EL DILEMA DE LA HUMANIDAD: SOCIALISMO O BARBARIE 



EN EL EXPERIMENTADO DISPOSITIVO DE PREPARACIÓN PSICOLÓGICA LA BARBARIE DEL OTRO ES LA JUSTIFICACIÓN ÚLTIMA DE LA GUERRA 



por Fundación Frantz Fanon La Haine
Las decapitaciones filmadas de rehenes occidentales en Iraq y de un guía turístico francés en Argelia suscitan legítimamente un sentimiento de horror y una condena unánime y sin paliativos. Estos demenciales asesinatos no pueden ser sino obra de criminales perversos al servicio de una ideología pervertida. Estas macabras puestas en escena llegan después de imágenes igual de insoportables que muestran ejecuciones masivas de hombres desarmados. Sin embargo, unos medios e intermediarios políticos en Occidente manipulan fríamente la emoción que provoca este teatro de la crueldad. El calificativo que se repite sin cesar de “barbarie”, perpetrada por “bárbaros”, responde a la voluntad de deshumanizar a los autores de estas atrocidades. Fuera de los límites de la Civilización, ya no les compete el derecho común ni están sometidos a las leyes ordinarias. Conforme a sus costumbres establecidas y a sus experimentadas tradiciones, para la propaganda blanca se trata de denunciar la barbarie irreductible del “otro”, presentado como una totalidad indistinta para, más allá de los criminales, someter o exterminar mejor a toda una sociedad. O, como en los casos de Iraq y Siria, destruir los Estados.
Los órganos de propaganda representan estos asesinatos mediáticos como actos irracionales de una alteridad radical, casi no humana. Pero, mucho más que eso, desde las escalas de Levante a las de Barbería estas atrocidades serían inherentes a una esfera étnico-religiosa, el Islam, que a pesar de los matices lingüísticos, sigue siendo intrínsecamente peligroso, casi incomprensible y opuesto sistemáticamente a un Occidente cuyos valores humanos, por esencia y definición, son definitivamente superiores a todos los demás.
En una descarada aunque claramente asumida amalgama, los policías del pensamiento conminan a desolidarizarse públicamente de estos crímenes a los musulmanes de aquí y de allá, sospechosos de connivencia “cultural” con los asesinos. Se les conmina a aprobar la nueva guerra de Occidente en Oriente Próximo y los bombardeos “vengadores” decididos por la Civilización.
Estos argumentos de una propaganda esencialista cuyo objetivo es criminalizar a unas comunidades en su totalidad son odiosos y totalmente necios.
Esta propaganda de estigmatización y de culpabilización es tanto más inaceptable cuanto que estos periodistas-fiscales estarían particularmente bien situados, si hicieran bien su trabajo, para mencionar en su condición de especialistas la sistemática brutalidad y unos excesos de un inaudito alcance sanguinario de aquellos cuyas armas se vuelven desde hace décadas contra las poblaciones árabo-musulmanas.
Estos periodistas que repiten sin cesar la palabra “barbarie”, ¿qué han escrito sobre los cientos de miles de personas civiles muertas en Iraq a consecuencia del fósforo blanco y de las municiones de uranio empobrecido utilizados contra poblaciones civiles? ¿Quién de estos dechados de Civilización ha mencionado la suerte de estas decenas de niños con malformaciones genéticas en Faluya y en otros lugares a consecuencia del uso de armas inteligentes?
¿Se oyeron los gritos de indignación de esta prensa en posición de firmes cuando la muy civilizada Madeleine Albright, ex secretaria de Estado estadounidense, justificaba la muerte de medio millón de niños iraquíes? ¿Quién de esta prensa o de estas cadenas de televisión se sublevó ante el hecho de que en este país de los derechos humanos criminales cuando menos igual de sádicos que los del Estado Islámico pudieran morir en su lecho gracias a las amnistías y a la amnesia del Estado?
Pero no es en absoluto necesario remontarse a las guerras coloniales en nombre de la “Ilustración” de la generación anterior para reconocer la misma brutalidad contemporánea, igual de indecente, que se envuelve en los valores de la Democracia y los Derechos Humanos.
Así, Barack Obama, premio Nobel de la paz, puede emprender siete guerras desde que recibió esta distinción que ha perdido definitivamente cualquier significación moral. ¿Quién de estos medios menciona las decena de miles de víctimas inocentes en todo el mundo de los ataques de los drones? ¿No es “barbarie” la muerte de quinientos niños y niñas de Gaza bajo los misiles guiados y las bombas “inteligentes”? Del mismo modo, los bombardeos de escuelas administradas por la ONU serían como mucho daños colaterales de ataques quirúrgicos. Es cierto que sin imágenes y sepultados bajo la mistificación y el silencio cómplice de los periodistas a caballo entre la información y el entretenimiento no existen las decenas de miles de muertos de las guerras asimétricas. Simples estadísticas, los cadáveres destrozados de las personas pobres e indefensas no suscitan emoción alguna.
Por consiguiente, no hay ninguna necesidad de hacer investigaciones minuciosas para descubrir que la realidad de la “barbarie” es muy diferente de lo que quiere hacer creer esta prensa en uniforme de combate. Tampoco se intentará establecer aquí la genealogía política del Islam fanático fabricado por las monarquías del Golfo y armado por Occidente. ¿Quién se acuerda de los misiles franceses Milan, de las armas inglesas y estadounidenses generosamente suministradas a los “muyaidines” afganos, ayer luchadores por la libertad y hoy talibanes extremistas?
Las puestas en escena de asesinatos abyectos en unas circunstancias horribles por psicópatas apolíticos no pueden, en ningún caso, servir de pretexto para manipulaciones cargadas de ocio. El discurso de la barbarie proferido por los intermediarios de la propaganda, destinado a designar a falsos enemigos internos, tiene por objetivo hacer callar a aquellos musulmanes en Europa que denuncian las aventuras guerreras en Oriente Próximo. Tiene por objetivo hacer olvidar los crímenes cometidos por los aliados de Occidente y también, jugando con el miedo, arrojar a unas minorías visibles “de aspecto musulmán” a una opinión pública machacada mediáticamente a la que desde hace años se trata de condicionar. Estas gesticulaciones en torno a una denominada barbarie musulmana no logran ocultar la sangrante verdad de un Occidente colonialista ayer e imperialista hoy, que asume sin discontinuidad desde el siglo XIX sus guerras eminentemente civilizadas y muy sanguinarias en el mundo musulmán. Los criminales del Estado Islámico han asistido a una buena escuela.
En el experimentado dispositivo de preparación psicológica la barbarie del otro es la justificación última de la guerra. Ahora bien, las “guerras” eternas contra el terrorismo que se emprendieron hace décadas, lejos de haber contenido el fenómeno, lo han generalizado y hecho más complejo. Por consiguiente, a la luz de la experiencia apenas cabe la duda de que el rechazo de los enfoques políticos y la fascinación por la guerra manifestados por los dirigentes occidentales no producirá sino un aumento de la subversión, además de una peligrosa regresión del derecho internacional.
Los primeros y los peores bárbaros están entre nosotros.
Fundación Frantz Fanon, 27 de septiembre de 2014. Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos


BARBARIE OCCIDENTAL Y CRISTIANA

CARICOM RECLAMARÁ COMPENSACIONES A EUROPA POR AÑOS DE ESCLAVITUD

Las naciones caribeñas que integran CARICOM retomarán en Antigua y Barbuda sus negociaciones internas, para perfilar una estrategia conjunta en el reclamo de compensaciones a Europa por los años de esclavitud que sufrieron siglos atrás.
La Comunidad del Caribe (CARICOM) discutirá en su segunda Conferencia de la Comisión de Compensaciones (CRC) un plan de 10 puntos que reclama una disculpa formal, la cancelación de deuda externa y la repatriación de descendientes, entre otras exigencias.
Según expertos consultados, el modo en que los Estados miembros de Caricom planean reclamar esas compensaciones puede servir de modelo para los países de África que quieren hacer lo mismo.
“Los Estados de Caricom no están dispuestos a aceptar un ‘no’; no están dispuestos a seguir siendo marginados”, explicó Jeremy Sarkin, profesor de Derecho de la Universidad de Sudáfrica y especialista en la materia.
En una entrevista con Efe, defendió que Caricom ha creado una estructura “ejemplar”, ya que la demanda de indemnizaciones se pretende hacer “a nivel político, de Estado a Estado, y no mediante “comunidades, organizaciones o individuos como lo ha hecho África hasta el momento”.
El experto apuntó que la intención de reclamar a Europa nació en la Primera Conferencia Panafricana de Reparaciones celebrada en Nigeria en 1993, en la que el abogado jamaiquino Anthony Gifford defendió que la esclavitud de africanos era un crimen contra la humanidad y que el derecho internacional reconoce que todos los que cometen ese delito deben indemnizar a las víctimas.
La discusión internacional cobró fuerza en la Conferencia Mundial de Reparaciones a África en 1999 y, dos años después, en la Conferencia Mundial contra el Racismo celebrada en Sudáfrica.
“En los últimos quince años en el Caribe el clima de compensaciones ha madurado y la gente cada vez entiende mejor las razones de las demandas”, según el autor del libro “Genocidio colonial y reclamo de compensaciones en el siglo XXI”.
A su juicio, estos países no ven las compensaciones como una forma más de lucrarse y enderezar sus débiles economías en pleno desarrollo, sino “que buscan que se les reconozca el daño causado a la dignidad de sus pueblos”.
“Ha habido muy pocas disculpas y compensaciones, con pocos casos concretos, como la indemnización a exluchadores de libertad de Kenia por parte del Gobierno británico”, dijo a Efe la catedrática en Derechos Humanos Internacionales de la Escuela Balsillie en Canadá, Rhoda Howard Hassman.
Explicó que el fracaso de otros intentos de reclamación por parte de individuos y comunidades en África se debe, en parte, a la falta de voluntad política de las potencias europeas de atender las demandas, así como al hecho de que esas reclamaciones no se hayan realizado por parte del Estado afectado como país.
En esa misma línea, Sarkin opinó que los excolonizadores escuchan a medias las solicitudes por temor a “abrir la caja de pandora y recibir una avalancha de reclamaciones y salgan a la luz más problemas”.
Los problemas a los que se refiere el experto han sido denunciados en varias ocasiones por Hilary Beckles, presidente de la Comisión de Compensaciones de Caricom, que el pasado mayo dijo que “parte del legado de Europa en el Caribe son los problemas de analfabetismo, infraestructura y subdesarrollo”.
En su opinión, el hecho de que 13 de los 15 miembros de Caricom ya hayan creado comisiones nacionales de compensaciones es porque “han madurado” y “están más conscientes de los beneficios y las consecuencias de sus acciones”.
“En cambio, los gobiernos africanos se preocupan más por cómo los reclamos pudieran afectar a su relación con sus excolonizadores”, expresó, a la vez que apuntó que la mayoría depende aún de la ayuda financiera que recibe de ellos.
Según Howard Hassmann, “es muy difícil que las antiguas potencias coloniales ofrezcan compensaciones al continente africano. Cualquier indemnización financiera estará sujeta a las mismas condiciones y problemas relacionados a la ayuda financiera externa”.
Los académicos coincidieron en que el proceso de compensaciones tomará mucho tiempo en materializarse, a lo que Sarkin enfatizó que más que fondos monetarios, estos casos responden a una necesidad mayor de los pueblos del Caribe y África de sanar heridas del pasado, a la vez que Europa se responsabiliza por el daño causado.
(Con información de EFE)

BARBARIE GENOCIDA DEL SIONISMO
El ejército del régimen de Israel incrementó drásticamente la confiscación de las propiedades de los palestinos en la Cisjordania ocupada durante el año 2013.
Según un informe publicado este lunes por el diario israelí ‘Haaretz’, las fuerzas armadas del régimen de Tel Aviv emitieron, el 2013, 119 órdenes de apropiación de tierras palestinas, frente a una sola, en 2011, y 25, en 2012.
Las autoridades militares del régimen de Israel alegan que este aumento sostenible se debe a los esfuerzos del ejército para “hacer frente a un incremento de los disturbios y a un fortalecimiento de las estructuras terroristas” en Cisjordania.
En este contexto, la organización israelí de defensa de los derechos de los individuos “Hamoked Center” ha exigido al ejército del régimen de Tel Aviv precisar las incautaciones de las propiedades de los ciudadanos palestinos, sin embargo, esta demanda ha sido ignorada por parte de las autoridades.
Por otra parte, de acuerdo con Haaretz, el pasado diciembre, el régimen de Israel suscribió una normativa castrense para impedir a los palestinos apelar las confiscaciones a través de las cortes militares.
En una de sus más recientes órdenes de apropiaciones de las propiedades palestinas, las autoridades israelíes ordenaron el pasado sábado la confiscación de unas 8 hectáreas de tierras de cultivo palestinas en el sur de la localidad de Al-Jader, en el sur de la provincia de Beitolahm (Belén), centro-sur de Cisjordania.
(Con información de HispanTV)
La ofensiva israelí en Gaza de julio y agosto costó la vida a más de 2 mil 100 personas y dejó la franja devastada. Semanas después, Palestina ya no ocupa tantos titulares, pero su situación sigue siendo delicada en extremo.
La conferencia internacional de donantes para recabar fondos para la reconstrucción de la Franja de Gaza, celebrada este domingo en El Cairo, recaudó 5.400 millones de dólares, anunció el ministro noruego de Asuntos Exteriores, Borge Brende, en una rueda de prensa.
El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracía, anunció una contribución española de 36 millones de euros para Palestina para el periodo 2014-2017. De este monto, al menos el 50% será destinado al proceso de recuperación y reconstrucción de Gaza.
Mientras, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viajará a Gaza el próximo martes para entrevistarse con diferentes autoridades palestinas y comprobar el estado de las instalaciones de la organización.

BARBARIE NAZI EN EUROPA
Cinco tragedias de la guerra en Ucrania: preguntas sin respuesta
© REUTERS Shamil Zhumatov
Expertos de derechos humanos exigen que Kiev realice análisis forenses de los cadáveres de las fosas comunes descubiertas en Ucrania. Pero al igual que en otras cuatro tragedias, hay escasos avances para que la verdad salga a la luz.
© RIA Novosti
Hablando sobre las fosas comunes recién descubiertas en el este de Ucrania, el forense jefe de Donetsk, Konstantín Guerasimenko, dijo a RT que "todas [las víctimas] presentaban múltiples disparos y tenían las manos atadas".
Maja Kocijancic, portavoz de la Comisión Europea, dijo a RT que es necesaria "una investigación independiente en consonancia con las normas internacionales y que incluyan el examen forense".
Kiev, sin embargo, se ha mostrado renuente a unirse a la investigación iniciada por la OSCE. Al mismo tiempo, las autodefensas acusan a Kiev de ignorar las propuestas para crear un comité internacional a tres bandas que también incluya a expertos europeos.
Maidán mortal
© AFP Piero Quaranta
Febrero fue el mes más sangriento de protestas en Kiev en otoño e invierno. El 20 de febrero, el día más mortífero del Maidán, más de 100 personas, tanto manifestantes como fuerzas de seguridad, fueron asesinadas. Un mes después del tiroteo, el ministro de Exteriores de Estonia, Urmas Paet, dijo que "la nueva coalición" no quería "investigar qué pasó exactamente".
En abril, los fiscales ucranianos detuvieron a varios agentes de la policía antidisturbios Berkut como posibles "francotiradores del Maidán". La semana pasada Reuters publicó los resultados de su propio examen, que dejó al descubierto "graves deficiencias" en el caso contra los oficiales del Berkut. Cerca de 70 familias de las víctimas del Maidán siguen exigiendo "una investigación objetiva y minuciosa".
Masacre de Odesa
© REUTERS Yevgeny Volokin
El 2 de mayo la tragedia de Odesa dejó casi 50 muertos y unos 250 heridos. Los nacionalistas incendiaron un campamento de manifestantes y luego prendieron fuego a la Casa de los Sindicatos, donde activistas anti-Kiev quedaron atrapados en su interior.

Cinco meses después de esta tragedia, RT contactó con el Consejo de la UE para saber cómo progresaba la investigación. Ninguno de los responsables del crimen ha sido identificado.
Periodistas asesinados
© AFP
Muy pocos detalles han aparecido acerca de las muertes de cuatro periodistas rusos. El último en morir fue Andréi Stenin, reportero gráfico de la agencia internacional Rossía Segodnia, que falleció a causa de disparos efectuados por las Fuerzas Armadas de Ucrania.
© RIA Novosti
Al poner en marcha su 'operación antiterrorista' en Donetsk y Lugansk, Kiev ha desplegado la artillería pesada para atacar zonas civiles. Hospitales, escuelas y zonas residenciales se han convertido en blancos cotidianos de los ataques.
Sin embargo, Kiev ha negado que sus fuerzas sean responsables de este tipo de incidentes y culpa en cambio a las autodefensas.
La ONU dijo a RT que está "siguiendo las diversas investigaciones".