24 COSAS SOBRE ISIS Y AL-QAEDA QUE NO QUIEREN QUE SEPAS 



EL ESTADO ISLÁMICO, ISIS O DAESH, FUE CREADO POR LA CIA, EL MOSSAD Y EL MI6 PARA REVENTAR A SIRIA.  



El Estado Islámico, ISIS o Daesh, fue creado por la CIA, el MOSSAD y el MI6 para reventar a Siria. El profesor Michel Chossudovsky, economista canadiense y director del Centro de Investigación sobre la Globalización, en Montreal, ha recopilado 24 verdades que los gobiernos occidentales no quieren que la población conozca acerca de ISIS (o Estado Islámico) y Al-Qaeda… ¿Cómo es posible que sigan el juego de los Estados Unidos encaminado a crear un estado mundial policial? Pasando por la destrucción de pueblos, culturas ancestrales y restos de antiguas civilizaciones. La barbarie en su máxima dimensión.

COSAS QUE NO QUIEREN QUE SEPAS DE AL-QAEDA

1. Los Estados Unidos han apoyado a Al Qaeda y a sus organizaciones afiliadas durante casi medio siglo, desde el apogeo de la guerra afgano-soviética.
2. La CIA creó campos de entrenamiento para al-Qaeda en Pakistán. En el período de diez años, desde 1982 hasta 1992, unos 35.000 yihadistas procedentes de 43 países islámicos fueron reclutados por la CIA para luchar en la jihad afgana contra la Unión Soviética.
Anuncios, pagados con fondos de la CIA, se colocaron en los periódicos y boletines de noticias de todo el mundo ofreciendo incentivos y motivación para unirse a la Jihad.
3. Desde la época de la Administración Reagan, Washington ha apoyado a la red terrorista islámica. Ronald Reagan calificó a esos terroristas como “luchadores por la libertad”.
Los EE.UU. suministraron armas a las brigadas islámicas. Todo era para “una buena causa”: la lucha contra la Unión Soviética y el cambio de régimen, lo que llevó a la desaparición de un gobierno secular en Afganistán.
Solo necesitamos recordar películas de propaganda de la época, como la célebre Rambo III…
4. Los libros de texto yihadistas fueron publicados por la Universidad de Nebraska. Estados Unidos gastó millones de dólares para suministrar libros de texto repletos de imágenes violentas y enseñanzas islámicas militantes a los escolares afganos.
5. Osama bin Laden, fundador de Al Qaeda y hombre más odiado de Estados Unidos, fue reclutado por la CIA en 1979 al comienzo mismo de la guerra yihadista de Afganistán contra la Unión Soviética. Por aquel entonces, Bin Laden tenía 22 años y fue entrenado en un campo de entrenamiento de guerrillas patrocinado por la CIA.
Según el Profesor Chossudovsky, Al Qaeda se encontraba detrás de los ataques del 11 de septiembre. De hecho, el ataque terrorista de 2001 proporcionó una justificación para librar una guerra contra Afganistán, bajo el argumento de que Afganistán era un estado patrocinador del terrorismo de Al Qaeda.
Los ataques del 11 de septiembre, pues, fueron fundamentales para sentar las bases de la “Guerra Global contra el Terrorismo”.
6. El Estado Islámico o ISIS era originalmente una entidad afiliada a Al-Qaeda, creada por la inteligencia de Estados Unidos con el apoyo del MI6 Británico, el Mossad Israelí, los servicios de Inteligencia de Pakistán y la Presidencia General de Inteligencia de Arabia Saudita (GIP o Ri’āsat Al-Istikhbarat Al-‘Amah (رئاسة الاستخبارات العامة).
7. Las brigadas de ISIS han estado involucradas en el apoyo a la insurgencia que los EE.UU. y la OTAN han dirigido contra el gobierno sirio de Bashar al Assad durante la guerra civil de Siria.
8. La OTAN y el Estado Mayor de Turquía fueron los responsables de la contratación de mercenarios de ISIS y Al Nusrah desde los inicios de la insurgencia siria, en marzo de 2011.
Según fuentes de inteligencia israelíes, publicadas en la web DEBKA, esta iniciativa ha consistido en:
“Una campaña para reclutar a miles de voluntarios musulmanes en países de Oriente Medio y el mundo musulmán para luchar junto a los rebeldes sirios. El ejército turco aloja a estos voluntarios, los entrena y asegura su entrada en Siria”.
9. Hay miembros de las fuerzas especiales occidentales y agentes de inteligencia occidentales dentro de las filas de ISIS. Miembros de las Fuerzas Especiales Británicas y del MI6 han participado en el entrenamiento de los rebeldes yihadistas en Siria.
10. Especialistas militares occidentales contratados por el Pentágono han entrenado a los terroristas en el uso de armas químicas.
“Los Estados Unidos y algunos aliados europeos están utilizando a contratistas de defensa para entrenar a los rebeldes sirios sobre cómo asegurar los arsenales de armas químicas en Siria, según informó un alto funcionario de Estados Unidos y varios diplomáticos de alto nivel a la CNN”.
11. Las brutales decapitaciones realizadas por los terroristas de ISIS, forman parte de los programas de entrenamiento patrocinados por la CIA en campos de Arabia Saudita y Qatar y cuyo objetivo es causar pavor y conmoción.

12. Muchos de los criminales reclutados por ISIS, son presidiarios condenados liberados de las cárceles de Arabia Saudita, país aliado de Occidente. Entre ellos se encuentran ciudadanos Saudíes condenados a muerte que fueron reclutados para unirse a las brigadas terroristas.
13. Israel ha apoyado a las brigadas de ISIS y Al Nusrah de los Altos del Golán, en su lucha contra el gobierno de Al-Assad y las fuerzas chiítas de Hezbollah.
Combatientes yihadistas se han reunido regularmente con oficiales de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), así como con el primer ministro Netanyahu.
El alto mando de las FDI reconoce tácitamente que: “elementos de la jihad global dentro de Siria, miembros de ISIS y Al Nusrah, son apoyados por Israel”.
14. Los soldados de ISIS dentro de Siria, trabajan a las órdenes de la alianza militar occidental. Su mandato tácito es causar estragos y destrucción en Siria e Irak.
Una prueba de ello: El senador estadounidense John McCain se reunió con líderes terroristas yihadistas en Siria. Existen fotografías de ese hecho.
15. Las milicias de ISIS, que actualmente son el presunto blanco de una campaña de bombardeos de Estados Unidos y de la OTAN bajo el mandato de la “lucha contra el terrorismo”, continúan siendo apoyadas secretamente por Occidente.
Fuerzas chiitas que luchan contra ISIS en Irak, así como miembros del propio ejército iraquí han denunciado repetidamente las ayudas militares suministradas por Estados Unidos a los terroristas de ISIS, mientras a la vez, combatían contra ellos.
16. Los bombardeos estadounidenses y aliados no están apuntando a ISIS, sino que tienen el objetivo de bombardear la infraestructura económica de Irak y Siria, incluyendo sus fábricas y refinerías de petróleo.
17. El proyecto de ISIS de crear un califato, forma parte de una agenda de política exterior de Estados Unidos, que pretende dividir Irak y Siria en territorios separados: Un califato islamista sunita, una República Árabe chiíta y la República del Kurdistán.
LAS MENTIRAS DE LA GUERRA MUNDIAL CONTRA EL TERRORISMO
18. “La Guerra Global contra el Terrorismo” se presenta de cara a la opinión pública como un “choque de civilizaciones”, una guerra entre los valores y las religiones, cuando en realidad se trata de una guerra de conquista, guiada por objetivos estratégicos y económicos.
19. Brigadas terroristas de Al-Qaeda, patrocinadas secretamente por las agencias de inteligencia occidentales, se han desplegado ya en Malí, Níger, Nigeria, la República Centroafricana, Somalia y Yemen para llevar el caos a esos países y justificar una intervención militar occidental.
20. Boko Haram en Nigeria, Al Shabab en Somalia, el Grupo de Combate Islámico de Libia, (apoyado por la OTAN en 2011), Al Qaeda en el Magreb Islámico y Jemaah Islamiya en Indonesia, entre otros, son grupos afiliados a al-Qaeda que son secretamente apoyados por la inteligencia occidental.
21. Estados Unidos también está apoyando a organizaciones terroristas afiliadas con Al-Qaeda en la región autónoma Uigur de China. Su objetivo es desencadenar la inestabilidad política en el oeste de China.
22. La amenaza terrorista local, como la que hemos visto en EEUU o Europa, es una fabricación promovida por los gobiernos occidentales y apoyada por los medios de comunicación con el fin de crear una atmósfera de miedo e intimidación, que lleve a una anulación de las libertades civiles y favorezca la instalación de un estado policial.
A su vez, los arrestos, juicios y condenas de “terroristas islámicos” sirven para sustentar la legitimidad del Estado de Seguridad Interna de Estados Unidos y la creciente militarización de sus fuerzas de seguridad.
El objetivo final es inculcar en la mente de millones de estadounidenses que el enemigo es real y que la Administración de los Estados Unidos protegerá la vida de sus ciudadanos.
Lo mismo podemos decir de países como Francia, Reino Unido o Australia.
23. La campaña “antiterrorista” contra el Estado islámico ha contribuido a la demonización de los musulmanes, que a ojos de la opinión pública occidental se asocian cada vez más con los yihadistas, sentando así las bases para un choque de religiones y civilizaciones.
24. Cualquiera que se atreva a cuestionar la validez de la “Guerra Global contra el Terrorismo” es calificado de terrorista y se ve sometido a las leyes anti-terroristas.
Se establece con ello, un primer instrumento para perseguir a cualquier tipo de disidente ideológico, asociándolo con el terrorismo.
Esta herramienta, podrá ser extendida posteriormente a cualquier otro tipo de disidencia ideológica.
Como vemos, la administración Obama ha impuesto finalmente un consenso diabólico, con el apoyo de sus aliados y el papel cómplice del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
La prensa occidental ha abrazado ese consenso de forma obediente y entusiasta; se ha descrito el Estado Islámico como una entidad independiente, surgida de la nada, un enemigo exterior que amenaza los valores “pacíficos y democráticos” del mundo occidental.
Se ha creado un enemigo que puede aparecer y actuar en cualquier momento, como un fantasma con el que asustar a la población cuando más convenga y empujarla a aceptar cualquier tipo de política represiva de las libertades y cualquier tipo de acción militarista al servicio de los grandes poderes occidentales.
Y por lo visto, este drama, no ha hecho más que empezar…
________________________________________
Fuente: Global Research
Traducción, actualización: El Robot Pescador


8 MASACRES TERRORISTAS EN 2015, PARECIDAS A LA DE PARÍS,
DE LAS QUE QUIZÁS NO OÍSTE HABLAR EN TU TELEVISIÓN
Por Javier Taeño
Kaos en la Red .

2015 ha sido un año especialmente mortal en lo que se refiere a atentados terroristas. París ha sido el último escenario con los sucesivos ataques que se produjeron en la noche del 13 de noviembre en distintos puntos de la ciudad, siendo el del Bataclán el que más víctimas dejó. Pero desde enero ha habido muchos otros atentados que no han recibido la misma atención en los medios ni han causado el mismo impacto. Recapitulamos algunos de ellos:
1. Doble atentado en Ankara, Turquía (octubre de 2015): 128 muertos
Se convirtió en el mayor atentado de la historia de Turquía, pero apenas tuvo repercusión en los medios. Durante una manifestación por las calles de Ankara contra las políticas del Gobierno y a favor de la paz, dos terroristas se inmolaron dejando 128 muertos y más de dos centenares de heridos. Se sospecha que fueron perpetrados por Estado Islámico.
2. Masacre de Baga, Nigeria (enero de 2015): entre 150 y 2.000 muertos
Ha pasado casi un año y aún no se sabe el número de muertos que hubo en esta localidad nigeriana, aunque organizaciones humanitarias como Human Rights Watch apuntan a que las víctimas pueden superar incluso las 2.000. Baga y otros 16 pueblos de alrededor fueron arrasados por Boko Haram, que se dedicó a cometer una serie de asesinatos masivos contra la población civil.

3. Atentados en Beirut, Líbano (noviembre de 2015): entre 37 y 43 muertos
Pocas horas antes de los atentados que tuvieron lugar en París, se vivió un episodio similar en la capital libanesa cuando dos terroristas se inmolaron en un suburbio al sur. Hasta el momento los muertos ascienden a 43 y los heridos superan los dos centenares. Al ocurrir prácticamente a la vez que los de París, han quedado relegados a un segundo plano informativo. Reivindicados por Estado Islámico.
4. Atentados en Maiduguri, Nigeria (marzo de 2015): 58 muertos
Fueron varios ataques suicidas que se realizaron en distintos puntos de la ciudad (similar a como ocurrió en París). En un mercado de pescado, en otro mercado y en una estación de autobuses tuvieron lugar los sucesivos atentados que acabaron con la vida de 58 personas y dejaron más de 139 heridos. Se sospecha que fueron cometidos por Boko Haram.
5. Atentado en Suruc, Turquía (julio de 2015): 32 muertos
Este ataque se produjo en Suruc, muy cerca de la frontera con Siria, e iba dirigido contra los miembros de la Federación de Asociaciones de la Juventud Socialista, que iban a dar una rueda de prensa sobre la reconstrucción de la ciudad de Kobani. Murieron 32 personas y hubo más de un centenar de heridos. La autoría fue de Estado Islámico.
6. Atentado de Kuwait (junio de 2015): 27 muertos
Se trató de un ataque perpetrado contra una mezquita con un coche colocado en los alrededores del templo sagrado que explotó. Murieron 27 personas y más de 200 resultaron heridas. Estado Islámico reivindicó el ataque.
7. Atentado del hotel Sahafi en Mogadiscio, Somalia (noviembre de 2015): 17 muertos terroristas de Al Shabaab, afiliado a Al Qaeda, entraron en el hotel vistiendo el uniforme de la Unión Africana en Somalia para burlar la seguridad y en el interior detonaron un coche bomba cargado con explosivos y otro artefacto más. Murieron 17 personas y 25 resultaron heridas.
8. Atentado de Bangkok, Tailandia (agosto de 2015): 20 muertos
Una bomba de fabricación casera fue detonada en el centro de Bangkok, muy cerca de los principales centros comerciales y atracciones turísticas. Murieron 20 personas y 125 resultaron heridas. Los sospechosos del atentado se entregaron pocos días después.
https://es.noticias.yahoo.com/blogs/gaceta-trotamundos/8-masacres-terroristas-en-2015-parecidas-a-la-de-paris-de-las-que-quizas-no-oiste-hablar-113631309.html


NO SOLO TOYOTA: LAS COMPAÑÍAS ACUSADAS DE CONTRIBUIR CON LA ACTIVIDAD DEL ESTADO ISLÁMICO

Desde el surgimiento del Estado Islámico, que ha vuelto a estar en el centro de atención de la comunidad internacional, muchos se han preguntado cómo funciona y de dónde proviene su financiación. En busca de las respuestas, varias compañías occidentales han sido acusadas de contribuir a la actividad del grupo.

El mes pasado, las autoridades antiterroristas de EE.UU. pidieron a Toyota ayudarles a determinar cómo el Estado Islámico consiguió adquirir un número tan grande de camionetas de esa marca, que pueden verse en los videos del grupo terrorista, informó ABC. Toyota, a su vez, aseguró sobre su "política estricta de no vender vehículos a compradores que potencialmente pueden usarlos o modificarlos para actividades paramilitares o terroristas", pero al mismo tiempo, advirtió que era imposible seguir los vehículos que habían sido robados o revendidos por intermediarios.

El mismo mes, se averiguó que una gran parte de los automóviles Toyota acabaron en manos del EI después de que EE.UU. se los suministrara a la 'oposición moderada' del Frente Al Nusra, según medios alemanes.

En cuanto a la actividad virtual del EI, meses atrás el grupo Anonymous emitió una lista de compañías que alojaban sitios web relacionados con el grupo terrorista. La compañía más destacada fue CloudFlare, cuyos servicios, según una información reciente del grupo de 'hackers' antiterrorista Ghost Security, eran utilizados por unos 40 sitios web simpatizantes del EI.

Además de CloudFlare, en la lista de Anonymous aparecían muchas compañías de EE.UU., Reino Unido, Alemania, otros países europeos, Turquía y países de Oriente Medio. Entre ellas están Yahoo! Europe y Google United States.
A principios de octubre, la BBC denunció que el EI utilizaba la aplicación de mensajes Telegram para distribuir su propaganda. El grupo también sigue utilizando Twitter, a pesar de que muchas de sus cuentas han sido cerradas a lo largo del último año.

"EN INDONESIA MATAMOS A TODOS LOS COMUNISTAS"

Joshua Oppenheimer muestra en 'The Act of Killing' a los genocidas de Indonesia fanfarroneando y recreando en un rodaje las torturas y asesinatos que cometieron tras el golpe militar de 1965. Los asesinos son tratados hoy como héroes nacional.

Un director de cine pide a un asesino que recree para una película las torturas y crímenes que cometió en su vida real. Éste, encantado con la oferta, se dispone a ello con entusiasmo y diligencia. El resultado del experimento es una alucinación cinematográfica que adquiere proporciones épicas cuando se descubre que el criminal es uno de los líderes más sanguinarios de los escuadrones de la muerte de Indonesia, bandas de carniceros que en 1965 acabaron con la vida de un millón de personas en menos de un año. The Act of Killing, de Joshua Oppenheimer, es la consecuencia de ese espeluznante delirio de fama de los genocidas indonesios, que hoy todavía viven como héroes en su país.

Werner Herzog, uno de los cineastas que más genialidad ha aportado al cine documental, ha demostrado públicamente su asombro ante The Act of Killing. "No he visto una película tan potente, surreal y terrorífica en al menos una década", ha dicho y, desde luego, ha dado en el clavo con los adjetivos y con el orden en que los ha mencionado. Tan pasmosa, tan demencial es la historia de esta película, que la primera reacción ante ella es de sorpresa. Una especie de estupefacción que se convierte en aturdimiento y confusión antes de transformarse en espanto y, finalmente, en algo muy parecido a la angustia física.
http://genocideindonesia1965.blogspot.com/

Anwar Congo, uno de los cabecillas de los escuadrones de la muerte que actuaron en Indonesia tras el golpe militar contra el presidente Sukarno, es la estrella de esta película. Verdugo responsable, según sus palabras, de la tortura y asesinato con sus propias manos de más de mil personas, escenifica ante la cámara los crímenes que cometió, explica cómo perpetraba sus agresiones y se vanagloria de haberse inspirado para ello en las películas de gángsteres que estrenaban en el cine.

Matón de cine, en su juventud él y sus amigos controlaban el mercado negro de entradas. El ejército les reclutó tras el golpe para los escuadrones de la muerte porque sabía que odiaban a los comunistas -principales boicoteadores de las películas de EEUU, las más rentables en los cines- y ya habían demostrado que eran capaces de cualquier acto de violencia. Hoy, casi cincuenta años después, Anwar Congo es una figura venerada en Indonesia.

Fundador de una poderosísima organización paramilitar (Juventud de Pancasila), en la que figuran públicamente ministros del Gobierno, se le trata con todos los honores. Es la imagen, el símbolo, de un país demente, que aplaude la corrupción y la violencia. Un país en el que los genocidas son invitados de lujo en los programas de televisión, donde se explayan sobre sus proyectos cinematográficos y sobre sus aterradores asesinatos reales. Un país donde una buena parte de la población sigue viviendo completamente aterrorizada y a la que da la espalda el resto del planeta.

"Matar está prohibido, por tanto, todos los asesinos son castigados, a menos que maten en grandes cantidades y al sonido de las trompetas". Son las palabras de Voltaire con las que se abre esta película, en la que conviven las escenas del pavoroso rodaje en el que trabajan los criminales, con imágenes de ellos en otras situaciones y ante la cámara contestando a las preguntas del equipo de Oppenheimer.
- ¿Cómo exterminó a los comunistas?
- Los matamos a todos. Eso fue lo que pasó.

"No importa si acaba en la pantalla grande o en la televisión", dice Anwar Congo refiriéndose a la película que están rodando y antes de añadir: "Tenemos que demostrar que ésta es la historia, que esto es lo que somos, para que la gente en el futuro lo recuerde". Un esfuerzo tardío después de hablar ante las cámaras de este documental, pues es absolutamente imposible olvidar lo que cuentan, cómo lo cuentan y, lo peor, cómo lo celebran.

Anwar Congo baila vestido como un gangster de película después de mostrar el sitio donde llevaba a cabo las torturas. "Al principio los apaleábamos hasta la muerte, pero había muchísima sangre (...). Cuando limpiábamos, el olor era terrible. Para evitar la sangre, teníamos un sistema". Y dicho esto, unos pasos de chachachá. Estremecedor.

Testimonios como éste se suceden a lo largo de toda la película y no solo procedentes del recuerdo de Anwar Congo. Un editor de prensa -"mi trabajo era hacer que el público odiase a los comunistas"-, un líder paramilitar local que hace ante las cámaras una ronda de extorsión en el mercado exigiendo dinero, el mismísimo vicepresidente del país, otro verdugo de la época, un miembro del Parlamento de Sumatra del Norte o el subsecretario de Juventud y Deporte hacen sus personales aportaciones al documental, dejando constancia de una de las cosas más sorprendentes de todas, la absoluta banalidad con que todos perciben el genocidio cometido y la perfecta impunidad que han construido a su alrededor.

"¿A cuántas personas mató?" pregunta a Anwar Congo con una sonrisa deslumbrante una presentadora de la TVRI, televisión pública de Indonesia. "A unas mil", contesta él también sonriente. Espeluznante y, al mismo tiempo, lógico. Al fin y al cabo, Anwar Congo y sus colegas torturadores están ahí haciendo publicidad, promocionando la película que han rodado describiendo sus asesinatos.

La aberración ha llegado aquí a su punto culminante. Han pasado casi dos horas desde que comenzara la película y el espectador ha asistido al grotesco espectáculo de la fanfarronería de unos asesinos de masas. En todo ese tiempo se habrá preguntado, seguramente varias veces, ¿cómo es posible vivir con ello y ni siquiera arrepentirse? La respuesta es que probablemente no es posible.

"Sé que mis pesadillas las causa lo que hice, matar a gente que no quería morir", dice en un momento del documental Anwar Congo, cada vez más afectado por el proceso de rodaje de la película y a quien la cámara de Oppenheimer graba también mientras interpreta el papel de víctima en una de sus recreaciones. Momento clave para el genocida y para The Act of Killing, éste en que el asesino se pone en lugar de sus víctimas. Es una secuencia que conduce al final de este documento. Y aquí, las turbulencias emocionales por las que ha pasado el espectador son tantas y tan profundas que ya es muy difícil decidir si ese hombre -en el que algo ahora ha cambiado- está arrepentido o si lo que siente es asco ante la marea de sangre provocada o si es que realmente no quería entender y ahora, por fin, ha entendido lo que significa el acto de matar.

Ganadora de múltiples premios, esta película se gestó después de tres años que el director Joshua Oppenheimer dedicó a rodar a los supervivientes de las masacres de 1965 y 1966. En ese tiempo, el equipo de la película fue amenazado, acosado y advertido para que abandonara. Sin embargo, "los asesinos estaban más que dispuestos a ayudarnos y, cuando los filmamos fanfarroneando sobre sus crímenes contra la humanidad, no encontramos ninguna oposición. Se nos abrieron todas las puertas". Y ahí, en medio de lo que Oppenheimer llamar "esa extraña situación", se inició un segundo punto de inicio de la película.

Propusieron a los gángsteres que rodaran su propia película y que se interpretaran a ellos mismos y a sus víctimas. "Los protagonistas se sentían seguros explorando sus recuerdos y sentimientos más profundos; y su humor más negro. Yo me sentía seguro desafiándolos continuamente sobre lo que hicieron, sin miedo de que me arrestaran o me golpearan".

"He desarrollado una técnica de rodaje con la que he intentado comprender por qué la extrema violencia, que muchos consideramos impensable, no solo es posible, sino que se ejerce rutinariamente. He intentado comprender el vacío ético que hace posible que los responsables del genocidio sean homenajeados en la televisión pública con vítores y sonrisas -dice el director-. Asimismo intentamos arrojar luz sobre uno de los capítulos más oscuros en la historia humana, tanto local como global; y expresar los costes reales de la ceguera, el oportunismo y la incapacidad para controlar la codicia y el ansia de poder en una sociedad mundial cada vez más unificada. Finalmente ésta no es una historia sobre Indonesia, es una historia sobre todos nosotros".

En 1965, el Gobierno indonesio fue derrocado por los militares. Sukarno, el primer presidente de Indonesia, fundador del movimiento no alineado y líder de la revolución nacional contra el colonialismo holandés, fue destituido y reemplazado por el general Suharto. El Partido Comunista Indonesio (PKI), que había apoyado firmemente al presidente Sukarno, que no era comunista, fue prohibido de inmediato. La víspera del golpe, el PKI era el partido comunista más grande del mundo fuera de un país comunista.

Después del golpe militar de 1965, cualquiera podía ser acusado de ser comunista: sindicalistas, granjeros sin tierras, intelectuales, la etnia china... "En menos de un año y con la ayuda directa de ciertos gobiernos occidentales, más de un millón de estos comunistas fueron asesinados", asegura el equipo de The Act of Killing.

Estados Unidos aplaudió la masacre, que se consideró "una grandiosa victoria sobre el comunismo". La revista Time informaba diciendo que era una de "las mejores noticias para Occidente desde hace años en Asia", mientras que The New York Times titulaba: "Un destello de luz en Asia".



100.000 MILITARES PODRÍAN ENTRAR EN IRAK Y SIRIA
BAJO EL MANDO DE EE.UU PARA LUCHAR CONTRA EL EI
RT


REUTERS/Carolyn Kaster
Alrededor de 100.000 soldados extranjeros, entre ellos 90.000 de países árabes y del golfo Pérsico, pueden ser introducidos en Irak y Siria bajo el mando de Estados Unidos para combatir al Estado Islámico.
Según informa TASS, esta información ha sido proporcionada por la jefa del grupo parlamentario iraquí Irada, Hannan al Fetlaui, tras las negociaciones entre el senador estadounidense, John McCain, y el primer ministro de Irak, Haider al Abadi, que tuvieron lugar el 27 de noviembre en la sede de operaciones de la misión conjunta estadounidense-iraquí en Bagdad que coordina las acciones militares contra el EI.
Según la política, durante la reunión McCain informó a la parte iraquí de que la decisión estadounidense "ya se ha tomado y no es negociable", precisando que las tropas extranjeras (90.000 soldados de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Catar y Jordania, acompañados de 10.000 de Estados Unidos) se enviarán a la parte occidental de Irak.
¿Autorizado por Irak?
El primer ministro iraquí expresó su sorpresa por esta decisión de EE.UU., agrega Al Fetlaui.
Además, no se excluye la posibilidad de que los militares operen también en el territorio de Siria.
Respecto al objetivo de las tropas de Estados Unidos en la zona, John McCain anunció que los soldados estadounidenses solo proporcionarán apoyo logístico a las fuerzas árabes para hacer frente al EI.
Otra de las guerras que el imperio ha proclamado -varias veces- como ganada. Los cómplices, y los lacayos, se han ido retirando en silencio y ni ellos ni el amo imperial explican que pasó y más que nada qué es lo que sigue pasando, habida cuenta que han proclamado esas guerras como ganadas.
MAYOR ATAQUE TALIBÁN 2015
AL SEGUNDO MAYOR AEROPUERTO DE AFGANISTÁN

CONCLUYE CON 64 MUERTOS Y 37 HERIDOS, LA MITAD, CIVILES
El gobierno de Afganistán confirmó retener en su poder el aeropuerto de Kandahar, el segundo más importante del país, con un saldo de 64 muertos y 37 heridos, de los cuales hay 38 fallecidos civiles. El ataque que comenzó el martes, finalmente logró se contenido a última hora del miércoles, dijeron fuentes del ministerio de Defensa.
Los 14 talibanes que emprendieron el ataque fueron abatidos en el asalto al complejo, que es la base principal de las tropas de EE.UU. en el sur de Afganistán y sede también del cuartel general de la Policía regional. Los talibanes llevaban chalecos con explosivos con los que pretendían volar las instalaciones de pista, adonde no lograron acceder.
“Solo uno de los asaltantes logró detonar su chaleco” dijo el portavoz del Cuerpo 205 del Ejército, con base en Kandahar, Mohsen Sultani.
El aeropuerto ya reanudó sus operaciones comerciales
En lo que se considera como el mayor ataque perpetrado en lo que va del año por los talibanes, la situación finalmente fue controlada por los regulares, aunque en medio de un baño de sangre. Se trató del segundo ataque en 48 horas en la misma región, el precedente contra un puesto militar en el que los atacantes murieron.
Samim Khpalwak, portavoz del gobernador de Kandahar, aseguró que la seguridad en la zona ha sido restablecida. “La situación en general, está volviendo a la normalidad”, dijo el funcionario quien confirmó que el aeropuerto internacional ya ha reanudado sus operaciones comerciales.
El ataque se produce en el mismo momento que el presidente de Afganistán, Ashraf Gani, viajara a Islamabad para participar en la Conferencia Corazón de Asia que tiene a Afganistán como tema central, donde reafirmó su compromiso con el establecimiento de una paz duradera y dijo estar abierto a conversaciones negociadores con los talibanes que renuncien a la violencia.
Sin embargo el reciente anuncio de la OTAN que pasará de tener sus actuales 4.000 soldados en Afganistán a un contingente de 12.000 en 2016, poco ha hecho para apaciguar los ánimos de los invadidos por la ocupación extranjera.