UNIÓN ECONÓMICA EUROASIÁTICA UN NUEVO BLOQUE QUE SIEMBRA FUTURO 



ENTRARÁ EN VIGENCIA EL 1° DE ENERO DE 2015  



La Comunidad Económica Euroasiática es una unión económica que entrará en vigencia el primero de enero de 2015. Se trata de un nuevo bloque de naciones que decidió impulsar la Organización Económica Internacional que ha sido creada para promover con eficacia el proceso emprendido por los países miembros para formar una Unión Aduanera y un Espacio Económico Común, así como para la realización de otras metas y objetivos relacionados con una mejor integración en las esferas económica y humanitaria. Es diferente en su forma y objetivos a la Unión Euroasiática o Comunidad Eurasiática, porque es un bloque con objetivos y perspectivas propios para sembrar un futuro de esperanza en una zona que ocupa el 15 % del total de la superficie de la tierra.

Este nuevo bloque que está convocado a tener una gran trascendencia en las relaciones económicas internacionales, nace como consecuencia del Tratado firmado por los gobiernos Rusia, Kazajistán y Bielorrusia el 29 de mayo de 2014. Ese tratado permite expandir la organización hacia el Cáucaso con la incorporación de Armenia que se produjo el 9 de octubre de 2014. En el año 2015 se proyecta el ingreso de nuevos miembros interesados en establecer contactos para la concreción de acuerdos comerciales de suma importancia con el ingreso de Vietnam, Corea del Sur, India e Israel. Uno de los propósitos es establecer acuerdos comerciales con la Union Europea, el Mercosur, Unasur y CELAC o individualmente con países de América Latina y el Caribe. El Ecuador podría beneficiarse si ingresa a ese bloque, porque le permitiría abrir nuevos mercados en el Asia.

El nuevo bloque ha tenido que depurarse a lo largo de un proceso histórico que según varios analistas se inició después de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética el 8 de diciembre de 1991. “Rusia y las repúblicas de Asia Central hicieron reformas económicas y se creó la Comunidad de Estados Independientes por los presidentes de las ex-repúblicas soviéticas. En 1994, el presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, sugirió la idea de la creación de un bloque regional económico en un discurso en la Universidad Estatal de Moscú, para así hacer crecer las economías de Europa y el este de Asia. La idea fue bien vista al ser un contrapeso a la Unión Europea.
En 1995 Bielorrusia, Kazajistán, Rusia, y luego Kirguistán y Tayikistán firmaron el primer tratado estableciendo una unión aduanera.
En 1996 Bielorrusia, Kazajistán, Rusia y Kirguistán firmaron el Tratado de Integración Económica y Humanitaria. El objetivo de este tratado fue para acelerar la integración económica en materia de bienes, servicios, trabajo, capitales, transporte, energía y sistemas informáticos.
En 1999 Bielorrusia, Kazajistán, Rusia, Kirguistán y Tayikistán firmaron el Tratado del Espacio Económico Único. Para promover la integración y la cooperación en la región.
En el 2000 Bielorrusia, Kazajistán, Rusia, Kirguistán y Tayikistán establecieron la Comunidad Económica Euroasiática (EurAsEC o CEEA) en el cual Uzbekistán se unión en 2006 con lo que esos acuerdos económicos y comerciales comenzaron a equipararse y compararse con la Comunidad Económica Europea con una población de 171 millones de habitantes.
En 2006 Bielorrusia, Kazajistán y Rusia crearon la Unión Aduanera Euroasiática la cual entró en vigencia el 1 de enero de 2010.
El primer ministro de Rusia de ese entonces, Vladimir Putin, apoyó la idea de Nursultan Nazarbayev sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática. El 18 de noviembre de 2011 los presidentes de Bielorrusia, Kazajistán y Rusia firmaron un acuerdo para establecer oficialmente la Unión Económica Euroasiática en el 2015.
En fecha de 29 de mayo de 2014 se firmó el Acuerdo para la creación de la Unión Económica Euroasiática. Este acuerdo ha sido firmado por Nursultán Nazarbáyev (presidente de Kazajistán), Vladimir Putin (presidente de Rusia) y Aleksandr Lukashenko (presidente de Bielorusia). Además los presidentes de Armenia y Kirguistán también estuvieron presentes, en calidad de miembros observadores.
El nuevo mercado común comenzará a funcionar el 1 de enero de 2015. A nivel geopolítico, es una gran apuesta estratégica de los rusos, que ya forman parte del denominado BRICS, y que con su acercamiento a América Latina, y proyectos como éste, pretenden reducir significativamente el peso político de Washington en la arena internacional.
“La Unión Económica Euroasiática tiene como punto más elevado de su territorio en el Khan Tengri ubicado en las montañas Tian Shan en Kazajistán, a 7,010 m sobre el nivel del mar. El punto más bajo de la Unión se encuentra en la Depresión de Karagiye en Kazajistán. La bahía del mar Caspio en Kazajistán tiene algunos de los puntos más bajos en la Tierra. De acuerdo a las estimaciones de la ONU, en 2005 el 40% de Bielorrusia estaba cubierto de bosques. 11,000 lagos y arroyos también fueron encontrados en Bielorrusia. Rusia es conocida por sus extensos recursos minerales y energéticos, las más grandes reservas en el mundo, siendo así la principal productora de petróleo y de gas natural”.
La Unión Económica Euroasiática cubre un área mayor a los 20. 000. kilómetros cuadrados, aproximadamente el 15% de la superficie terrestre.
Los miembros de la Comunidad Económica Euroasiática son Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán. Se espera que Uzbekistán suspendido en 2008, regrese a la Comunidad como miembro de pleno derecho. Entre los países observadores constan: Armenia, Moldavia y Ucrania. Armenia en la práctica es ya un miembro de pleno derecho de conformidad con la resolución de Minsk, capital de Bielorrusia, en donde se firmó el contrato de adhesión de la república de Armenia a la Unión Económica Euroasiática.
En dicha reunión se destacó que la Unión Económica Euroasiática busca el libre flujo de mercancías, servicios, capitales y trabajadores, así como establecer una política común en sectores estratégicos de la economía: energía, industria y transporte.
Vladímir Putin, presidente de Rusia, afirmó que el tratado es histórico y marca una época a la par que adelantó que las negociaciones con la Unión Europea y Ucrania, a propósito del tema del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE, serán difíciles. “Nos esperan negociaciones difíciles y tenemos que actuar solidariamente”, afirmó Putin dirigiéndose a los líderes de Bielorrusia y Kazajistán.
Algunas cifras demuestran la trascendencia de esta nueva organización económica. Los estados miembros de la Comunidad Económica Euroasiática tienen una población que supera los 181 millones de personas (el 2,7% de la población mundial). El volumen de comercio exterior de los Estados miembros ha aumentado tres veces desde 2002, superándose los 90 billones de dólares. La región produce el 3,5% del PIB mundial. La Comunidad Económica Euroasiática tiene vastos recursos minerales y materias primas.
Los Estados de la Comunidad poseían el 9% de los recursos petroleros de todo el mundo, el 25% del gas y el 23% del carbón, su participación en la generación de energía eléctrica ascendió a un 5,5% a nivel mundial, la producción de acero fue del 5,4% y la producción de granos del 5,7%.
El periodista Aleksey Nikolskyi de RIA Novosti, al referirse a la adhesión de Armenia, manifestaba que ha firmado el acuerdo de adhesión a la Unión Económica Euroasiática, que se compone de Rusia, Bielorrusia y Kazajistán. El pasado 29 de mayo Rusia, Bielorrusia y Kazajistán firmaron el tratado sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática, que entrará en vigor el primero de enero de 2015.

La Unión Económica Euroasiática prevé el libre flujo de mercancías, servicios, capitales y trabajadores en su seno y una política común en los sectores clave de la economía: energía, industria, agricultura y transporte. El tratado “es histórico, marca una época”, afirmó Putin tras firmar el 3 de octubre la Ley de Ratificación del acuerdo para el establecimiento de dicha Unión.

En la reunión celebrada en la capital bielorrusa, Minsk, se ha firmado el contrato de adhesión de la República de Armenia a la Unión Económica Euroasiática. Así, desde 1 de enero del próximo año Armenia será miembro pleno de la unión.

También en este evento se ha creado la ‘hoja de ruta’ para la adhesión de Kirguistán a la Unión Económica Euroasiática.

Así mismo, para dar el impulso definitivo a la Unión Económica Euroasiática, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha anunciado la firma de la ley sobre la ratificación del acuerdo para el establecimiento de la Unión Económica Euroasiática, que compondrán Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, en su fase inicial.
.
“Este es un paso importante en nuestro trabajo para alcanzar la integración con nuestros socios y aliados más cercanos”, aseguró el mandatario en una reunión con miembros del Gobierno ruso, según informó la Agencia RIA Novosti. El tratado “es histórico, marca una época”, insistió Putin tras la firma del documento y agregó; “Conservamos plenamente la soberanía estatal, pero garantizamos una cooperación económica más ajustada y armonizada. Nuestra posición geográfica nos permite crear rutas logísticas no solo de importancia regional, sino también de importancia global, concentrando en ella los enormes flujos comerciales entre Europa y Asia”, precisó el presidente ruso y comentó que esto es lo que garantizará a la nueva unión un desarrollo dinámico y una creciente capacidad competitiva. Adelantó que la Unión Euroasiática está negociando la creación de una zona de comercio libre con Vietnam y reforzará la cooperación económica con China. Además, podría ofrecer regímenes preferenciales de comercio a Israel y a la India.
Para el Presidente de Rusia, Vladimir Putin no cabe duda que el número de participantes en la Unión Económica Euroasiática crecerá. Recordó que se está completando el proceso de adhesión de Armenia y que es muy activo el diálogo con Kirguistán. Dijo, además, que el tratado es histórico y marca una época.
Se prevé que la República de Kirguizistán se convierta en miembro de pleno derecho este mismo año o a más tardar el 1° de enero de 2015, adhesión que contribuirá al desarrollo agrícola del país. La fecha para esa adhesión fue informada por la presidente del Consejo de la Federación (Senado) de Rusia, Valentina Matvienko al destacar que La Comunidad Económica Euroasiática responde a los retos de la globalización.
El Mercado Unido propició el crecimiento de los países integrantes de la Unión Aduanera según declaró en entrevista exclusiva a La Voz de Rusia el presidente de la Comisión Económica Euroasiática Víctor Jristenko.
Este funcionario considera que los procesos de integración favorecieron ostensiblemente las economías de Rusia, Bielorrusia y Kazajstán, hecho que tiene especial relevancia en las condiciones de la crisis mundial. El 2013 fue un año decisivo para el desarrollo de la integración del espacio postsoviético.
A partir del año 2012 se marcó una etapa importante del desarrollo de la Unión Aduanera y la Comunidad Económica Euroasiática. Precisamente en las condiciones de crisis mundial se tornaron evidentes todos los aspectos positivos de la profundización de la integración, comentó a La Voz de Rusia el presidente de la junta del principal órgano ejecutivo de la Comisión extranacional para la Comunidad Económica Euroasiática, Víctor Jristenko: Las ideas expuestas más importantes son:
• El ritmo de crecimiento de las economías quizás sea menor que antes, pero de cualquier modo hablamos de un incremento del 4 % del PIB y un crecimiento del 9 % de las inversiones. Resulta interesante observar que se mantiene un crecimiento estable del comercio mutuo, y su ritmo se incrementó dos veces más que los incrementos del comercio exterior con terceros países. Por tanto, se torna obvio que la integración influye positivamente en nuestras economías.
El segundo resultado importante fue la creación de un Comité Ejecutivo extranacional que funciona constantemente: la Comisión Económica Euroasiática, El proceso de transmisión de autoridad de los gobiernos nacionales a este órgano extranacional ha concluido.
• La Comisión Económica Euroasiática toma sus decisiones de modo independiente, y las aplica sin filtrado alguno en el territorio de tres países. Este tipo de procedimiento carece de precedentes en la historia reciente del espacio euroasiático. Lo más importante es que esta Comisión comenzó a cumplir con sus objetivos sin pérdida de tiempo. Todos los instrumentos, todos los mecanismos de preparación y acuerdos con los gobiernos nacionales funcionan. Todas las semanas llevamos a cabo reuniones de la junta del gobierno extranacional y tomamos decisiones. Hasta este momento hemos llegado a más de trescientos acuerdos y estas decisiones soy muy importantes para los sectores más sensibles de la economía.
Es muy importante comprender, que la creación de la Unión Aduanera y la Comunidad Económica Euroasiática no implica un intento de aislarse del resto del mundo. Esto se torna imposible, sobre todo porque los países miembros de la CEE están en proceso de admisión o ya pertenecen a la Organización Mundial de Comercio:
• Con la creación de un mercado común, logramos armonizar las condiciones de nuestra coexistencia con el mercado global. Rusia ya es miembro de la OMC. Gracias a este avance de Rusia, los tres países comienzan a funcionar según las reglas de la OMC y el mercado global. Y ello implica condiciones más liberales de acceso a nuestro mercado común. Este año la comisión definió las tarifas únicas aduanales ajustadas, se trata de más de once mil tipos de mercancías, cambió las reglas y los procedimientos (incluidos los sanitarios y fitosanitarios) para armonizar las condiciones de trabajo de los tres países con los compromisos asumidos por Rusia con la OMC.
El 2015 será un año decisivo para la Unión Aduanera y la Comunidad Económica Euroasiática desde el punto de vista de una formación definitiva del conjunto de normas. Los logros de la integración del espacio postsoviético ya han sido señalados por la correspondiente resolución especial de la Asamblea de la ONU. El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo definió a la Comunidad Económica Euroasiática como el único proyecto exitoso en este territorio. No obstante, Occidente todavía mira con recelo estos procesos de unificación. Sin embargo, semejantes actitudes distan de ser realistas.
• Los resultados de la integración de este trío provocaron una reacción virulenta de los políticos estadounidenses. Pero la presente integración es un proceso exclusivamente económico. Imponer a ella los mitos de la resovietización, la reencarnación u otros “re”, responde a razones políticas. ¿Por qué? Pues porque la globalización del mundo y las economías en gran medida fue orquestada desde un centro único y tropezó con serias contradicciones. La respuesta a esta globalización es el incremento de procesos de unificación regional. Y si nos referimos a la calidad de las uniones de integración, le correspondió precisamente al espacio euroasiático ser el segundo bloque en alcanzar un nivel extranacional, después de la Unión Europea. En este sentido, el fortalecimiento de estos polos despierta reacciones de tal índole. Por mi parte, eso me parece muy bien, lo asumo como una muestra de nuestra calidad, señaló Jristenko y añadió que la integración de nuevos miembros a la Unión Aduanera y a la Comunidad Económica Euroasiática es un proceso natural.
Es importante señalar que la Unión Euroasiática es el principal proyecto geopolítico del presidente ruso, Vladimir Putin, basado en la ya existente Unión Aduanera que conforman los 3 países y que apunta a integrar parte de las exrepúblicas soviéticas en una zona económica única que pueda cooperar y competir con la Unión Europea (UE) y Estados Unidos. .
Con este nuevo proyecto iniciado años atrás, y tras duras negociaciones entre los mismos, estos países pretenden eliminar las tarifas aduaneras y beneficiarse de recursos energéticos y de mercancías..
El documento, que representa un tratado económico, no afecta a la soberanía de los Estados participantes. El acuerdo definitivo fue firmado por el presidente ruso, Vladimir Putin, y sus homólogos bielorruso, Alexandre Lukashenko, y el kazajo, Nursultan Nazarbayev, en Astaná, capital de Kazajistán.
Esta firma es “histórica”, afirmó Putin. “Hoy hemos creado un centro de desarrollo económico potente y atrayente, un gran mercado regional que reúne a 170 millones de personas de los 3 países. Nuestra Unión tiene enormes reservas de recursos naturales, incluyendo la energía, que representa un quinto de las reservas de gas mundial y el 15% de las de petróleo”, subrayó Putin.
Además, Rusia destaca que la actual Unión Aduanera con Bielorrusia y Kazajistán es el tercer mercado mundial, después de Europa y China: en los últimos 3 años, el intercambio creció 50% ($ 23.000 millones) por un total de $ 66.200 millones. Con unos comienzos similares a la UE, la Unión Euroasiática quiere consolidarse como un bloque para hacer frente al bloque europeo, conformada por 28 países socios. El presidente kazajo destacó que el acuerdo fundacional de la UEE satisface a todas las partes, recalcó que es un acuerdo equilibrado y bien redactado, que considera los intereses de todos”, dijo Nazarbáiev al enfatizar que le precedió “una enorme labor para alcanzar un consenso que satisface a todos”.
Nazarbáiev señaló también que el documento “tiene una importancia histórica para el futuro de Rusia, Kazajstán y Bielorrusia porque recoge todos los aspectos básicos y los principios de igualdad e integridad territorial de los Estados y respeto a las particularidades de sus sistemas políticos”.
La Unión Económica Euroasiática será un poderoso actor de la economía y la política global del siglo XXI, opinó Leonid Slutski, presidente de la Comisión para Asuntos de la Comunidad de Estados Independientes del Parlamento ruso. Añadió que “Rusia, Bielorrusia y Kazajstán abren una nueva página al crear una unión integracionista que, sin lugar a dudas, se convertirá en un poderoso actor de la arquitectura económica y política global del siglo XXI”. Según el legislador, la UEE servirá de puente entre una Europa sumida en una larga recesión y las emergentes economías de la región Asia-Pacífico. En un futuro próximo, el nuevo bloque se completará con una dimensión parlamentaria y también tendrá su propio espacio informativo común, indicó.
Respecto al conflicto de Ucrania. el viceprimer ministro ruso, Ígor Shuválov, expresó que la crisis política en Ucrania es una crisis de autodeterminación y no afectó de ninguna manera los procesos integracionistas entre Rusia, Kazajstán y Bielorrusia.“La creación de la Unión Económica Euroasiática es una respuesta absolutamente adecuada y oportuna a los riesgos mundiales. Mientras, la crisis política interna de Ucrania es sobre todo una crisis de autodeterminación del país que debe decidir qué quiere y qué busca”, subrayó Shuválov.
Agregó que los acontecimientos en Ucrania no afectaron la alianza de Moscú, Minsk y Astaná sino demostraron que “unas estructuras de integración sólidas son imprescindibles para sobrevivir”. Nicolás Pedrov, investigador-analista de CIDOB sostenía que la inesperada marcha atrás de Ucrania en su acercamiento a la Unión Europea ha puesto en el punto de mira internacional la llamada Unión Aduanera que Rusia ha ofrecido a Kíev como alternativa al Acuerdo de Asociación avanzada que Bruselas esperaba ver firmado en la reciente cumbre en Vilnius.

Si se cumplen los plazos previstos, la actual Unión Aduanera formada por Bielarús, Kazajstán y Rusia, se convertirá en 2015 en un espacio económico único –con libertad de movimiento de bienes, capitales, servicios y trabajadores-, en el que una Comisión Económica Eurasiática modelada, al menos en apariencia, a imagen y semejanza de la Comisión Europea, actuará como autoridad regulatoria supranacional. Éste será, según los planes de Moscú, el primer avance sustancial en el camino hacia una Unión Euroasiática.

Culminará así un proceso extraordinariamente rápido. En julio de 2010, menos de tres años después de la firma del tratado constitutivo en octubre de 2007, entró en vigor la Unión Aduanera con la consiguiente eliminación de los controles fronterizos. Persisten, no obstante, problemas importantes relacionados con barreras no arancelarias. El interrogante de fondo es, sin duda, si este proceso tiene visos de desembocar en una verdadera y plena integración económica de estos y otros países del espacio euroasiático, decía.

Por supuesto, Rusia, motor y líder de la iniciativa, no muestra ninguna duda al respecto y rechaza vehementemente las insinuaciones sobre sus ambiciones neoimperiales en el espacio ex soviético. La unión aduanera es, hasta la fecha, la iniciativa de integración regional más exitosa en la zona y, según Moscú, muestra de un verdadero compromiso ruso con una estructura supranacional. A diferencia de lo que sucedía en la extinta Comisión de la Unión Aduanera, donde el voto era ponderado y Rusia nunca podía ser superada por Bielarús y Kazajstán aunque estos actuaran conjuntamente, en la nueva Comisión cada país contará con tres representantes y cada uno de ellos con un voto. Las decisiones de la Comisión serán, además, “vinculantes” y de “efecto directo”.

Sin embargo, una multitud de asuntos requerirán de una mayoría cualificada para ser aprobados y cualquier miembro insatisfecho con alguna decisión podrá dirigirse al Consejo compuesto por los jefes de Estado, en el que las decisiones deberán adoptarse por consenso.
El proceso se inicia con buenos augurios, pero el camino a recorrer será largo y deberá andarse con decisión porque la Unión Económica Euroasiática es un proyecto que a corto y mediano plazo beneficiará a la humanidad en su conjunto.

COMITÉ INDEPENDENCIA Y SOBERANÍA PARA AMÉRICA LATINA
-CISPAL-

Correo electrónico; tribunalpazecuador@yahoo.com