¡EVO YA GANÓ! Y CON ÉL LA PATRIA GRANDE EVO GANA LAS ELECCIONES EN BOLIVIA. 



EVO SUPERÓ TODOS LOÑS OBSTÁCULOS 



Por: Patricio Montesinos

El presidente boliviano, Evo Morales, no solo venció en las elecciones de este domingo, sino que logró su conquista tras superar todos los obstáculos que le impusieron desde Estados Unidos, con la complicidad de la débil derecha nacional, para frustrar el liderazgo que ha logrado en esa nación andina, en Latinoamérica y a nivel internacional.
Desde intentos de golpes de Estado y campañas mediáticas hasta tratar de amedrentarlo durante una gira europea, en la cual se le impidió a su avión sobrevolar varios países europeos, no fueron suficientes para impedir que el bautizado Gran Jefe Indio Latinoamericano continúe la lucha al frente de su pueblo y la Pachamama (Madre Tierra).

Incluso horas antes del inicio de los comicios, los adversarios de Morales hackearon varios medios de prensa nacionales, y difundieron informaciones falsas en las redes sociales sobre un eventual accidente o atentado sufrido por el actual mandatario boliviano, con el propósito de torpedear la consulta electoral.
Sin embargo, el Tsunami Azul, como le llamaron durante su campaña electoral, aplastó a sus contrincantes mediocres financiados por la Casa Blanca, y demostró una vez más a Washington que es un líder indiscutible regional y mundial.
Como prometió, Morales les propinó una goleada De Zurda, y proseguirá con su Proceso de Cambio iniciado cuando ascendió al poder en 2006. Entonces Bolivia era el segundo país más pobre de América Latina, después de Haití.
Hoy la Pachamama figura en la vanguardia de la Patria Grande con mayor crecimiento económico, y es la que más ha reducido la pobreza, con 32,2 puntos porcentuales, según un informe divulgado recientemente por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Acorde con ese documento, Bolivia se sitúa además a la cabeza en esta región en cuanto a la transformación de la población vulnerable (16, 9 puntos porcentuales), y ha incrementado al mismo tiempo la cifra de habitantes con recursos financieros holgados.
Morales la ha convertido en una potencia energética, tras nacionalizar los hidrocarburos, e impulsar esa importante industria generadora de riquezas, como similar ha hecho en otras esferas de la industria, el comercio y los servicios.
A la misma vez, el victorioso Gran Jefe Indio Latinoamericano ha promovido numerosos programas sociales en diferentes sectores como la salud, la educación, el deporte y la construcción de viviendas, entre otros, con notorio impacto en una población de 11 millones de habitantes, que en su mayoría vivía en la miseria, sin acceso a un techo ni a agua potable, y sin derechos a una asistencia médica y enseñanza dignas.
Actualmente Bolivia preside el importante Grupo G-77+China, que integran 133 países miembros de las Naciones Unidas, y su política exterior es bien clara: solidaridad, paz, integración, independencia, no injerencia en los asuntos internos, defensa de la Madre Tierra ante el Cambio Climático, reivindicación de la comunidades indígenas, y lucha por su derecho soberano a una salida al mar.
En cuanto a Estados Unidos, Morales ha demostrado no teme a sus amenazas y agresiones, y que tiene lo que tiene que tener para decirle al imperio lo que merece, por ello seguirá siendo otra espina en la garganta de Washington.
Como escribí en un anterior artículo, con su triunfo este 12 de octubre, que es también de la Patria Grande, Evo continuará dignificando en el siglo XXI la Bolivia por la que Ernesto Che Guevara luchó y soñó en la centuria pasada.
Más del 60 por ciento de los votos
• Evo Morales y el MAS ganan por más del 60% de los votos, seguido por Unidad Demócrata con aproximadamente 18%; el Partido Demócrata Cristiano con un 17%, de acuerdo con los primeros resultados entregados por el Tribunal Supremo Electoral y por las proyecciones de la agencia IPSOS.
• Evo gana en todos los departamentos del país, excepto en el departamento del Beni, que lo hace Samuel Doria Medina de Unidad Demócrata.
• En el Departamento de Santa Cruz el MAS obtiene 49,9% seguido por Doria Medina con 38% de los votos emitidos.
• 130 diputados y 36 senadores han sido elegidos por un poco más de 6 millones de electores y una participación de más del 80% del padrón electoral.
• Este resultado es mayor del previsto al obtenerse un % que está alrededor del 60%, con lo que el MAS de mantener estos datos podría garantizar el control absoluto de la Asamblea Plurinacional de Bolivia.
• Llama la atención el pobre resultado obtenido por el ex aliado del MAS, Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo que según estos primeros resultados no obtendría el 3% de piso exigido por la ley electora
• Para esta elección fue muy importante la participación electoral de bolivianos residentes en el exterior, con más de 30 países donde se abrieron mesas y más de 7000 jurados electorales.
• El empadronamiento de personas en el exterior llegó a la cifra de 272 mil empadronados y habilitados para votar.
• Entre los residentes bolivianos en el exterior destacan los que viven en países como Argentina, Brasil, Estado Español y EEUU, donde se concentra el 90% de los electores en el exterior. Solo en Argentina estaban empadronados 90 mil personas.

Dedicó su rotunda victoria a los comandantes Fidel y Chávez
Evo Morales: "Es el triunfo de la Liberación y el antiimperialismo"
Por: Agencia Boliviana de Información | Domingo, 12/10/2014 09:10 PM | Aporrea


La Paz, octubre 12 - El presidente Evo Morales agradeció el domingo por la noche al pueblo boliviano por el apoyo en las elecciones generales que ganó con más del 60% de los votos, según datos a boca de urna, y dijo que es un triunfo de la liberación, del anticolonialismo y del antiimperialismo.

Desde el histórico balcón del Palacio de Gobierno situado en la plaza de armas de La Paz, Morales recibió el cariño de miles de bolivianos que se congregaron en inmediaciones de la Casa de Gobierno a la espera de su discurso.

"Muchas gracias por este nuevo triunfo del pueblo boliviano", afirmó en medio de vítores y cánticos y aseguró que ese respaldo mayoritario compromete más "para seguir integrando no solamente a los bolivianos sino a los latinoamericanos".

"Ha ganado la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano y está dedicado a todos los pueblos del mundo que luchan contra el imperialismo", subrayó y afirmó que también está dedicado al líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro y al extinto presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

El Presidente que parecía abrochar su tercer mandato consecutivo desde 2006, ganó en 8 de los 9 departamentos de Bolivia.

Sólo en el amazónico Beni perdió a manos del empresario Samuel Doria Medina, que cosechó el 25,1% de los sufragios, siempre según Ipsos, aunque Morales dijo que todavía "se disputa voto a voto".

En tercer lugar de la votación en Bolivia llegó el expresidente conservador Jorge Quiroga con 9,6%.

El exalcalde de La Paz, Juan del Granado, quedó en el cuarto lugar con 2,9%.

El dirigente de los indígenas de una reserva amazónica en el nordeste del país, Fernando Vargas, acaparó, por último 2,7% de los votos.

El rector de los comicios, el Tribunal Supremo Electoral, difundirá a medianoche los resultados oficiales.


Evo, un indígena que cambió la historia de Latinoamérica
Contrainjerencia

ANDES – La eventual reelección este domingo de Evo Morales significará un hito para el continente ya que, además de haber sido el primer indígena en alcanzar el puesto de presidente en Bolivia y en Latinoamérica, habría prolongado su estancia en el poder por tercera ocasión consecutiva con el respaldo de las mayorías.
Morales, quien cambió la historia regional, se vislumbra como el candidato favorito en las elecciones para la primera magistratura, cargo al que aspiran también otros cuatro aspirantes.
En 2006 inició un mandato al frente de la República, que no terminó porque se cambió la constitución en 2009. Ese mismo año se convocaron elecciones para el Estado Plurinacional y resultó electo con posibilidades para una reelección.
El miércoles pasado, el representante en las urnas por el Movimiento Al Socialismo (MAS) cerró su campaña y apenas tres días después, el sábado, en vísperas de los comicios, se difundió en Twitter un mensaje apócrifo sobre un supuesto atentado en su contra, lo cual él lamentó y dijo que se trataba de una maniobra de la oposición.
En su caso, ya tiene a su favor las políticas públicas para mejorar los estándares de vida de sus conciudadanos y de la recuperación de los recursos naturales y de empresas clave para el desarrollo de la nación boliviana, y de la inédita medida de reducir su propio sueldo.
El reto de este indio aymara será superar lo conseguido en tres votaciones anteriores, en las cuales siempre sobrepasó el 50 por ciento de los sufragios.
Los últimos tres sondeos de las empresas Estudios Mori, Tal Cual e Ipsos, dan a Morales ganador con comodidad en primera vuelta, con cifras que se acercan en algunos casos al 60 por ciento de la intención de votos y en otras rondan el 55.
En todas aventaja en más de 40 puntos al candidato de Unidad Demócrata, el empresario cementero y otrora ministro de Planeamiento, Samuel Doria Medina, quien en los últimos días se dedicó, sobre todo, a atacar al tercero en los sondeos, el expresidente Jorge Tuto Quiroga, del Partido Demócrata Cristiano.
En 2005, cuando resultó electo presidente de la República, Morales alcanzó el 53,74 por ciento de los votos, cifras inferiores a lo que le otorgan para las próximas elecciones la totalidad de la encuestas.
En 2009, al ganar los comicios para encabezar el Estado Plurinacional, luego de aprobarse la Nueva Constitución Política del Estado, el actual mandatario compiló el 64,22 por ciento de los votos, una cifra que, según sus propias declaraciones, espera sobrepasar esta vez.
El primer presidente indígena del país enfrentó un referendo revocatorio en 2008 y salió adelante con el 67,43 por ciento del sufragio, cifras que hablan del nivel de aceptación de sus políticas de gobierno, desde que llegó al Palacio Quemado el 22 de enero de 2006.
Al otrora líder cocalero le basta para reelegirse el 50 por ciento más uno de los votos o sacarle una ventaja de 10 puntos a su oponente mas cercano, de lo contrario será necesario efectuar un balotaje, previsto para el 7 de diciembre venidero.
De ganar los comicios, cumplirá su primera reelección al frente del Estado Plurinacional, la única que establece la Carta Magna y deberá abandonar el Palacio Quemado en 2020.
Morales es visto como el artífice del salto importante en la economía nacional tras nacionalizar los hidrocarburos y varias de las llamadas empresas estratégicas, además de convertir a Bolivia en centro energético de la región.
Más de seis millones de bolivianos, desde el país y el exterior, elegirán este domingo a quien será su presidente para el período 2015-2020, además de 36 senadores -cuatro por cada departamentos- y 130 diputados.
Además de los observadores internacionales, entre estos una comisión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), están acreditados unos 2.000 nacionales, por primera vez en la historia electoral de la nación andina.
EVO ES DE ORURO, DE LA HABANA Y TAMBIÉN DE MAR DEL PLATA

Lo que es seguro es la amplia victoria de Evo Morales. Lo que no se sabe con certeza es si obtuvo el 54 o el 60 por ciento de los votos, y si tendrá dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Su victoria tiene envergadura regional.
EMILIO MARÍN

La victoria de Evo Morales fue indiscutible, por la masividad del apoyo expresado a la boleta del MAS que lo llevaba al tope, junto a su vice, Alvaro García Linera. También por la gran diferencia con quien llegó segundo, el empresario Samuel Doria Medina (Unidad Demócrata), que colectó algo menos del 25 por ciento de los votos, y con el tercero, el también derechista Jorge Quiroga (Partido Demócrata Cristiano) que tuvo el 9 por ciento.
Los sondeos a boca de urna de Mori e Ipsos le atribuían a Morales-García Linera algo más del 60 por ciento. Como el Tribunal Supremo Electoral de siete miembros no tenía sus números finales, que los había prometido para el domingo 12 a la noche, los guarismos de las encuestadoras fueron tomadas como verdaderas. No sólo por los ganadores en 8 de los 9 departamentos, que proclamaron en la Plaza Murillo, en La Paz, que habían asestado un mazazo al imperialismo y neoliberalismo, textual del discurso de Evo, sino que identificaron ese resultado con la obtención de dos tercios en el parlamento plurinacional. “Ganamos en primera vuelta y tenemos los dos tercios”, dijo el mandatario a los medios nacionales e internacionales.
La primera parte de esa afirmación está confirmada, porque el aymara tuvo más que la mitad de los votos más uno, requisito legal para hacer innecesario un ballottage.
La segunda parte, sobre los dos tercios, todavía está en cuestión porque faltan los cómputos finales oficiales. En la versión más optimista tenía esa diferencia en el Senado, con 29 sobre 36 senadores y le iba a faltar un sólo diputado, con 86 sobre 130. Un legislador más o menos puede ser un asunto importante pero en este caso no luce con tanta relevancia, porque se está frente a una ola gigantesca de votos del MAS, que han resuelto la cuestión política de quién ocupará el Palacio Quemado y el centro de la escena política por los próximos cinco años.
Es más, puede que cuando el TSE culmine su labor -tiene una semana para hacerlo-, quizás ese diputado faltante no sea tal y también en la Cámara Baja los dos tercios sean del MAS. O no. Ahora es prematuro decirlo, porque el escrutinio oficial apenas superaba ayer el 62 por ciento de las mesas y la titular de ese organismo, Wilma Velasco, informó que los cómputos eran éstos: Evo 55,18 por ciento, Doria Medina 28,16 y Quiroga 10,94.
Un poco disgustado por la demora del resultado oficial, el vicepresidente manifestó, dirigiéndose a los siete miembros del Tribunal: “cumplan su trabajo; si la ley dice en siete días, muy bien, cumplan en siete días, no anden ofreciendo que lo van a hacer en 24 horas y no generen falsas expectativas”.

LOS PERDEDORES
La demora se explica por algunas denuncias y amenazas de ataques informáticos, que obligaron a adoptar más recaudos y pérdidas de tiempo, así como tardanzas de funcionarios electorales en recabar los datos de su distrito o departamento y transmitirlos al centro nacional de cómputos en el TSE.
De todos modos los observadores internacionales de la OEA, con el ex presidente guatemalteco Alvaro Colom como jefe, no tuvieron ninguna objeción ni protesta por hacer respecto a la limpieza del comicio.
Es más, frente a los primeros bocas de urna y conteos rápidos, que daban una mayor diferencia a favor del MAS, los candidatos opositores no salieron ni una vez a decir que eran inflados o fraudulentos. Doria y Quiroga también los daban por buenos...
Luego, cuando el escrutinio se demoró más de la cuenta, recién allí hubo uno de los derrotados alertó contra supuestas maniobras del oficialismo. El ex presidente “Tuto” Quiroga sospechó que en el TSE “algo están cocinando a favor del gobierno. Tengo una legítima sospecha por tanta demora”.
En cambio el cementero y hamburguesero Doria se mantuvo en una posición respetuosa del ganador y admitió que si había habido tan amplio margen eso demostraba que el gobierno de Morales había tenido como clave el lograr la inclusión social.
La chicana de Quiroga, quien fuera vicepresidente del ex dictador Banzer Suárez y luego lo reemplazó en el cargo dos años, puede tener que ver con la dificultad para cumplir una promesa suya en caso de victoria amplia del presidente. El mes pasado había prometido en Santa Cruz de la Sierra: “si seis de diez votan por Evo Morales, me como mi reloj”. Su caro reloj debe ser grande y metálico. ¿Cumplirá su promesa o la desairará como a tantas otras a lo largo de su carrera política?
LAS NACIONALIZACIONES
Nadie podrá negar que Evo Morales Ayma es un auténtico hijo de la segunda mayor etnia originaria de Bolivia, luego de la quechua, y el primer presidente de ese origen en llegar a la presidencia en nuestro continente.
Evo nació en 1959 en el seno de una familia muy humilde en Oruro y luego se crió en El Chapare, Cochabamba, donde tuvo muchos oficios, comenzando por el de pastorcito de llamas. Su carrera sindical comenzó entre los campesinos cocaleros de ese departamento hasta que fue electo como diputado nacional, ligándose varias sanciones de las bancadas mayoritarias del MNR, ADN y otros partidos de la Bolivia neoliberal.
Un libro que cuenta muy bien y con lujo de detalles esos y otros aspectos de la vida de quien en 2005 ganó la elección presidencial por primera vez es “Jefazo”, del argentino Martín Sivak. Como dato al margen, el autor cuenta que en una visita del boliviano a Buenos Aires, lo acompañó a la librería de las Madres de Plaza de Mayo y le regaló un libro porque aquél no tenía dinero.
Salido de las entrañas de su pueblo milenario, Evo también maduró políticamente en La Habana. El domingo de victoria se acordó de esos países y dirigentes que tanto influyeron en su madurez y desarrollo político. “Este triunfo está dedicado a Fidel Castro, dedicado a Hugo Chávez –que en paz descanse–, a todos los presidentes y gobiernos antiimperialistas y anticapitalistas”, dijo.
Y en cierto modo otros mandatarios están aprendiendo también la lección boliviana. En algunos casos son enseñanzas que aún no han sido tomadas y menos aplicadas. Se puede deducirlo de otra expresión dominical suya: “acá ganó la nacionalización. Esa es la profunda diferencia con algunos países, incluso de la región”. Dicho de modo más directo: en la región hace falta que muchos países tomen el rumbo de esa política de nacionalizaciones en los hidrocarburos, las telecomunicaciones y otros rubros estratégicos. Que al que le quepa el sayo, que se lo ponga...
Su victoria fue saludada con mucho entusiasmo, lógico, por los gobiernos de Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, Argentina, Brasil, Irán y muchos otros, en algunos casos por medio de sus presidentes y en otros por sus cancilleres. Entre las ausencias notables, pero muy previsibles, está la del Departamento de Estado norteamericano. No olvida ni perdona la expulsión del embajador Philip Goldberg hace seis años.
DE ORURO A LA PATRIA GRANDE
Evo es de Oruro, Cochabamba, La Habana y también de Mar del Plata. ¿Por qué de “La Feliz”? El cronista recuerda ese 5 de noviembre de 2005, cuando junto a varios miles de personas empapadas por una pertinaz lluvia, asistió, en el Olímpico de aquella ciudad, al acto antiimperialista cerrado por Hugo Chávez con el inolvidable “ALCA, Alcarajo”. Al lado del venezolano estaba Diego Maradona pero también varios dirigentes políticos latinoamericanos, entre ellos Evo. Ese acto y las movilizaciones callejeras que retumbaron en el hotel donde deliberaban los presidentes, llevaron al fracaso del plan de George Bush. Y eso puede haber sido el empujón que necesitaba el dirigente aymara para que al mes siguiente, diciembre, ganara su primera elección. Desde entonces su relación con Néstor Kirchner y también con Cristina Fernández de Kirchner fue muy buena. Cuando en 2008 la Media Luna fascistoide lo tuvo contra las cuerdas, la Casa Rosada promovió la Unasur para defender su gobierno democrático. Evo no lo olvida.
En la región hay riesgos de corrimiento a la derecha por el ballottage en Brasil, en el supuesto que ganara Aécio Neves -por ahora es una posibilidad- o en la Argentina, donde su amiga Cristina no puede disputar un tercer mandato por las limitaciones de su FPV, que no se atrevió a la pelea por una reforma progresista de la Constitución. Frente a ese panorama resalta lo positivo de la elección boliviana, con nacionalizaciones, redistribución del ingreso y empoderamiento de los movimientos populares como la base del MAS.
Y hay cosas que tienen que ver con el ejemplo de Evo. Días antes del comicio, la USAID anunció que se retiraba de Ecuador por la falta de acuerdo con Rafael Correa para renovar el convenio. Lo que el aymara hizo en 2008 con Goldberg, la DEA y la USAID, ahora se reitera en Ecuador. El indio gobierna, lo hace muy bien, tiene el 60 por ciento de los votos y en otros países lo toman de referencia. La derecha regional minimiza que todo es el resultado del “viento de cola” internacional que lo favoreció con el precio de las materias primas. Ese verso no es original del altiplano sino una copia de Clarín versus CFK.
--
Sergio Ortiz
facebook.com/sergio.ortiz.906
twitter: @Sergioortizpl