LOS BRICS CUESTIONAN EL ACTUAL ORDEN MUNDIAL Y CONSTITUYEN UN NUEVO POLO DE PODER 



EL BRICS ES UN BLOQUE CONSOLIDADO 



En apenas diez años, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica que conforman el BRICS se convirtieron en un bloque consolidado que cuestiona el injusto orden mundial, y con derecho propio se constituyen en un nuevo polo de poder que incomoda a la prepotencia del imperio y de sus socios europeos, acostumbrados a imponer sus dictados, para obtener mayores ganancias a costa del hambre y miseria de la mayor parte de los pueblos del mundo.
Tan diferente es este bloque económico, político y social que se ha convertido en un foro que privilegia el diálogo respetuoso como una herramienta o mecanismo de coordinación estratégica, para impulsar consensos sobre puntos claves de la política y economía internacional.
Para el BRICS, en oposición al mandato imperial y su permanente violación a los derechos humanos, la democracia, las libertades públicas, y la soberanía e independencia de las naciones, pueblos y Estados, es de vital importancia promover, respetar y practicar el derecho internacional. “Busca un sistema mundial más equilibrado y justo en las relaciones económicas mundiales y en una reforma del sistema financiero actual, porque consideran que sólo sirven para apuntalar el poder de los Estados Unidos y los países occidentales.”
En consecuencia, los países miembros del BRICS promueven las políticas encaminadas a hacer de la tierra, la casa de la especie humana, un mundo multipolar en el que coexistan pacíficamente los intereses de todos para beneficio de todos, al mismo tiempo que viabilizan un mayor espacio de acción a la Organización de Naciones Unidas –ONU- con el objetivo de que, con su intervención, se practique el respeto al derecho internacional y se alcance el derecho a la paz que posibilite el fin de las guerras de agresión.
El bloque de los BRICS ha logrado consolidarse gracias al respeto al principio jurídico de igualdad entre los países que lo conforman. En el grupo no hay superpotencias que se impongan a los otros, pues ningún país, por ninguna circunstancia es superior a otro. Los BRICS están convocados para aportar a la convivencia humana mediante acciones tendentes a prevenir conflictos bilaterales, multilaterales y globales que puedan ocurrir en el fututo y que pongan en peligro la supervivencia del ser humano.
El surgimiento y consolidación de los BRICS ya es un éxito, pero cosecharán muchos y mayores éxitos cuando se cumplan sus objetivos a corto, mediano y largo plazo, en especial los relacionados con la reforma integral del sistema financiero mundial, con el establecimiento de reglas claras que garanticen, en igualdad de condiciones, las relaciones comerciales, económicas, crediticias, la preservación de la estabilidad global para garantizar el derecho de los pueblos al desarrollo y la eliminación de la pobreza -miseria, del hambre y de las migraciones criminalizadas.
Consideran, también, la urgente necesidad de mantener y fortalecer las instituciones internacionales que sean capaces de defender la vigencia y observancia del derecho internacional. Bastante se ha avanzado, pero aún queda mucho por hacer en este mundo tan convulsionado por las acciones imperiales en contra de la paz, tan necesaria para que permita el progreso de los pueblos. Es un imperativo humanizar la economía y el sistema financiero para que sirvan a las personas y no a los intereses bancarios o empresariales de quienes se creen los dueños del mundo.
El BRICS, en cuanto bloque, aspira a desarrollar intercambios comerciales con monedas propias de cada país a fin de que el débil y sobrevalorado dólar deje de ser la moneda de referencia del comercio internacional. Naturalmente que es preferible el uso de monedas locales en sus intercambios porque el bloque en sí, representa una innegable presencia en el comercio mundial y mucho más lo será en el futuro inmediato debido a su desarrollo y trascendencia de cada miembro del BRICS que, en última instancia, no utiliza el dólar no sólo porque esa moneda es uno de los modos de penetración en cada país de la tierra, sino porque es indispensable que se acabe con la dependencia de esa moneda convertida en símbolo del poder hegemónico del capitalismo mundial, y en punta de lanza de la neodominación pretendida por el imperialismo.
“Al mismo tiempo, desarrollan una política internacional alejada de los parámetros habituales de Estados Unidos y de los países occidentales, lo que ya empieza a suponer un cuestionamiento de la hegemonía norteamericana. Esto se ve claramente en el conflicto de Siria, donde la posición de los BRICS, ha impedido una acción directa de Estados Unidos y la OTAN. Esto que sucede con Siria, lo empezaremos a ver en otros conflictos internacionales.
El BRICS se muestra muy activo tanto que sus opiniones y resoluciones adquieren un peso específico en las relaciones internacionales. En la actualidad promueve una reforma sustancial del Fondo Monetario Internacional –FMI- y del Banco Mundial- BM- que se han constituido en los gemelos de la explotación mundial. Considera que esos organismos deben servir no sólo a los intereses de los países desarrollados que conforman el G7, sino que fundamentalmente deber servir a los países en desarrollo. No deben ocurrir otros casos como los de Grecia, España o Portugal.
Los países miembros del BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, constituyen el grupo de países más adelantados entre los Estados con economías emergentes. “Las cinco naciones, que pertenecen además al G20, tienen en común una gran población, grandes extensiones de territorio, una elevada cantidad de recursos naturales y una fuerte presencia en la economía internacional, con crecimientos importantes de sus PIB, que los hacen especialmente atractivos como destinos de inversión. Estos cinco países reúnen al 43 por ciento de la población mundial y acumulan el 25 por ciento de la riqueza, generando el 56 por ciento del crecimiento económico registrado en el mundo en los últimos años. El comercio entre los países del grupo crece a un ritmo del 28 por ciento anual y es ya de unos 230.000 millones de dólares, con vistas a llegar a 500.000 millones en 2015.”
Sin dudas de ninguna especie, el BRICS nombrado así en el año 2001 por el economista de Goldman Sachs, Jim O’Neill, está convocado a constituirse en uno de los principales organismos internacionales, con poder de decisión para cambiar el actual sistema de tantas injusticias y de abundantes usuras.
Otras cifras son alentadoras. A más de representar el 43 % de la población mundial posee un PIB tan significativo de más del 21%, cantidad que sigue en ascenso de año en año. Se afirma que mueve inversiones anuales superiores al 21% mundial.
“Si el comercio entre los BRICS, representaba, en el año 2002, una cifra de 21.000 millones de euros, en el año 2012 ya suponía 219.400 millones de euros. Son países que a pesar de la crisis económica presentan unos niveles de crecimiento muy fuertes para el año 2013. Para el 2014, las cifras fueron en aumentos superiores, así Brasil creció al 3,5% del PIB, Rusia el 3,7%, India el 5,9%, China el 8,2% y Sudáfrica el 2,8%. Al 2015, las cifras van en aumento sostenido.
Estamos asistiendo al surgimiento de un bloque económico y político de primer orden y, que están empezando a cuestionar el actual orden mundial, con un desplazamiento de los poderes mundiales tradicionales, es decir, están desplazando a Europa y Estados Unidos.
El BRICS, y no sin razón, opina que las instituciones que rigen el orden económico a nivel mundial, el BM (Banco Mundial), el FMI (Fondo Monetario Internacional) surgidos todos ellos de los acuerdos de Bretton Woods, son organismos que defienden exclusivamente los intereses económicos norteamericanos y de los países industrializados. Ante la falta de cambios en estos organismos internacionales, buscan nuevas formas que reflejen la nueva realidad internacional y para ello plantean dos organismos nuevos.”
Los analistas internacionales coinciden en asegurar que el surgimiento y consolidación del BRICS trae aparejados cambios profundos que podrían producirse en el corto plazo en el manejo de las estructuras económicas tan defendidas por Occidente en su necesidad de controlar a todos los países a través del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Naturalmente que los cambios causan escozor y molestias en Occidente porque podría perder sus influenciasen e inclusive cambiar el rumbo de sus estrategias de dominación mundial.
Tanto temor causa el BRICS a Estados Unidos y sus aliados del G7 que han desatado una campaña mediática planetaria para desacreditar el bloque y sembrar temores infundados, especialmente en algunos países gobernados por peones y títeres del imperio. Esa campaña está dirigida a Estados y pueblos de América Latina, Asia y África, pero esos miedos son desmentidos por el progreso y desarrollo de los países en donde se encuentra el BRICS, particularmente de los Estados miembro del bloque que alcanzan significativos índices de crecimiento del PIB y de sus economías emergentes, aserto fácilmente comprobable si se comparan con la crisis que no ha sido superada en Europa y el ficticio crecimiento y valoración del dólar de Estados Unidos.
Sin temor a equivocaciones, bien se puede afirmar que el desarrollo del BRICS sirve completamente a los intereses de América Latina y el Caribe, a los pueblos de África y Asia con una gran diferencia: el BRICS no usa chantajes económicos y menos amenazas directas o veladas porque entre sus principios está el pleno respeto a la soberanía e independencia de cada Estado con el que se relaciona, realidad que estorba a Estados Unidos porque los pueblos y gobiernos van comprendiendo que bien pueden quitarse de encima la influencia negativa de Estados Unidos que la ejerce a través del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial que, a pretexto de la concesión de créditos, cobran intereses de usura, e inclusive se atreven a ordenar a países soberanos, sobre políticas económicas y decisiones para la construcción del desarrollo y modernización de las obras de infraestructura. Con el BRICS cada país tiene la posibilidad de financiar sus propios proyectos de infraestructura.
EL BANCO DE DESARROLLO DE LOS BRICS
En Wikipedia se afirma que los líderes del BRICS acordaron la creación de un banco de desarrollo durante la cumbre celebrada entre el 26 y27 de marzo de 2013, como una alternativa al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Buscaban un fondo común que financiase inversiones recíprocas y una alternativa a los organismos financieros internacionales tradicionales que controlan la política y la economía mundial, dominados por Estados Unidos y la Unión Europea, para que se preocupe por el desarrollo y no solamente por el "crecimiento" económico.
El 15 de julio de 2014 se acordó en la Sexta Cumbre BRICS en Fortaleza, al nororiente de Brasil, que el nuevo banco tendría un capital autorizado inicial de 100.000 millones de dólares y un capital inicial suscrito de 50.000 millones de dólares aportados de forma equitativa por los estados fundadores. La sede del banco estaría en Shanghái, en la costa oriental de China. Además se acordó también dotar con otros 100.000 millones de dólares un fondo de reserva llamado Acuerdo de Reservas de Contingencia (ARC) cuya finalidad sería el evitar presiones de liquidez en el corto plazo, promover la cooperación entre los BRICS, fortalecer la red de seguridad financiera global y complementar los arreglos internacionales existentes.
El www.oxfam.org, en un resumen ejecutivo elaborado en el año anterior se sostiene: Los líderes de los cinco países conocidos como BRICS –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica– se reunieron en Fortaleza (Brasil) en el mes de julio para mantener su séptima ronda de negociaciones.
Lo cierto es que está en marcha de una de sus primeras iniciativas institucionales de gran relevancia que atrae un nivel de atención significativo: la creación del por el momento conocido como “Banco de Desarrollo del BRICS”.
Fue en el año 2013, en Durban (Sudáfrica), cuando durante su quinta cumbre, el bloque anunció su intención de poner en marcha, un banco de desarrollo encaminado a “movilizar recursos para proyectos de infraestructuras y de desarrollo sostenible en los BRICS y en otras economías emergentes y países en desarrollo” con el fin de "complementar los esfuerzos existentes de las instituciones financieras multilaterales y regionales para el crecimiento y el desarrollo mundiales.
"El objetivo es que el nuevo banco se convierta en una nueva fuente de financiación para las economías emergentes y en desarrollo, cuyas necesidades no se están viendo satisfechas a través de las instituciones financieras existentes. Se espera que el banco de los BRICS contribuya a reducir este déficit, no solo canalizando los fondos que los países miembros pondrán a su disposición sino, también, movilizando recursos de otros países de renta media y otros posibles colaboradores como, por ejemplo, las principales naciones petroleras. Entre las ambiciosas aspiraciones del banco se incluye la creación de un mercado de divisas a para impulsar la convertibilidad entre el real brasileño, el rublo ruso, la rupia india, el renminbi chino y el rand sudafricano y, así, facilitar la diversificación de las reservas de divisas.
Quienes se muestran más entusiastas acerca de la capacidad de los BRICS para desafiar al actual sistema financiero esperan la creación de una “reserva de divisas BRICS” que acabe con la actual dependencia del dólar como principal reserva de divisas global y se sitúe a la par de los derechos especiales de giro (DEG) del FMI.
Es de crucial importancia que los BRICS se comprometan a llevar su iniciativa más emblemática, más allá del concepto tradicional de “banco de desarrollo” y trabajen para definir en detalle una agenda transformadora. Así, entre las principales recomendaciones de Oxfam para el Banco de Desarrollo de los BRICS se incluyen:
1 - El nuevo banco permite a los BRICS demostrar s liderazgo en la agenda en pro del desarrollo sostenible. Cuando el mundo está a punto de adoptar un nuevo marco global de desarrollo, los BRICS tienen la oportunidad de asumir el liderazgo conceptual y operativo de la importante agenda en pro del desarrollo sostenible que emergió de los debates de la Cumbre Río +20 de 2012 en Brasil. El banco de los BRICS debe adoptar una visión de "desarrollo sostenible" orientada a acabar con las privaciones y a desarrollar las capacidades humanas y que, a la vez, esté centrada en un uso responsable de los recursos naturales, dentro de los límites planetarios. Este compromiso con el desarrollo sostenible implica que el banco de los BRICS debe aplicar en sus proyectos un enfoque centrado en los aspectos sociales, medioambientales y económicos del desarrollo y no, simplemente, en los mercados. Las actividades del banco deben estar encaminadas a apoyar patrones de consumo y producción sostenibles y estrategias de crecimiento inclusivas y transformadoras. Aunque el desarrollo de infraestructuras es una de las principales prioridades del banco BRICS, es importante garantizar que sus inversiones beneficien a las comunidades más desfavorecidas desde el punto de vista económico y social y que los proyectos que lleve a cabo no repitan el perjudicial modelo de las políticas de préstamo tradicionales, cuyas dañinas consecuencias han padecido los países en desarrollo.
2 - El nuevo banco puede servir como plataforma para globalizar los esfuerzos de los BRICS para acabar con la pobreza y reducir la desigualdad, con especial atención a la igualdad de género y los derechos de las mujeres.
El nuevo banco de desarrollo debe reflejar claramente la noción de que, a día de hoy, la desigualdad es el principal obstáculo para el crecimiento. Si el banco quiere marcar una verdadera diferencia, debe centrarse en abordar la exclusión social, lograr igualdad de género y respetar los derechos y necesidades de los grupos más excluidos y vulnerables de la sociedad.
El banco debe reconocer que fomentar el acceso a servicios sociales básicos –entre ellos, la educación, la sanidad, el agua y el saneamiento– es una estrategia clave para promover una mayor igualdad de oportunidades y contribuir a impulsar el crecimiento económico. A nivel macroeconómico, esto implica trabajar para acabar con la desigualdad extrema de tal forma que las riquezas, las oportunidades y los activos se repartan de forma justa tanto entre países como dentro de cada uno de ellos. Para abordar el reto de acabar con la desigualad extrema, es clave incrementar la capacidad para movilizar recursos domésticos y mejorar la transparencia fiscal y los sistemas para incrementar la rendición de cuentas.
Oxfam recomienda al nuevo banco de desarrollo que entre sus objetivos incluya comprometerse a hacer frente a las desigualdades que excluyen a las mujeres y las niñas y limitan su plena participación económica, social y política. El banco de los BRICS debe incluir en su mandato el intercambio de conocimientos y recursos para promover la reforma de instituciones y legislaciones discriminatorias, medidas concretas para satisfacer las necesidades sanitarias y educativas de las mujeres, y la eliminación de aquellos obstáculos que impiden el acceso de las mujeres a empleos de calidad.
3 - Los países BRICS deben contar con políticas de cooperación internacional explícitas, basadas en los debates públicos y respaldadas por una sólida capacidad institucional.
A pesar de su llamamiento a la reforma y democratización del panorama internacional, el trabajo de los BRICS podría centrarse en el de debate en torno a sus posiciones y estrategias conjuntas. Existe la necesidad urgente de que la política exterior de los BRICS se convierta en política de dominio público. En el contexto del banco de desarrollo, el reto reside en armonizar los enfoques de los países BRICS hacia la cooperación internacional y las inversiones, a la vez que se aseguran de acordar y demostrar activamente su compromiso con la cooperación "Sur-Sur", con unos estándares globales basados en los derechos humanos y con la justicia social y medioambiental.
También es necesario reconocer e integrar los marcos de cooperación y desarrollo regional, como el Consenso de la Sociedad Civil sobre la Posición de África respecto de la Eficacia de la Ayuda y el Desarrollo o la posición común de África sobre la agenda de desarrollo post 2015. Además, el banco propuesto hace necesario que los países miembro se comprometan a desarrollar capacidades institucionales competentes y coherentes entre sí. Para que el banco opere de forma eficaz y sostenida es esencial el desarrollo de un marco común para el establecimiento de objetivos y resultados operativos y de mecanismos de planificación, revisión e intercambio de lecciones aprendidas, conocimientos especializados e iniciativas innovadoras.
4 - El nuevo banco de desarrollo debe adoptar una estructura de gobierno democrática. Teniendo en cuenta que este nuevo banco de desarrollo ha emergido en respuesta a la desigualdad de poder y el desigual reparto de recursos por parte de las instituciones de Bretton Woods, consideramos que los países BRICS pueden "personificar" un importante cambio al acordar las estructuras de gobierno y afiliación del nuevo banco de los BRICS.
Se han esgrimido muchos argumentos a favor de que las contribuciones iniciales al capital del banco sean reducidas e iguales. Esto permitiría al banco fomentar la participación de otros donantes potenciales de países en desarrollo y crear un sistema en el que los procesos de votación y toma de decisiones sean más equitativos; por ejemplo, adoptar la máxima de "un país, un voto" y que la elección del presidente del banco se realice a través de su patronato.
El banco debe ser un ejemplo de liderazgo por parte de estos cinco países para movilizar nuevos recursos financieros para el desarrollo del Sur global que son gestionados de forma más democrática.
5 - El banco de desarrollo de los BRICS debe asegurar ciertas salvaguardias medioambientales y sociales y establecer mecanismos de información, rendición de cuentas y rectificación.
La creación de un marco de salvaguardias sociales y medioambientales exhaustivo y aplicable en el contexto del nuevo banco no es necesario, sino crucial. Las prácticas acordadas a nivel global en relación a la protección y sustento de los recursos medioambientales y los derechos de las comunidades –tanto de aquellas afectadas por actividades específicas, como de aquellas afectadas de forma indirecta por los cambios en la política macroeconómica– son un importante punto de referencia. Uno de los desafíos más importantes a los que se enfrenta el banco de desarrollo de los BRICS es la participación efectiva de todas sus partes interesadas. Además de extraer lecciones de foros abiertos como los del Banco Asiático de Desarrollo o del CSO Town Hall o el Policy Forum del Banco Mundial, el banco de los BRICS debe establecer un proceso continuo de intercambio de información y consulta con la sociedad civil y otras partes interesadas en relación a aspectos tanto internos como externos de su funcionamiento.”
La transparencia en torno al papel y las actividades del sector privado es un aspecto fundamental de la rendición de cuentas. Actualmente, la información en torno al alcance y el impacto de las actividades corporativas relacionadas con el BRICS en otras regiones es muy limitada. Por ello un sistema sólido que asegure la transparencia en torno a las actividades e inversiones del sector privado, es clave. Para ello, se debería tener en cuenta los esfuerzos independientes de seguimiento y rastreo de las inversiones privadas en agricultura e industrias extractivas a través de la recopilación de información sobre el terreno en países de África, Europa del Este y Latinoamérica.
La creación de un nuevo banco de desarrollo no solo es una idea bienvenida sino una iniciativa crucial ante las anomalías económicas y políticas detectadas a raíz de la crisis financiera de 2008. La transición hacia un mundo multi-polar, económicamente frágil y políticamente inestable ha venido acompañada de una nueva generación de desafíos desde el punto de vista del desarrollo –como, por ejemplo, cómo abordar la creciente desigualdad, hacer frente a los desafíos demográficos, equilibrio y crecimiento económico con la sostenibilidad medioambiental y la preservación de la paz y la estabilidad – que requieren enfoques y estrategias radicalmente diferentes, así como cambios fundamentales en la forma en que los países del "norte" y los del "sur" se han relacionado tradicionalmente.
A pesar del escepticismo en torno a la competencia y los distintos intereses de los países BRICS, el nuevo banco de desarrollo es la primera iniciativa institucional de las economías emergentes que puede ir más allá de sus limitaciones específicas y construir una agenda de desarrollo más holística y radicalmente distinta.”
Otro elemento a ser implementado por el BRICS es la creación de un mecanismo de reservas de monedas extranjeras, al cual se pueda acudir en casos de crisis financieras. Este mecanismo de reservas estaría dotado de unos 100.000 millones de dólares y conseguiría dar autonomía a los países emergentes, para que pudieran hacer frente a las dificultades de sus balanzas de pago.
Uno de los primeros cuestionamientos que se hacen, es que el dólar deje de ser la moneda de referencia del comercio internacional. En la medida que pueden ellos, comercian con sus propias monedas en sus intercambios, y como representan una parte importante del comercio mundial y mucho más que lo van a ser, ponen en cuestión uno de los bastiones del poder norteamericano: el dólar”.
En definitiva, el surgimiento de los BRICS es una buena noticia, si por fin consiguen consolidarse y se crean instituciones internacionales políticas y económicas paralelas a las actuales, dominadas por el mundo occidental. Supondrá un paso más en la decadencia del poder norteamericano y el traslado de las decisiones fuera de las actuales instituciones.
"El BRICS es un símbolo de la formación de un mundo multipolar. Occidente, acostumbrado a controlar muchos procesos en la economía mundial, no puede aceptar el hecho de que haya alternativas que están fuera del control de EE.UU.", destacó Riabkov, citado por RIA-Novosti
Nadie "está modificando artificialmente" el proceso del aumento de la fuerza política del bloque, aseguró Riabkov en una entrevista a un canal ruso. "No hay intención de convertir al BRICS en una agrupación o una alianza militar, nadie persigue este objetivo", puntualizó el político.
Por su parte, el máximo responsable del Servicio Federal de Seguridad de la Federación de Rusia, Nikolái Pátrushev, opina que las recientes tendencias de la política internacional indican que para contener al grupo BRICS se aplicarían más herramientas de influencia informativa externa que presión militar.
"Las tendencias recientes indican que para frenar a nuestros países no se aplicarán herramientas militares, sino que nos amenazan el impacto informativo y la acentuación artificial de las contradicciones nacionales, religiosas y culturales", apuntó Pátrushev.
El BRICS nació por iniciativa de Moscú como un mecanismo de consultas permanentes entre Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica. Los cinco países miembros son economías de vanguardia en sus regiones y cada uno de ellos participa en diversas asociaciones económicas regionales. La principal tarea del BRICS es transformar el mundo y privar a Occidente de las posiciones dominantes.
LAS CUMBRES DEL BRICS
Desde la reunión en Nueva York, los ministros de relaciones exteriores de las naciones del grupo se reunieron cuatro veces, incluyendo una reunión en Yekaterinburgo (Rusia) el 16 de mayo de 2008. La declaración de esta última reunión formuló enfoques comunes a temas importantes de la agenda internacional. Los lazos entre las naciones del grupo se completaron con las reuniones de los ministros de hacienda en Sao Paulo (Brasil) el 7 de noviembre de 2008 y Londres (Inglaterra, Reino Unido) el 13 de marzo de 2009. En esas reuniones se aprobaron declaraciones conjuntas que reflejaban puntos de vista comunes sobre problemas económicos mundiales. Por iniciativa de Rusia, los líderes de las naciones del grupo tuvieron una breve reunión el 9 de julio de 2008, en el marco de la cumbre del G8 de ese año, celebrada en Japón, para acordar una reunión a gran escala de las naciones BRIC. En diciembre del 2010, los cuatro países acordaron la incorporación de Sudáfrica al mecanismo de los BRIC, así que en la actualidad se emplea BRICS para incluir al país africano.
Los países miembros del BRICS han celebrado hasta ahora las siguientes cumbres: el 16 de junio de 2009 en Yekaterimburgo (Rusia), el 15 de abril de 2010 en Brasilia (Brasil), el 14 de abril de 2011 en Sanya (China), el 29 de marzo de 2012 en Nueva Delhi (India), y el 26 de marzo de 2013 en Durban (Sudáfrica). El grupo quiere además una reforma más rápida y mayor peso en el Fondo Monetario Internacional. Además, han pedido al Banco Mundial que «promueva relaciones de igualdad» entre países, en lugar de «mediar entre el "Norte" y el "Sur"», artificial de las contradicciones nacionales, religiosas y culturales", apuntó Pátrushev.
El experto Pepe Escobar destaca en un análisis para RT titulado ‘EL grupo BRICS pisotea a EE.UU. en América del Sur' el papel clave de China, Rusia y Brasil en el continente sudamericano, donde avanzan "poco a poco e inexorablemente" en términos de restructuración del comercio e infraestructura, provocando el "miedo" de Washington.
RT informaba que el banco del Desarrollo del BRICS, es una de las mayores instituciones de cooperación del mundo, financiará proyectos de infraestructura en países emergentes. El profesor de relaciones internacionales de la Fundación Getulio Vargas, Oliver Stuenkel, considera que el banco "rompe el monopolio de las instituciones financieras lideradas por Occidente", lo que significa un "cambio muy significativo para el comienzo del proceso de multipolarización".
La creación del fondo común de reservas monetarias para el banco de los países del BRICS podría "sacudir el trono del Fondo Monetario Internacional", según el periódico turco 'Dunya'.
¿Podrían las herramientas financieras de los BRICS competir en un futuro con el Fondo Monetario Internacional, tal y como lo pronostican algunos economistas? Los políticos rusos, de Brasil, India, Sudáfrica y China consideran que el BRICS está llamado a ser la mayor contraparte del FMI y BM.
Un sondeo realizado por la cadena de televisión rusa Vesti entre los participantes de una mesa redonda en el Centro del Comercio Internacional de Moscú señalaba que el BRICS logrará sus objetivos en el corto plazo. “El bloque BRICS es una de las soluciones más exitosas desde el punto de vista de un contrapeso al Fondo Monetario Internacional y la OTAN", estimó el líder del Partido Comunista, Guennadi Ziugánov. "Yo apuntalaría al máximo esta unión, porque tiene grandes perspectivas geopolíticas", enfatizó.
El centro del desarrollo económico global ya se ha desplazado hacia Asia, donde China, la India, Vietnam, Corea y Japón forman un núcleo, dijo el asesor del presidente de Rusia Serguéi Gláziev. Los países del BRICS tienen mayor envergadura que ese núcleo asiático, pero "aquellas instituciones que se están creando no serían un contrapeso al FMI, sino más bien un complemento, un intento de crear mecanismos para la estabilidad regional independientes del FMI y Estados Unidos".
"No necesitamos los volúmenes [de financiamiento] que tiene el FMI", se expresó el comisionado de la Presidencia rusa para los derechos empresariales, Borís Titov. Por eso, en su opinión, es mejor que el Banco de Desarrollo de los BRICS funcione como "un capital conjunto para realizar proyectos conjuntos. Y también, cuando lleguen los tiempos difíciles, serviría para arrimar el hombro".
La época que vivimos no es fácil ni para Brasil ni para Rusia, recordó. "China está en una situación mejor, por eso tal vez nos podría echar una mano. En otro momento lo haríamos nosotros para China". "Rusia está incondicionalmente en contra de un mundo unipolar, y eso significa que necesitamos nuevas herramientas financieras", afirmó la diputada de la Cámara baja del Parlamento ruso Liubov Yarovaya. "En colaboración con otros países Rusia podría ofrecerle al mundo un nuevo formato de cooperación mutuamente ventajosa". Según el presidente de la Cámara del Comercio y la Industria de Rusia, Serguéi Katyrin, "es cuestión del tiempo" que los BRICS presenten cierta competencia al FMI. Los valores económicos que representan "podrían ser comparables mañana o pasado mañana".
"La presidencia rusa estará orientada al uso máximamente eficaz del potencial de los cinco para reforzar la seguridad y estabilidad en el mundo", adelantó Putin en un comunicado oficial publicado en la página web de la cumbre de los BRICS que se celebrará el 9 y el 10 de julio en Ufá, capital de la república rusa de Baskortostán.
Rusia invitará a sus socios a invertir en varias direcciones económicas nuevas, como energía, comunicaciones y minería, dijo Lúkov, según recoge RIA Novosti. "Hemos propuesto crear un banco de reserva de combustible y crear una asociación energética. En total, son 37 iniciativas. También esperamos propuestas por parte de nuestros socios", detalló.
La Cumbre de los BRICS a efectuarse en este mes de julio en Ufá (Rusia) será decisiva para implementar los planes sociales y económicos, políticos y culturales de Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica.
El Banco de Desarrollo del BRICS será un éxito porque inclusive cuenta con el apoyo de otros bloques como la UNASUR. Sin duda se podría dar una alianza estratégica entre el Banco del Sur y el nuevo Banco de Desarrollo.
Todo indica que en el cercano futuro se producirá una intensa cooperación para alcanzar el objetivo principal: Crear una nueva estructura financiera internacional que sea capaz de acabar con la hegemonía usurera y neocolonizadora de los gemelos de la explotación, como históricamente han sido el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que han sido usados como instrumentos económicos de la neodominación mundial soñada por el imperio y sus socios europeos.
COMITÉ INDEPENDENCIA Y SOBERANÍA PARA AMÉRICA LATINA
-CISPAL-
Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com