PEDRO JORGE VERA UN ANIMAL PURO EN UNA CENTURIA 



SE DESTACÓ POR SU PERIODISMO MILITANTE DE IZQUIERDA 



Alfredo Vera
La literatura, como otras manifestaciones de los seres humanos, cuando está impregnada de calidad, suele ser un camino para trascender en la memoria de los ciudadanos: un caso de esa posibilidad la juega en su prolífera existencia un personaje que transitó desde la poesía y que llegó al periodismo político pasando por la prosa en la novela, el cuento, el ensayo crítico y la dramaturgia, el guayaquileño afincado en Quito en las últimas décadas de su vida. Pedro Jorge Vera Vera.
Su novela más divulgada, ¨Los Animales Puros¨, recibió su primera edición en Buenos Aires, de las múltiples que se originaron en su vida, así como la traducción a varios idiomas y en estas fechas se ha actualizado su prestigio porque se ha conmemorado los 100 años de su nacimiento, y se han cumplido varios eventos de recordación y publicaciones alusivas a su exitosa trayectoria en la literatura.
Pero no fue sólo su incursión en la literatura la que permitió configurar su imagen destacada porque su periodismo militante en una izquierda radical y racional hizo que su prestigio se elevara por su lealtad ideológica.
Inició su adhesión a las ideas políticas en las aulas del colegio Vicente Rocafuerte de Guayaquil, junto a su hermano mayor Alfredo y a otras personalidades como Pedro Saad, Manuel Mejía, Carlos Guevara Moreno. Rafael Coello Serrano, con quienes formaron el germen de lo que más adelante serían los Partidos Comunista y Socialista, un llamado FRIU (Frente Revolucionario y Unitario) que les costó la expulsión del plantel y el inicio de una lucha que no cesaría nunca.
Después de esa inicial militancia Pedro Jorge resolvió que no tenía vocación para la disciplina organizativa y se declaró, con el humor que lo caracterizaba, como ¨cura suelto¨ y así se mantuvo hasta el fin de su vida, a los 85 años, pero nunca se separó de las organizaciones de la izquierda revolucionaria.
Su mayor y más destacada actuación política pública fue en la organización de la insurrección del 28 de Mayo de 1944, la revolución levantada contra el gobierno liberal oligárquico de Arroyo del Rio, que no pudo impedir que el pueblo lo castigara por la traidora indiferencia que lo caracterizó cuando se produjo la invasión militar peruana que cercenó casi la mitad de nuestro territorio y cuando admitió la imposición del nefasto Protocolo de Rio de Janeiro.
¨La Gloriosa¨ como llamaron a la insurrección del 28 de Mayo de 1944, tuvo su Asamblea Constituyente, de la que fue un activo y eficiente Secretario Pedro Jorge Vera que acompañó al Presidente de la misma Francisco Arízaga Luque que fue el verdadero promotor de la Gloriosa, aunque terminó beneficiado Velasco Ibarra por errores de división interna de las fuerzas de izquierda.
Su fuerte vocación periodística llevó a Pedro Jorge a cumplir una invaluable misión histórica que no se puede olvidar, cuando con Alejandro Carrión publicaron la ¨Revista La Calle¨ y más tarde, cuando los editores se dividieron y separaros por su diferente posición frente a la Revolución Cubana. Entonces Pedro Jorge Vera mantuvo su radical posición y publicó la Revista ¨Mañana¨ que impulsó con fuerza la ideología revolucionaria, sin ser afiliado a ninguna organización, actuando con total independencia y sin sectarismo. Tiempo después coorganizó y colaboró o con la Revista SIEMPRE, en tanto que sus agudos artículos de opinión los publicó en el diario La Hora, prácticamente hasta su muerte.
La figura de Pedro Jorge Vera se mantendrá por siempre como un luchador inclaudicable a favor de la revolución.