado sin litoral
– Declaración sobre el apoyo a la lucha del terrorismo en todas formas y manifestaciones
– Declaración para la recuperación de bienes culturales
– Declaración de protección de migrantes de en América Latina y el Caribe
– Declaración sobre turismo sostenible
– Declaración sobre transparencia y lucha contra corrupción
– Declaración restructuración de la deuda soberana
– Declaración sobre océanos y mares
– Declaración desarrollo energético
– Declaración de Celac para apoyo a proceso paz en Colombia
– Declaración sobre marco indicativo a prioridades
– Declaración sobre 20 años de apertura de firma de prohibición completa de ensayos nucleares
– Declaración de países de renta media y altamente endeudados
– Declaración de financiamiento para el desarrollo
– Declaración sobre la banca corresponsal
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, añadió que aún los equipos negociadores estaban trabajando en un último punto en respaldo a Barbados que en las últimas semanas fue calificado por la Unión Europea como ‘paraíso fiscal’.
Luego, Correa hizo el traspaso oficial de la presidencia Pro Témpore de la Celac al mandatario de República Dominicana, Danilo Medina, quien hizo un llamado a la región para que el bloque se convierta en un espacio de diálogo y debate de los temas más importantes para nuestros países.

MANIFIESTO DEL FORO DE LOS PUEBLOS: CELAC 2016

Muy a pesar de las declaraciones oficiales, el Foro de los Pueblos celebrado en Quito, previo a la IV Cumbre de la Celac, sólo contó con una delegación de Venezuela. El resto de los asistentes fue de organizaciones ecuatorianas y reducidos grupos afines a Alianza PAIS, el Movimiento político que lidera el presidente Correa de Ecuador. Sin embargo, de manera oficial se informó:

“Las organizaciones sociales y populares, frentes políticos y ciudadanos del Ecuador, América Latina y el Caribe asistentes al FORO DE LOS PUEBLOS: CELAC 2016, EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA, SOBERANIA Y LA PAZ celebrado en Quito, del 26 de enero del 2016, considerando que:

La CELAC es la expresión de la decisión soberana de los Pueblos de América Latina y el Caribe y que es en ese marco donde se debe seguir construyendo y consolidando los procesos de integración económica para la erradicación del neoliberalismo y de sus consecuencias, garantizando la soberanía e inclusión con identidad.

La gestión de Rafael Correa Delgado, Presidente Pro tempore de la CELAC 2015, ejercicio sin interferencia extranjera y basado en el derecho de autodeterminación, contribuyó en el cumplimiento de los siguientes objetivos: Reducción de la pobreza extrema; nueva arquitectura financiera internacional; desarrollo de la ciencia y tecnología; desarrollo de la infraestructura vial, productiva y energética, soberanía, dignidad y paz; planteados como ejes estratégicos para elevar el nivel de vida de sus pueblos.

Los pueblos organizados y rebeldes somos los llamados a generar la transformación social para erradicar la inequidad, la exclusión, la violencia, la discriminación en todas sus formas.

Los conocimientos de los pueblos y nacionalidades ancestrales son soberanos y valiosos por lo que es condenable su despojo, uso inadecuado y apropiación ilegal por parte de empresas transnacionales; así como también es condenable el acaparamiento de las tierras.

La inequidad y violencia, que son estructurales, deben ser erradicadas en todas sus formas, sobre todo las que son dirigidas a la mujer.

El cambio de la matriz productiva de nuestro país debe significar el fortalecimiento de los sistemas de economía comunitaria y popular, la tierra, en la pesca, manglares, turismo comunitario, trabajo autónomo, entre otros y, que este proceso debe ser sostenido y emulado por los países de la CELAC,

Es imperativo que la región Latinoamericana, donde se expresa la mayor inequidad del mundo, redefina las relaciones con las transnacionales, regulándolas desde contenidos constitucionales y del derecho internacional eliminando así el sometimiento derivado de los arbitrajes internacionales perversos e injustos.

América Latina es un territorio de paz y la paz es nuestra identidad, en esa perspectiva debe aceptarse el diálogo como el mecanismo para superar todos los conflictos, respetando la soberanía y la libre determinación de los pueblos.

El armamentismo es oprobioso y que la presencia de bases militares extranjeras atenta contra la democracia, la soberanía y la libre determinación de nuestros países, y que el chantaje nuclear supone en sí mismo una amenaza contra la vida, así como la exacerbación de las guerras generadas por los intereses de las multinacionales armamentistas.

Hacemos público el siguiente manifiesto mediante el cual exigimos:

1. El cese definitivo del bloqueo de EEUU a Cuba y la extinción de las leyes injerencistas estadounidenses contra el pueblo cubano.

2. El cese de la agresión mediática y la coerción económica contra los proyectos políticos progresistas en América Latina y el Caribe.

3. El cese inmediato de las acciones pro imperialistas y antipatrióticas de la derecha venezolana que impulsa el detrimento de las políticas sociales logradas por los pueblos, con la intención de provocar una guerra fratricida que justifique una intervención externa.

4. La solución pacífica con justicia, ante el conflicto armado en Colombia, proceso sostenido y garantizado por la hermana república de CUBA.

5. Las investigaciones integrales ante la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, y de miles de ciudadanos mexicanos desaparecidos, exigimos que los autores deben ser procesados y juzgados.

6. La suspensión de la campaña de desprestigio contra la gestión y aciertos del gobierno de Cristina Fernández en Argentina, con los que se justifican los despidos y desmantelamiento de las políticas sociales en ese país y la persecución a los ciudadanos que han recogido el sentir popular de los sectores afectados, demandamos el cese de la censura a los medios públicos como el caso del comunicador Víctor Hugo Morales y la libertad de la legisladora Milagro Sala.

7. Respeten la voluntad del pueblo de Haití e su afán de una transición política participativa y consensuada interna y se pongan fin a toda injerencia, incluido el retiro de las tropas en Haití y el fin de la MINUSTAH.

8. Que los gobiernos y sectores políticos respondan a las demandas históricas de las organizaciones populares, sociales y de los pueblos de Latinoamérica, para que fortalecidos en nuestros procesos organizativos, sigamos siendo el sujeto y actor de todas las transformaciones.

9. El respeto y garantías absolutas a nuestra historia, a los referentes de nuestros procesos libertarios y a nuestra determinación de levantar con firmeza la voz de la dignidad, unidad y la hermandad entre todas las organizaciones sociales y pueblos unidos por la interlocución política permanente.

10. Frente a la crisis internacional del capitalismo, los gobiernos de izquierda y progresistas junto a las organizaciones populares, movimientos sociales, comunidades, pueblos nacionalidades, de manera unitaria, defendamos, sostengamos y profundicemos los procesos sociales económicos y político de cada uno de nuestros países.

Los pueblos de la CELAC reafirmamos nuestro compromiso de seguir firmes construyendo la patria que soñaron nuestros libertadores, defendiendo la soberanía, la democracia, la autodeterminación y la dignidad como único camino para vivir en una región de paz.

Quito, 26 de enero de 2016.

SUSCRIBEN EL MANIFIESTO
ORGANIZACIONES
PAIS
CLOC, Capitulo Ecuador
Ecuador
Irma Domínguez
JPSUV juventud Partido Socialista Unido de Venezuela
Venezuela
Guillermo Subero
ALBA Articulación de los Pueblos, Capitulo Ecuador
Ecuador
Milton Chamorro
CUT Central Unitaria de Trabajadores del Ecuador
Ecuador
Oswaldo Chica
FEI Federación Ecuatoriana de Indios
Ecuador
José Agualsaca
FENOCIN Federación Ecuatoriana De Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras
Ecuador
Santos Villamar
CNC-EA Coordinadora Nacional Campesina, Eloy Alfaro
Ecuador
Romelio Gualan
FENACLE Federación Nacional de Trabajadores, Agroindustriales, Campesinos e Indígenas Libres del Ecuador
Ecuador
Fabián Calispa
CUTTAE Confederación Unitaria de Trabajadoras y Trabajadores Autónomos del Ecuador
Ecuador
Gustavo Zurita
AMARU Confederación Intercultural Campesina del Ecuador
Ecuador
Luis Simbaña
AMAE Asociación Mayoritaria de Afrodescendientes del Ecuador
Ecuador, Nilo Guerreo, Alfaro Vive Carajo AVC Ecuador Mireya Cárdenas, Bulla Zurda, Ecuador Pablo Burbano, Nuestro americano Ecuador
Moisés Vargas
Red BOSEA
Ecuador
Héctor Cueva
SURANDANTES, Colectivo de Comunicación Comunitaria
Ecuador
Fidel Chamorro
Juventud en Progreso
Ecuador
Pablo Narváez
Jóvenes por la Patria
Ecuador
Bryan Mendoza
Asociación LATIN KING´S
Ecuador
Bayardo Yánez
AVC Alfaro Vive Carajo, Juventudes
Ecuador
Juan Alvares
Colectivo 30s Nunca Más
Ecuador
Nancy Fiallos
Colectivo 30S Prohibido Olvidar
Ecuador
Xavier Pozo
Colectivo 30S Juan Pablo Bolaños
Ecuador
Luis Fernández
CRC Plaza de la Independencia
Ecuador
María Guevara
Foro Permanente de la Mujer
Ecuador
Liliana Duran
Jóvenes Dejando Huellas
Ecuador
Josette Cajo
Red en Defensa de la Humanidad
Ecuador
Pepe Regato
Adhieren: Juventud País Ecuador, Kevin Molina Juventud Comunista del Ecuador
Ecuador
Fidel Alarcón
Frente Unidos
Ecuador
Patricio Zambrano
Juventud Revolucionaria de Alianza País
Ecuador
Javier Campaña, Partido Comunista del Ecuador
Ecuador
Winston Alarcón
Movimiento la Comuna UCE., Ecuador
Fabricio Sangucho
Juventud Cambio País
Ecuador
David Quishpe